ocultar/mostrar banner

Sociedad

Profesores y familias ante los retos de la crisis y los recortes

La masificación en las aulas, más horas lectivas del profesorado y situaciones económicas cada vez más complicadas en las familias a causa de la crisis, están provocando problemas de salud, psicológicos y de rendimiento escolar

Éstos son algunos de los problemas a los que se enfrenta el profesorado y los padres y madres de los menores.

Contamos este mosaico de complejas realidades a través de la voz de algunas de las personas que lo padecen en la Comunidad Valenciana, una de las comunidades donde el índice de fracaso escolar es el más alto de toda España.

Cartel en una de las verjas del IES Riu Túria (R. M. H.).

Marisa Latorre es madre de dos hijos: Elena de 14 años que cursa tercero de la ESO y Adrián de 21 que estudia tercero de Ingeniería de caminos. Tiene 50 años y trabaja media jornada en unos conocidos grandes almacenes por 550 euros al mes. En casa actualmente viven con su salario y con lo que cobra de paro su marido que son 1000 euros mensuales -le quedan 14 meses de prestación-. A sus 49 años, y tras 26 años trabajando para la misma empresa como transportista, lo despidieron tras un ERE sin finiquito y dejándole a deber 8 meses. “Imagínate un hombre activo que ha trabajado desde los 14 años y que de repente se vea así. Lo está pasando muy mal”. Y Marisa también. “La economía de casa no es buena”, comenta. Además de los gastos en luz, agua, comida… es decir, los gastos habituales en una familia de 4 personas -salvo hipoteca, el piso en el que viven es de su propiedad-, Marisa gasta al año más de 300 euros en los libros de texto de Elena, otros 60 en material escolar, sin contar los libros de lectura que cuestan alrededor de 10 euros cada uno. En su hijo Adrián, futuro Ingeniero, calcula que se gasta de media al año unos 700 euros sin tener en cuenta la matrícula, lo único que le costea la beca hasta el momento -este año, la de su carrera, está en 1.800 euros debido a la subida de tasas- y otros imprevistos como la calculadora de 250 euros que se tuvo que comprar, imprescindible para continuar con sus estudios.

Como en los 7 años de diferencia que se llevan ambos hermanos, la situación económica de casa se ha venido abajo, Marisa es consciente de que actualmente a su hija Elena no le puede ofrecer la misma educación que le dio a Adrián en su día. “Él iba a una academia de inglés que me costaba 110 euros al mes, a otra de repaso general que me costaba otro tanto. Le pagaba la piscina para que fuera a nadar e incluso el mes de julio le pagaba la academia de repaso también, no porque sacara malas notas ya que siempre ha sido muy buen estudiante, sino para que se preparara mejor para el curso siguiente. Yo no puedo invertir lo mismo en mi hija Elena. A ella sólo le pago el refuerzo de inglés que lo lleva flojo. Se lo da un chico que estudia filología inglesa y que nos cobra 10 euros. Este trimestre ha suspendido la asignatura de física y química, ¿qué hago si ni su padre ni yo podemos hacer frente a más gastos?”. Hace una pausa y continúa: “¿sabes lo que le duele a una madre no poder dar la misma educación a su hija que la que le dio a su hijo?” y su voz, que hasta ese momento se había mantenido firme a lo largo de la conversación, se quiebra. “Es eso o comer”.

Protestas contra los recortes en Madrid 2012(AP Photo/Daniel Ochoa de Olza)

Aparte de encontrarse en una peor situación económica en casa, también le preocupa a Marisa que durante los años que se llevan ambos hermanos la educación pública en la Comunidad Valenciana se ha ido deteriorando. Marisa está convencida de que la educación que ha recibido Elena ha sido mucho más deficiente que la recibida por Adrián. Y eso a pesar de que ambos hermanos han cursado su educación en el mismo colegio e instituto de secundaria públicos.”Para que te hagas una idea de cómo están las cosas”, señala y continúa: “desde el inicio de este curso hasta el mes de noviembre mi hija no ha tenido a los profesores de valenciano, física y química, educación física, tecnología y sociales. Llamé a la Conselleria para ver qué es lo que estaba pasando y me dijeron que no me preocupara, que de eso se tenía que preocupar el centro. ¡Vamos!, no creo yo que con los profesores que hay en paro haya necesidad de que los chicos se pasen casi un trimestre entero con 5 asignaturas sin cursar”, comenta indignada. “Estamos llegando a la época en la que yo iba al colegio: el rico con dinero a estudiar; el pobre, aunque sea listo, sólo servirá para mano de obra barata”.

La hija de Marisa cursa su educación secundaria en el IES Districte Marítim de Valencia en el que nada más acceder a su web, salta una página de inicio en la que se denuncian los recortes en educación. Centro, en el que según Marisa, están sin calefacción durante el invierno y parte de los baños permanecen cerrados porque no hay para pagar al servicio de la limpieza.

A 12 kilómetros del IES Districte Maritím, en la localidad valenciana de Quart de Poblet, en el IES Riu Túria, que protagonizó varios actos de protesta contra los recortes a la educación pública en cursos pasados, tal y como ya contamos en Periodismo Humano, Estela Palmí, vicedirectora del centro y profesora de dibujo, corrobora que la crisis que hace mella en muchas de las familias de los alumnos que van al centro repercute, directa o indirectamente, en su rendimiento académico.

Uno de los casos más extremos que se dan en este centro es el de un alumno de procedencia rumana cuya familia atraviesa una delicada situación económica. “La madre ha acudido al centro a pedir trabajo en varias ocasiones. Nos cuenta que no tiene ni para pagar el agua, ni la luz, ni el alquiler…”, comenta Estela. Debido a esto, el centro se comprometió desde el año pasado a dar 2 euros al día al estudiante de 15 años para que se comprara el almuerzo. “No lo sabemos con certeza, pero podría tratarse de la única comida que hace al día” (…) “¿Cómo le puedes exigir a un chico un alto rendimiento académico cuándo sabes los problemas tan graves que atraviesan en su casa?”, se pregunta Estela en voz alta, que continúa: “somos conscientes de que puede haber otros alumnos que estén en la misma situación que este chico y que no soliciten ayuda por vergüenza (…) Tanto el año pasado como éste hemos accedido a colaborar, pero no sabemos hasta cuándo podremos seguir haciéndolo. Si aparecen más chicos que necesitan nuestra ayuda en ese sentido, no podremos ofercérsela a todos. El instituto no tiene dinero suficiente como para poder asumir ese gasto”.

Estela incide en el hecho de que es el caso más extremo de necesidad en un alumno que se ha dado el centro, al menos que se sepa hasta el momento. Sin embargo, comenta en declaraciones a Periodismo Humano que en los 4 años que lleva dando clase en el IES Riu Túria, cada vez son más numerosos los casos de los padres que no pueden hacer frente al gasto del material escolar de sus hijos. “Un paquete de 10 láminas para dibujar cuesta 1 euro, pero es que muchas de las familias de los chicos que vienen al centro miran con lupa el euro. Así que opto por dejarles hacer los dibujos en folios y listo. Los folios se los doy yo” (…) Lo mismo sucede por ejemplo con el compás. Uno bueno les cuesta alrededor de 10 euros. Tengo alumnos que si se les estropea el que tienen, aguantan con él como pueden durante todo el curso. Si es sólo un alumno, yo le puedo prestar otro que hay en el departamento; pero si son tres, ya no hay para todos (…) En la Comunidad Valenciana no se les da nada gratuito a los estudiantes. Todo lo compran ellos, y el resto, lo que pueda colaborar cada departamento, que no es mucho”.

