lafoto

“Maltrato humano” por protestar contra el maltrato animal del “Toro Jubilo”

Más de medio centenar de activistas a favor de los derechos de los animales saltaron al ruedo portátil instalado en la Plaza Mayor de Medinacéli para intentar impedir la celebración del "Toro Jubilo", encadenándose al poste donde se ata al toro inicialmente.

Recibieron patadas, golpes, empujones, insultos, amenazas por parte de los asistentes a la fiesta.

Imagen de previsualización de YouTube
 .

La Guardia Civil, que había establecido en el pueblo un dispositivo de seguridad con agentes de uniforme, de paisano y de los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS), tardó una hora en desalojarlos, dando varios porrazos, empujones, patadas y rodillazos a los activistas. Cuatro de ellos fueron detenidos por un delito de desórdenes públicos y otro de lesiones a agentes de la autoridad y 51 fueron denunciados por desobediencia, según informa ICAL.

El “Toro Jubilo” de Medinaceli (780 habitantes), cuyos orígenes se remontan al siglo XVI, es el único festejo de toro embolado que queda en Castilla y León. Una veintena de mozos someten al toro, atándolo por los cuernos a un poste, y le colocan un soporte con dos bolas impregnadas de combustible a la altura de los cuernos. Cuando las bolas han prendido, cortan la cuerda y dejan al toro suelto en la plaza hasta que el combustible se agota, un tiempo aproximado de una hora.

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie