Economía

La fortuna escondida de Mubarak

Protestas Egipto. /AP

Mubarak amasó una fortuna repartiendo Egipto como si fuera de su propiedad. Algunos creen que él y su familia acumularon 2.000 millones de dólares y otros elevan la cifra hasta los 70.000 millones. La mayoría de esos fondos estarían en cuentas secretas en el extranjero o habrían sido utilizados para comprar fastuosas propiedades en Londres, Madrid, Nueva York o en el mismo Egipto.

Las autoridades responsables de identificar y recuperar esos valores han dado largas al asunto, se lamentó Amir Marghany, miembro del Grupo Legal para Recuperar la Riqueza del Pueblo. Eso dio más tiempo a los intermediarios de Mubarak para llevar el dinero a paraísos fiscales, apuntó.  “La gente se siente frustrada”, señaló. “El proceso podría llevar años, y no hay garantías de que lleguemos a ver un centavo”, añadió.

La fiscalía emitió una prohibición de viaje y dispuso el congelamiento de los bienes de Mubarak y de su familia, así como de sus allegados más cercanos tras la caída del régimen en febrero de 2011.

La cancillería ordenó a las embajadas que pidieran a los gobiernos que identificaran y devolvieran los bienes de esas personas, de acuerdo con la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, suscrita por este país.

Las instituciones financieras de la Unión Europea y de Suiza trabajan con una lista de 19 nombres, entre los que hay familiares de Mubarak y de sus allegados. El Departamento de Asuntos Exteriores de Canadá amplió ese listado hasta llegar a 140 personas.

Hay un rumor según el cual la familia de Mubarak tendría una propiedad de primera calidad en las ciudades estadounidenses de Nueva York y Los Ángeles, pero el gobierno de ese país se negó a solicitar datos para ubicarlas u ordenar el congelamiento de los bienes. Autoridades del Departamento del Tesoro (ministerio de Hacienda) de Estados Unidos arguyeron que la fiscalía de Egipto no suministró los documentos necesarios. Según el especialista, los allegados a Mubarak, o él mismo, pueden ir a un banco de Estados Unidos y retirar el dinero.

Muchos gobiernos son renuentes a actuar en contra del expresidente egipcio y sus socios hasta que las investigaciones judiciales no confirmen el origen ilícito de los bienes. Jurisdicciones secretas, es decir países con sistemas financieros opacos, como Liechtenstein y las Islas Caimanes, también sopesan el posible impacto sobre su reputación.

“Si sientan un precedente y dan información, esos países ya no podrán ser paraísos fiscales para lavar dinero y sus economías nacionales se hundirían”, dijo Marghany a IPS.

Suiza fue uno de los primeros países en bloquear los bienes de la familia Mubarak, con una ley aprobada pocas semanas antes de la renuncia del expresidente y que permite al gobierno congelar y repatriar fondos malversados y depositados en cuentas bancarias de ese país y en fideicomisos de líderes de regímenes autocráticos.

“El objetivo fue preservar los bienes que pudieron ser adquiridos de forma ilegal y depositados en Suiza para evitar que sean transferidos a otro lugar”, explicó Rita Adam, subdirectora delDirección de Derecho Internacional Público.

Assem el-Gohary, director de la Autoridad de Ganancias Ilícitas de Egipto, anunció en octubre de 2011 que Mubarak y su familia tenían 450 millones de dólares en cuentas, ahora congeladas, de bancos suizos. Pero un abogado defensor negó que el dinero fuera malversado. Funcionarios suizos informaron que los bienes permanecerán congelados hasta que las autoridades judiciales determinen si su origen es legal o no. Pero al no haber perspectivas de cuándo se emitirá un dictamen, la ciudadanía egipcia se pone impaciente.

También aumenta el malestar de la población por el destino de los bienes de la familia Mubarak congelados en Gran Bretaña.

La unidad de congelamiento de bienes del gobierno británico congeló el equivalente a 138 millones de dólares tras el derrocamiento del expresidente, pero se negó a ofrecer a las autoridades egipcias detalles sobre la naturaleza y la propiedad de los bienes en cuestión.

Según Londres, revelar información viola la legislación nacional sobre la protección de la confidencialidad de los clientes bancarios. Frente a la presión interna, el gobierno de Egipto demandó a la autoridad financiera responsable del gobierno británico ante la justicia de ese país por negarse a dar los datos necesarios para completar los procedimientos para repatriar los bienes.

Pero los escépticos sostienen que es una bomba de humo para tranquilizar a la población, y acusan a los generales del gobernante Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de lanzar una cruzada ostentosa contra la corrupción, mientras protegen tácitamente a Mubarak y a sus bienes.

Amr Adly, director de la Unidad de Economía y Justicia Social, de la Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales, con sede en El Cairo, señaló que los funcionarios de la fiscalía responsables de recuperar los bienes de Mubarak en el extranjero parecen haber archivado el caso.

“Recuperar esos bienes es un procedimiento complejo que depende sobre todo de un fallo judicial“, explicó. “Mubarak está procesado por varios cargos, entre ellos ordenar matar a manifestantes, vender gas a Israel y delitos económicos relacionados con inmuebles en Egipto”, precisó. Pero ninguno incluye los bienes que el expresidente tiene en el extranjero, añadió

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie