ocultar/mostrar banner

Mujer

La violencia contra las mujeres como arma estratégica del poder en la guerra social

La violencia contra las mujeres a menudo ha sido utilizada como un arma de guerra, con la intención de castigarlas, humillarlas y deshumanizarlas, pero sobre todo, con la intención de reprimir y destruir por todos los medios posibles el grupo al que pertenecen.

En los conflictos armados, esta violencia ha sido durante mucho tiempo asimilada a un signo de dominación más que a una herramienta de destrucción.

Sabemos también que en tiempos de paz, las violencias contra las mujeres pasan sobre todo por ser actos individuales de hombres violentos, y no por armas de destrucción “estratégicas”.

Y bien, ¿Qué diríais si en la situación de crisis exacerbada que sacude Grecia, la violencia contra las mujeres se estuviera convirtiendo en un arma en manos del poder?

En efecto, en los últimos tiempos, los casos de tal violencia se multiplican en Grecia. Es el ejemplo de cuatro manifestaciones emblemáticas:

La primera y ¿más reciente? ha tenido lugar a principios de noviembre de 2013 ante las cámaras, prácticamente en directo, cuando las fuerzas especiales de la policía griega (MAT), quisieron impedir a dos diputadas entrar en el edificio de la Radiotelevisión Pública (ERT), que acababa de ser ocupado por la policía, y las acorralaron contra el portón de entrada de hierro forjado. Las dos diputadas de la oposición parlamentaria, Zoe Konstandopoulou, de Syriza, y Rachel Makris, del partido ‘Griegos Independientes’, fueron muy maltratadas. Especialmente Zoe Konstandopoulou, que fue conscientemente asfixiada y estuvo a punto de morir, ha demandado a sus agresores por intento de asesinato. Y todo esto, porque las dos diputadas querían simplemente ejercer su derecho constitucional de entrar en la Radiotelevisión Pública para impedir el montaje policial (destrucción de material, etc.) que tenía como objetivo ¿ir contra? la lucha de los trabajadores.

La continuación de este suceso es muy elocuente y viene a confirmar nuestra tesis. Al día siguiente, el gran periódico pro-gubernamental ‘TA NEA’, lanzaba una violenta campaña ultra-sexista contra las dos diputadas, publicando una viñeta en portada que presentaba a las dos diputadas… haciendo striptease bailando en una barra ante un público de clientes masculinos habituales de este tipo de locales (ver viñeta). En la leyenda del “dibujo” se podía leer este supuesto intercambio entre dos clientes: “A la derecha está Raquel y a la izquierda Zoe. ¿Y es que ellas hacen también otra cosa? He oído que también emprenden acciones legales. Pero mejor vamos a preguntar al chico”…

La segunda ha dado lugar a un auténtico linchamiento público, acrecentado por las cadenas de televisión, de mujeres seropositivas, algunas de ellas prostitutas. En plena campaña electoral, dos ministros socialdemócratas, tristemente célebres por su papel en la represión salvaje de las manifestaciones contra la Troika y el desmantelamiento del sistema de Sanidad, animaron a la población a denunciar para detener a las que, según los ministros, “constituyen una bomba de relojería sanitaria”, “contaminan a la sociedad con enfermedades contagiosas” y matan de sida a “los padres de familia griegos”.

La tercera manifestación de esta violencia ha tenido como víctimas a las decenas y decenas de mujeres -¡incluso abuelas!- de los alrededores de Skouries, en el norte de Grecia, que se oponen a la sociedad canadiense Eldorado y su proyecto de extracción de oro de la región. Desde hace meses, las fuerzas especiales de la policía, por órdenes directas de su ministro, hacen de las mujeres de los pueblos de los alrededores el blanco prioritario de una represión feroz y en masa que ya ha desembocado en el encarcelamiento de algunas de ellas y en la acusación por… crímenes de aún más (ver las fotos). No es casualidad que esta campaña de represión sin precedentes enmarcada en la imposición del estado de excepción en una región habitada por pacífica/os campesina/os se pretende -a decir de sus responsables- que sea ejemplar con la intención de prevenir la multiplicación de estos actos de “desobediencia civil”. Y evidentemente, no es casualidad que esta “represión ejemplar” se ejerza prioritariamente contra las mujeres de esta población local a la que ha hecho destruir cueste lo que cueste.

Y la cuarta manifestación, el episodio tristemente célebre del diputado del partido neonazi Kassidiaris, que golpeó “en directo” a dos diputadas de izquierda durante una emisión transmitida durante la campaña electoral de la pasada primavera. Este acto de violencia, en lugar de suscitar la indignación y la reprobación, suscitó por el contrario una gran ola de simpatía popular y contribuyó al éxito electoral de Amanecer Dorado.

¿Qué está pasando?

Pensamos que se trata de un nuevo mal que empieza a aparecer. Esta violencia nos lleva a pensar en las violencias exacerbadas contra las mujeres en las guerras étnicas. La violación de mujeres por parte de hombres del bando contrario muy a menudo debe analizarse no como el efecto de un deseo masculino “incontrolable”, sino como parte de una estrategia de conflicto, de combate, en la que las mujeres representan biológica y simbólicamente la integridad de la etnia o de la nación a combatir. Y que hay que destruir. En nuestro caso, es evidente que no estamos en presencia de  una violencia nacionalista con motivo de una limpieza étnica. Estamos en presencia de un conflicto de una naturaleza diferente, de otra guerra, de una guerra social, ¡de una lucha de clases!

En suma, humillar a las dos diputadas identificándolas con bailarinas de stripteaseno significa solamente que dedicarse a la política es ante todo un derecho de los hombres y no de las mujeres. Significa, más vulgarmente, que el papel que ¿se le deja? a la mujer es ante todo estar siempre disponible para ser ¿follada?, poseída y gobernada por los machos.

Igualmente, lapidar a las mujeres seropositivas, criminalizarlas, satanizar su sexualidad, presentarla como una “amenaza” para la ley y el orden que debe reinar en nuestras sociedades, esta amenaza se parece a la que siempre han representado las “clases” que estos señores llaman desde hace casi dos siglos “peligrosas”. Mismo lenguaje, misma  demonización y misma represión…

Así pues, hacer de la misoginia, el odio contra las mujeres, la violencia contra las mujeres y sus derechos un arma de guerra no debería extrañar en la medida en que todas las políticas de quienes mandan en estos tiempos de la Troika triunfante apuntan también a hacernos volver a los peores momentos del capitalismo más salvaje y bárbaro del siglo XIX. Exactamente a una época durante la cual las mujeres no tenían prácticamente ningún derecho…

El hecho de que asistamos a la puesta en marcha de un auténtico ataque frontal, de una verdadera guerra de dimensiones históricas contra la inmensa mayoría de la/os ciudadana/os  (asalariada/os, pobres, parada/os, pensionistas, jóvenes, “diferentes”, inmigrantes, minorías…) debería explicar esta transformación de la violencia contra las mujeres en una verdadera arma que poder y pudientes utilizan en masa y cada vez más frecuentemente. Como en los casos de violaciones en masa que sirven a los limpiadores étnicos para hundir la moral del pueblo víctima y someterle definitivamente, la violencia contra las mujeres ejercida por poder y pudientes en tiempos de guerra social tiene en la actualidad exactamente los mismos objetivos: hundir la moral, romper el tejido social para someter no solamente a las mujeres -que son evidentemente el primer objetivo- sino a todas las víctimas, hombres incluidos, de sus políticas inhumanas y neoliberales.

Traduccion: Fatima Fafatale

Más info sobre

,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

11 comentarios

  1. [...] Sigue leyendo esta noticia de Periodismo Humano en La violencia contra las mujeres como arma estratégica del poder en la guerra social [...]

  2. Fani

    Fantástico artículo, aunque deja la moral por los suelos, ¿es que las mujeres no tenemos más poder ahora que hace 150 años para evitar este tipo de políticas?

  3. David

    Es muy interesante este artículo pero la violencia se ejerce contra más personas no solo las mujeres. Me gustaría que se publicase en este sitio otros artículos relacionados con la violencia: violencia contra niños, violencia tribal( hay países donde unas tribus odian a otras y se han cometido genocidios como el de Ruanda)…

    • Pepa

      Porque este articulo habla sobre este tema en concreto, si el articulo hablase de la violencia sobre los niños, preguntarías porque no hablan sobre las mujeres?

  4. Igor

    Un articulo unilateral. Parece que en este mundo solo sufren las mujeres, y que todo el mundo esta en contra de ellas. Eso es siembrar el odio entre las mujeres hacia lo hombres, los articulos como este no hacen mas que dividir la sociedad.

    • Pepa

      Simplemente habla de una realidad.

    • Antonella

      Lo que hace que “odiemos a los hombres” es que después de haber leído un artículo como éste y que cada vez que hablemos de casos evidentes se nos quite importancia, como si todo esto que está sucediendo sea producto e nuestra imaginación.
      No es casualidad que siempre que leo cosas reivindicativas que denuncian agresiones hacia mujeres algunos comentarios masculinos, suelen ser negativos y haciendo alusión a esta clase de denuncias como “estrategias femeninas para ponernos en contra de los hombres” ¿Es que acaso eso tendría algún sentido?. ¡Lo único que se pretende con estos artículos es denunciar una situación real!.
      Por supuesto que las mujeres no son las únicas que sufren, desgraciadamente todos sufren en ésta sociedad y unos muchísimo más que otros.
      Pero, éste es un artículo en concreto que habla de una situación en concreto ¿porqué siempre que se denuncia la violencia contra las mujeres aparecen respuestas aludiendo a otros casos como queriendo dejar a un lado el caso de las mujeres? Si estuviésemos hablando de cualquier otro caso de discriminación, de racismo por ejemplo, a nadie se le ocurre responder que hay muchos otros casos más de injusticia como si por ello el caso en cuestión careciese de importancia…
      Con esa actitud se demuestra no ser mas que un producto del sistema que parecen que intentan silenciarnos dando como absurdos nuestras reclamaciones que no exigen nada más que el valor que merecemos como seres humanos que somos. No ODIAMOS A LOS HOMBRES NI QUEREMOS UNA GUERRA DE SEXOS LO QUE QUEREMOS ES IGUALDAD DE DERECHOS Y EL RESPETO MERECEMOS.

  5. Frantic

    David, Igor, por supuesto que en un conflicto armado todo el mundo es víctima de violencia pero sucede que la violencia que sufren las mujeres tiene un plus añadido y es el de la perversa relación dominio-sumisión que hace que estas mujeres sean víctimas incluso dentro de su “círculo amigo”. Este tipo de violencia es siempre invisibilizado por los medios y la intención de este artículo es, simplemente, constatar la evidencia de estos sucesos.

    La publicación de estas noticias no hace que las mujeres odiemos a los hombres; odiamos al sistema patriarcal que lo permite, que no es lo mismo.

    • lau

      no te esfuerces, no entendieron el artículo… o no tienen ganas de entenderlo

  6. [...] La violencia contra las mujeres como arma estratégica del poder en la guerra social por geniusmilenius a periodismohumano.com enviado: ____ La violencia contra las mujeres a menudo ha sido utilizada como un arma de guerra, con la intención de castigarlas, humillarlas y deshumanizarlas, pero sobre todo, con la intención de reprimir y destruir por todos los medios posibles el grupo al que pertenecen. En los conflictos armados, esta violencia ha sido durante mucho tiempo asimilada a un signo de dominación más que a una herramienta de destrucción. etiquetas: violencia de género, arma, poder, guerra social usuarios: 1   anónimos: 0   negativos: 0   compartir: sin comentarios actualidad, sociedad karma: 9 GA_googleFillSlotWithSize("ca-pub-8059464308672801", "link-468×60", 468, 60); [...]

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa