Abandonados en alta mar

Miles de refugiados rohingya e inmigrantes bangladeshíes continúan a la deriva en el sureste asiático tras la campaña contra el tráfico humano lanzada por las autoridades tailandesas. Tras expulsar a los barcos que se aproximaban a sus costas, Indonesia y Malasia han rectificado su postura: ya han acogido a 3.500 personas. Aceptarán a los desventurados por un año, hasta que la comunidad internacional les facilite el reasentamiento. Ni Birmania, responsable del éxodo, ni Tailandia, donde actúan las mafias de trata humana que secuestran a las víctimas, participan del compromiso

Fuente:

Leer más

Cazadores de traficantes humanos

Una brigada de voluntarios, formados y animados por un funcionario tailandés, dedican sus vidas a buscar a las víctimas de trata que, provenientes de Birmania y Bangladesh principalmente, son secuestradas en campos móviles de Tailandia. Su dedicación pretende compensar la incompetencia de unas autoridades que no consideran el tráfico humano una prioridad

Fuente:

Leer más

Los rohingya, asesinados en Myanmar, perseguidos en Bangladesh

Una ola de violencia forzó a unos 83.000 rohingya a abandonar a Myanmar después de que 95 personas pertenecientes a esta minoría étnica fueran asesinadas. Los supervivientes que consiguieron colarse por las fronteras selladas de Bangladesh, en lugar de ser acogidos como refugiados, viven escondidos  y sin salir a la luz del día por temor a ser deportados como ya les ha pasado a varios miles de sus compatriotas.

Fuente:

Leer más