Sociedad

Un grupo de vecinos graba su propio “Callejeros”

Vecinos de un barrio cordobés realizan un documental para combatir la mala imagen que le han atribuido los medios

Denuncian que su nombre siempre está ligado a la droga y la delincuencia

Un reportaje "Callejeros", que indignó a los vecinos, fue el que les animó a hacer uno por su cuenta

Los vecinos del barrio cordobés de San Martín de Porres están acostumbrados a verse en la prensa pero dicen que las noticias nunca reflejan la realidad del barrio. Los titulares y las fotos de sus edificios casi siempre están relacionados con la droga y la delincuencia. Un día apareció por la calle Torremolinos, la más estigmatizada, un equipo del programa Callejeros de Cuatro para grabar un reportaje que fue emitido días después. El resultado, según los vecinos, fue la gota que colmó el vaso. “Todos nos quedamos muy enfadados con lo que vimos porque esa imagen tan negativa se había enseñado en toda España. Muchos de los que se prestaron a hablar no sabían que sería para eso“, nos cuenta Vicente García, uno de los vecinos.

Promoción del reportaje, puedes verlo completo aquí.

No es la primera vez que el programa levanta ampollas en los vecindarios donde graban los reportajes. Hace un año, doce mil residentes del barrio de Rochelambert, en Sevilla, se unieron para exigir a los responsables de Cuatro una rectificación por la imagen “falseada y manipulada” que Callejeros había dado de la barriada (la promoción está aquí).

Los vecinos de Córdoba no han respondido a través de firmas, como los sevillanos, ellos se han echado las cámaras al hombro y han grabado un documental que muestra el verdadero día a día del barrio. “Sabemos que hay esos problemas, y hay que solucionarlos, pero hemos querido mostrar el interior de las casas y  de los negocios para que la gente vea la rutina del barrio. Un barrio normal en el que no pasan cosas malas todos los días. Un barrio como los demás“, asegura Vicente. Con la ayuda de los profesores del taller audiovisual Cámara Urbana aprendieron cómo hacer el guión y el manejo de las cámaras para que fueran ellos los encargados de hacer un “Contracallejeros”, al que llamaron Los vecinos de la calle Torremolinos.

Este es su tráiler

“Quienes preparamos el guión y grabamos todo fuimos un grupo de seis personas de dos generaciones. Tres hijos y tres padres”, nos cuenta por teléfono Vicente, quien reconoce que, a pesar de que está estudiando magisterio, esta experiencia le ha despertado un interés por el mundo de lo audiovisual que no tenía antes. Con la cámara en mano fueron recorriendo las casas de los vecinos recordando cómo era todo, cuarenta años atrás, cuando llegaron los primeros moradores. “Vivíamos en una chabola con una habitación con cuatro tejas en lo alto y cuando llovía teníamos que ir a la algodonera para pedir una lona para poderla echar en el techo”, dice en el documental uno de los vecinos, contando cómo era su vida antes de llegar a San Martín de Porres. “Eran todos los bloques iguales y no tenían los números puestos, nos confundíamos de bloque”, relata una mujer. “Yo no me lo creía. Yo no hacía más que entrar en una habitación, salir, meterme en otra… Acostumbrado a vivir en una simple habitación…”, asegura un hombre. Ha llovido mucho desde aquellos días.

Sobre el barrio fue planeando con el paso de los años la sombra de la droga y la marginación. Un lastre que han arrastrado hasta hoy y que queda reflejado en los comentarios de otros vecinos de la ciudad que también han sido consultados a la hora de elaborar el documental. Una vez más, las mismas ideas: mucha delincuencia, problemas, mala gente, droga y el largo etcétera.

Menos conocidos han sido los años de negociaciones de los representantes del barrio con las administraciones para mejorarlo. Fruto de ese esfuerzo, se está realizando una remodelación integral de sus calles y también de los edificios. Aunque queda mucho trabajo por hacer y no sólo en lo que se refiere a infraestructuras. “Lo de las viviendas me preocupa menos, van a tardar más con la crisis pero está en marcha y eso tiene mucha rentabilidad política, vienen a echarse fotos los políticos… Ahora, los programas sociales, de cultura, de prevención de la droga, de trabajo, de la escolarización de los niños eso tiene menos rentabilidad”, critica  en el vídeo Juan Perea, el párroco. Hay más, piden parques para los niños, espacios para los jóvenes, árboles que den sombra a los mayores y más cohesión entre los vecinos, porque al final, como dice Vicente, “el barrio somos nosotros”.

El documental fue proyectado en verano y, una vez que fue visto por los vecinos, comenzó su distribución. “Queremos que lo vea la mayor gente posible. Los que lo hemos hecho hemos aprendido de nuestra historia y ahora queremos que lo hagan los demás”. De momento van por buen camino, su trabajo acaba de ser galardonado con el Premio ComunicAcción al Joven Comunicador, en la Muestra de Documentales y Cine Social La imagen del sur organizado por CIC Batá.

Los vecinos de la calle Torremolinos (completo).