ocultar/mostrar banner

Mujer

Organizaciones de mujeres lamentan el resultado electoral en Japón

El regreso al gobierno de Japón del conservador Partido Liberal Democrático, de línea dura, indica que la ciudadanía postergó las urgentes y necesarias reformas sociales y ambientales para ir detrás de un liderazgo masculino tradicional, señalan analistas locales.

“El triunfo electoral del PLD es un retroceso para los derechos de las mujeres y el empleo femenino”, según Chizu Arashima. (All Obachan Party)

Las organizaciones feministas y de jóvenes que abogaron por una mejor protección ambiental, equidad laboral y paz regional se sintieron frustradas con el resultado de los comicios del domingo 16 y lamentaron que el Partido Liberal Democrático (PLD) no haya presentado propuestas para atender los problemas más acuciantes de Japón.

Hace tres años, los japoneses sacaron al PLD y le dieron una oportunidad al Partido Democrático de Japón (PDJ). Pero este año, la moneda cayó del lado más conservador.

“Es la hora del PLD para resolver los problemas nacionales. El gobierno saliente del PDJ fue un desastre”, dijo a esta agencia Keitaron Noguchi, empleado de 30 años, haciendo una síntesis del clima postelectoral que se vive en el país.

El presidente del PLD, Shinzo Abe, cuya breve experiencia de primer ministro terminó en forma abrupta en 2007, toma otra vez las riendas del país.

Político conservador, Abe reunió adeptos con la promesa de dar inicio a un Japón con mayor poderío militar, en el contexto de una disputa territorial en ciernes con China por un grupo de islas del mar de China oriental y reavivar la economía mediante grandes obras públicas para crear puestos de trabajo.

El PLD también debe hacer frente al enorme desafío que supone el bajo crecimiento, menos de dos por ciento en las últimas dos décadas, según la Oficina del Gabinete.

Además deberá reducir la creciente deuda pública y cubrir los reclamos de seguridad social de jóvenes desempleados, así como el rápido envejecimiento poblacional.

Estos dos asuntos casi con seguridad concentren la atención de los dirigentes políticos, lo que preocupa a activistas que temen que el próximo gobierno olvide otros dos temas importantes.

Ellos son: La política nuclear del país tras la catástrofe de Fukushima, luego del terremoto y tsunami de marzo de 2011, y la estabilidad laboral de jóvenes y mujeres, ambos sectores con empleos muy mal pagos y de medio tiempo.

“El PLD definitivamente dará la espalda a las políticas del saliente gobierno de centro-izquierda, que se propuso terminar con la dependencia nuclear de Japón para 2030″, indicó Koichi Nakano, conocido politólogo de la Universidad Sophia, de Tokio.

En declaraciones a la prensa extranjera, Nakano explicó que las compañías de energía, que pusieron la alternativa nuclear en la agenda de desarrollo, apoyaron al PLD.

“El movimiento verde de Japón, que promueve energías limpias en reemplazo de la nuclear, no tuvo éxito”, observó.

“Un régimen más conservador que controla a la gran mayoría de la ‘dieta’ (parlamento bicameral) estigmatizará a los manifestantes contra la energía nuclear tildándolos de radicales peligrosos. Veo que hay más detenciones de activistas”, señaló, refiriéndose al arresto de 16 personas el 16 de septiembre en una gran manifestación contra la energía atómica.

El resultado de las elecciones fue decepcionante para las organizaciones de mujeres que abogaron por un mejor trato para las trabajadoras, quienes actualmente representan 80 por ciento de los empleados de medio tiempo o por contrato, cuidados infantiles y el bienestar de la tercera edad, la gran mayoría mujeres.

La profesora Chizu Arashima, de la Universidad de Kobe Gakuin, opinó que el triunfo electoral del PLD es un retroceso para los derechos de las mujeres y el empleo femenino.

“Como madre de tres hijos me preparo para el retorno de los viejos valores familiares del PLD que promueven la división de género, la que hace que las mujeres se queden en la casa, tengan hijos y dependan de los hombres”, indicó.

Arashima integra el Partido Todo Japón Obachan, una organización femenina de Osaka (la segunda ciudad más grande de Japón) con tres meses de antigüedad.

El grupo se hizo conocido por ayudar a difundir la opinión de las mujeres sobre políticas nacionales y a acortar la brecha de género en el ámbito político.

“Obachan” es un término japonés que quiere decir mujeres de mediana edad, lo que genera la imagen de aquellas que están dispuestas a desafiar a los hombres.

Kyoko Tada, especialista legal y fundadora de la organización, dijo a IPS que el nombre fue elegido a propósito para concentrar la atención sobre un sector de la población decidido a derribar la política tradicional dominada por hombres.

La organización ya tiene más de 1.000 miembros en todo el país, y reúne apoyo por sus posturas alternativas, como su posición contra la guerra, a favor de una comunidad fuerte, contra la energía nuclear y por que la recaudación impositiva se use para la seguridad social y no para programas de obras públicas, señaló.

La organización debe hacer frente a varios obstáculos para superar la disparidad de género en el ámbito político. Solo 38 mujeres, entre 225 candidatos, obtuvieron un escaño en el parlamento en estas elecciones, un gran retroceso respecto de las 54 que lo lograron en 2009.

Japón figuró en el lugar 110 en el último informe sobre brecha de género del Foro Económico Mundial, que clasifica a los países según su situación en materia de equidad en la representación política.

Arashima explicó que el resultado de estas elecciones prueba que las mujeres fueron engañadas con la esperanza de que el PLD iba a mejorar la situación económica y a garantizar la estabilidad de los salarios.

“La falta de debate público para destacar las opciones para las mujeres es una lección clave para las organizaciones. Estamos decididas a hacer frente a estos asuntos”, explicó.

Más info sobre

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa