ocultar/mostrar banner

Sociedad

Tensión tras las elecciones en Costa de Marfil

El presidente Gbagbo impide la publicación de los resultados electorales por supuestos fraudes durante las votaciones

Los enfrentamientos violentos entre las distintas faciones se han cobrado la vida ya de siete personas según varias fuentes, aunque es una cifra provisional.

Nuestra corresponsal nos cuenta cuál es el ambiente.

Actualización 12:00 h.
Poco antes de la medianoche de ayer, el presidente de la Comisión Electoral Independiente, declaró que seguían trabajando y pidió paciencia. Unos minutos más tarde expiró el límite legal para la publicación de los resultados electorales, pero no han dando ninguna explicación por el retraso de los resultados desde entonces.
En Bouaké, bastión del líder de la oposición, los rebeldes de las Fuerzas Nuevas, y ex primer ministro, Alassane Ouattara, se han construido barricadas, cortando el tráfico con la capital, partidaria del presidente Laurent Gbagbo. Ayer, en Bouaké celebraron durante media hora la victoria de Ouattara, tras una información confusa que lo presentaba como vencedor.

En Abidjan hay mucho miedo. La televisión nacional, la única existente, repite sin cesar imágenes de los militantes pro Gbagbo agredidos durante los comicios y denuncia irregularidades en los comicios.

Bouaké, bastión del líder de la oposición, Alassane Outtara

Un hombre escucha la radio por si anuncian los resultados electorales (Schalk van Zuydam /AP)

La tensión y el miedo han atenuado el ajetreo de Costa de Marfil, dejando un Bouake sin fruta en el mercado, con los comercios cerrados y con la legión de los mototaxis ausente. Una columna de pick ups de Naciones Unidas, cargada de paquistaníes armados hasta los dientes, concentra las miradas de los pocos peatones que intentan realizar gestiones “antes que”…

Ahora es un largo 4×4 el que pasa velozmente por esos segundos de vida de los civiles. Las letras amarillas inscritas sobre el amenazante negro de la chapa les identifican como la “fuerza guepardo”, formada por los hombres que formó el rebelde  sherif Ousmane. ¿O ex rebelde? Llamémosle comandante de las Fuerzas Nuevas, que fue la insurgencia que ha controlado el norte marfileno durante los últimos ocho años. Y aún lo controla, pero no se le debe llamar rebelión porque en unos acuerdos de paz firmados en Ouagadougou, su líder pasó a ser Primer Ministro, y su brazo político se ganó algunos ministerios. La rebelión decidió con su rival que irían a elecciones, pero, por si acaso, no se han desarmado. Tampoco se han desecho de sus nombres las tropas, asi que los “guepardos” y las “anacondas” siguen parche en

El líder de la oposición en las elecciones, Alassane Outtara (G. P.)

pecho. Bouake, como capital rebelde, alberga  el cuartel general de las Fuerzas Nuevas. El discurso de dicusiones callejeras es sin duda pro Alassane Ouattara, el opositor, porque sus votantes son mayoría, pero también porque los seguidores de Lauren Gbagbo no sueltan su opción a los cuatro vientos. Frank y Jospeh, supervisores del partido durante los comicios, han recibido amenazas. Aunque también militantes de Alassane se han encontrado con radicales pro Gbagbo.

“No hicimos la rebelion por gusto” se sincera un militar de alto rango, que pide mantener el anonimato. “Teníamos, y aún tenemos unas reclamaciones, un plan alternativo para el país y una propuesta de cambio”, se explica. “Uno de nuestros objetivos era que los marfilenos tuvieran carnet de identidad y esto ya se logró”, se satisface. “Ahora nos da igual quien sea el presidente, pero que lo sea de forma transparente porque no vamos a tolerar el fraude”. El enorme chaleco antibalas colgado en el respaldo tumba la silla de plástico cuando se levanta. “Yo estoy en Bouake por culpa de los hombres de Gbagbo” añade un espontáneo. “Era chófer en Abidjan, representante de barrio del RDR (partido de Ouattara), me intimidaron y atacaron, así que tuve que huir”.

Aunque, de palabra, los líderes se comprometen a aceptar los resultados, ninguno de los dos bandos parece dispuesto realmente a ceder. En Abidjan, la capital económica y corazón que insufla al país, los imperturbables secuaces de Gbago tampoco quieren ver otro escenario que la victoria. Simplemente, no la conciben. En la Sorbonne, la catedral ideológica del movimiento de los Jóvenes Patriotas, los oradores repetían una y otra vez, alteradamente, las desgracias de su rival Ouattara, insistiendo en su origen extranjero. La ira antifrancesa aliña, como es habitual, el cóctel de historia sesgada de santificación a Gbagbo. Uno de sus oradores acepta que “la galaxia patriótica” está lista, “preparada para celebrar la victoria, pero armada por si se la

La Sorbona, lugar de reunión de los Jóvenes Patriotas (G. P.)

quieren arrebatar”.”Ellos se han dispuesto a la violencia y nosotros no podemos quedarnos con los brazos cruzados.” Y sigue recurriendo a un rumor que lleva circulando desde la primera vuelta de los comicios: “Si vas al mercado verás que se han agotado los machetes”.

Sin dejarse prender por el alamarmismo los ciudadanos se convencen a sí mismos con ese forzado “todo va a ir bien”, esperando que pase lo que pase, no sea demasiado grave, y lo más breve posible.

El martes por la noche, cuando el portavoz de la Comisión Electoral Independiente se disponía a anunciar los primeros resultados parciales, autoridades pro Gbagbo le arrebataron los papeles. Enfadados le gritaron que no estaban confirmados, y los rompieron enfrente de los sorprendidos asistentes. Eso, cuando fuentes de confianza ya avanzan la victoria de Ouattara. Ayer, miércoles, el presidente bloqueó la publicación de los resultados hasta que no decida el Tribunal Supremo por supuestas irregularidades en las votaciones.

Thibault Camus, miembro de la Comisión Independiente Electoral, hace pedazos los resultados electorales justo cuando la Comisión iba a presentarlos ante la prensa naciona e internacional (Thibault Camus /AP)

Ese comportamiento ha helado la sangre de la población, las escasas furgonetas de transporte que circulan lo hacen a todo trapo y recogiendo por el camino a preocupados pasajeros, desesperados por distintas razones para llegar a cierto lugar, o abandonar una región no conveniente…

El toque de queda cae estos días a las siete de la tarde, aunque la actividad se paraliza mucho antes. Especialmente ayer, día que la Comisión tenía fijado como límite para anunciar los resultados provisionales.

Incluso los baoules se han lanzado al juego de las amenazas. “Somos un pueblo tranquilo, pero no vamos a dejar pasar ni una más”, dice el director de los profesores del partido más seguido por los baoule (que ahora apoya oficialmente a Ouattara). “¡Una vez nos han encendido, somos capaces de quemar el país!”.

¿Más ruido que nueces? A la espera de la respuesta, los marfilenos pasan mas tiempo de lo habitual en sus hogares. Por si acaso.

4 comentarios

  1. Asfixiante, como el polvo de los pueblos africanos.
    Señores de la guerra, que no abandonaran “su profesión” de guerreros sin control.
    Un caldo para que todo pueda ocurrir, y nada bueno para las sufridas gentes.
    Todos parecemos vivir bajo un toque de queda. Al gato y al ratón.
    Y, los pueblos sometidos al terror físico, económico, humano.

  2. Jose Vargas

    Esto es copia fiel y exacta de lo que sucedera en Venezuela.

  3. [...] y exportador de oro, hierro y diamantes, se ha visto sacudido por una oleada de violencia tras las elecciones de noviembre del pasado año. Esta entrada fue publicada en SUELTA LA OLLA y etiquetada Costa de [...]

  4. [...] sin incidentes , pero poco después vinieron los problemas. Un mes más tarde, el 1 de diciembre, la Comisión Electoral Independiente todavía no había declarado el vencedor y los ánimos comenzaban a [...]

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

Enfoques

Luis Acebal

La enseñanza escolar del “hecho religioso” en España Luis Acebal

 Comentario para un debate abierto Luis Acebal Monfort Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE)  Me ha sorprendido favorablemente el escrito [...]
Juan José Téllez

“Una sola vida merece la actuación urgente de los equipos de Salvamento Marítimo de uno y otro lado de la costa” Juan José Téllez

Manifiesto leído durante una concentración “No más muertes. Por un estrecho solidario” organizada por Algeciras Acoge en recuerdo de las [...]

Sociedad civil

image

El papel de los desmovilizados en el nuevo proceso de paz colombiano bottup - periodismo ciudadano

Ayer se anunció en Colombia el inicio formal de un proceso de paz entre el Gobierno y las FARC La promesa es no cometer los errores del pasado y los errores [...]
image

Un millón de personas piden #salvaelartico Greenpeace

Ayer en nuestra oficina de Amsterdam, recibimos un fax urgente de Shell. Una de las compañías petroleras más poderosas del mundo, y contra la cual todas [...]

De referencia

Guinea Ecuatorial: Libertad para un humorista gráfico encarcelado sin cargos durante dos meses Aminstía Internacional

Ramón Esono Ebalé © Ramón Esono Ebale Las autoridades de Guinea Ecuatorial deben poner en libertad inmediata e incondicional a un humorista gráfico [...]

Aún queda mucha hojarasca encima de la novela Ramón Lobo

Escribir dejándome llevar en busca de lo inesperado es apasionante, tenga o no nivel literario. El inconveniente de la navegación caótica es la tortura [...]
-->