Sociedad

¿Mintieron los niños soldado?

La Defensa de Thomas Lubanga alega que una parte substancial de este juicio se basa en testimonios fabricados por los intermediarios que colaboran con los investigadores

El equipo de abogados pedirá la suspensión de los procedimientos al considerar que la Fiscalía ha cometido abuso de debido proceso

La Fiscalía se defiende: los testigos de la Defensa han recibido presiones de su entorno para cambiar sus testimonios

Niños soldado (AP)

“Jugador de chica, perdedor de mus” dicen los amantes de este juego. Así, en su turno y con buenas cartas en la mano, el equipo de la Defensa del rebelde congoleño Thomas Lubanga decide echar un órdago a la grande a la Fiscalía. Según los abogados del líder de la Unión de Patriotas Congoleños (UPC), “todos los individuos presentados como niños soldados mintieron deliberadamente ante esta Corte.”

El pasado 27 de Enero, Thomas Lubanga, acusado de crímenes de guerra por reclutar y alistar a niños menores de 15 años para participar en las hostilidades en Ituri, iniciaba su defensa ante la CPI. Durante la apertura del caso, sus abogados lanzaban serias dudas sobre la credibilidad de la evidencia presentada por la Fiscalía hasta la fecha. “La intención de la Defensa es demostrar que la mayor parte de los testigos de la Fiscalía testificaron sabiendo que la información que ofrecían era falsa, y que algunos de éstos falsos testimonios fueron inventados por intermediarios que colaboraron con los investigadores,” decía la abogada defensora Catherine Mabille ante la Cámara. La abogada definía esta situación como “un ataque fundamental contra la integridad del sistema judicial” y anunciaba que, tras presentar los dieciséis primeros testigos, su equipo pediría a los jueces la suspensión de los procedimientos.

Los abogados de Thomas Lubanga añadían entonces un ingrediente clave en este juicio: la identidad y el papel –deshonesto a ojos de la Defensa- desempeñado por los colaboradores de la Fiscalía para contactar testigos. Pero, ¿quiénes son éstos intermediarios? La investigadora jefe del caso, Alice Zago, explica que durante el proceso de recogida de evidencia, los investigadores establecen una red de informantes. Son locales que colaboran voluntariamente poniendo a la Fiscalía en contacto con testigos potenciales, y sobre los que se realiza una investigación paralela para evitar sobresaltos. “Hablamos de individuos que se encuentran en un entorno de pobreza y corrupción. De ahí que hacer negocio en torno a esta colaboración pueda ser tentador. Debes por tanto ser muy cuidadoso a la hora de relacionarte,” dice Zago.

La cuestión de los intermediarios saltó a la palestra cuando el pasado 16 de Junio, el Testigo 15 de la Fiscalía admitía ante los jueces haber mentido a los investigadores e implicaba a un tercer individuo como coautor de las mentiras, un intermediario. “Tras el testimonio del Testigo 15, concluimos que es necesario investigar la relación de estos individuos con los testigos,” decía el abogado defensor Jean Marie Biju-Duval, quien exigía a su vez revelar la identidad de estos colaboradores. Si bien la Defensa ha tenido acceso a los nombres, éstos continúan siendo confidenciales para el público.

Niño soldado en Congo. AP Photo

Hasta la fecha, Thomas Lubanga ha presentado 15 testigos que sustentan la línea central de su defensa. Padres y amigos de los “llamados” niños soldados, profesores de escuela e individuos que dicen haber participado en la elaboración de testimonios falsos han tomado el estrado para hablar de las supuestas mentiras, conspiraciones e intereses económicos que rodearon las investigaciones. “Durante mi encuentro con el Sr. X [haciendo referencia al intermediario] ambos planeamos mentir a los investigadores, decirles que Thomas Lubanga había reclutado a niños y que yo era uno de ellos. El Sr. X me dio dinero y me dijo que saldría de Bunia e iría al país de los blancos,” decía el Testigo 16 de la Defensa.

Ante estas acusaciones, la Fiscalía juega también sus cartas. Los testigos presentados por la Defensa proceden la mayoría de Bunia, la capital de Ituri, inamovible feudo del UPC. Los partidarios de Thomas Lubanga se extienden por los doce barrios de la ciudad, de ahí que la intención de “vender al líder” a la CPI podría pagarse caro. Son varios los testigos de la Defensa que han admitido haber recibido presiones a raíz de su colaboración con el tribunal. Manoj Sachdeva, abogado de la Fiscalía, hacía a los jueces preguntarse algo a simple vista sencillo: Durante cuatro años el testigo 16 no le dijo a la Fiscalía que les había mentido. ¿Por qué creerle ahora? Este testigo en particular fue entrevistado durante seis días; son 36 horas de grabaciones y más de mil páginas de notas las que describen en detalle momentos y lugares concretos. Nunca recibió una lista de preguntas, por lo que las respuestas eran espontáneas. Por tanto, al Sr. Sashdeva le resultaba difícil comprender que su testimonio fuese una completa mentira: “Es ahora cuando usted miente,” dijo el abogado.

Las cartas se descubren. A un lado de la mesa, testigos de la Fiscalía que aseguran haber sido reclutados y alistados por Thomas Lubanga. Al otro lado, testigos de la Defensa que dicen que los primeros mienten. Y el centro del desacuerdo, unos intermediarios cuya honestidad está puesta en duda.

Ahora se ha reiniciado el juicio tras un descanso vacacional. Está por ver quién, en esta partida, iba de farol.