Debido a la situación económica que atraviesan muchas familias, el año pasado en el IES Riu Túria se puso en marcha un mercadillo de libros en el que los chicos de cursos superiores se los vendían a los de cursos inferiores a un precio más económico. “Pero ahí está la lucha con las editoriales que cambian la edición de un año a otro para que los libros del año anterior no les sirvan y tengan que comprar nuevos”, comenta Estela. Señala además que en estos últimos años también hay cada vez más casos de alumnos que no pueden realizar las actividades extraescolares que se programan desde el centro. “Habíamos planificado un viaje a Madrid de dos días y al final lo hemos tenido que reducir a uno sólo. Aún así, no todos los chavales pueden venir y eso que el AMPA (Asociación de Padres y Madres) se hace cargo del 25%” (…) El viaje que se hacía otros años organizado por el departamento de inglés se ha tenido que suspender (…) Cuando yo llegué a este centro hace 4 años se hacían muchísimas actividades extraescolares. Desde hace 3 años a esta parte, cada vez menos. Las familias no pueden permitírselo”.

María Luisa Gil desde hace 4 años, momento en el que decidió divorciarse, vive con su hija Nadia de 15 años en casa de su madre de 72. Con la paga de la abuela de 600 euros al mes prácticamente viven las tres. Más que vivir, “malvivimos”, como ella misma dice. María Luisa a sus 50 años se define como una trabajadora incansable: “siempre he trabajado en el restaurante de la familia que llevábamos entre mis dos hermanos y yo. Si no era ahí, trabajaba como cocinera o camarera para otros restaurantes, limpiando casas… Moverme siempre me he movido, pero es que ahora no hay trabajo. Este año lo estoy pasando muy mal”.

La casa de su madre es en propiedad, pero María Luisa está haciendo frente a un préstamo personal de 12 mil euros que pidió hace 4 años y por el cual paga 300 euros al mes. Además de los 300 euros al mes del préstamo personal, tienen que hacer frente a los gastos de luz -150 euros es lo que calcula de media al mes-, el agua, la comida, la farmacia… Nadia es diabética y cada caja para su tratamiento cuesta 9 euros, que no entra por la seguridad social, y que le sirve para 15 pinchazos. “No es mucho dinero pero si sumas esos 9 euros a todo lo anterior, no podemos hacer frente a tanto gasto (…) Por no tener, no tenemos ni estufa en casa. Teníamos un radiador de luz pequeño, se estropeó, y ya no hemos podido comprar uno nuevo”.

El actual curso pudo costearle los libros de texto, gracias a que durante el mes de septiembre trabajó varios sábados por la noche de camarera en un restaurante. “Eso sí, fue cobrar los 300 euros y gastármelos en libros”. Como Nadia todavía estudia la ESO, el comedor y el transporte -se tiene que desplazar 3 kilómetros desde su pueblo a otro para ir al instituto- se lo costea la Generalitat Valenciana. Cuando pase a Bachillerato, esos servicios tampoco serán gratuitos. “Y entonces veremos a ver qué hacemos”, dice su madre. “Este año lo encuentro muchísimo más duro que el anterior. Como digo yo, estamos en una guerra sin armas. Como en la posguerra, cuando mi madre sobrevivía. No lo veo justo”.

Gracias a algunos de sus profesores del IES Alcalans de la localidad valenciana de Montserrat donde cursa Nadia sus estudios, al menos los libros de lectura de valenciano, castellano e inglés este trimestre -que cuestan 10 euros cada uno y que se los piden cada 3 meses-, los puede tener de forma gratuita. “Yo ya le dije al director y a su tutora que no puedo andar gastándome 30 euros más en eso cada tres meses”, asegura su madre, que se queja: “lo que no entiendo es cómo no organizan algo para que se los pasen los alumnos de un curso a otro. Yo veo los de Nadia que los deja nuevos y es una pena. Eso debería organizarse de otra manera “.

Nadia, pasó de ser una estudiante buena, que no daba problemas, a no querer ir a clase. A encerrarse en sí misma. Su madre desconoce si es por la situación económica que atraviesan o por el divorcio de sus padres, pero la chica repitió curso el año pasado por no acudir al instituto durante el último trimestre. “Yo también he estado muy nerviosa”, asegura su madre, “y quizá no la he sabido entender bien”.

Silvia Martínez, su profesora de inglés y tutora, ha estado muy preocupada por ella porque este año comenzó yendo a clase, pero durante las semanas anteriores a las vacaciones de Navidad, Nadia dejó de aparecer. “Sacó un 7 en el último examen de inglés. Eso quiere decir que es una chica, que cuando se pone, aprueba”, comenta Silvia, por ello se ofreció a hablar con Nadia para tratar de rengancharla a las clases. “Este año Silvia me ha ayudado mucho cuando he ido a hablar con ella”, comenta María Luisa. “Estoy muy contenta con ella y sé que Nadia también le tiene confianza”.

Silvia Martínez dando clases de inglés en el IES Alcalans a tercero de la ESO (R. M. H.) 

Silvia Martínez quiso ser profesora desde que tuvo uso de razón. Cuando habla de su profesión lo hace con pasión y compromiso. “Me da rabia que mucha gente piense que la labor de un profesor es dar clase, suspender o aprobar y marcharse a su casa”, argumenta para defender el componente vocacional, que para ella, no tiene sentido desligar del estrictamente académico.

Es funcionaria sin la plaza definitiva, con lo que hasta que eso ocurra, va rotando por distintos centros de la Comunitat. Este año da clases en el IES Alcalans, en el que la situación, en especial la de uno de sus alumnos de origen español, la tiene muy preocupada. Prácticamente desde el inicio de curso Silvia reparó en que detrás del aspecto desaliñado y sucio de ese chico de 12 años, podría existir una historia personal complicada. Y no se equivocó: descubrió que era el mayor de 4 hermanos y que a sus 12 años de edad al llegar a casa se tenía que hacer cargo de los 3 restantes, entre otras cosas. Como nunca llevaba material escolar a clase, Silvia comienza a fotocopiarle -con dinero de su bolsillo, no del centro- cada capítulo del libro de texto para que pueda seguir las clases. Un día se le ocurre en un curso superior pedirles a los alumnos el libro del año anterior para este chico. “En un principio me dijeron que no sabían dónde lo tenían. Pero al día siguiente uno de ellos, de origen rumano, me buscó por el centro ya que no tenía clase conmigo ese día, y me lo dio para él”. Al día siguiente de hacerle entrega del libro, el chico llevó los deberes hechos. “Era la primera vez que hacía los deberes en todo el curso”, comenta Silvia.

Como tampoco tiene dinero para las actividades extraescolares, la profesora de tecnología puso 4 euros de su bolsillo para que el chico pudiera ir de excursión a la fábrica de yogures que ella misma había organizado. En la fábrica le dieron a todos los alumnos dos yogures de prueba. Tras la excursión, a la salida al mediodía del instituto, a 10 metros de la puerta principal, Silvia vio como su alumno se comía los dos yogures que le habían regalado en la fábrica. “Uno tras otro, sin cuchara”, comenta Silvia. “La policía ha venido al centro porque lo ha visto pedir por la calle (…) A veces lleva almuerzo a clase y otras no”, asegura Silvia que lo viene observando. En alguna ocasión ella le ha cedido su propio almuerzo por si era la única comida del día que hacía. “En los 7 años que llevo dando clases jamás había vivido una situación similar a esta”, situación que asegura, le está llegando a afectar personalmente. ” Al principio del curso cuando llegaba a casa después de las clases, pensaba en si el chico habría comido o no. Me sentía inquieta por las noches al verme impotente por no poderme comunicar con su familia (…) Yo no soy su tutora, pero sí su profesora que lo ve 3 veces por semana, y ante una situación así, soy incapaz de quedarme como si no sucediera nada”.

Cartel en el exterior del IES Riu Túria (R. M. H.)

