Sociedad

El Supremo sentencia al Algarrobico

El tribunal dicta que el suelo del gran hotel del Cabo de Gata no es urbanizable

Para su demolición quedan pendientes varios recursos judiciales, aunque las administraciones podrían no esperar

"Si el suelo no es urbanizable, la obra no es legal. Tienen que demolerlo ya", dice Greenpeace

El Tribunal Supremo ha tumbado una de las principales excusas para no derribar El Algarrobico. El alto tribunal ha invalidado el Plan de Ordenación de la Reserva Natural del Cabo de Gata de la Junta de Andalucía que establecía como urbanizable el terreno donde se levanta el hotel de 411 habitaciones. De esta manera, permanece activo el mapa legal de 1994, “que otorga una más intensa y mejor protección ambiental”, dice el auto, y el suelo bajo el Algarrobico vuelve a estar protegido. La ordenación queda definitivamente suspendida porque, según el Supremo, podría producir “un efecto devastador en la zona de El Algarrobico”. La decisión ratifica una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía recurrida por la Junta de Andalucía.

Como reacción inmediata a esta sentencia, Greenpeace reclama que “ya no quedan más excusas judiciales para retrasar la demolición de El Algarrobico. Tienen que derribarlo inmediatamente”, nos dice Pilar Marcos, responsable de la campaña de Costas. Y de hecho se muestra optimista: “Esta semana creo que tendremos acuerdo entre Junta de Andalucía y Gobierno para tirarlo”. El Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino y la Junta de Andalucía tienen redactado un convenio bilateral para demoler el hotel construído por Azata Sol “en cuanto haya pronunciamiento judicial”.

Sin embargo, la situación procesal de El Algarrobico no es sencilla: hay 36 recursos pendientes de diferentes Administraciones públicas. Una es especialmente importante: el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía debe decidir sobre si la licencia de obras concedida al Algarrobico es legal. A juicio de los ecologistas, la decisión que hoy conocemos del Supremo (respaldada previamente además por el tribunal andaluz) hace innecesaria la espera: “si el terreno donde se edificó está protegido”, apunta Pilar Marcos, “no tiene sentido pensar que la licencia de obras es legal”. La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía ha señalado, sin embargo, que la sentencia de hoy “no prejuzga” lo que tenga que decir en el futuro el TSJA.

Greenpeace lanzó una campaña para reclamar la demolición del hotel. Entre otras acciones, una quincena de activistas permanecieron cuatro días encerrados en su interior. Así te lo contamos en Periodismo Humano:

Los activistas se despiden (¿para siempre?) de El Algarrobico

Leer más

“El lujo es una playa virgen, no un hotel de cinco estrellas”

Leer más

Algarrobico: una bola de demolición dentro, negociaciones fuera

Leer más

Un día en la ballena blanca de cemento

Leer más

Greenpeace acampa en el “hotel ilegal” El Algarrobico

Leer más

Más info sobre

,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie