Economía

“Gobiernos y empresas hacen una pinza contra la población”

Repsol despidió a 38 trabajadores en 2009 por no cumplir sus Normas de Ética

Debate 'Empresa y derechos humanos'

Seguimos en directo la mesa redonda Empresa y derechos humanos, organizado por la Escuela de Organización Industrial y Amnistía Internacional, y con la presencia de Repsol, del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y de la ONG Social Action Níger. Intentamos resumirte los aspectos más importantes del debate.

El testimonio de Celestine Akpobari dejaba poco espacio para que la discusión posterior se fuera por las ramas de lo teórico. Desde su organización Social Action Níger, Akpobari denuncia los abusos de las multinacionales sobre la comunidad del delta del Níger, en Nigeria. “Respiramos aire envenenado y a nadie le importa”.

“El pueblo del delta del Níger no está sacando ningún beneficio de sus recursos naturales”. Y nos muestra fotos de una manifestación contra la petrolera Shell. “Las páginas web y sus secciones de responsabilidad corporativa son muy bonitas, pero la realidad es otra”. Una realidad que merecerá otro día espacio propio y reposado en periodismohumano.

Al propio Celestine Akpobari la policía le pegó una paliza hace días. “Quizá por hablarnos a ustedes y a nosotros de lo que está pasando en el delta del Níger”, ha explicado Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España.

AI: “gobiernos y empresas hacen una pinza contra la población”

AP Photo

Esteban Beltrán habla de “una pinza”: la que hacen los Gobiernos y las empresas contra la población. Los Gobiernos imponen una ley criminal “que es cumplida escrupulosamente por las empresas”. ¿De quién es la responsabilidad? De los dos: del Estado y de la empresa. Esteban Beltrán ha sostenido que las empresas no pueden escudarse en leyes internas. “Deben cumplirse las mismas normas en Alcorcón que en el Delta del Níger. No se nos ocurre decir que la tortura no es válida en Alorcón y sí en el Delta del Níger. ¿Por qué en el ámbito de la empresa va a ser diferente?

“Nadie dice que se conviertan en una ONG”, aclara Beltrán, “es legítimo ganar dinero. Pero, como mínimo, deben respetar los derechos humanos”. Y los países de origen de esas empresas deben controlar su actividad “desde el parlamento” y a través, por ejemplo, de los créditos a la exportación.

Hay otro flanco: “dos tercios de los millones de víctimas de los derechos humanos” no están protegidos por ninguna ley. No pueden reclamar ante ningún tribunal de su país. A partir de diciembre de 2009, la ONU ha establecido un “mecanismo internacional de resarcimiento” para quienes no pueden buscar justicia en sus países.

Repsol: “Hemos despedido a 38 trabajadores en 2009 por no cumplir nuestras Normas de Ética”

El director de responsabilidad social corporativa de Repsol, Eduardo García, ha preferido “destacar las buenas prácticas sobre las malas, que son las que normalmente llaman la atención”.

Eduardo García ha desglosado además el sistema de control y ética de Repsol YPF, con protocolos específicos para proyectos relacionados con zonas donde hay comunidades indígenas. La compañía se ha comprometido, desde su consejo de dirección hasta cada uno de sus empleados, una Norma de Ética y Conducta. En nuestro caso, “el respeto a los derechos humanos no es opcional, es obligatorio”.

Reconoce que la extracción de petróleo es “un sector de riesgo”. “La dependencia del petróleo es excesiva y la diversificación es necesaria. Hay que suministrar ciento cincuenta mil litros por segundos y cualquier fuga genera un grave problema social o económico. Riesgo que también existe en el sector de la construcción, donde el índice de mortalidad es también alto”.

Hay líneas que Repsol admite que no están claras: “¿Dónde empieza la complicidad de la empresa? ¿Hasta dónde llega su influencia o capacidad de exigencia sobre proveedores, por ejemplo?”.

El representante de Repsol reclama que hay una misma norma para todos, con límites muy claros y transparentes. “Una empresa que opera en un país árabe puede tener muchas dudas sobre si está fomentando la violación de los derechos humanos a mujeres. ¿Y sobre trabajo infantil? ¿Dónde está exactamente el límite de edad?”.

Un punto central del debate sobre la responsabilidad de las empresas en su entorno tiene que ver con el control sobre las empresas subcontratadas: “Nos preocupa la cadena de contratistas, proveedores tienen que pasar pruebas para ser proveedores certificados de Repsol”. Para eso, se realizan pruebas para admitir proveedores. “En 2009, se realizaron 7.900 pruebas y 928 casos fueron rechazados”.

Desde el público alguien pregunta “¿A cuánta gente se ha despedido por no cumplir el código ético?”. Eduardo García responde que “a 38 personas” en todo el mundo. “¿Cuántos trabajadores tiene Repsol?”, repregunta la misma persona. “Treinta y seis mil”.

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie