ocultar/mostrar banner

Mujeres

Se reduce la ablación en Kenia con apoyo masculino

Para la comunidad samburu, en el norte de Kenia, ya fue terrible que Julius Lekupe no engendrara un varón, pero peor fue que su hija mayor se negara a ser "cortada".

Nimo Omar, de 17 años, se salvó del “corte” a los seis años gracias a la intervención de su hermano mayor. (Miriam Gathigah/IPS)

Las mujeres aquí son como una propiedad. Las circuncidamos y las casamos hasta de 10 años”, dijo Lekupe.

Él sabía que era cuestión de tiempo antes de que a su hija de 16 años tuviera que someterse a ese ritual contra su voluntad.

La mutilación genital femenina (MGF) implica la extirpación total o parcial de los órganos sexuales externos de la mujer sin justificación médica y por motivos culturales.

“Me rogó que la apoyara y la protegiera. Fue una decisión difícil, pero accedí. La envié a Nairobi a vivir con un amigo”, recordó Lekupe.

Él pertenece a un grupo cada vez mayor de hombres de distintos grupos étnicos que practican esta mutilación y que empezaron a oponerse al ahora ilegalizado procedimiento en este país de África oriental.

El parlamento adoptó en 2010 la ley de Prohibición de la Mutilación Genital Femenina, que prevé siete años de prisión para los infractores y hasta una multa de 5.800 dólares, una suma enorme en este país donde el salario mensual promedia los 250 dólares.

La combinación de esta ley y del cambio de actitud en la comunidad parece dar resultados.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) divulgaron el miércoles 6 datos actuales que muestran que disminuye la prevalencia de la MGF en el continente y, en especial, en las generaciones más jóvenes de niñas.

Las agencias destacaron a Kenia como un ejemplo de reducción drástica en la región, y dijeron que “las mujeres de entre 45 y 49 años tienen tres veces más posibilidades de haber sido cortadas que las de 15 a 19″, señala el comunicado.

“Este avance muestra que es posible terminar con la MGF”, subrayó el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake. “Podemos y debemos ponerle fin para ayudar a millones de niñas y mujeres a llevar una vida más sana”, añadió.

(AP/Jean-Marc Bouju)

Cada vez son más los hombres que asumen un papel activo en promover un cambio cultural, señala el informe de UNFPA de 2012 “Acelerando el cambio”.

Además de padres como Lekupe que desean proteger a sus hijas, los jóvenes en Kenia expresan públicamente su deseo de casarse con mujeres que no hayan sido circuncidadas, según el informe. Un cambio significativo en un país donde hay comunidades en las que la ablación sigue siendo un requisito para el matrimonio.

Además, una veintena de líderes musulmanes declararon públicamente la lucha contra este procedimiento en 2011, según el UNFPA.

“Nos engañaron para que creamos que la MGF es una práctica del profeta Mahoma y que sus seguidores deben respetarla”, dijo a esta agencia Abdi Omar, padre de una hija en la localidad norteña de Garissa.

“Pero en todo el norte de Kenia hay líderes musulmanes que nos dicen que no es así. ¿Por qué voy a apoyarla si no es una práctica del profeta?”, preguntó.

Según Ibrahim Shabo, activista contra la MGF en la nororiental localidad de Isiolo, la postura de los líderes musulmanes es determinante para incidir en la población somalí asentada en Kenia, entre la cual la prevalencia de esta práctica es de 98 por ciento.

En Isiolo, 285 kilómetros al norte de Nairobi, reside una comunidad pastoril conocida por su consistente uso de la ablación.

En Kapenguria, en el valle del Rift, el consejo local de ancianos se unió en 2011 al coro de voces contra la MGF mediante una declaración que convoca a abandonar esta práctica.

“Esta es una comunidad conocida por practicar formas extremadamente brutales de la MGF”, dijo el líder comunitario Philipo Lotimari. Explicó que incluyen abrir la vagina de la niña con un cuerno de vaca la primera vez que tiene relaciones sexuales tras la ablación.

La posición de consejo, integrado solo por hombres, logró un cambio de actitud, al enviar el “mensaje colectivo de que aprueba el matrimonio con una niña que no esté circuncidada”, indicó Lotimari.

Sus hermanas más pequeñas no fueron mutiladas porque él quería que estudiaran y no que se casaran, explicó.

Pero no todos los hombres tienen motivos altruistas para oponerse a la ablación.

Omar, el padre residente en Garissa, dijo que los jóvenes de la región están en contra porque sienten que ellos también son “víctimas” de esta práctica. 

“Si se la cose muy apretado no se puede penetrar ni disfrutar del sexo. Los matrimonios terminan por eso”, explicó.

El médico Salim Ali, especializado en salud reproductiva del norte de Kenia, dijo: “Las relaciones sexuales (con mujeres mutiladas) son incómodas y ella lo hacen por deber. Rara vez tienen un orgasmo y el sexo se vuelve tedioso. Las que no fueron cortadas tienen sexo más seguido y es disfrutable”.

Hay otros casos en que los hombres, cuyas esposas sufrieron complicaciones en el parto, se ven obligados a pagar operaciones de emergencia para salvarlas a ellas y a sus hijos, dijo  la activista Grace Gakii, quien trabajó en comunidades que practican la ablación como la masái y la pokot.

“Tienen que vender su ganado para juntar dinero para la cirugía. Es un problema pese al apego que sienten por la práctica”, explicó Gakii.

Si bien no todos los hombres que se oponen a la mutilación femenina son aliados de las mujeres, su apoyo es fundamental para acelerar la erradicación de esta práctica.

“Si más consejos de ancianos y jóvenes siguen demostrando su apoyo a una sociedad sin MGF, Kenia avanzará hacia la tolerancia cero al respecto”, añadió la activista.

Más info sobre

,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

5 comentarios

  1. Llibert

    Buen artículo y muy necesario, aunque hay un grave error en la frase que dice “mensaje colectivo de que aprueba el matrimonio con una niña que no esté circuncidada”. La mutilación genital femenina no tiene nada que ver con la circuncisión, en términos médicos es una aberración hacer tal asimilación. Saludos.

  2. Se me ponen los pelos de punta. Desde luego, es mejor que los hombres apoyen el fin de la MGF por motivos (a mi entender, poco solidarios, sino más bien egoístas), que que no lo apoyen. Pero es una práctica tan brutal… no quiero ni pensar en lo que tienen que pasar esas niñas. Es peor que un crimen. Que los hombres que lo apoyan se pregunten por un instante qué sentirían si les cortasen una parte del prepucio (sin anestesia).

  3. Aunque sea un primer paso positivo, me entristece que muchos hombres musulmanes sólo apoyen la causa porque el sexo es más incómodo para ellos y porque tienen que cubrir los gastos de una posible futura cirugía después de un parto. O porque, en realidad, no era una práctica del profeta. Pero que no lo hagan por evitar el sufrimiento que pasan esas mujeres a las que quieren.

  4. Nani guedes

    Es triste ,que en la epoca que vivimos aun existan formas “culturales” tan retrogadas,denigrantes y humillantes hacia la mujer-costumbres que ni ellos mismos saben de donde proceden-tan solo de la incultura de paises machistas ,donde tiene mas valor un animal que una mujer.Y lo mas triste que lo erradican por sus propios intereses ,no por conviccion

  5. Nani guedes

    Recomiendo la película flor del desierto,(basada en hechos reales)donde aborda el tema en primera persona.No tuve valor para ver la escena en la que hacen la ablación a la niña ,con tan solo tres añitos .Las estadisticas son abrumadoras-6000 niñas son mutiladas diariamente

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

Enfoques

Helena Maleno

Devolución sin garantías en la frontera de Melilla Helena Maleno

Veintitrés inmigrantes denuncian haber sido devueltos sin garantías por la Guardia Civil de Melilla, tras haber llegado a la playa de esta ciudad. Entre [...]

Sociedad civil

image

Ventanilla Única contra la brecha salarial Instituto Asturiano de la Mujer

Ventanilla Única contra la discriminación laboral por razón de género y brecha salarial en el Principado de Asturias. Leer noticia completa…
-->