ocultar/mostrar banner

Sociedad

“Aquí no entran negros ni moros”

Una expedición nocturna de activistas, periodistas y testigos ponen a prueba bares de copas sospechosos de racismo en 20 ciudades europeas

De los nueve visitados en Bilbao, ocho impiden el acceso a quienes no responden al perfil de europeo blanco

La visión de un testigo, José A. Pérez, guionista y autor del blog "Mi Mesa Cojea": 'Fiesta de blancos'

Es viernes, son las diez de la noche y nos han servido unos bocadillos en un local situado en la estación de tren de Abando, en el corazón de Bilbao. Quedan siete horas de vida nocturna en los bares y cuando termine la fiesta se habrán escuchado frases como estas: “Venid luego y entráis”, “esta es una fiesta privada”, “pídele explicaciones al jefe”, “hago lo que me mandan”, “ni negros ni árabes”, “quítate esa gorra”, “tienes que pagar”, “si quieres entrar llamas a la policía y entras”, “marroquís y argelinos no”.

Un portero impide la entrada a dos jóvenes negros en un bar de Bilbao el pasado viernes (Giulia Di Carlo)

Abdeighani Graa, un joven marroquí que emigró en 2006 a la capital vizcaína, está acostumbrado a escuchar estas frases. Aunque habitualmente prefiere quedarse en casa, no entiende por qué cuando sale de marcha el personal de seguridad de bares y discotecas le niega la posibilidad de acceso mientras todos los demás pasan. “Vas para olvidarte de los problemas y ellos te ponen otros”, afirma. Hoy ha dedicado un tiempo a arreglarse, como siempre, y se ha puesto chaqueta y zapatos, aunque sabe de antemano lo que ocurrirá cuando se acerque a las zonas de copas. También sabe lo que le ocurriría en muchos otros bares y discotecas si estuviera en Barcelona, Madrid o Valencia. Ha visitado varias ciudades de España y siempre le ha pasado lo mismo. “Turistas sí. Moros no”.

Hoy el grupo que come un bocadillo en la estación de Abando está conformado por personas de orígenes diversos. A Abdeighani lo acompaña su amigo Adil. Mobarak Kabouri, Zohair Rife y Salah Farroukh, también son marroquíes. Oumar Kane y Ababacar Sambe, inmigrantes senegaleses, Adrián Castillo Álvarez, peruano, y Álex Castro, de Colombia, completan el grupo de personas susceptibles de ser discriminadas. Los vascos Joseba Pando e Iván Molina Allende, junto con Matthias Rüdinger y Manuel Birke, dos turistas alemanes, son los encargados de entrar a los bares que hayan discriminado a alguno de los anteriores, para demostrar así que el criterio de admisión es racista.

A una pareja de marroquíes también se le prohibe entrar (G.D.C.)

No es una noche cualquiera. Esta vez hay grabadoras en los bolsillos y una estrategia: acudir a los bares de copas de una manera planificada para comprobar a quién y cómo se le impide el acceso. Se trata de una acción organizada por SOS Racismo y que se realizó de forma simultánea, las noches del viernes 4 y sábado 5 de marzo, en otros 14 países europeos, a iniciativa de la red europea contra el racismo European Grassroots Antirracist Movement (EGAM).

En Bilbao, las denuncias interpuestas por discriminación en bares y discotecas se concentran en torno a Alameda de Mazarredo y Galerías Urquijo, dos de las zonas con más ambiente nocturno de la ciudad, y es ahí a donde se dirige el grupo, que se ha dividido en parejas y que pisa ya las galerías donde varias chicas jóvenes ofrecen chupitos gratuitos a los transeúntes. El aforo no está completo en ningún local, pero esta será una de las excusas que esgrima el personal de seguridad cuando Salah Farroukh, Omar Kane y otros jóvenes de origen no europeo traten de entrar. Sucede en el primer bar. También en el segundo, en el tercero y en el cuarto.

Mientras Matthias Rüdinger y Manuel Birke, rubios y de ojos claros, acceden sin ningún tipo de invitación ni pase, Salah Farroukh y Zohair Rife se enfrentan a la negativa del personal de seguridad.

-“¿Por qué no puedo pasar?”, pregunta Salah.

-“Hay una fiesta privada”, responde el hombre que decide el acceso.

-“Pero eso no es verdad, otros amigos han entrado”

-“El que organiza la fiesta decide, a mí no me preguntes, pregúntale al jefe”, contesta.

Los dueños de los locales de la zona parecen haberse puesto de acuerdo en las instrucciones. La mayoría de los porteros se justifican argumentando la celebración de fiestas privadas. Sin embargo, a juzgar por el libre tránsito del resto de componentes del grupo, los porteros mienten. Otros confiesan sin escrúpulos: “Ni negros ni moros”.

El acceso es discriminatorio en el bar Every, donde no entran ni marroquíes, ni subsaharianos ni latinos pero sí todos los demás. En Big Ben, donde no entra ningún africano. En Weekender y en Bongo Loco, donde no pasan los marroquíes, y en El Tres, donde sólo consiguen pasar si van acompañados de personas autóctonas poco dispuestas a tolerar actitudes racistas.

“Les acabo de preguntar por qué a mí me dejan entrar y a mis amigos no, y me han dicho que yo no tengo pintas de robar”, exclama Miren, una joven bilbaína. “¿Qué razones son esas?”, se pregunta indignada. Alguien propone solicitar hojas de reclamación, pero los porteros, muy nerviosos e intentando justificarse, se resisten. “Sí, pero esperas”, “¿Hoja de reclamación para qué? No somos racistas”, “Si no has entrado al local no tienes derecho a pedirla”, “Niña, no me toques los cojones”.

Every es uno de los locales donde niegan ese derecho de los clientes y el grupo se ve obligado a llamar a la Policía Municipal, que llega unos minutos más tarde y está presente mientras los afectados rellenan los datos. “¿Sabes qué? Eres un hijo de puta”, cuenta Salah que le ha dicho el dueño al oído cuando han llegado los agentes.

Son las dos y media de la mañana y es hora de cambiar el rumbo. Alameda Mazarredo queda cerca de la calle Urquijo y ahí se dirige el grupo, que continúa tranquilo aunque un tanto desmoralizado. Las conversaciones ya sólo versan sobre la discriminación por raza u origen y sobre las barreras que dificultan la integración. Nuevamente, la realidad se impone tozuda.

En el Divino Cielo, el sexto bar visitado, no dejan entrar “ni a marroquíes ni a negros”. Así lo dice el personal de seguridad. En Galeón impiden el acceso a marroquíes. En la Otxoa, piden a Abdeighani y a Adil que paguen ocho euros, mientras los demás entran sin que nadie les pida entrada. En Charol, sólo los hombres pagan, las mujeres entran gratis; es el único local en el que no se demuestra discriminación por origen.

Los resultados del testing llevado a cabo en países como Francia, Suiza o Bélgica no son tan abrumadores. En los catorce países que han participado en el European Testing Night, se han encontrado un total de 35 locales que discriminan por motivos raciales. Pero Benjamin Abtan, integrante de SOS Racismo Francia y coordinador de la acción, descarta que se deba a que en el resto de países no haya problemas de racismo. “En los países nórdicos y del Este, el frío hizo que todo estuviera tan vacío, que locales que habitualmente discriminan, hicieron una excepción”, explica.

El grupo completo de personas, compuesto por integrantes de SOS Racismo, periodistas y testigos independientes que ha participado en la iniciativa este viernes 4 de marzo.

Para quienes participan en Bilbao, todo ha sido demasiado agotador. Son las tres y media de la mañana y, a pesar de saber de otros locales en la zona que discriminan sistemáticamente, deciden terminar la noche en algún establecimiento menos hostil. Encuentran el Kafe Antzokia, un antiguo teatro reconvertido en discoteca donde no encuentran problemas para entrar todos juntos. Aún así, no hay quien borre la huella de lo ocurrido y algunos prefieren salir a la calle a tomar un poco de aire fresco.

Los bares racistas, con nombres y apellidos

El equipo de SOS Racismo en Bilbao se ha unido a una iniciativa europea que ha realizado comprobaciones en bares y discotecas de 20 ciudades de diferentes países.

Del total de 9 bares de copas visitados:

  • En 8 de ellos se ha demostrado discriminación contra los marroquíes: Every, Big Ben, Weekender, El tres, El bongo loco, El divino cielo, Galeón y Otxoa.
  • En 3 de ellos se ha demostrado discriminación contra los negros: Every, Big Ben, Otxoa.
  • En 1 de ellos se ha demostrado discriminación contra los latinos: Every.
  • En ninguno de ellos se ha puesto ningún impedimento para que entrasen los blancos.
  • En 7 de los bares, la discriminación suponía no dejarles entrar; en el octavo, que los marroquíes tenían que pagar entrada y el resto no.
  • Sólo en 1 de los bares no se ha encontrado discriminación racista (Charol; aunque los hombres pagan entrada y las mujeres no).
  • La visión de un testigo, José A. Pérez, guionista y autor del blog “Mi Mesa Cojea”: ‘Fiesta de blancos’

Más info sobre

, , ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

254 comentarios

  1. lucia

    Hola Señor / Señora me decidí a hacer préstamos que van desde 3.000,00Euros a 4,000,000.00 Euros
    con un número relativamente bajas tasas de interés en comparación con los bancos. Después de una
    entrevista con uno de mis asesores financieros, decidimos
    para proporcionar préstamos para ayudar a las personas que tienen por desgracia
    no tienen acceso a los bancos con sus requisitos difíciles de cumplir. tienes
    préstamos para pagar, en cuyo caso se puede tomar un préstamo
    puede resolver rápidamente sus problemas ya sea con su banco o
    también con las empresas. NB / Para más información por favor me
    Contacto mail: luciadurand@outlook.fr

  2. Gracias por la información,ya se que bares de copas visitar para estar seguro

  3. pagafantas

    a estos payasos de piel blanca que salen en esta foto les pido que se vayan a iran, arabia saudi, senegal o siria de copas ligeros de ropa y hablando bien de los homosexuales y de la igualdad de derechos hombre-mujer, a ver cuanto tardan en partirles la cara, no se puede ser mas tonto.

    • miren

      Pues yo he estado en Senegal y nadie me ha puesto impedimento para entrar o por beberme una copa.

    • juan

      Creo que si se peude ser mas tonto, y tu lo as demostrado dando a entender que debemos tener como ejemplo las malas conductas de otros paises en vez de las buenas.

  4. Raimbow

    Si que estos payasos que se llama S.O.S RACISMO que se vayan a países de estos y que vean que noche pasan, entre los misóginos que son los países tanto árabes como de África del sur…. si en el país de los tontos, el rey son los mentirosos.

    • Alex

      Yo he estado de copas en Dakar, o en Malabo por trabajo y nadie me ha puesto pegas.

      Hablas sin conocimiento.

    • santy

      En Malabo no existe ningun bar/discoteca publicos donde le impedirian la entrada a un blanco mientras dejaran pasar a los nativos. Se tiene un pensamiento del europeo totalmente opuesto al que este tiene de ellos en su pais.

  5. 88

    A tomar por culo la puta escoria. Basta ya de chupar del esfuerzo de quienes han tenido que trabajárselo durante generaciones para tener unos derechos.
    Demandar en vuestro país lo que aquí se os da por decreto gracias a la mierda de clase política que hay.
    ¿ Quereis ir de tragos ? ronda gratis de zyklon b para todos.

    • miren

      Jajajaja esfuerzo de que??q pasa q estos chicos ni cotizan ni pagan iva??

    • juan

      Que has hecho tu que no hallan hecho ellos?

      O mas bien alreves, sabes todo lo que hacen los inmigrantes para conseguir algunos pocos derechos de lso que tu gozas sin haber hehco nada para conseguirlos?

    • santy

      Es posible que nunca hayas cruzado de las fronteras españolas para fuera, con lo cual te cueste entenderlo. Los que lo hemos hecho y hemos vivido esa experiencia en alugana parte del mundo, con mayor razon la condenamos aqui.

  6. María Jose

    Para publicar

  7. Lola

    Pésima la imagen que dan de España estos locales y los comentarios. Pareciera que la ignorancia, la miseria y la mezquindad, abundan por allá (y que en esto también están peor que el resto de europa). Una pena

  8. Arantza

    Lamentable, y mucho, la experiencia contada en este artículo. Pero aún más lamentable los comentarios que aparecen en esta misma página al respecto. Hay gente a la que tendríamos que meter en una balsa y echarla al mar sin comida ni agua. Y no, no hablo de los “extranjeros” que formaron parte de la acción ni de sus promotores. Dais mucho asco.

  9. glm

    Que Hijo puta sois ignorante.e por eso cada vez va mal vuestra pais payasos vive la france

  10. Carmela

    Estos casos se denuncian a la fiscalia especial de delitos de odio y discriminacion, supongo que lo habéis hecho

  11. Manu

    Vamos por partes, esto no se debe a racismo probablemente, sino a haber tenido problemas con gente de esas raza y querer cortar por lo sano. En el mejor de los casos, estas personas, entran al bar y no consumen, así que es normal que se les pida dinero por entrar.
    Cada uno puede hacer lo que quiera en su negocio, igual que esta bien visto que en los bares entre gratis las mujeres, no deberían poner objeción de esto.
    Para terminar, quiero decir que es muy triste como se les hace la ola a esta gente que viene de fuera a vivir de ayudas, imponiendo su retrograda cultura (imponiendo al menos que la tengas que ver). Pero cuidado, que ahora que lo de vivir por la patilla se lo hemos dado, vamos a solucionarles los problemas que les pueda causar a la hora de disfrutar de la noche, que se lo han ganado ¿quereis vivir vuestra cultura sin problemas? Hay un monton de países musulmanes para ir, esto es Europa, para lo bueno y para lo malo. No soy de Bilbao, pero si lo fuese apuntaría los bares en los que dejan entrar marroquies para no ir y así evitar problemas, que a la larga te van a dar.

    • Jorge Vazquez

      Bien dicho, hay que tenerlo en cuenta para cuando los que piensan como tu visiten alguno de nuestros países en america

  12. Javi

    Es una pena que se den este tipo de situaciones en las que los robos y problemas se generalizan a un colectivo.
    No podemos negar que la mayoría de estas situaciones corresponden, principalmente a colectivos de magrebíes, y en cierto modo entiendo que fruto de la experiencia se coja repulsa hacia ellos. Estoy seguro de que si la historia fuera al revés y dejaran buena caja no les pondrían pegas.
    Yo vivo en Bilbao, trabajo y convivo con todo tipo de nacionalidades, entre ellas magrebíes. Tengo amigos de todos los colores y he sufrido robos tanto de gente local como de extranjeros.
    Solo me gustaría que se vea el hecho desde una perspectiva global en la que (yo creo), hay que tener en cuenta las situaciones sucedidas noche tras noche en esos bares. Eso sí, al que roba o la lía había que penalizarle mas duramente. El buenismo está haciendo un efecto llamada a todos los bandoleros de aquí y el mas allá.

  13. No creo a la gente vascos hacen eso tengo mucho amigos de bilbao la verdad q son muy buena gente y no creo q una persona de alli va hacer eso

  14. amrgot

    hola
    soy extranjera, vivo y trabajo en españa, he recorrido muchos paises de donde vienen los inmigrantes a españa, yo soy de un pais que los años ochenta veto la entrada de espña en mecado comun eurpeo, por el gasto que suponia para la economia del pais. vivi tambien como los inmigrantes españoles obtenian derechos y subvenciones de las arcas de mi pais de origen.
    lo mas extraño en mi ultimo viaje a un pais africano cercano, era que en avion habia mas españoles,y no iban de turistas, evidentimente, iban a trabajr de ofecios de los mas bajo, albañiles,carpenteros, guardias de seguridad, etc etc, no eran diplomaticos ni gente muy cualificada. eran inmigrantes europeos sin permiso de residencia ni de trabajo, y todos y todas decian que vivian de puta madre mejor que en su casa.hablando de españoles sin papeles solo en marruecos hay mas de 8 mil, ni cotizan.ver el reportaje sobre f3 frances.
    me da mucha pena que una ciudad como bilbao.tenga estos antros tan sucios, gracias a dios tengo suerte que cuando estaba por bilbo de vacaciones, mis amigos nunca me llevaron a estos vertederos, ncesitan una planta de reciclage pero de lo mas estrcito como la aplicacion inmedita de la ley contra delitos de odio y descriminacion y unos juzgados especificos para ello. saludos.

  15. Turiaco

    Normal, si esa gente no viene más que a robar carteras, teléfonos o lo que pillen. Es normal que a la puerta de los locales se les impida la entrada: “no dejan entrar a carteristas” lo que pasa es que no lo pueden decir a las claras: dicen que hay una fiesta privada y el que quiera entender que entienda. Que se vuelvan a su país y a ver si allí tienen tanta manga ancha con los delincuentes, que para quejarse de “racismo” siempre habrán excusas.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa