Sociedad

“Tenemos poder para hacer que las cosas cambien”

Medianoche en Sol (Romina Peñate)

Nunca antes el reloj de la Puerta del Sol dio unas campanadas tan contundentes. Un silencio estremecedor seguido de un grito, ya no solo de indignación, sino también de conciencia, de esperanza y de ilusión, han recorrido la plaza de punta a punta al inicio de la jornada de reflexión. Ya era sábado y tras los dimes y diretes de si la policía cargaría a lo largo del día de ayer o de si entrarían informando de la legalidad de la convocatoria, la noche ha sido una gran reunión. Nuevamente miles de personas se han congregado en las proximidades del kilómetro cero.

Una jornada de reflexión en la que la asamblea declara que hoy “continuará el ejercicio de reflexión colectiva” y que “no se pedirá el voto” ni “se tratará de influir en la decisión individual de cada persona” para que acudan el 22 de mayo a votar.

Cientos de mensajes llenan de significación la plaza (Jessica Romero)

Es un campamento mutante, construído gracias a las aportaciones de los ciudadanos. Gracias al intercambio de conocimiento. En un pestañeo aparecen nuevas carpas: una guardería totalmente organizada, con colores alegres para los niños, llena de juguetes y material escolar que por la noche se convirtió en la zona de sueño; sobre las 3.00 de la mañana ya colgaba en una cuerda que hacía las veces de puerta el cartel de ‘aforo completo’.  Las calles están más definidas, la cocina se ha divido en dos sectores dentro de la plaza y se han organizado horarios de comidas. “No somos un restaurante, sírvete”.

El madrileño kilómetro cero ha sido bautizado estos días con mil nombres (J.R.)

Mutan las infraestructuras, crecen las donaciones de los ciudadanos que responden rápidamente a las peticiones que suenan por la megafonía. La gente comenta la rapidez con la que el urbanismo de Sol se transforma y el por qué, “en cada comisión hay personas formadas en estas áreas, que saben lo que hacen, que lo ponen en práctica en sus trabajos o que se han preparado para ello: ingenieros, albañiles, ambientalistas, periodistas, abogados, maestros, cuidadores infantiles”, nos comenta Paco que no ha dejado de acudir ningún día.

Imagen de previsualización de YouTube

Carmen piensa que “esto es como un virus contagiándose a toda velocidad”. Cuando le preguntamos qué cree que puede quedar de todo este movimiento sonríe y afirma “saber que tenemos poder para hacer que las cosas cambien”.

Más info sobre

, , ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie