ocultar/mostrar banner

Migración

Sombras en la casa de chocolate

Las reflexiones de un inmigrante antes y después de llegar a España

“Estos blancos… Siempre créeis que nos podéis hablar como si fuéramos niños, como si fuéramos tontos, con esa condescendencia. Como si pudiéramos confiar en vosotros así sin más, a cambio de nada”, nos dice Charli Tido cuando le tratamos de convencer de que este reportaje servirá para que mucha gente quizá cambie algo su forma de ver la inmigración. Ya no cree en todo eso como hace un año, pero es él el que nos ha llamado.

Sus prioridades han cambiado desde la última vez que nos vimos, en Marruecos. Las páginas interiores de los periódicos españoles hablaban entonces de nuevos “asaltos” a la valla de Melilla, “seis o siete en dos semanas”, en los que grupos de 150 o 200 inmigrantes subsaharianos provistos “de palos, piedras y ladrillos” intentaban evitar la carga del Ejército de Marruecos, en primera línea, y de la policía española después. La Delegación del Gobierno en Melilla había establecido el “máximo nivel de alerta”en la frontera.

Comprobar la versión de las notas de prensa te lleva en estos casos por tortuosos caminos de tierra por los montes de Marruecos que salpican los alrededores de Melilla. En los menos de 150 kilómetros que separan las ciudades de Nador y Oujda viven unos 1.500 inmigrantes escondidos entre los árboles de secano y las humedades de las colinas más altas. Y, sin embargo, es casi imposible encontrarse con uno por las calles de los pueblos o las ciudades, donde no son bienvenidos.

El taxista, que no pone problemas para entrar en un poblado marroquí de chabolas, no quiere seguir avanzando por la pista de arena ni un kilómetro más en cuanto intuye que la zona es escondite de inmigrantes. Detiene el coche mucho antes de donde le indicamos en cuanto aparecen las figuras de tres jóvenes negros; “hasta aquí hemos llegado, yo me voy”, dice. No aparenta tener miedo de aquellos hombres sino la angustia de estar haciendo algo que no está permitido.

En esa curva del camino de tierra a las afueras de las afueras, más allá de las chabolas marroquíes, entre la ladera y el riachuelo conocimos a Charli Tido. No se presentó ni quiso ser visto como una víctima sino como un actor político y social. Evitaba las preguntas personales y las transformaba todas en mensajes ambiciosos dirigidos a las autoridades europeas y africanas; negaba cualquier violencia contra la frontera, denunciaba brutalidad policial y pedía ayuda no para sí sino para la asociación clandestina que estaba intentando afianzar, Coup de Coeur, que asiste al goteo incesante de inmigrantes que seguían llegando a los montes después de años caminando desde Mauritania, Senegal, Camerún, Mali, Guinea…

Y aunque quiso que nos sentáramos sobre dos tuberías de cemento abandonadas en el campo para poder hablar con tranquilidad, no pudo hacerlo por mucho tiempo porque la presencia de caras europeas y cámaras de vídeo llamó la atención de varios de sus compañeros de “gueto”, nada de acuerdo con la visita. Charli se jugó algo más que una simple discusión al aceptar primero y defender luego lo veníamos a hacer. “Si hablamos con vosotros, luego viene la policía marroquí a darnos de golpes”, nos espetaron muchos. Y sucedió con nosotros todavía allí.

Tres camionetas de policía tomaron desde tres puntos diferentes la colina y la orilla del río donde acampaban los inmigrantes. Durante aproximadamente media hora, los agentes marroquíes persiguieron inmigrantes con un celo titánico por pendientes inclinadas, entre el barro de la orilla, apostados tras los arbustos más grandes. “Ahora mismo estarán destrozando nuestro campamento y tendremos que buscarnos otro sitio”, nos dice uno que había conseguido esconderse entre las chabolas, donde la población marroquí asiste al espectáculo como la gran atracción de la tarde. Los niños jalean a los policías y corretean cerca de la escena.

Anochece, fin de turno y los gendarmes se llevan en sus ‘lecheras’ un buen cargamento de inmigrantes que tras pasar por comisaría, según el procedimiento habitual, probablemente sean abandonados en la frontera con Argelia, heridos y agotados, desde donde tendrán que andar durante al menos una semana para recuperar el terreno perdido. Y vuelta a empezar.

Un año después suena el teléfono. “Hola, soy Charli. Estoy en Madrid”.

Más info sobre

, ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

17 comentarios

  1. alejandro

    Yo tambien quisiera expresar todo lo que me pasó despues de haberme casado con una boliviana, que venia como turista con 2000 $ prestados para pasar el control en Madrid.Le enseñe todo, para que despues de cinco años me lleve a jucio y pueda sacar aún mas dinero para su pais despues de todo lo que se mandó. Es puro vicio lo que tienen muchos de ellos y no vienes para quedar, vienen para sacar y hacernos sentir culpables de su misera situacíon en su pais. Pero la verdad es que en su pais se tratan peor y lo unico que vale es la mentira.Primero deben aprender a cumplir las cumplir leyes que en su pais no conocen y dejar de criticar a los que le dan pie en un mundo dificil.Gente mala la hay en todo el mundo y buena tambien.

    • Antonio Rull

      Exacto, gente mala y buena hay en todo el mundo, tanto los que vienen a robar como los que expulsamos a los que vienen a vivir, que tienen tanto derecho como nosotros; son seres humanos también, fíjate tú…

      Gran reportaje, que muestra una de las mil caras de los que luchan por tener una vida digna, en medio de una sociedad empeñada en cobrar más y trabajar menos (ejemplo ayer en el Congreso con las votaciones).

    • Pampa

      Estimado Alejandro lamento tu mala experiencia con una inmigrante, imagino que también tendrás alguna mala con español@s… gente mala y buena la hay en todo el mundo, también aquí… puedo enumerarte explotación laboral aquí y allá, violentos de aquí y de allá.
      Soy argentino y tengo la suerte de conocer Bolivia y otros países y me parece de una enorme liviandad tu frase “deben aprender a cumplir las leyes”, acaso cuando prestaron dinero a tu ex-mujer ¿no estabas ayudando a incumplir una Ley?…o para que se lo prestaron entonces…no lo se, entiendo tu enojo, pero un botón no suele valer como muestra cuando hablamos de seres humanos.

    • Lichita

      Alejandro, tus problemas de pareja no son representativo de la situación de los inmigrantes españoles. Si has tenido una mala experiencia sentimental con una boliviana y eso te merece una mala opinión de los compatriotas de tu pareja, a priori me parece que te equivocas. Si has tenido una mala experiencia con una mujer española y crees que el resto son iguales, también me parece que estás equivocado. Pero creo que el reportaje habla de INMIGRACIÓN en mayúsculas.

    • Aliosha

      Hombre, pues entiendo el punto de vista que quieres expresar y me paerece bastante respetable. Pero por otro lado te digo, algo que hemos aprendido bien los mexicanos: No generalizar y sobre todo no hacer juicios a priori sin tener respaldo. Mira a México, cada que pueda escupe de forma compulsa el trato de USA a los migrantes mexicanos…y en la otra cara de la moneda: migfrantes centroamericanos sufrn violaciones, robos y secuestros….y el gobierno mexicano…violaciones a Derechos humanos de migrantes centroamericanos???..que se legalicen entonces.

  2. Agustí

    Maravilloso reportaje

  3. María

    Bienvenu Charli. J’espere de tout coeur que ta situation s’améliore. Bon courage¡¡¡

    Muchas gracias Periodismo Humano, estais haciendo un trabajo increible.

  4. Mar

    Me parece increible que los migrantes en situación irregular no se puedan unir en asociaciones, la participación en la sociedad civil no debería ir sujeta a tu situación administrativa.
    Que poquito hemos avanzado,parece la democracia ateniense donde no eran ciudadanos ni esclavos ni mujeres ni extranjeros…

  5. Pampa

    Muy buen reportaje, invito a leer de paso sobre este tema el libro “Mamadou va a morir”, del cual ya algun@s periodistas han hablado en periodismohumano. E invito a tener memoria sobre todas las cosas…memoria del pasado no tan lejano de España y Europa y a ser conscientes que ningun@ tenemos comprada la silla donde hoy estamos sentad@s y quien sabe si un día no tocará volar, cruzar un “charco”… ¿alguien puede asegurar que no como están las cosas?

  6. [...] Sombras en la casa de chocolate – Las reflexiones de un inmigrante antes y después de llegar a Espa… periodismohumano.com/migracion/sombras-en-la-casa-de-choc…  por tonocano hace 3 segundos [...]

  7. Excelente artículo. Un matiz más de la inmigración. Un fenómeno mundial con muchos puntos de vista.
    Un inmigrante puede ser un senegalés “top manta” “ilegal” y también puede ser mi caso “un mexicano” “trabajando legalmente en puestos de dirección en Madrid”. Al hablar de inmigrantes no es un término despectivo, sino una situación de movimiento geográfico de un individuo. Precisamente ahora hay una ola de migración de españoles a Inglaterra o Alemania para beneficiarse de las virtudes que ahora su país no les puede dar. Idénticamente como pasa en Ecuador o Bolivia que vienen a España. Cada quien debe tener su punto de vista, pero hay que perfilar bien los términos para evitar confusiones. Un saludo a todos. Respecto a las malas experiencias que puedan o no tener ciertos ciudadanos españoles con inmigrantes, opino que son casos muy puntuales y no representan a la mayoría ni un poquito. Un saludo

  8. NathalieLopezA

    Nací en la cuenca del Caribe y tengo 10 años viviendo en España, siempre que voy a mi tierra de vacaciones me preguntan “¿Los españoles son racistas?”.
    …difícil pregunta y complicado argumentario el mío, porque considero que vivo entre 2 mundos.
    Me quedo con el mensaje de Charli: sensibilización a través de los medios de comunicación e información hacia los posibles migrantes en origen.

  9. Javier S. Salcedo

    Magnífico reportaje, Juan Luis. Hacen falta muchos como este para que todos nos demos cuenta de una vez de quiénes son los inmigrantes. Enhorabuena y gracias.

  10. Ciro

    Hola amigo!
    En realidad se podrìan decir muchas cosas respecto a todo esto pero yo al parecer te voy a decir sobre el Gobierno de Marruecos y el Gobierno de España, debes comprender que tenemos que hacer una vida mas proxima a la Paz, evidentemente si conoces el Coràn, sabes por tanto que toda la MIERDA procede de ellos, ìdolos y mercaderes en busca de un favor del pobre, siguiendo que encima de ello limitaciones las que ponen y ellos, con sus cosas de politicia y afianzamiento a politicos por parte de mercaderes pues te tienen a tì en Marruecos si es que por allà estas sin poder hacer lo que quieras y asì todo igual. De cualquier modo con permiso del Señor ya he dejado a la tribu Angad en Marruecos, ciudad de Oujda una enorme noticia, ella, mejor traigan la Cabeza de Moadmeh VI bièn cortada y no falle pues ese y por ese es la culpa de todo esto. Quien te habla el Angel Gabriel que te anima dejes esta noticia a todo Marruecos, le espera un duro castigo a ese sì por haber desmentido a Abrahán, y asì le he llamado varias veces a hacer las cosas que debe hacer y no las hizo por eso mira amigo aquella gran tormenta de 2009 por Nador que Nosotros mismos la hemos traìdo y ese miserable que hace las oraciones por televisiòn por ser visto de los demàs. ¡Ay de ese! Y asì encima escuchò al Saytan y se pone a matar musulmanes en el Sahara, creyendose es suyo, cuando no es suyo y mejor le corten los Angad la cabeza y la traigan a España. No sea que pida algo peor para Marruecos por su culpa. Amèn.

  11. Muchos Matices

    Excelente reportaje, sí, pero yo matizaría un poco. Desde luego, no todos los que venimos de fuera tenemos la misma experiencia y motivaciones (mis razones son más personales que económicas). Me importa sin embargo resaltar 2 cuestiones: la primera, esa idealización que tienen los africanos de Occidente y la jerarquización respectiva. Que la tenemos todos, inconscientemente, porque culturalmente es así, pero que en ellos se ve en estado puro. “España no es lo mismo que EEUU o Francia”, dice. Y es verdad, pero yo me pregunto si en EEUU o en Francia él hubiera permanecido sin papeles más de un año (o todos los que le esperan). En esos países incluso la solidaridad está penalizada, cosa que en España, por una razón cultural, difícilmente va a suceder. En los países latinos el racismo es más “visceral” que ideológico, pero en el fondo lo que nunca falta es corazón. Espero (no) equivocarme.
    También es verdad que los medios en África, y ante la desesperación que supone la pobreza, el hambre, la falta de oportunidades (desesperación que me ha rodeado en una América Latina que va a medio camino), venden una única solución: el Eldorado del exilio. Que no siempre es un camino de rosas, como lo pintan, pero que probablemente en el mediano plazo, y en la medida en que en el país de orígen no se realicen reformas estructurales en cuanto al servicio público, los derechos fundamentales, la seguridad, la paz, el comercio, siempre saldrá ganando el que se va de su país, tarde o temprano siempre estará mejor aquí que allá. Eso sí, más allá de las vallas formales de la inmigración, intentar adaptarse y comprender a la sociedad en la que vive, no escupir al cielo, ser agradecidos, cumplir mientras pueda todas sus obligaciones, respetar los derechos fundamentales, aceptar algunas cosas que en sus países de origen son inaceptables (por ejemplo, los derechos GLBT o las cuestiones de género) y no imponerlas, que ha costado mucha sangre establecer todo ello. Si no, o volver a su país o buscar un país afín a sus creencias, así como yo busqué uno similar a las que mamé culturalmente desde siempre.

    Y finalmente quería resaltar, con mucha pena y vergüenza ajena, la posición del señor mayor que fue emigrante. La desfachatez de la vaca que no se acuerda cuando fue ternera. Ese cinismo sí que no conoce fronteras y lo puedes ver en todas partes. Pero felízmente no todos piensan así.

    En cualquier caso, la mejor de las suertes para Charli.

  12. Excelente artículo. Me parece una gran labor periodística que todo el mundo debería saber, y que por desgracia los medios convencionales rara vez publicarán. Necesitamos un poquito más de cultura en todos y cada uno de los rincones de este planeta. Los que critiquen todo esto, a lo mejor el día de mañana estarán emigrando a Reino Unido o Alemania como tantos otros que ya se fueron por la crisis española. Y yo como emigrante en Reino Unido, aseguro que son difíciles los comienzos, sobretodo cuando no tienes mucho dinero o un trabajo de alto prestigio. Como véis, esto es una cosa que ocurre en cualquier sitio, y a mucha gente se le olvida que al fin y al cabo somos humanos, y no nacionalidades.

  13. Por cierto, como crítica constructuva, diría que el vídeo se podría mejorar en cuestión de iluminación sobretodo. Aunque lo realmente dificil, que habéis conseguido con creces, es el propio contenido.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa