La ciudad del cáncer

Map Ta Phut, a unos 200 kilómetros al este de Bangkok, alberga uno de los complejos petroquímicos más grandes del mundo. La alta concentración de casos de cáncer en la región ha sido relacionada con la actividad de las refinerías y de las plantas de fertilizantes o plásticos.

Fuente:

Leer más

18 panes cuesta calmar el dolor en Zimbabue

Zimbabue estudia fórmulas para abaratar la morfina y calmar el dolor de los enfermos terminales. El Hospicio de Bulawayo, una de las pocas alternativas que les queda a los más pobres, está en riesgo de cerrar sus puertas por falta de recursos.

Fuente:

Leer más

Clínicas móviles para prevenir el cáncer de mama en Cisjordania

Una camioneta ha sido convertida en clínica móvil para atiende a 35 mujeres diariamente, la mayoría de las cuales nunca se había realizado una mamografía ni sabía cómo hacerse una exploración.

Fuente:

Leer más

Fotografiando las cicatrices del cáncer de mama

El fotógrafo de moda David Jay es el autor del proyecto fotográfico SCAR (Supervivientes del cáncer de mamá, por sus siglas en inglés).

Fuente:

Leer más

Agua con arsénico para reclusos de Estados Unidos

Desde que se abrió en 2005, el agua que beben los internos de la prisión californiana de Kern Valley está contaminada con el doble de las tasas de arsénico permitidas por ley, una sustancia muy cancerígena. Solucionar este asunto “no es una emergencia”, según ha declarado el director de la cárcel.

Fuente:

Leer más

Perú quiere controlar el precio de los medicamentos

Tras constatar que el precio de medicamentos contra el cáncer aumentó hasta 64 por ciento sólo en 2010 pese a estar exonerados de impuestos, el gobierno creó una comisión para vigilar este mercado, que también abarcará los fármacos para contrarrestar la diabetes y el sida.

Fuente:

Leer más

Los tratamientos contra el cáncer son inaccesibles para las ugandesas

Josephine Adongo se ilusionó cuando dos médicos de Kampala ofrecieron exámenes gratis. Se le había diagnosticado cáncer de cuello uterino hacía más de un año, pero no podía viajar a la capital para recibir tratamiento.

Fuente:

Leer más