Sociedad

¿Publicar un informe de Amnistía Internacional contra Shell? Ni pagando.

El británico Financial Times se ha negado a última hora a publicar este anuncio

Traducción

Mientras Shell brinda por sus nueve mil ochocientos millones de dólares de beneficios, la gente del Delta del Níger tiene que beber agua contaminada.

También tiene que sembrar en suelo contaminado. Pescar en ríos contaminados. Y criar hijos en casas contaminadas. Así que si tienes acciones en Shell, pídele a los directivos que den una explicación cuando alcen sus copas en la asamblea anual de hoy. Salud.

El diario económico británico Financial Times se ha negado a incluir esta página de publicidad de Amnistía Internacional que critica a la petrolera Shell por su actividades en el Delta del Níger. La campaña había sido financiada por más de 2.000 socios de la organización, de los que se había recaudado unas 30.000 libras para poder pagar espacios publicitarios en ése y otros periódicos como el Evening Standard o The Metro.

La responsable de Amnistía Internacional en el Reino Unido ha afirmado que “les dimos garantías por escrito de que nos hacíamos totalmente responsables de lo que aparecía en ese anuncio”, que está basado en un informe de 141 páginas que puede consultarse aquí (pdf). Los responsables del diario habían admitido el anuncio pero, ante la inminente Asamblea General de la compañía Shell en suelo británico, decidieron no publicarlo el día anterior al filo de las 5 de la tarde, según comenta The Guardian.

En periodismohumano emitimos en directo hace un par de semanas un debate sobre Empresa y derechos humanos organizado por la Escuela de Organización Industrial y Amnistía Internacional, y con la presencia de Repsol, del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y de la ONG Social Action Niger, que precisamente abordaba el problema en el Delta del Níger.

El testimonio de Celestine Akpobari dejaba poco espacio para que la discusión posterior se fuera por las ramas de lo teórico. Desde su organización Social Action Níger, Akpobari denuncia los abusos de las multinacionales sobre la comunidad de esta región de Nigeria. “Respiramos aire envenenado y a nadie le importa. El pueblo del delta del Níger no está sacando ningún beneficio de sus recursos naturales”.

Al propio Celestine Akpobari la policía le pegó una paliza hace días. “Quizá por hablarnos a ustedes y a nosotros de lo que está pasando en el delta del Níger”, dijo Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España.

Vídeo de la campaña de Amnistía Internacional contra Shell