En relación a la impotencia que muchos profesores pueden llegar a sentir en determinadas situaciones, como es el caso de Silvia, a la hora de gestionar las nuevas circunstancias de sus alumnos, María Ángeles Gallego, orientadora del IES Riu Túria, afirma sin lugar a dudas que los profesores necesitarían complementar su formación académica con la psicopedagógica. “Debe haber planes serios de formación en este sentido, pero las cosas no parece que vayan a ir por ahí: han desaparecido la mayoría de CEFIRES (centros de formación para el profesorado) en la Comunidad Valenciana, se ha penalizado a los profesores más formados y con más experiencia, retirándoles el 50% del complemento que se obtiene por cada sexenio. Se desprestigia públicamente a los enseñantes…”

María Ángeles es psicóloga de formación y ha trabajado en el ámbito de la educación infantil y primaria durante 25 años en el Servicio Psicopedagógico Escolar (SPE) -el equivalente a un equipo multiprofesional de otras comunidades autónomas-, de ámbito comarcal, donde la adscripción de cada profesional a este equipo permitía que la atención a cada centro escolar fuera itinerante. “Con sus inconvenientes y sus ventajas”, como ella misma acota. En la educación secundaria sólo lleva trabajando dos años. Es la única orientadora del centro IES Riu Túria que asiste a 490 alumnos, con perfiles muy variados y con situaciones también muy diferentes -alumnado con necesidades educativas especiales, procedentes de otras culturas, muchos de los cuales, se incorporan desconociendo totalmente el castellano y el valenciano, familias en situaciones a veces desesperadas…-. “Siempre ha sido insuficiente la atención que se le ha prestado a la orientación en nuestro país. En la actualidad esto se agrava considerablemente. Tengo que añadir que en otras comunidades el orientador también tiene horario lectivo, es decir, que debo sentirme afortunada de disponer de la jornada completa para hacer mi trabajo”.

Cuando se le pregunta por ejemplos concretos en los que su trabajo se ha vuelto más complejo en estos últimos años debido, en parte, a los recortes, contesta lo siguiente: “del horario de los tutores ha desaparecido la hora de coordinación conmigo -aumentaron las horas lectivas en detrimento de las horas de atención a alumnos, tutorías, etc-. Yo he de coordinarme con ellos a través de mail o por los pasillos. El aumento de las ratios y la disminución de la atención a los alumnos por parte de su tutor ha incrementado las demandas de atención individual que a mí me llegan, de todo tipo: aumento de las patologías psicológicas y psiquiátricas como consecuencia de la crisis generalizada a la que asistimos. Me limito a detectar esas patologías. La derivación a otros servicios -Salud Mental, Servicios Sociales…- es cada vez más difícil, puesto que también en esos servicios los recortes son una realidad y los que se mantienen están saturados”.

Las demandas de los padres también han ido en aumento: “desde la pura necesidad económica desesperada en la que algunos se encuentran -hemos tenido alumnos a los que hemos pagado el almuerzo cada día porque nos constaba que en su casa apenas comían-, hasta problemas de depresión, maltrato, acoso, separaciones traumáticas que les afectan a ellos y a sus hijos…” Y se pregunta al respecto: “¿Es mi tarea?”, a lo que ella misma se responde: “seguramente no, pero es difícil evadirse de estas situaciones”.
María Ángeles cree que la aprobación en su día de la LOGSE supuso un gran avance en la concepción de la orientación personal, académica y profesional. Un gran avance en la educación en general. “Surge ante todo la idea de diversidad, de igualdad de oportunidades, de educación cooperativa frente a educación competitiva, los alumnos más capaces aprenden junto a alumnos con más necesidades de apoyo, la escuela intenta tener una fuerte función social, la escuela es para todos. Fueron años de ilusión y de esfuerzo por parte de los enseñantes, pero aquella ley no fue acompañada de la suficiente inversión”.

Con respecto a la nueva ley que se está gestando, la LOMCE, según su opinión prevé cosas que están superadas desde hace 30 años o más como son, tal y como lo expresa con sus propias palabras: “competencia entre alumnos, asignaturas importantes y otras que no lo son, vuelta a empezar con la religión, desprecio por la educación infantil -cuando es en esta edad cuando se construye la base de todo aprendizaje-, sistemas de reválidas que evalúan a las personas y no al progreso, escuela para unos pocos, desprecio por la lengua y la cultura de las comunidades, se ‘aísla a los buenos maestros’, recortes y más recortes… Parece que la sociedad del mañana la van a diseñar y decidir ‘los mercados’, cuando deberían decidirla los ciudadanos, y es más, los ciudadanos más jóvenes, que son los que se enfrentan a un futuro más incierto. ¡Y nos extrañamos de que los jóvenes estén desilusionados, se esfuercen poco, estén desorientados!”, exclama y continúa: “parece que cada partido, cuando accede al poder, utiliza la enseñanza en su propio beneficio y legisla pensando no se sabe bien en quién, pero lo cierto es que reducir las inversiones en educación es comprometer el futuro”.

Suspenso a la gestión de la educación pública en la Comunidad Valenciana
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en su último informeadvierte sobre las consecuencias en la enseñanza por los recortes en España y reclama al Gobierno apoyos económicos a las familias de entornos desfavorecidos para que sus hijos no dejen los estudios, así como un sistema integrado de Formación Profesional dual que reúna los contratos de formación y las enseñanzas de los institutos. “Reducir las desigualdades requiere mejorar el acceso a la educación”, señala el informe.España destina un 0,1% del PIB a becas, la mitad de la media de la OCDE, y el precio de las matrículas en la Universidad pública han aumentado hasta un 50% en algunas comunidades en un solo año.“Una parte de los ingresos generados por los impuestos se podría utilizar para pagar más prestaciones a familias de bajos ingresos, que estarían condicionados a que sus hijos siguieran estudiando después de los 16 años, edad a la que termina la educación obligatoria. La medida podría ayudar a combatir el abandono educativo temprano y la pobreza, pues ambas cosas están muy relacionadas, sobre todo en España, donde las prestaciones por hijos son bajas”, dice el informe económico de la OCDE.En referencia a la Comunidad Valenciana, los indicadores publicados en febrero de 2012 por parte del Ministerio de Educación (MEC), la volvía a situar en un contexto de caída continuada del rendimiento académico entre 2000 y 2009.En el año 2002 el fracaso escolar caminaba de la mano en las provincias de Alicante, con una tasa bruta de alumnos de Secundaria Obligatoria sin título de graduado del 35%, y en Castellón, con otro 36,8%. Seis años después -en 2008-, según los datos que las propias comunidades autónomas remiten al Ministerio de Educación, la tasa de fracaso escolar se disparaba en Valencia y Alicante entre 7,1 puntos y 7,2 respectivamente. Es decir, que el fracaso escolar afectará al 44,4% de la población alicantina escolarizada en la ESO y al 36,5% de los valencianos, según el estudio Evolución del fracaso escolar por provincias (2002-2006).La Comunidad Valenciana ha sido reticente a los programas estatales creados en 2004 para combatir el fracaso escolar, que se disparó en el año 2000, según las estadísticas del MEC publicadas en febrero de 2012. Esta comunidad figura a la cola en la aplicación del Programa de Atención Educativa (PAE) orientado a reforzar a los alumnos de Primaria y ESO con más dificultades de aprendizaje. En el curso 2012, el programa sufrió un recorte del 40% respecto de 2011. En 2010 la inversión para reforzar el profesorado en centros públicos fue de 995.500 euros, mientras que en 2011-2012 descendió a 596.386 euros.En cuanto a la tasa de abandono educativo temprano, entre la población de 18 a 24 años de edad que no ha completado algún nivel de estudios postobligatorios, bien sea el Bachillerato o un Ciclo Formativo de Grado Medio, la tasa de abandono en la Comunidad Valenciana fue en 2012 del 29,2%, sólo superada en el resto de España por Baleares, Ceuta y Melilla.Las estadísticas del MEC revelaban también que entre 2004 y 2009 el gasto por alumno cayó en la Comunidad Valenciana en relación a otras autonomías. De tal modo que la Comunidad Valenciana ocupaba en 2009 el décimo lugar entre las 17 autonomías en gasto público por alumno concertado (5.828 euros al año) y el undécimo en gasto público por alumno público (6.775 euros). Mientras que en 2004 ocupaba el séptimo lugar en gasto por alumno concertado y el noveno en gasto público por alumno público.Con respecto a cómo se podrían mejorar las cosas en el ámbito de la enseñanza pública y teniendo en cuenta el bagaje psicopedagógico de los 25 años de experiencia que lleva a sus espaldas, María Ángeles Gallego, orientadora del IES Riu Túria, recurre a Tonucci: “Si pensamos de una manera correcta y amplia, la educación tiene una relación directa con la felicidad, con la idea de crecimiento a todos los niveles, con la idea de que cada persona sea en el futuro aquello para lo que es afín a su naturaleza, para lo que ha nacido. No podemos renunciar a todo esto por las exigencias del mercado”, señala María Ángeles. “Los legisladores deben pensar en la sociedad que hemos heredado y cómo hacer para que la que dejemos a las futuras generaciones sea infinitamente mejor y que sea mejor para todos, no para unos pocos. La enseñanza debe ser pública, debe ser objeto de grandes inversiones, y esas inversiones deben estar debidamente gestionadas para sacar el máximo provecho. La democracia debe ser una realidad, no una palabra vacía a la que aferrarnos para no hacer nada. La enseñanza es el futuro, si no es pública y bien gestionada, sólo será el futuro de unos pocos”, concluye.

