ocultar/mostrar banner

Sociedad

La Caixa contra ocho

La fiscalía pide ocho meses de cárcel para ocho activistas que desplegaron unas pancartas en la sede de la entidad

Los activistas mantienen su determinación y creen que el juicio podría ayudar a hacer públicos los abusos de la banca

Actualización 8 de mayo de 2013: La Audiencia provincial de Barcelona ha absuelto a los ocho acusados porque la acción reivindicativa no constituye delito alguno y porque no entraron en la sede hasta que fueron conducidos por el personal de seguridad para ser identificados

La mañana del 4 de diciembre de 2011 tenía lugar en Barcelona la acción que todos los años realiza Ecologistas en Acción tras su asamblea confederal. Otros años habían bloqueado el puerto de Valencia o habían protestado contra las infraestructuras en Cádiz. Este año el objetivo era poner en evidencia “las consecuencias ambientales derivadas del sector financiero” y señalar a CaixaBank “por la implicación del sistema económico en las crisis sociales y ambientales”, como explicaba Diego Durán, activista de Ecologistas en Acción, durante la protesta que se produjo en la sede de esta entidad.

Unas cien personas se reunieron en torno a la sede central de CaixaBank en la Avenida Diagonal de Barcelona para apoyar a los ocho activistas que llevarían a cabo la acción. En un primer momento, se desplegó una pancarta en el edificio central del complejo, el más bajo de los tres. Instantes después, cuatro activistas trepaban por una escalera de metal de 12 metros para acceder a un balcón de una de las torres. Uno de ellos abría el acceso a las escaleras de incendios por donde subirían los otros cuatro.

Mientras el resto de manifestantes coreaban gritos contra la banca y miraban observaban preocupados como se tambaleaba la escalera. Era un día de mucho viento y la escalera era claramente inestable. Tras algún susto, subieron todos los activistas y desplegaron una pancarta amarilla en la que se leía: “Justicia social i ambiental”. Finalmente, desde lo alto de la torre se desplegaba una gran pancarta que resistió poco al viento y se rajó rápidamente. Acto seguido, los guardias de seguridad del complejo financiero retuvieron a los activistas hasta que salieron por el hall principal tras ser identificados por la polícia. “El chico que vino a por nosotros estaba muy tenso”, explica Sergio Bollaín, participante en la acción, y sigue: “Le explicamos que era una acción pacífica y política y que no íbamos a pasar de ahí, que no se tenía que preocupar”.

Por esta acción, la fiscalía de Barcelona pide ocho meses de cárcel después de que el caso se archivara y fuera reabierto después tras un recurso de CaixaBank. “Es un proceso ejemplarizante, se trata de criminalizar la protesta y avisar a quienes vienen detrás”, señala Anaïs Franquesa, una de las abogadas que lleva el caso. Según Franquesa, el recurso de CaixaBank se centra en defender que la acción fue un ataque a la intimidad de la entidad. “No se entró en el interior del edificio, ni en ningún despacho, por lo que la intimidad de la entidad no se vio comprometida en ningún caso: era una acción política y no se buscaba conseguir información”. La abogada señala que los activistas solo entraron en el edificio tras ser retenidos por los guardias de seguridad.

(Ecologistas en Acción)

Ahora es la Audiencia Provincial quien debe pronunciarse sobre si se mantiene el procedimiento o se archiva. Por el momento, Caixabank no ha presentado escrito de acusación y Franquesa duda de que lo vaya a hacer. “Sin escrito de acusación el proceso sigue, pero el fiscal se quedaría sin el principal argumento”, sentencia. En el caso de que llegase a ejecutarse la sentencia, solo uno de los activistas podría entrar en prisión porque “parece que tiene antecedentes por otra acción, pero no es seguro”. En el momento de la entrega de este artículo, el departamento de prensa de CaixaBank no había respondido a la petición de los periodistas para conocer su postura.

Más de doscientas organizaciones sociales y ambientales han firmado un manifiesto en el que piden que se archive el caso porque “mientras el sistema democrático actual siga discriminando en la posibilidad de comunicación social en función de la capacidad económica, acciones como la de diciembre de 2011 en la sede central de CaixaBank tendrán toda la legitimidad”.

“La Caixa es responsable de la burbuja financiera, es responsable de deshaucios y tiene participaciones en empresas que generan grandes impactos en el medioambiente como Gas Natural o Repsol” señala Tom Kucharz, activista también presente en la acción para explicar los motivos de la misma. Kucharz señala a CaixaBank como parte del sistema financiero que ha favorecido la especulación con materias primas energéticas y alimentarias y “son responsables de problemas globales como el cambio climático a través de sus inversiones en combustibles fósiles”. El activista cree que puede ser “beneficioso” que CaixaBank continúe con el proceso para denunciar los impactos del sistema financiero y la banca. “Un juicio donde se criminaliza a ocho activistas por hacer una acción no violenta y pacífica puede ser la oportunidad de llevar a la opinión pública muhcas denuncias que normalemente son silenciadas” afirma el activista y concluye: “Ojalá continúen con el proceso”.

Más info sobre

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

3 comentarios

  1. Fernando

    Por cosas como estas me paso a la banca ética…
    Acabo de leer otra cosa en un blog que me he encontrado.. Los bancos y las represas en Brasil.. flipa
    http://triembancaetica.wordpress.com/2013/03/21/puede-un-deposito-a-plazo-fijo-ser-parte-de-la-destruccion-del-amazonas/

  2. [...] Periodismohumano Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gusta [...]

  3. [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos   La fiscalía pide ocho meses de cárcel para ocho activistas que desplegaron unas pancartas en La Ca… periodismohumano.com/sociedad/libertad-y-justicia/la-caix…  por mazonuco hace nada Los [...]

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa