Sociedad

“Están construyendo un país para que los jóvenes emigren, los viejos sufran… para que crezca el fascismo”

Entrevistamos a la periodista y escritora Maruja Torres horas después del anuncio de la batería de recortes que va a ejecutar el gobierno español

Hablamos sobre este tema, sobre la situación de España, sobre periodismo y sobre cómo "hay que empezar a juntarse, repensarnos y hablar mucho" durante su participación en el 16º Encuentro Internacional de Foto y Periodismo "Ciudad de Gijón".

"Se está dando una especie de golpe de Estado blando en lo físico pero no blando en lo social para cambiar el modelo Estado sin pasar por la Constitución

Imagen de previsualización de YouTube

Está la agenda oculta del PP que siempre tuvo, de regresar al poder para cambiar la poquita cosa que teníamos, porque tampoco era para matarse, y que habíamos conseguido a fuerza de lucha y reivindicaciones. Y por otra parte, la Europa que manda en estos momentos que es ultraconservadora y muy pagata y a la que le gusta que paguemos los del Sur por haber intentado en algún momento ser felices… (…) No debe extrañarnos porque ya lo hizo Esperanza Aguirre mucho antes en Madrid, secundada por Convergència i Unió en Cataluña que, por cierto, sin sorprendernos a nadie, han sido los únicos que han apoyado hoy a Rajoy. Ellos y los diputados del PP que aplaudían cada vez que se cercenaba una vida, un derecho, un poco de salud, un poco de educación, una paga.. Qué miseria, ¿no? Me acordaba de cómo aplaudían también cuando la guerra de Irak y de cómo se quejaban de mí porque les llamaba miserables, pues mira, aquí lo tienes.

Están construyendo un país que es un vertedero, un país muy triste y vienen tiempos terribles. Un país hecho para que los jóvenes emigren, en el que no tendremos ninguna trasfusión de sangre nueva; para que los viejos sufran, que los llamados ilegales y los que no están en el sistema carezcan de cobijo, para que crezca la ira, para que crezca el fascismo y el neonazismo, para que se le eche la culpa al más débil. Y para que haya mucha violencia mal encarrilada.

En Grecia lo están haciendo mejor que nosotros. Yo tenía mucha ilusión con la marcha de los mineros porque he pensado que llegaba en el momento adecuado a la ciudad que debe despertar y desde la cual se lanzan los mensajes y las acciones, los decretos, sin ni siquiera pasar por la Constitución. Se está dando una especie de golpe de Estado blando en lo físico pero no blando en lo social para cambiar el modelo Estado sin pasar por la Constitución. Ya sólo faltan que paseen en elefantes por la Castellana y que el Rey los vaya matando.Esto es a lo que estamos volviendo. Entonces hay que despertar y no nos van a ayudar.

Zapatero dijo cuando ganó “El poder no me va a cambiar”. ¡Joder! Pienso que a lo mejor era así de nacimiento, el poder no le cambió. Lo destrozó todo queriendo hacer un bien. Éste es un país que lleva una herradura grabada en el cogote a fuego y que pertenece a su señor.

Grecia tiene muchos problemas, la sociedad está muy dividida, llevan más años que nosotros con un rescate salvaje. (…) Pero la gente de clase media, profesionales que si dejan de trabajar dejan de cobrar, han optado por tener lo justo para comer haciendo cositas diferentes. Entonces, un director de cine ya no puede dirigir películas pero llama a sus amigos y les propone hacer una historia, se juntan… Hay que empezar a juntarse porque es que un glóbulo rojo suelto, otro glóbulo rojo, no son nada. Ellos sí, son glóbulos blancos, están juntos hasta en el alzheimer. Siempre están juntos porque se saben nada cuando no van armados con La Razón, la Iglesia… La Razón, el periódico. Entonces nos tendremos que juntar para el periodismo, para la vida, y tiene que haber una refundación moral.

Lo inteligente sería reunirse muchos en muchos sitios… Toda una población, vamos a ver, si hay dos Españas pues una. ¿Cuál es el límite para que no te multen? Pues nos juntamos tres y nos organizamos por twitter. Hay que tener guerra de guerrillas en la cabeza porque ellos son una especie de apisonadora que pasan y arrasan, y claro no encuentran ninguna resistencia porque acojonan con la Gürtel, con la pasma (que no va a cobrar paga extra tampoco)…

(Sobre el periodismo) En España se ha conseguido que exista una gente que pueda leer tu trabajo pero que no le importe si te mueres de hambre. Hemos llegado a una insensibilidad salvaje mientras se sigue venerando a los grandes grupos mediáticos cuando están en manos de bancos. ¿Por qué el periodista suelto no goza de prestigio hasta que le matan y ese prestigio dura dos días?. Porque en realidad nos hemos separado, ya no somos compatriotas. Y es muy importante ser compatriota en el mejor sentido de la palabra, sentirse parte de un país que conviene rescatar y defender. Por eso a mí me gustan los griegos cuando les dices Bruselas y sacan el dedo poniendo el alma. Porque no admiten que ellos, la gente de la calle, tenga que pedir perdón por existir, por ser del Sur. Y ellos tienen mucha razón porque en la II Guerra Mundial los alemanes les invadieron. Y nosotros también tenemos. Hay que empezar a sentir ese patriotismo que no tiene nada que ver con las banderas ni con los símbolos ni con las ofrendas del códice de los cojones.

Tenemos que volver a reconsiderarnos, a repensarnos, a ser más humildes, a compartir lo que tenemos, a hablar mucho. Que no podemos ser cuatro porque nos multan, pues tres… Y un día ser muchos, cuando seamos muchos y el policía haya dejado de cobrar la paga de navidad, podremos empezar a ponerle los putos claveles en algún sitio.

Si fuera un periodista sin trabajo me buscaría un ‘minijob’ para poder vivir y seguir contando. Solo se ficha a la gente barata en los grandes medios y sobre todo se ficha los que presuman que llevan mejor lo digital, pero no se invierte en periodistas.

Los periódicos en el extranjero son mucho más fiables que los españoles. Tuvimos una salida de la dictadura frágil, una Transición frágil, una democracia frágil, una cultura frágil que ha abjurado de la memoria y que no cree en la verdadera cultura. Tenemos un enriquecimiento frágil y tenemos ahora una gilipollez frágil de cojones.

¿Cuánto tiempo hace que no hablamos de libros serios, que un libro no nos cambia la vida porque tenemos mucho trabajo? ¿Cuánto tiempo hace que no creemos que leer y comprender es más interesante que darle a un aparato con un dedo? Hay que recuperar esto y no es irrecuperable. Es como la Democracia y es una intención de convertir al ser humano en algo mejor que se autogobierne con leyes justas, que haya quien le censure cuando se equivoca o abusa, o que los dioses sólo tienen un papel ornamental. Eso  iluminando el mundo lo que pasa es que se apaga a veces y hay unos apagones brutales. Y en este momento me temo que este apagón es europeo.