ocultar/mostrar banner

Sociedad

La cárcel de los buenos

Reportaje de Olga Moya ganador del II Premio Periodista Ciudadano de Bottup

La historia del pueblo Karen es la de una minoría étnica masacrada por Birmania

La historia del pueblo Karen es la de una minoría étnica masacrada por un Gobierno – el birmano – con sed de poder y de sangre. He aquí mi experiencia como voluntaria en uno de ellos.

Tras años de barbarie, siguen habitando sus aldeas bajo amenaza de muerte, escondidos en el bosque o encerrados en uno de los diez campos de refugiados que se sitúan en territorio tailandés.

“Preguntan por tí, sobre todo Bonface”, termina el último correo electrónico que ha llegado a mi bandeja de entrada procedente del campo de refugiados de Mae Ra Mo. Bonface era mi alumno más aventajado. En mi segundo día de voluntariado, nada más cruzar la puerta del aula en la que les iba a dar clase de inglés, acudió raudo hacia mí y me dio la bienvenida al grito de “buenos días, maestra”, en un castellano que, aunque imperfecto, emocionaba por las ganas de agradarme que le estaba poniendo.

Nunca supe a quién le preguntó que le enseñara tales palabras en mi idioma (ni otras tantas con las que fue salpicando nuestras conversaciones). Era su secreto. Y lo guardaba con la ilusión de quien todavía no ha crecido, con la picardía del que, a pesar de haber catado los sinsabores más ingratos, sigue jugando a las chapas en el patio. Admirable.

La creación del ‘Karen Times’, un periódico del campo de refugiados, sacó a la luz dibujos de niños realmente espeluznantes

Bonface, como el resto de jóvenes que habitan el campo, es un muchacho con mucho pasado, algo de presente y apenas futuro. Ha vivido demasiado para su corta edad: han quemado su aldea, han matado a su tío y a su hermano, ha vivido escondido en el bosque durante más de un año.

Su día a día, sin embargo, discurre entre los muros trasparentes del campo, sin familia -siguen en territorio birmano, resistiéndose a abandonar una tierra que consideran suya-, sin pertenencias, sin posibilidades de cambio. Y su futuro -y esto es lo más desalentador- pende de un titular en la prensa que tarda demasiado en llegar. En Birmania -como a ellos les gusta llamarla, aunque el Gobierno haya cambiado el nombre por Myanmar- se eterniza la situación de barbarie y el tan anhelado final se difumina con cada nueva llegada masiva de refugiados que portan noticias frescas de ataques, violaciones,

Allí se sabe todo. No existen las mentiras piadosas, las sutilezas ni las verdades a medias. Allí todo es descarnado, crudo, real, atroz. Aunque a veces se tenga que rascar un poco para revelarlo.

El campo de refugiados

A primera vista, el campo es un lugar hermoso. Perfecto, con sus montañas verdes y frondosas, con su río de destellos plateados, con sus casas de bambú tradicionales, con sus amaneceres de postal, con sus vivos colores, con sus festivales impregnándolo todo.

Espiritualmente es todavía mejor. Y no me refiero aquí a rituales, religiones, ni opios del pueblo, sino a espíritu como aquello que insufla vida; y allí, de vida, van sobrados. Hablar con ellos es tomar una lección de humildad, entender que los sueños no mueren por imposibles, sino por olvidados. Y los suyos no lo están: siguen latentes, vivos, desbordados, presentes en todas y cada una de sus palabras. Los pequeños quieren ser profesores, periodistas, políticos, médicos. Los mayores, ansían labrarse un futuro lejos de las cadenas que los atan al interior de unas fronteras imaginarias. Algunos lo conseguirán -existen programas de reasentamiento para que los alumnos más destacados estudien en el extranjero, así como para familias que serían acogidas por países como Canadá, Australia, Estados Unidos o Noruega-; lamentablemente, no todos. Pero no importa. Sus ojos desprenden ilusión a cada palabra pronunciada. Aquel lugar es una caja de sorpresas. Un pequeño oasis de valores en medio de un mundo cada día más abocado al fracaso.

Los pequeños quieren ser profesores, periodistas, políticos, médicos. Los mayores ansían labrarse un futuro lejos de las cadenas que los atan al interior de unas fronteras imaginariasTardé poco en rebasar la superficie de sonrisas, amabilidades y hospitalidades varias para dar con cierto tino en sus almas marcadas a fuego por la desgracia. Y fue por casualidad, como la mayoría de cosas importantes en la vida. Quise revolucionar mis clases de inglés creando el ‘Karen Times’, un periódico del campo que los propios alumnos debían sacar adelante.

Y la sorpresa vino de la mano de los encargados de las tiras cómicas: dibujos de niño con globos de texto absolutamente espeluznantes. Hombres harapientos entre las llamas que devoraban sus aldeas explicando el por qué no quieren abandonar su patria, niños que declaran abiertamente su odio hacia un Gobierno birmano que mata a sus madres y viola a sus amiguitas del colegio, jóvenes que piden a todos aquellos que viven en campos de refugiados o en occidente que nunca olviden su tierra ni su causa. Personajes de tinta y papel dibujados por niños con lemas de adulto atormentado. Y entre ellos estaba Bonface. El mismo que jugaba a las chapas en el patio.

Premio: enviada especial a Sierra Leona

El Jurado que la ha escogido ha valorado tanto la calidad del artículo como el interés de su propuesta de viaje si resultaba ganadora, como así ha sido. Olga había propuesto realizar su viaje a Sierra Leona (África), concretamente a Lunsar, para -según sus propias palabras- “explicar los beneficios y limitaciones de la telemedicina aplicada a la asistencia de los más vulnerables”.

Olga, que a partir de hoy comienza a preparar su viaje junto con Bottup, desde donde nos narrará a todos su historia y su día a día, ha apostado por este destino para “observar in situ los efectos positivos de la telemedicina vía satélite, mediante la cual los especialistas del Hospital de San Juan de Dios de Barcelona pueden atender a los habitantes de Lunsar a pesar de los miles de kilómetros de distancia que existen entre pacientes y médicos”. Según la ganadora, “no se tratará de un reportaje tecnológico, sino más bien humano”. “El acento lo pondré en la personas, no en las máquinas”, ha asegurado.

  • Puedes seguir el proceso de su nueva misión como periodista ciudadana en su blog.

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

1 comentario

  1. Estudiante

    Brillante reportaje sí señor. A veces no hace falta poner más literatura de la que tiene el hecho en sí. Se siente uno orgulloso de ser periodista con trabajos como éste. Mucha suerte en Sierra Leona!

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa