ocultar/mostrar banner

Mujer

Jimena y los castillos en el aire

Jimena Basualto tiene 42 años, vive en un pueblo de 6.000 habitantes y hace dos años decidió cumplir su sueño: construir un restaurante con sus manos, con material reciclado y sin idea de albañilería

De rodillas en el suelo, unta con cemento la parte trasera de unas baldosas marrones. Una a una, las va colocando sobre la pared. “No es muy difícil”, asegura, sin dejar de prestar atención al trabajo que tiene entre manos. “Aprendí a hacerlo observando a un señor que vino a mi casa para arreglar el suelo”. Al cabo de un rato, mira su obra inacabada y añade, “Me gustan los colores vivos; hacen que la vida resulte alegre”.

Jimena Basualto es una mujer de 42 años que vive en Monte Patria, un pueblo de 6.000 habitantes que queda al interior de la cuarta región chilena.  Dejó sus estudios a los 17 años porque, explica, nunca le interesó estudiar. “Pero aprender sí”, aclara. “Siempre me ha gustado demostrarme a mí misma todo lo que soy capaz de hacer”.

Y siguiendo este impulso suyo por aprender y superarse, se embarcó hace dos años en un proyecto de vida “bien ambicioso para alguien que no tiene nociones de construcción”, bromea, divertida. Pero aun sin tener mucha idea de construcción y con pocos recursos, Jimena da alas al primero de sus sueños: ‘Canta Viento’, un restaurante construido únicamente a partir de material reciclado.

“Muchos me decían que lo que yo quería hacer no tenía ni pies ni cabeza. Pero poco a poco fui perdiendo el miedo a que me tomaran por loca y me centré en lograr lo que quería lograr.  Y cuando lo consigues, tomas impulso para hacer cada vez más cosas fuera de lo establecido. Es maravilloso. Una se siente como un niño”. Y mirando hacia el horno recién construido, un cubo de latón cubierto con una mezcla de barro y botellas de vidrio molidas, añade: “Yo sé que la niña que fui nunca se fue. Por eso hago estas cosas, porque no tengo miedo de crear ni de soñar…  igual que un niño”.

Jimena vive con su marido; sus cuatro hijos, de 25, 20, 13 y 8 años; y su nieto, de 2. Todos ellos fueron su gran apoyo a la hora de hacer realidad este proyecto. “Sobre todo Nicole y Bastián, mis hijos mayores”, cuenta. “Sin ellos acompañándome en mi locura no lo hubiera hecho. Bueno, y sin Pascual, mi marido, que ha sido el único ‘banco’ que ha confiado en mí”, bromea.
Así que su restaurante, más que un negocio, es un proyecto de familia. “De hecho”, explica Jimena, “lo que voy a dejar a mis hijos con esto, más que dinero, son lecciones de vida: que hay que tener paciencia para conseguir lo que quieres, que juntos somos capaces de hacer muchas cosas, y que cuando caes tienes que volver a levantarte”. Vuelve a mirar a su alrededor y concluye: “El gran valor de todo esto es que lo hemos hecho nosotros, con nuestras propias manos y en familia. ¡Si hasta las plantas las hemos ido viendo crecer!”.

Y es que Jimena, en lugar de rendirse ante la falta de recursos, echó a volar su imaginación y decidió sacar su sueño adelante de todas formas. Así, comenzó a hacer uso de todo lo que los demás desechaban. Por ejemplo, en lugar de comprar cerámica, utilizó los restos que a las demás personas ya nos les servían y levantó un suelo de mosaico. “Me fui dando cuenta de que los espacios se podían arreglar con pocos recursos; que se pueden utilizar troncos en lugar de cemento, o que unas botellas de plástico llenas de papeles dentro de las paredes sirven de aislante… Hay muchas buenas ideas por el mundo,  lo importante es llevarlas a la práctica”.

La parte más fácil era encontrar los desechos. Chile genera más residuos que cualquier otro país latinoamericano, y muchos de ellos van a parar a los llamados “vertederos clandestinos”, uno de los grandes problemas medioambientales del país. De los más de 250 vertederos que existen en Chile, sólo 77 cuentan con autorización. Y toda esa basura que se va amontonando de manera ilegal, generalmente a orillas de alguna carretera, además de contaminar el lugar, genera problemas sanitarios, a causa de las plagas, e incluso de seguridad, cuando los cimientos de algunas casas llegan a verse afectados por el gas metano que emana de los residuos.
Por eso, con el tiempo, todo aquello que empezó a causa de una escasez de recursos, se fue convirtiendo para Jimena en algo mucho más fuerte y más importante: “Todos contribuimos a destruir el mundo en que vivimos; el reciclaje y la reutilización son una manera de pedirle disculpas por todo el daño causado”.
Deja de untar baldosas y retrocede unos pasos para mirar al baño desde otra perspectiva.  Señala hacia una de las esquinas y habla del lavatorio que va a construir usando  tubos de plástico y un plato. En el jardín, los maceteros que protegen las flores están hechos con neumáticos, y las lámparas que cuelgan del techo de su restaurante son de plástico de botellas. De nuevo vuelve a las baldosas, mientras planea construir un calefón solar. “¿Te das cuenta de la energía que ahorraríamos todos si utilizáramos estos calefones solares?”.

Las ideas no cesan: una plaza con columpios, una torre eólica… Y el más ambicioso de todos: una pérgola de botellas. “Ésa es mi mayor locura”, admite. “Y la quiero únicamente para sentarme en ella y decir ‘esto lo hice yo, junto a mi familia’. Nada más que eso”. Y después de permanecer unos segundos en silencio, concluye: “No hay cosas imposibles, sólo personas incapaces”.
Entonces, vuelve la cabeza hacia las baldosas que está untando con cemento y comienza a tararear un tema de Alberto Cortez. “Se llama ‘Castillos en el aire’. Es mi canción preferida”, explica antes de comenzar a cantar la letra: “Quiso volar igual que las gaviotas, libre en el aire, por el aire libre… Y los demás dijeron ‘¡pobre idiota, no sabe que volar es imposible!’ Pero él alzó sus sueños hacia el cielo y poco a poco fue ganando altura. Y los demás quedaron en el suelo, guardando la cordura…”.

Más info sobre

, ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

8 comentarios

  1. [...] Sigue leyendo esta noticia de Periodismo Humano en Jimena y los castillos en el aire [...]

  2. maricarmen

    Jimena:Eres un ejemplo para el mundo.
    Desde España quiero enviarte toda la energia para seguir luchando por tus ilusiones,intuyo que no te vas a quedar en la creacion de tu restaurante
    Vas a llegar lejos

  3. marcelo rivera

    Señala el dicho, que tras un gran hombre , hay una gran mujer, en este caso, tras una gran mujer, una hermosa familia, felicitaciones ximena por tu convicción y entereza , y felicitar a Isabel por su valioso reportaje

  4. Sara

    ¡qué buen reportaje!! Muy inspirador !!
    Reportajes que valen la pena leer!!

  5. Eusebio

    La pasion en el sin sentido es la fuente de la juventud.Animos

  6. Felipe

    Gracias por tú ejemplo y coraje, Jimena.

  7. Some actually nice along with useful info on this internet site, too I do believe the style and design contains great features.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa