Migración

La xenofobia de Europa llega a Badalona

El candidato del PP a alcalde de Badalona hace campaña electoral arremetiendo contra los rumanos

Varias organizaciones sociales piden su dimisión

Discursos como el de Badalona preocupan ante el crecimiento de los partidos de ultraderecha en Europa

. .

Portada del folleto repartido por el PP de Badalona

“Salir por el barrio sin ser atacados ni acosados” y “quien viva en Badalona tendrá que adaptarse a nuestras normas y costumbres”. Estas son las promesas electorales de Xavi Garcia Albiol, candidato a alcalde del PP de Badalona, que aparecían en el polémico folleto que este fin de semana ha repartido entre los vecinos del municipio en el que uno de los lemas era “no queremos rumanos”.

El PP a nivel nacional y regional se ha desmarcado del tríptico pero las organizaciones sociales quieren más, piden su dimisión. “Nos parece insuficiente el perdón que ha pedido el PP en Cataluña. Un responsable institucional debería dimitir y si no es así hacerlo dimitir pero tiene que apostar por la convivencia” recuerda Esteban Ibarra, presidente de Movimiento Contra la Intolerancia (MCI) para quien tolerar este tipo de declaraciones por parte de un político no hace sino engrosar “esa posición que empieza a extenderse en muchos otros lugares y que ya está consolidada en Europa de rechazo xenófobo hacia la inmigración y de intolerancia a colectivos como el gitano”.

Contra García Albiol que hace unos días llamaba plaga y lacra social a los rumanos de etnia gitana que viven en Badalona van a presentar dos querellas. Una Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), a la que ha respondido asegurando que se trata de “un chiste” con el que ICV quiere evitar que los populares ganen las elecciones de 2011, y la de la Unión Romaní. “Le denunciamos a él porque el delito que ha cometido tiene autor con nombre y apellidos. El artículo 510 del Código Penal fue escrito precisamente para castigar a quienes como el señor García Albiol provocan discriminación, odio o violencia contra grupos o asociaciones, por motivos racistas u otros referentes a la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza o su origen nacional” asegura su presidente Juan de Dios Ramírez Heredia.

Detalle del folleto repartido por el PP de Badalona

Sos Racismo Cataluña y Movimiento contra la Intolerancia estudian adherirse a esta querella.”No es la primera vez que el PP de Badalona promueve el odio y el racismo y este folleto es una muestra más. Estamos en una campaña constante buscando el rédito electoral a costa de los inmigrantes”afirma Alba Cuevas, portavoz SOS Racismo. “Si hay estos problemas tienen que solucionarlos con servicios de mediación o en el caso de que sea un delito que se aplique la ley como a cualquier otro ciudadano. La delincuencia no está vinculada a ninguna nacionalidad. No puede pagar la comunidad entera” recuerda Florin Gaiseanu, presidente de la comunidad rumana en Cataluña.

Esa expansión europea de la ultraderecha de la que hablan las organizaciones es evidente en casos como el de Hungría donde el partido xenófobo Jobbik (Los Mejores) se ha convertido en la tercera fuerza en las elecciones del domingo y cuyo discurso político tiene un fuerte carácter racista y antisemita. O en Italia, donde la Liga Norte, un partido de ultraderecha y anti-inmigrantes, ha aumentado sus votantes en un 50 por ciento en los últimos cinco años y ha sido uno de los grandes triunfadores en las elecciones regionales de marzo. En Francia el Frente Nacional (FN), el partido del ultraderechista Jean-Marie Le Pen, obtuvo un inesperado 11% de los votos a nivel nacional. Son algunos ejemplos, pero hay más.

Este auge es considerado una amenaza que podría llegar a España. “Aquí todavía no ha tomado cuerpo político e institucional pero con este tipo de declaraciones nos preocupa mucho que vaya en ascenso. Aquí está creciendo la xenofobia y los grupos integristas y ultras. No estamos al margen de la ola xenófoba que recorre Europa y esto son señales que deberían hacernos reaccionar a las instituciones para frenarla. De momento, lo que domina está fuera de las instituciones pero no es inexistente porque hay varias organizaciones sociales y políticas abiertamente xenófobas y contrarias a la Constitución” asegura el Movimiento Contra la Intolerancia.

La Unión Romaní considera que el mensaje que subyace en este argumento “tiene los mismos tintes racistas y xenófobos de los discursos de otros políticos, de España y de fuera de España, que aprovechan el natural descontento de la ciudadanía para arremeter contra quienes son las víctimas más propiciatorias de su incalificable comportamiento. El señor García Albiol sabe muy bien que su discurso tiene clientela”.

La polémica que se está generando a raíz de casos como el de Vic, donde el ayuntamiento intentó prohibir el empadrinamiento de los inmigrantes, y ahora Badalona “alimentan esa ecuación que puso de moda Le Pen, identificar la inmigración con la delincuencia, con la inseguridad ciudadana y el paro. Eso hace mucho daño a la cohesión social y a la convivencia” asegura Ibarra.

También lo cree la Federación de Asociaciones de Rumanos en España.”En Hungría ha quedado el tercero un partido que dice que hay que quemar a los gitanos”, afirma asegura su presidente Miguel Fonda Ştefănesc. “No es una entelequia, hay una situación de progresiva ‘fascitización’ de las realidades. No se trata de un plantemiento conservador, sino que va en contra de los derechos humanos. Creo que España no es ajena a lo que ocurre en su entorno inmediato aunque todavía estamos a tiempo de contener la situación y de tratar de entrar en razón y acabar con estos planteamientos inasumibles”.