Sociedad

Medio millón de refugiados en Dadaab, Kenia, necesitan una solución de futuro

Con motivo del Día Mundial de los Refugiados, Médicos Sin Fronteras (MSF) publica un informe en el que describe las condiciones de vida del medio millón de refugiados somalíes asentados en los campos de Dadaab, sin garantías de seguridad ni opciones de futuro. MSF hace un llamamiento para que se encuentren alternativas a esta situación.

© Dani Pozo

El nuevo informe de la organización médico-humanitaria, ‘Dadaab: un refugio incierto’, advierte que es solo cuestión de tiempo hasta que una nueva emergencia vuelva a poner a su medio millón de habitantes al límite de la supervivencia. Tras más de 20 años de existencia, los campos de Dadaab ya no son un refugio seguro ni una alternativa viable para los somalíes que siguen huyendo a oleadas del conflicto en su país.

Un año después de la emergencia nutricional en Somalia que provocó un nuevo éxodo de refugiados hacia los campos de Dadaab, en Kenia, los niveles de desnutrición y de mortalidad se han reducido a niveles anteriores a la crisis. Pero la situación en los campos continúa siendo inaceptable y, de no realizarse cambios significativos, el círculo vicioso que supone la eclosión de una crisis sanitaria seguida de un período de relativa calma se reproducirá indefinidamente, perpetuando una situación de continua alerta humanitaria.

“Dadaab ha dejado de ser un refugio, aun cuando a día de hoy la población se puede alimentar”, explica Elena Velilla, representante de MSF en Kenia. “Está claro que el modelo actual de campos no funciona. ¿Cuántas más crisis nutricionales o epidemias de sarampión se necesitan antes de que lleguemos a una solución?”.

Los campos ya no son un refugio
Los refugiados, la mayoría niños, ancianos y mujeres, siguen llegando de Dadaab desde Somalia. Pero en Dadaab ya no encuentran seguridad. En los propios campos y en su periferia, el pillaje, el crimen y la violencia van en aumento, lo que afecta a la provisión de servicios y de ayuda, tanto por parte de MSF como de otras organizaciones.

Desde octubre de 2011, con el secuestro de dos trabajadoras de MSF y otros incidentes de gravedad, las actividades humanitarias se redujeron en los campos y se suspendió tanto el registro como el examen médico de los refugiados recién llegados. Como consecuencia de ello y durante los últimos ocho meses, los nuevos refugiados han tenido que compartir cobijo con residentes de mayor antigüedad en unos campos ya saturados, donde se han producido brotes de cólera y de sarampión.

Las alternativas a la existencia de los campos de Dadaab propuestas por MSF en su informe incluyen el persuadir a la comunidad internacional para que los refugiados puedan reasentarse en otros países, realojar a los refugiados en otros campos más seguros y de dimensiones más manejables, y el desarrollo de mecanismos para que los refugiados puedan ser más autónomos y autogestionarse.

“Un campo de refugiados no es una solución a largo plazo”, dice Elena Velilla. “Miles de personas han sufrido ya demasiado. En un refugio en condiciones, la salud y la dignidad deberían estar garantizadas. Si no se toman medidas pronto, los refugiados somalíes continuarán pagando un precio muy elevado”.

MSF en Dadaab
MSF gestiona un hospital de 300 camas y cuatro centros de salud primaria en el campo de Dagahaley, uno de los cinco recintos que constituyen el complejo de Dadaab. Actualmente, la organización trata a más de 850 niños desnutridos en sus programas nutricionales y realiza 14.000 consultas al mes. El hospital admite a unos 1.000 pacientes mensuales y, además de servicios básicos y de urgencia, ofrece atención obstétrica y quirúrgica, así como tratamiento del VIH/sida y la tuberculosis. En los centros de salud primaria, MSF también lleva a cabo actividades de atención antenatal, salud mental e inmunización.

En octubre de 2011, dos trabajadoras de MSF, Montserrat Serra y Blanca Thiebaut, fueron secuestradas en los campos de Dadaab mientras asistían a la población somalí refugiada. MSF ha paralizado la apertura de nuevos proyectos en Somalia, exceptuando los que sean de estricta emergencia, hasta que Montserrat y Blanca sean liberadas.

Leer informe ‘Dadaab: un refugio incierto’

Más info sobre

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie