ocultar/mostrar banner

Sociedad

“Ahora sí que en Irán se habla de cambiar el sistema”

“Cuando la violencia se apoderó de las calles, el sistema empezó a tambalearse”

“Las protestas en el mundo árabe no van a pasar sin consecuencias para Irán”

“Estoy seguro de que los iraníes se las ingeniarán para poder ver esta película”

“Cuando me liberaron, me di cuenta de que salía de una prisión pequeña y entraba en una mayor: Irán”, cuenta una blogger en "The Green Wave".

En 2009, una ola verde que se preguntaba “¿dónde está mi voto?” recorrió Irán. Los resultados de los recién celebrados comicios presidenciales le otorgaban la victoria al más oficialista de los candidatos oficiales, Mahmud Ahmadineyad. En las calles, miles de personas se quejaban de manipulación y por unos días perdían el miedo a decir públicamente que su papeleta había sido para Mir Hosein Musaví, el menos oficialista de los candidatos oficiales.

La chispa prendió entre una generación que ha crecido sin creer en las urnas, que no luchó contra ningún sha ni tampoco vio frustrados sus deseos de libertad por la Revolución Islámica, porque la Revolución Islámica estuvo ahí durante la mayor parte de su vida. “Cada voto que no se emite es un voto para Ahmadineyad”, rezaba uno de los eslóganes que llevó a muchos a los colegios electorales.

"The Green Wave", de Ali Samadi Ahadi.

La represión fue brutal. Pero el fuego no se ha apagado del todo. Las protestas en el mundo árabe despiertan ahora la esperanza de que también aquí- en el país que sirve de ejemplo de lo mal que pueden acabar las batallas perdidas- estalle la revuelta que de una vez se decante a favor de quienes piden derechos civiles.

The Green Wave, un documental del director iraní Ali Samadi Ahadi, acaba de estrenarse en Europa e invita a un paseo por el Teherán en pleno estado de excepción de hace año y medio, y por el oscuro color que siguió al verde. Con Samadi Ahadi conversamos.

P. ¿Qué pasó en Irán en 2009?

R. Algo completamente nuevo. El sistema iraní se sustenta principalmente en dos pilares: el control de la información y el uso de la violencia. En 2009, la gente de repente se dio cuenta de no sólo podía consumir noticias, sino también generarlas, tomar las riendas de su propio destino. Las autoridades perdieron entonces el control sobre la información, así que sólo les quedaba la violencia. Cuando la violencia pura se apoderó de las calles, el sistema empezó a tambalearse, y todavía hoy se tambalea.

P. Pero aún así, la Revolución Verde fracasó, ¿por qué?

R. Creo que no funcionó porque la gente no estaba poniendo el sistema en cuestión. Preguntaba por su voto, no por la legitimidad de quienes dominan el poder. Ahora, un año y medio después, sí que se habla en Irán de cambiar el sistema.

P. ¿Y eso por influencia de Túnez, Egipto y Libia?

R. En parte tiene que ver con lo que está pasando en el mundo árabe, pero también con el mismo Irán, porque la gente se ha dado cuenta de que el sistema no acepta modificaciones parciales, de que sólo reformarlo es imposible.

Fue una nueva generación la que salió a la calle en Irán en 2009. Gente joven que iniciaba su propia revolución. (T.G.W.)

P. ¿Qué está pasando en Irán en 2011?

R. Durante el mes de febrero han tenido lugar ya varias manifestaciones, los líderes de la oposición están en situación de arresto domiciliario, vigilados y sin posibilidad de comunicarse con el exterior, y la represión continua.

P. ¿Quiere eso decir que se encrespa una nueva ola?

R. Desde luego, las protestas en el mundo árabe no van a pasar sin consecuencias para Irán. Y tarde o temprano, el régimen se verá obligado a escuchar a su pueblo. Pero la clave reside en el ejército. En Túnez y en Egipto, los militares se han mantenido al margen y  gracias a eso los ciudadanos han podido imponerse. En Irán algo así no está sucediendo de momento.

P. Pero en su documental se hace referencia a un miembro del Basij, la temida unidad paramilitar de la Guardia Revolucionaria Islámica, que expresa graves dudas acerca del procedimiento de la milicia, de la moralidad de asesinar a pacíficos ciudadanos sólo porque salen a manifestarse…

R. Sí. Incluso los miembros del Basij tienen su conciencia. Y tal vez ahora, viendo lo que sucede en Túnez, en Egipto, les venga a la mente que ocurrió en Irán en 2009 y recuerden que las fuerzas armadas no están ahí para apalear a su propio pueblo.

Imagen de previsualización de YouTube

P. The Green Wave toca igualmente la cuestión religiosa, cuando el ayatolá Jamenei se posiciona a favor de Ahmadineyad y culpa a los manifestantes de provocar la violencia, ¿qué papel juega la religión en la estabilidad del sistema iraní?

R. Evidentemente, la religión es la base ideológica de la República Islámica. Pero también en Irán la gente percibe cada vez más la religión como un elemento represor y a nivel social ésta juega progresivamente un papel menos destacado.

P. Los que pedían cambios en 2009, los que volverían a hacerlo hoy, ¿son en Irán una minoría?

R. Sobre esto no hay estadísticas. El gobierno iraní no lo permite, igual que tampoco permite que se celebren elecciones libres. Pero la sensación es que es la absoluta mayoría de la sociedad la que quiere cambios y que se respeten sus derechos fundamentales.

P. En partes del documental utiliza usted la animación, ¿recurso estilístico o necesidad?

R. Cuando no te dejan entrar en un país para filmar tus propias imágenes, tienes que buscar alternativas. Nosotros optamos por la animación, y llamamos a los iraníes a que nos hicieran llegar sus vídeos de las protestas.

P. ¿Y cómo hicieron para contactar a las personas que en el film cuentan su historia?

R. Quienes aparecen frente a la cámara viven todos en el exilio salvo uno, que es al que por motivos de seguridad no se reconoce. Hasta ellos llegamos investigando. A los autores de los blogs que citamos no los pudimos contactar porque, o bien utilizaban seudónimos, o los que escribían con su nombre acabaron detenidos y se les obligó a borrar sus blogs. Por suerte, las cosas no desaparecen de Internet tan fácilmente como el gobierno iraní quisiera.

Verde es el color de la esperanza. Y también el del islam. Al verde que dominó en Irán durante unas semanas en Irán le siguió una represión brutal. (T.G.W.)

P. Después de The Green Wave ya sí que no le van a dejar entrar en Irán…

R. Bueno, entrar sí. Lo que no me dejarían es salir. La detención está asegurada.

P. El documental inicia ahora el periplo por los festivales de cine propio de este tipo de películas, ¿cree que los iraníes van a tener la oportunidad de verla?

R. Estoy segurísimo que sí. No me cabe la menor duda de que encontrarán la manera de que circule por Internet o inoficialmente por el país.

R. ¿Qué clase de sentimientos cree usted que despertará el film entre sus compatriotas?

R. Indignación, tristeza y rabia. Pero los sentimientos hay que dejarlos a un lado. No es el momento para eso. Ahora lo importante es poder hablar abierta y libremente sobre lo que pasó, que un debate sincero sea posible porque sólo así avanza una sociedad.

3 comentarios

  1. vicente

    Miente, miente, que algo queda.

    • Dag nabbit good stuff you whipeprsnappres!

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

Enfoques

Luis Acebal

La enseñanza escolar del “hecho religioso” en España Luis Acebal

 Comentario para un debate abierto Luis Acebal Monfort Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE)  Me ha sorprendido favorablemente el escrito [...]
Juan José Téllez

“Una sola vida merece la actuación urgente de los equipos de Salvamento Marítimo de uno y otro lado de la costa” Juan José Téllez

Manifiesto leído durante una concentración “No más muertes. Por un estrecho solidario” organizada por Algeciras Acoge en recuerdo de las [...]

Sociedad civil

image

El papel de los desmovilizados en el nuevo proceso de paz colombiano bottup - periodismo ciudadano

Ayer se anunció en Colombia el inicio formal de un proceso de paz entre el Gobierno y las FARC La promesa es no cometer los errores del pasado y los errores [...]
image

Un millón de personas piden #salvaelartico Greenpeace

Ayer en nuestra oficina de Amsterdam, recibimos un fax urgente de Shell. Una de las compañías petroleras más poderosas del mundo, y contra la cual todas [...]

De referencia

Guinea Ecuatorial: Libertad para un humorista gráfico encarcelado sin cargos durante dos meses Aminstía Internacional

Ramón Esono Ebalé © Ramón Esono Ebale Las autoridades de Guinea Ecuatorial deben poner en libertad inmediata e incondicional a un humorista gráfico [...]

Aún queda mucha hojarasca encima de la novela Ramón Lobo

Escribir dejándome llevar en busca de lo inesperado es apasionante, tenga o no nivel literario. El inconveniente de la navegación caótica es la tortura [...]
-->