9 comentarios

  1. Federico

    Felicitaciones Periodismo Humano por hacer PERIODISMO de verdad!

  2. [...] Y entonces te encuentras con esto periodismohumano.com/profesores y familias antes los recortes [...]

  3. [...] Contamos este mosaico de complejas realidades a través de la voz de algunas de las personas que lo padecen en la Comunidad Valenciana, una de las comunidades donde el índice de fracaso escolar es el más alto de toda España. http://periodismohumano.com/sociedad/educacion/profesores-y-familia-ante-los-retos-de-la-crisis-y-lo… [...]

  4. Lex

    Bravo por el artículo, Rebeca.

    Muchas gracias.

  5. No puedo expresar mas que mi desolación leyendo el -magnífico- artculo, pero, por otra parte, y perdonénme (o no, que están en su derecho) la dureza:
    ¿Qué ha hecho la sociedad valenciana , y tal vez algunos de los entrevistados, en las últimas décadas para cambiar el modelo y a quiénes gobernaban, y todavía gobiernan, y son en gran medida causantes de este drama? ¿No ha habido ya ejemplos suficientes desde hace mucho , empezando por el accidente del metro de Valencia, que dejaban a las claras la catadura moral y ética de quienes estaban rigiendo los destinos de la comunidad? ¿No será que a la sociedad valenciana, en su gran mayoría, se la sudan o le importan muy poco casos como el aquí expuestos y está completamente cómoda con el estado de las cosas?

    En el fondo lo que se está volviendo a los años 80 en que un servidor tuvo su niñez. Allí, alguien de una familia como la mía tenía que ser buen estudiante porque ni en sueños podía permitirse una academia o clases de apoyo para nada. Y había que sacar buenas notas porque si te quedabas sin beca el quebranto para la economía familiar era notable. Uno ni siquiera podía permitirse ir a un campamento de verano en vacaciones. Asi que, y reitero y lamento de muevo mi dureza, me gustaría preguntarle a esa señora que se gastaba 300 euros en academias y piscina para su hijo, qué ha hecho ella como ciudadana en los últimos años para intentar evitar que se llegara a este estado de cosas.

    Porque le puedo asegurar que mucha gente, incluso en casos como el mío con nuestra carrera, puesto de trabajo asegurado y una posición económica muy desahogada (de los miles y miles de personas en peor situación no quiero ni hablar) llevamos años movilizándonos política y socialmente en la calle (a ves a costa de nuestro dinero en las sucesivas huelgas generales)para intentar cambiar o al menos protestar por todo esto. Mientras muchísimos otros sólo han querido darse por enterados cuando las penalidades les han alcanzado a ellos.

  6. Great, thanks for sharing this blog post.Really thank you! Keep writing.

  7. You completed various fine points there. I did a search on the subject and found most persons will agree with your blog.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa