“En Europa hablan de crisis, pero siempre será mejor que vivir tirados en este bosque y mendigar para comer”

La liberiana Aissatou, junto a sus cuatro hijos, es la única mujer de todos los campamentos del monte Gurugú, donde sus compañeros esperan para poder saltar la valla de Melilla y entrar así en Europa. “Sé que no puedo saltar la valla y menos con cuatro hijos, pero tampoco puedo pagar una patera o un coche para pasar la frontera y no estoy dispuesta a venderme para lograrlo. Sólo quiero que mis hijos tengan un futuro y disfruten de una vida digna”.

Fuente:

Leer más