ocultar/mostrar banner

Sociedad

Más viejos, más sabios y viviendo con VIH

Cuando en los años 80 surgió el VIH/sida, el estereotipo de una persona que vivía con la enfermedad en Estados Unidos era un hombre blanco, joven o de mediana edad, y homosexual

El estigma persistió durante décadas, aunque hoy incluye a personas de otras etnias.

Pero en realidad, casi la mayoría de quienes viven con VIH en Estados Unidos son mucho más viejos, entre ellos quienes llevan 20 o 30 años conviviendo con la enfermedad, quienes la contrajeron a una edad avanzada, y quienes pueden haberla tenido por bastante tiempo sin saberlo.

Robert Brewster, de 74 años, vive con VIH en la ciudad de Nueva York.

Nuevos estudios muestran que más de la mitad de los habitantes de Estados Unidos con VIH o sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) tendrán 50 años o más para 2015. “Tantos esfuerzos tradicionales de prevención del VIH están dirigidos a jóvenes y adolescentes”, que las personas de más edad “pueden creer que no corren riesgo aunque estén sexualmente activas”, dijo a IPS el director ejecutivo de Georgia Equality, Jeff Graham.

Varios factores contribuyeron a este cambio demográfico: las mejoras en las terapias contra el sida, que permiten vivir más tiempo, el avance de las medidas educativas y de prevención dirigidas a los más jóvenes, como la difusión del uso de condones, y el envejecimiento de la población estadounidense en general.

“En ciertas zonas del (sudoriental estado de) Florida se registró un aumento de personas jubiladas con VIH positivo por primera vez y que no piensan que pueden estar en riesgo de contraer cualquier clase de enfermedad de transmisión sexual o VIH”, dijo Graham.

Un estudio de 2006 sobre 1.000 personas en el entorno de los 50 años de edad que vivían con VIH en la ciudad de Nueva York ayudó a inspirar el proyecto artístico “The Graying of AIDS” (El envejecimiento del sida), que expone, mediante fotografías y entrevistas, relatos en primera persona de adultos mayores.

El proyecto se inició como un ensayo de Katja Heinemann en la revista Time, y luego se convirtió en un sitio web y una exhibición en la última conferencia mundial sobre VIH/sida realizada en Washington. Naomi Schegloff es su actual codirectora.

Un motivo por el que los ancianos tienden a no verse en riesgo es que muchas campañas de salud pública están dirigidas a personas más jóvenes, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo, dijo Schegloff a IPS.

“En muchas culturas, la gente no quiere admitir que los adultos mayores tienen sexo”, explicó.

La tendencia hacia la invisibilidad de los adultos mayores que viven con VIH se refleja incluso en la manera en que se recaban datos estadísticos en todo el mundo.

“Es muy desigual la forma en que se registra el espectro de edades. En muchos lugares las estadísticas solo llegan hasta los 49 años”, dijo Schegloff.

“Es verdad que al inicio de la epidemia nadie hubiera soñado que las personas (infectadas) vivirían tanto que pasarían 30 años y envejecerían con el VIH”, planteó.

Esas personas “están viviendo mucho más, y eso es maravilloso. Algunas con las que hemos hablado han tenido VIH desde casi el comienzo”, agregó.

Uno de los desafíos únicos de los adultos mayores con VIH/sida es que también pueden estar medicados para otras enfermedades, a menudo asociadas con la edad.

“Muchos estudios sobre medicaciones se basan en (la premisa de que) esa es la única medicina que toman”, dijo Schegloff.

Según Graham, “uno de los desafíos para las personas mayores que viven con VIH es que tienen más probabilidades de padecer dolencias -diabetes, problemas cardíacos, pulmonares u otros- que tienden a afectar a los ancianos. Eso significa más medicamentos que tomar y la necesidad de estar al tanto de los efectos secundarios y de las interacciones de los diferentes fármacos”.

No se han hecho muchos estudios sobre el tema, añadió, y quienes brindan atención médica y “tienen experiencia con pacientes ancianos, pueden no tenerla en VIH”.

También puede ocurrir que “uno viva en algún tipo de comunidad para personas retiradas y se sienta adicionalmente aislado y estigmatizado por tener VIH. No hay el mismo tipo de redes de apoyo disponibles para los adultos mayores que para los de mediana edad o los jóvenes”, dijo Graham.

Puede ocurrir que los médicos que atienden a pacientes ancianos ni siquiera piensen en realizarles análisis de VIH, aunque tengan síntomas que en alguien más joven indicarían ese tipo de exámenes.

Si una mujer mayor de 50 años se queja de fatiga y calores, el médico puede considerar que probablemente se deba a la menopausia.

También hay un grupo de adultos mayores que no practican sexo seguro. Consideran que si ya no hay riesgo de embarazo, no es necesario usar condones, dijo Schegloff. De hecho, las mujeres negras son uno de los grupos con más rápido aumento del VIH en Estados Unidos.

Otro factor que contribuye al envejecimiento del sida son los ancianos gays que durante muchos años usaron preservativos y terminan cansándose de utilizarlos, destacó Schegloff.

Un tema que salió a la luz a través de los proyectos artísticos es el temor a morir en soledad y cómo se exacerba con el VIH/sida si la pareja o los amigos han fallecido por esa enfermedad.

Muchos adultos mayores en Estados Unidos carecen de recursos financieros para sobrellevar bien la enfermedad, pues dependen de la seguridad social y tienen pocos o ningún ahorro.

Ante la pregunta de qué debería hacerse para abordar el envejecimiento del sida, Schegloff respondió: “Eliminar el tope de edad para la educación y los análisis”.

“Me encantaría que hubiera más educación de los proveedores de atención de salud y servicios sociales sobre el estigma asociado de VIH y envejecimiento, puesto que la gente envía constantemente mensajes que puede ser hirientes para los adultos mayores”, dijo.

Más info sobre

, ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

3 comentarios

  1. [...] While the theme for World AIDS Day (December 1st) was “Getting to zero: zero new HIV infections. Zero discrimination. Zero AIDS-related deaths,” it seems that many in the mainstream media are focusing on the idea of an “AIDS-free Generation.” For this reason, perhaps it’s not surprising that there wasn’t more about older adults living with the virus in this year’s coverage in the mainstream press. Still, a number of articles have come out recently that we’d love to share with you: THE GRAYING OF AIDS IN THE NEWS: The Brooklyn Rail featured this piece on The Graying of AIDS that explores some of the history of our project and highlights our recent internationally-focused work, while progressive news service IPSnews.net interviewed Graying’s Naomi Schegloff for this syndicated article on older adults living with HIV/AIDS, which was also published in Spanish. [...]

  2. [...] We are happy to have project materials featured in several news outlets this fall, including a widely syndicated international story by Sarah Bosely of the Mail & Guardian, as well as a few shorter pieces and photographs referencing our work at AIDS2012 in Washington, D.C. this past July, including in The Washington Post, the Associated Press, and IPSNews.net in English and Spanish. [...]

  3. elsy rubiano

    me gustaria muchsimo tener contactos con ustedes ya que me urge tener informacion sobre las edstadisticas de colombia de personas viviendo con vih

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa