ocultar/mostrar banner

Sociedad

Lágrimas de Vicks Vaporub

Iván Cepeda

Perdón habían pedido también, con lágrimas y todo, las abogadas que representaron al Estado colombiano ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por el asesinato de Manuel Cepeda Vargas.Hasta último momento alegaron y negaron (…) un día se presentaron ante el Tribunal de luto completo; reconocieron la responsabilidad del Estado en este asesinato  y lloraron y pidieron perdón. No eran lágrimas de Vicks Vaporub. Eran lágrimas reales. Sigue leyendo

Fuente: Constanza Vieira

Más info sobre

, ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

Los comentarios están cerrados

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

Enfoques

Luis Acebal

La enseñanza escolar del “hecho religioso” en España Luis Acebal

 Comentario para un debate abierto Luis Acebal Monfort Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE)  Me ha sorprendido favorablemente el escrito [...]
Juan José Téllez

“Una sola vida merece la actuación urgente de los equipos de Salvamento Marítimo de uno y otro lado de la costa” Juan José Téllez

Manifiesto leído durante una concentración “No más muertes. Por un estrecho solidario” organizada por Algeciras Acoge en recuerdo de las [...]

Sociedad civil

image

El papel de los desmovilizados en el nuevo proceso de paz colombiano bottup - periodismo ciudadano

Ayer se anunció en Colombia el inicio formal de un proceso de paz entre el Gobierno y las FARC La promesa es no cometer los errores del pasado y los errores [...]
image

Un millón de personas piden #salvaelartico Greenpeace

Ayer en nuestra oficina de Amsterdam, recibimos un fax urgente de Shell. Una de las compañías petroleras más poderosas del mundo, y contra la cual todas [...]

De referencia

Kosovo: Las sobrevivientes de violación en tiempos de guerra reciben indemnización Aminstía Internacional

Monumento a las “heroínas” en Pristina, que reconoce el importante papel de las mujeres durante la guerra de Kosovo 1998-1999. ARMEND NIMANI/AFP/Getty [...]

Aún queda mucha hojarasca encima de la novela Ramón Lobo

Escribir dejándome llevar en busca de lo inesperado es apasionante, tenga o no nivel literario. El inconveniente de la navegación caótica es la tortura [...]
-->