Migración

La Justicia europea evita la deportación de saharauis a Marruecos

El Tribunal de Estrasburgo evita que España devuelva a Marruecos a un grupo de saharauis

Habían pedido asilo cuando llegaron en patera pero sus solicitudes fueron denegadas

El tribunal europeo ya intercedió por otros 17 saharauis hace dos meses

Rueda de prensa de ayer en la que participaron los abogados de los saharauis.

El 31 de enero llegó una patera a las costas de Lanzarote, en ella viajaban 16 saharuis que pidieron asilo en España. Según sus testimonios, huían de la represión marroquí y denunciaban torturas y vejaciones por haber participado en Gdeim Izik, el campamento protesta que fue desmantelado por las autoridades marroquíes en noviembre del año pasado. “Hubo gente que defendió el campamento y eso tiene sus consecuencias. Ahora se ven obligados a huir. No hay más que ver lo que cuentan los que han estado en la cárcel después de Gdeim Izik. En las cárceles marroquíes se producen torturas constantes, incomunicación y maltrato”, afirma Cristina Martínez, abogada.

Sin haber sido estudiadas, todas sus solicitudes fueron denegadas por el Gobierno español, al que los letrados de los saharauis acusan de “complicidad” con el Gobierno marroquí. Ante la negativa de Interior, presentaron un recurso en la Audiencia Nacional y los abogados solicitaron también que no se expulsara a ninguno hasta que no se resolvieran sus peticiones, pero la Audiencia no aceptó este último punto. “Los argumentos son tan peregrinos como que no se aportan pruebas de las torturas o secuestros”, dice Ignacio Sáez, abogado. Y pone como ejemplo los informes de Human Rights Watch, Amnistía Internacional y la Fundación Robert F.Kennedy, que denuncian vulneraciones de derechos humanos de la población saharaui. “El Ministerio del Interior y la Audiencia Nacional necesitan un certificado de tortura, y no ven motivo de alarma ni temor a que la devolución al Aiún pueda suponer un riesgo para los solicitantes”, dice Sáez.

Aunque la Audiencia no se ha pronunciado todavía sobre si España ha de otorgarles o no el estatuto de refugiados, ya han sido expulsados 5 o 6 saharauis, según los abogados. “No hay datos oficiales. Los han expulsado y no se ha comunicado a los abogados. Nos hemos enterado por sus familias que nos han llamado desde allí para avisarnos de que estaban en comisaría”, asegura Cristina Martínez. Los deportados fueron puestos a disposición de las autoridades al llegar a Marruecos. “Los devolvieron a los mismos a los que han denunciado en España”, afirma Mila Beramendi, también abogada. El miércoles pasado, los que quedaban en Canarias estaban sentados avión a punto de despegar del aeropuerto de Fuerteventura con destino a Marruecos cuando la policía paralizó su expulsión gracias a una resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (DDHH) de Estrasburgo, al que habían recurrido sus abogados 24 horas antes, en el que recomendaba a España que no los deportara “durante el tiempo del procedimiento”, dice el documento. Ahora están en Canarias, siendo atendidos por la Cruz Roja pero sin ninguna documentación provisional que le permita estar en España, por lo que “podrían abrirle un expediente de expulsión en cualquier momento si la Policía los para por la calle”, recuerda Beramendi.

No es la primera vez que ocurre. Hace dos meses, el mismo tribunal europeo impidió la deportación de 17 de los 22 saharauis que llegaron a las costas de Fuerteventura el pasado 5 de enero y a los que también se les había denegado la solicitud de asilo (a los otros cinco se les admitió a trámite su caso). Aunque el Gobierno ha actuado dentro de la legalidad, los abogados denuncian que se ha acelerado el protocolo normal de devolución para no darles tiempo a apelar al tribunal europeo. “Sabían que íbamos a recurrir a Tribunal de Estrasburgo como ya hicimos en la primera patera y se han dado prisa para que no tuviésemos tiempo”, aclara la abogada.

Aseguran que el Ministerio del Interior está denegando “sistemáticamente” todas las solicitudes de saharauis. “El Gobierno se niega a estudiarlas en profundidad a pesar de los informes de ACNUR (la Agencia de la ONU para los Refugiados) que recomiendan este estudio”, afirma Ignacio Sáez. Temen además que esta tendencia siga y que se denieguen las solicitudes de los 41 saharauis internados en el Centro de Internamiento de Extranjeros de El Matorral (Fuerteventura), que llegaron hace unos días en una tercera patera y que también piden asilo.

La resolución del Tribunal Europeo de Estrasburgo se ha pronunciado a favor de todos los que iban en la patera, tanto de los que fueron expulsados como los que hoy están esperando en Canarias que se resuelva su situación. “Ahora queremos que el Gobierno español se haga cargo de los que han sido deportados y los vuelva a traer a España“, afirma Mila Beramendi. Y van más allá, “responsabilizamos de lo que pueda sucederles, a los solicitantes de asilo, al Gobierno español y a los jueces españoles ante el riesgo grave e inminente que puede correr la vida e integridad de los saharauis expulsados”, denuncian los abogados.

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie