Sociedad

El corresponsal de Periodismo Humano detenido al cubrir un salto a la valla de Melilla

Los periodistas Blasco de Avellaneda, corresponsal de Periodismo Humano en Melilla, y Richard Mateos, de la valenciana Radio Malva, han sido detenidos por la Guardia Civil esta mañana junto a un marroquí.

A Avellaneda le acusan de resistencia a la autoridad y de estar en un lugar prohibido por razones de seguridad. Hacía una hora que se había producido un salto a la valla de Melilla.

"Iban a por mí. Alguien vio mi coche y les dio el chivatazo. Yo estaba conduciendo intentando salir de ese camino marcha atrás, con las dos manos en el volante y entonces uno de los guardias civiles aparece y me pregunta '¿A qué está haciendo fotos?".

Blasco de Avellaneda a la salida de su detención abrazando a su mujer, y Richard Mateos hablando por teléfono

Hoy a las once de la mañana los periodistas Blasco de Avellaneda y Richard Mateos eran detenidos por la Guardia Civil cuando se encontraban en uno de los momentos circundantes de la Ciudad Autónoma. Una hora antes se había producido un salto a la valla. “Iban a por mí. Alguien vio mi coche y les dio el chivatazo. Yo estaba conduciendo intentando salir de ese camino marcha atrás, con las dos manos en el volante y entonces uno de los Guardia Civiles aparece y me pregunta ‘¿A qué está haciendo fotos?”, nos cuenta Blasco de Avellaneda. “La cámara estaba guardada en una mochila en el asiento trasero adonde me era imposible llegar con la mano. Les dije que era periodista freelance y que también trabajaba para la Consejería de medioambiente como productor de televisión. Entonces, por el walkie talkie escucho que le gritan ‘mentira, ése trabaja con PRODEIN (una ONG de derechos humanos)”.

Desde el lugar donde se encontraban los periodistas no se avistaba la valla, pero aún así les acusan de estar grabando la frontera. Tras cachearlos puestos de espaldas sobre el coche, fueron custodiados por dos coches patrulla de la Benemérita, uno delante y otro detrás, por caminos aptos para todoterrenos pero no para el de Blasco, que fue dándose golpes en los bajos hasta la Comandancia. Les acusan de estar en una zona de seguridad, un concepto empleado por la Guardia Civi cuando se produce o se preve un salto a la valla y por el que se establece, sin previo aviso, un territorio en el que simplemente está prohibido estar. Da igual que no sea acordonado ni comunicado.

En las más de dos horas que han pasado detenidos Richard Mateos y el hombre marroquí, y las más de cinco en el caso de Blasco de Avellaneda, no se les ha permitido ni siquiera hacer una llamada telefónica como solicitaron. Mientras, desde Delegación de gobierno no se atendía la llamada de Periodismo Humano, y el responsable de prensa de la Guardia Civil nos declaraba que no se podía pronunciar sobre estas detenciones y que tampoco las podía confirmar. Después de insitir en la Oficina de Atención Ciudadana de la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla se nos aseguraba que Blasco tenía su teléfono móvil y que podía ponerse en contacto con nosotros cuando quisiera, que no estaban detenido sino que estaba voluntariamente allí porque le estaban poniendo una denuncia, y que no nos podía dar más información salvo que nos acercáramos personalmente al lugar. Finalmente le han puesto una denuncia por resistencia a la autoridad y le han abierto un acta de intervención de material*  por la que se han quedado con sus equipos de fotografía, vídeo y su teléfono móvil por estar supuestamente en zona de seguridad. No se le comunicó ninguna de estas acusaciones hasta el momento de dejarlo en libertad, cuando le preguntaron si quería firmar alguna de las denuncias. Nos dice una fuente, que también se barajó multarle por no llevar la pegatina de la ITV que había pasado esta misma mañana y que llevaba en la guantera del coche.

Richard Mateos, notablemente sorprendido por lo ocurrido, nos contaba cómo en las más de dos horas que pasó detenido nunca le comunicaron el motivo. Tampoco al hombre marroquí cuyo nombre desconocen y que casualmente estaba en el lugar donde fueron interceptados los periodistas.

Se referían a nosotros como el ciego (Richard Mateos es invidente) y el gordo, nos quitaron todo, nos metieron en un cuarto desde donde yo escuchaba cómo registraban mi coche y decían que no había nada. Les pedí habeas corpus porque una retención sólo puede durar como máximo 45 minutos y yo me he pasado ahí 5 horas. Y se reían. Escuchábamos cómo decían entre ellos que llevábamos tanto tiempo detenidos porque estaban pensando de qué nos iban a denunciar. Me han quitado todo lo que llevaba: mis dos cámaras de fotos, la de vídeo, mi grabadora de voz, el móvil, cuatro tarjetas de memoria y un usb”. Todo lo que un periodista autónomo necesita para trabajar.

José Palazón, presidente de la ONG Prodein, que se trasladó a la puerta de la Comandancia para esperar la salida de los detenidos, ha declarado a Periodismo Humano que “es manifiesto que en una ciudad sin ley donde se están empleando a militares sin uniforme para la devolución de inmigrantes e ilegalmente a través de la valla  la libertad de prensa no tiene sitio”. Esta misma mañana PRODEIN ha denunciando que, después de que varios inmigrantes saltaran la valla, Guardias

Comentarios en twitter del Sindicato Unificado de la Policía y de la Unión Federal de la Policía sobre la detención de Avellaneda. 

Civiles entraron en un Centro de menores y pegaron una paliza a un chico supuestamente creyendo que era uno de los que habían entrado en la Ciudad Autónoma. “Desde luego esperamos que el gobierno de Melilla y la Consejería de Bienestar Social acudan inmediantamente a los juzgados y que se abra un expediente a nivel nacional. ¿Es que si no adónde vamos a llegar?”.

Pese a que ni la Delegación de Gobierno, ni la Guardia Civil de Melilla se ha querido pronunciar sobre el episodio, sí que lo ha hecho el sindicato de Unión Federal de la Policía a través de su cuenta de twitter dirigiéndose a la periodista que firma esta información. Acusan a Avellaneda de conocer de antemano que se iba a producir un salto a la valla: “@patriciasimon como sabia q iba haber salto a esa hora?Si a interferido o estorbado la labor de GC es lo normal, ay q saber motivo tambien”. A la pregunta de : “@UFPMelilla ¿Estáis afirmando que Blasco sabía de antemano que habría un salto? ¿En base a qué pruebas? ¿Afirmáis q x eso ha sido detenido?” responden: “@patriciasimon lea usted bien, nosotros hemos pregutado, no afirmado, solamente eso y en el caso q lo supuese pues no nos parece correcto” y añaden que: “@patriciasimon cada uno es consecuente con sus actos y si estaba en una zona de seguridad las zonas estan por algo”.  Previamente habían publicado que “Con los medios q tenemos para cubrir nuestras fronteras, no se quienes son más tercer mundistas, leyes de pena por no decir de risa”.

Cuando Avellaneda ha salido de la Comandancia se ha encontrado, además, su coche con la cerradura rota, aparentemente durante el registro realizado por los agentes. “No he protestado cuando me han detenido, ni cuando me han trasladado a la Comandancia, ni cuando me han tenido cinco horas allí… Entonces ¿qué resistencia a la autoridad es ésa de la que me acusan? No ha sido aleatorio. No me ha extrañado, yo sabía donde me metía siendo periodista aquí”.

Inmigrante herido en la frontera marroquí realizada por Blasco de Avellaneda

*Fe de errata: Al revisar la documentación, Blasco de Avellaneda ha comprobado que el requisamiento de sus equipos fotográficos, de vídeo, su teléfono móvil y sus tarjetatas de memoria había sido a través de un acta de intervención y no de una denuncia como creyó en un primer momento.

Ver reportajes de Blasco de Avellaneda en Periodismo Humano

.

Testigos afirman que hubo decenas de heridos a ambos lados de la valla de Melilla

Editar Esto

04.07.2013 ·  · Melilla – Nador (Marruecos)

Mientras la Delegación del Gobierno dice haber acogido a más de 100 inmigrantes que entraron “con agresividad” en un salto en el que no hubo heridos, testigos afirman que más de 40 inmigrantes han sido atendidos a ambos lados de la frontera por diversas heridas, algunas de consideración. Según afirman algunos inmigrantes, muchos de ellos fueron expulsados de forma irregular a través del vallado fronterizo y desde el CETI cifran en casi la mitad los inmigrantes acogidos tras el salto.

Leer más

Marruecos mata a cinco inmigrantes frente a la valla de Melilla, según heridos y ONG

Las Fuerzas Auxiliares vuelven a quemar los campamentos y a ensañarse con los inmigrantes. Según testimonios y ONGs, al menos cinco personas habrían muerto y los heridos se podrían contar por decenas. Los hechos ocurrieron mientras organizaciones de toda España celebraban un acto por la paz y el respeto a los derechos humanos en Melilla

Leer más

Expulsado ilegalmente de España dos veces siendo menor

Mohamed Camara fue desterrado clandestinamente en noviembre de 2012 a Marruecos, estando tutelado por la Consejería de Bienestar Social de Melilla y acogido en un Centro de Menores. Tras varios intentos fallidos, logró entrar en la bahía de Melilla en patera a mediados de marzo, pero volvió a ser echado de forma irregular y deportado posteriormente a Argelia donde sufrió abusos. Desde hace tres meses espera en los campamentos cercanos a Nador, sin dinero y exhausto tras decenas de intentos de volver a Melilla, que prospere la denuncia presentada ante la Justicia española en la que dice confiar a pesar de todo.

Leer más

“En Europa hablan de crisis, pero siempre será mejor que vivir tirados en este bosque y mendigar para comer”

La liberiana Aissatou, junto a sus cuatro hijos, es la única mujer de todos los campamentos del monte Gurugú, donde sus compañeros esperan para poder saltar la valla de Melilla y entrar así en Europa. “Sé que no puedo saltar la valla y menos con cuatro hijos, pero tampoco puedo pagar una patera o un coche para pasar la frontera y no estoy dispuesta a venderme para lograrlo. Sólo quiero que mis hijos tengan un futuro y disfruten de una vida digna”.

Leer más

Costó 2.000 euros operar a Gastón, pero con 10 se habría librado de la brutal paliza

La generosidad de organizaciones y particulares ha permitido salvar la vida de un joven camerunés que recibió una agresión inhumana cuando intentaba saltar la valla de Melilla. Ha tenido que ser operado de urgencia en una clínica privada porque el hospital público de Nador no garantizaba su recuperación después de que ocho gendarmes se ensañaran con él porque no llevaba el dinero suficiente para sobornarles, según declaró, como sí pudo hacer alguno de sus compañeros.

Leer más

El silencio habla por el derecho a la libertad de prensa en Marruecos

A un mes de la celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, algunos de los protagonistas de la lucha por las libertades y la justicia en el reino alauí alzan la voz para denunciar una situación que no ha mejorado tras las revueltas sociales de 2011 y la aprobación de la nueva Constitución, sino que simplemente se ha velado y se ha vuelto más sutil.

Leer más

La Guardia Civil entrega a Marruecos a los ocupantes de una patera que ya había llegado a Melilla

En la embarcación viajaban unos doce ocupantes, muchos de ellos menores, que habían llegado a la bahía de Melilla y se hallaban a la deriva a unos 15 metros de la orilla de la Playa de los Cárabos con la intención de ser vistos y auxiliados por los servicios españoles. Entre los inmigrantes supuestamente expulsados de forma ilegal, se encontraba Mohamed Kamara, guineano de 17 años, que aparentemente ya fue expulsado ilegalmente por la Guardia Civil el 14 de noviembre.

Leer más

“Con la excusa de la crisis han dejado morir a la niña”

04.11.2012 · · (Melilla)

El pasado viernes fallecía en el Hospital Comarcal de Melilla Aya, una joven marroquí de 15 años que padecía una aplasia medular severa. Habían pasado quince días desde que  que el jefe del Servicio de Hematología aprobase el informe de evacuación al Hospital Carlos Haya de Málaga. Un traslado que nunca se realizó.

Leer más

“Nos golpean con piedras en las rodillas y tobillos para que no saltemos la valla de Melilla”

Tras un infructuoso salto a la valla de Melilla varios inmigrantes, con heridas recientes, denuncian que policías marroquíes han intentado romperles las rodillas y los tobillos para “quitarles las ganas de saltar” el muro metálico que separa Europa de África en la frontera melillense con Marruecos.

Leer más

Sobrevivir a pie de valla

En Beni Enzar, un poblado marroquí al otro lado de la frontera con Melilla, cientos de subsaharianos mendigan para poder echarse algo a la boca, mientras esperan el momento propicio para entrar en tierras europeas. Muchos han conseguido acceder al otro lado de la valla, pero dicen que la Guardia Civil les ha devuelto a Marruecos, donde la Policía les ha pegado palizas y expulsado a Argelia.

Leer más

 

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie