ocultar/mostrar banner

lafoto

Grecia: segundo infierno para inmigrantes y refugiados

Tras arriesgar su vida para llegar a Europa, miles de personas viven una segunda pesadilla en territorio griego, donde son víctimas de una política migratoria basada en las detenciones, la criminalización de los recién llegados y la falta de derechos para los asilados.

ACTUALIZACIÓN. El nuevo gobierno griego, de Syriza, cerrará los campos de detención.

Actualización 14 de febrero 2015

Grecia se compromete a acabar con los centros de detención de inmigrantes

El nuevo Gobierno de Grecia se comprometió hoy a acabar con los centros de detención para inmigrantes que han sido muy criticados y definidos por los grupos en defensa de los Derechos Humanos como inhumanos.

Un paquistaní murió durante la noche en el centro de detención de Amygdaleza, en el oeste de Atenas, en lo que parece ser un suicidio.


El campo está financiado por la Unión Europea

“Los centros de detención, hemos acabado con ellos”, dijo el viceministro del Interior Yannis Panousis, encargado de las cuestiones sobre protección civil y orden público, ante periodistas cuando visitó el centro.

Imagen de previsualización de YouTube

“Estoy aquí para expresar mi vergüenza, no como ministro sino como ser humano”, dijo. “No pude creer lo que estaba viendo. De verdad que no me lo pude creer. Esto tiene que cambiar y tiene que cambiar inmediatamente”, agregó.

Reportaje original 23 de Enero 2015:
Grecia: segundo infierno para inmigrantes y refugiados

Huelga de hambre de refugiados sirios en Atenas. (Fotografías de Aitor Sáez)

“¿Para qué quiero asilo en Grecia si no me van a dar ningún derecho? Ellos me han robado mi vida, a mí y a todos los que estamos en esta plaza. Todos hemos arriesgado nuestras vidas para venir aquí y ahora nos tratan como animales. Ese perro de ahí tiene más derechos que yo”. Muhammad Khaled es uno de los 200 sirios que mantuvo una larga huelga de hambre en frente del parlamento griego hasta que fueron desalojados. Las decenas de refugiados de la protesta son tan sólo la punta del iceberg de un problema que las propias Naciones Unidas han calificado de crisis humanitaria.

Huelga de hambre de refugiados sirios en Atenas.

Con la creación del nuevo Servicio de Asilo, en junio de 2013, el porcentaje de reconocimiento del estatus de refugiado ha pasado de menos del 1% al 14% en un año. No obstante, la mayor parte de aceptaciones son para solicitantes provenientes de Siria, una nacionalidad especialmente protegida. Según explica Khaled, ser asilado en Grecia es papel mojado, porque el estado no garantiza ningún derecho, como el permiso de trabajo, vivienda, seguro médico o curso de idioma. “Es imposible quedarse aquí. Escapamos de una guerra para meternos en un infierno. En Grecia te dan un papel y te dejan en la calle sin nada, ni siquiera con el derecho de marcharte”.

Acorde con la Regulación de Dublín III, una vez los recién llegados son registrados en un país de la Unión Europea no pueden pedir asilo en otro país miembro. Para ello, la UE puso en marcha un sistema centralizado de huellas dactilar, el Eurodac. Debido al desbordamiento del sistema de asilo griego, en la práctica, los países europeos han dejado de enviar a los inmigrantes de nuevo a Grecia y desde hace un año son deportados directamente a su país de origen.

Huelga de hambre de refugiados sirios en Atenas.

Khaled pagó unos 6.000 euros por viajar con su familia desde Turquía hasta alguna isla griega. En la lancha para siete iban 26, entre ellos mujeres y niños. En el suelo se amontonaban hasta tres personas, que gritaban a cada tanto para indicar que estaban vivas. El trayecto duró tres horas, “las peores tres horas de mi vida”, asegura Khaled. Una vez cerca de tierra la guarda costera los recogió y los detuvo. Tras pasar 14 días en una cárcel de Samos fueron trasladados a Atenas para iniciar la tramitación del asilo.

Muchos de los 500,000 inmigrantes irregulares en Grecia tenían la intención de llegar a otro país europeo, como Alemania o Suecia, pero sus caminos se han visto trabados por una agresiva política interna de aprehensión y criminalización. En el último año y medio la Nueva Oficina de Asilo ha mejorado la recepción de los recién llegados y ha aumentado el número de aprobaciones, sobre todo debido a la llegada masiva de sirios.

Centro de detención de inmigrantes en Corinthos.

Sin embargo, el gobierno griego también ha reforzado la detención como pilar de su política migratoria. Entre otras medidas, se han aumentado de 6.000 a 7.500 las plazas en centros de detención, así como el número de las patrullas ‘Xenios Zeus’, dedicadas a la caza de inmigrantes irregulares.

Por ejemplo, Trésor Bomenga, fue detenido en la puerta de Caritas mientras esperaba para recibir comida. Pasó 19 meses en el centro de detención de Corinthos, con capacidad para 1.600 personas. “En una habitación de 12 metros cuadrados éramos cinco personas, algunos dormían en el suelo por falta de camas”, cuenta Trésor. “Los agentes nos trataban muy mal y a menudo veía como golpeaban a alguno de mis compañeros. Al final conseguían lo que querían: aterrorizarnos. Una vez por semana nos levantábamos y había alguien subido al tejado con la amenaza de tirarse. Cuando lograban bajarlo lo trasladaban a otro centro”, cuenta Trésor. “Cuando alguno de nosotros intentaba suicidarse castigaban al resto sirviendo menos cantidad de arroz o acortando las cuatro horas al día para salir al patio”. Trésor Bomenga aterrizó en Grecia en 2011 con la idea de llegar a Francia y trabajar como técnico en Telecomunicaciones, profesión de la que se había graduado en Senegal, su país de origen.

Centro de Cáritas en Atenas

Tras iniciar el proceso de asilo, como única alternativa para su puesta en libertad, ahora trabaja como voluntario para Caritas a la espera de agotar el proceso de petición de asilo, un trámite que en ocasiones puede alcanzar los cinco años. Una vez al mes Trésor visita a su amigo Diop, un senegalés que conoció dentro de la cárcel. En los dos minutos que dura la visita, tan sólo tiene tiempo para darle la bolsa con zapatos y galletas, y preguntar si todo está bien. El agente de turno se apresura para sacarlo del pasillo del pabellón D-2.7, donde Trésor vio como se le escapaba su sueño europeo.

Muchas de las detenciones incumplen con frecuencia la legalidad e incluso los Derechos Humanos. La abogada y miembro de la Fundación Helénica para Política Europea y Exterior (ELIAMEP), Danai Angeli, asegura que se producen detenciones de hasta cuatro o cinco meses en comisarías de policía, pensadas para retenciones de un par de días. “Las salas están bajo suelo, sin ventilación ni luz. Es como un zulo. Eso es una evidente violación de los Derechos Humanos”.

Por otro lado, en numerosas ocasiones las detenciones exceden el plazo máximo de 18 meses establecido por el Consejo Legal del Estado. Actualmente, hay más de 450 personas detenidas de forma indefinida, acorde con los datos recopilados por el Forum Griego de Refugiados. Danai Angeli recuerda que los inmigrantes detenidos en situación irregular no son criminales, tan sólo han cometido un delito administrativo y deberían ser tratados acorde con la legalidad para esos casos.

Durante su etapa como asesora legal en la nueva Oficina de Asilo, Angeli pudo corroborar enormes deficiencias en el funcionamiento del recién estrenado servicio, como la falta de intérpretes. “A veces teníamos que recurrir a voluntarios como traductores para visitar a los inmigrantes y llevar a cabo nuestro trabajo. Así no se podía agilizar nada”, explica Angeli. En el primer año tras su puesta en marcha, el servicio ya ha suprimido nueve de los 19 comités de apelación de los que disponía en un inicio.

Centro de menores.

Danai Angeli considera que el ejecutivo heleno todavía emplea la detención como principal política migratoria, sin tener en cuenta la gravedad humana del fenómeno. Un ejemplo de las prioridades del gobierno son los 28 millones de euros anuales invertidos en la detención de 5.000 personas; o los 10,5 millones por año para mantener Amygdaleza, el mayor centro de detención del país. Según Angeli, estas medidas suponen un riesgo no sólo social, sino también financiero, y apunta que existe el marco legal apropiado para respetar los derechos fundamentales, pero de facto las medidas no se ajustan a la legalidad.

En un informe de Naciones Unidas sobre el estado de la inmigración en Grecia, el propio organismo sugiere que “la práctica generalizada de detenciones administrativas así como la duración de las detenciones tienen que ser revisadas”. En cuanto a la implementación del nuevo servicio de asilo, el documento denuncia que “existen obstáculos que limitan el progreso en la examinación de solicitudes acumuladas, debido a notificaciones ineficientes, errores o solicitudes incompletas, lo que causa problemas en la renovación de tarjetas de asilo y dificulta la aplicación de los derechos como asilado”.

El complicado acceso al sistema de asilo y las precarias condiciones en los campos de internamiento hace que muchos refugiados opten por vivir en la marginalidad. Es el caso de decenas de jóvenes afganos que prefieren vagabundear en las calles antes que meterse en un centro de menores.

Centro de menores.

Gholamreza Jooya, 21, llegó en barco desde Turquía hasta la isla de Mitilini, donde estuvo detenido dos noches. Tras ser puesto en libertad pasó dos semanas ‘sin techo’ en Atenas. “Dormíamos en Alexandra Park y nos movíamos siempre en grupo para evitar ataques racistas. Ir juntos nos permitía también escaparnos con facilidad cuando nos cruzábamos con la polícia, porque cada uno corría en una dirección. A mí me detuvieron dos veces, pero me dejaron ir”, relata Gholamreza, que ahora se esconde en una fábrica abandonada de Patras.

Fábrica abandonada en Patras

En los polígonos en frente del puerto de Patras unos 50 afganos de entre 14 y 25 años esperan la ocasión para colarse debajo de los camiones que embarcan hacia Italia. Durante el día se pasan las horas dando vueltas y por la noche se encaraman a las vallas del muelle para aprovechar cualquier despiste de los miembros de seguridad. “Yo ya llevo 50 días, pero otros, dos o tres meses. Cada vez está más difícil”, afirma Gholamreza, que abandonó Irán porque al ser afgano no tenía derecho a estudiar en la universidad y quería hacer una carrera en Física tras acabar la educación secundaria.

Puerto de Patras

Los jóvenes cocinan algo de pasta que una organización local les trae, pero su mayor preocupación son los comando, como llaman a la Policía griega. “Suelen venir dos veces por semana, entre las dos y las cinco de la madrugada. Algunos huimos y otros nos escondemos, depende donde durmamos esa noche”. Hace dos semanas uno de ellos murió al desplomarse el techo por donde corría para escapar de los agentes.

Fábrica abandonada en Patras.

Si alguno de los muchachos es detenido le toca pagar el trabajo de la patrulla de turno. Tal y como cuenta Mahdi Rezai, 16, una de las veces que lo llevaron a comisaría lo tuvieron arrodillado mientras le pateaban los costados hasta quedarse sin respiración. Luego le golpearon en la cabeza. Durante la paliza los agentes soltaban insultos en persa. “¿Por qué aprenden persa sólo para insultarnos? Prefería estar en Turquía”, se lamenta Mahdi.

Fábrica abandonada en Patras.

Una de las noches a la policía le dio por romper los pocos cristales que quedaban en las ventanas de la fábrica. En una de las salas, los refugiados afganos habían colocado una bandera y la utilizaban como mezquita, donde se reunían dos veces al día para rezar. Ahora, sin embargo, el suelo estaba demasiado sucio y según el Islam solamente se puede rezar en un sitio limpio. Mahdi asegura que otro de los problemas por la noche son las ratas y los espíritus. “En este edificio hay fantasmas y no nos dejan dormir”. La inocencia con la que describen su situación es un claro indicativo de su corta edad, apenas adolescentes, y posiblemente sea eso lo único que les mantiene animados.

Otro de los jóvenes, Asad Hassani, huyó de Afganistán por miedo a posibles represalias tras haber trabajado como traductor para el ejército americano. “Cuando Estados Unidos se fue sólo dejaron problemas. A todos los que colaboramos con ellos nos decían que habíamos comido cerdo, que no éramos musulmanes, y que nos iban a matar. Los talibanes capturaron a varios de mis compañeros en el trayecto hasta Kabul y los asesinaron”. Asad cobraba 600 euros al mes y ahorró lo suficiente para huir del país. “Pagué 2.000 euros en la frontera de Irán, 1.000 en Turquía y 1.500 por el barco hasta Grecia. La semana pasada quedé con un camionero para que me entrara en el barco y le di 1.000 euros, pero no apareció”, cuenta Asad.

Fábrica abandonada en Patras.

Como él, Mahdi, Gholamreza y Khaled, desde que en 2013 se levantara una valla de 12 km a lo largo de la frontera entre Grecia y Turquía, la mayoría de inmigrantes se han visto obligados a alcanzar territorio griego por mar. Según la guardia costera, en los seis primeros meses de 2014 hasta 25.000 personas intentaron llegar en barco, el doble que en el mismo periodo del año anterior.

Para ello el gobierno heleno, respaldado con fondos comunitarios, ha aumentado la vigilancia en las costas con la presencia del Frontex, la agencia europea para la protección de las fronteras; pero a diferencia de Italia, no ha extremado las medidas de seguridad para evitar muertes innecesarias. En enero de 2014, por ejemplo, una lancha guardacostas arrolló una pequeña embarcación con 25 inmigrantes, causando 12 víctimas mortales. Amnistía Internacional denunció la muerte de 208 personas en el mar Egeo entre agosto de 2012 y mayo de 2014. Otra de las prácticas habituales de la policía marítima son las devoluciones en caliente, tal y como ha señalado repetidas veces la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Fábrica abandonada en Patras.

En definitiva, Grecia mantiene una política migratoria basada en el miedo, con el objetivo de lograr el regreso voluntario de los inmigrantes a su país, una postura que la Unión Europea respalda ampliamente. Entre 2008 y 2013, sea por medio de la Comisión Europea -386 millones de euros- o por fondos privados, los países europeos financiaron tres cuartas partes de los costes de las medidas anti-migración en Grecia. Entre los fondos europeos, 130 millones se destinaron a retorno (Frontex, centros de detención, policía) y tan sólo 56 millones para acogida (campos de refugiados, derechos de asilados).

La mejora de las condiciones de vida de los recién llegados y la garantía de sus derechos fundamentales pasa por la ampliación del número de campos abiertos o semi-abiertos, que ahora disponen de 1.000 plazas —con la promesa del gobierno de aumentar la capacidad hasta 2.000. Otra de las reclamaciones más urgentes por parte de las ONGs es la creación de centros de primera recepción, donde los inmigrantes puedan recibir asistencia legal antes de ser detenidos. Eso facilitaría la tramitación de las solicitudes de asilo y ofrecería garantías legales a los solicitantes, así como una mayor sensación de protección en territorio griego. En última instancia, según las organizaciones y el propio gobierno griego, los países de la UE deberían asumir un mayor compromiso, no sólo económico sino también social, y modificar el actual Reglamento de Dublín, con el objetivo de normalizar el flujo migratorio y evitar poner en riesgo la vida de aquellos que intentan cruzar hasta el norte de Europa.

Centro de Cáritas

Mientras, los miles de inmigrantes que llegan al país heleno viven al margen de la sociedad. Khaled huye de una guerra y quiere un lugar donde sus hijos puedan crecer en paz. Trésor escapó de la violencia en el Congo para trabajar en Francia, y Gholamreza abandonó Afganistán para poder seguir sus estudios. Unos están ahora en pisos de Atenas y otros en fábricas de Patras: todos con el propósito de ser invisibles. La única esperanza que les queda es pensar que Grecia no es Europa, y así seguir soñando.

________________________________

Más información sobre Grecia en Periodismo Humano:

Manifestación antineonazismo (J.E. /Delo)

El colapso del Estado, el auge del neonazismo

17.12.2012 ·  · Fotos: Jure Erzen · (Grecia)

Hablamos con ciudadanos, periodistas, políticos y activistas sobre lo que está pasando en Grecia donde muchos opinan que este país es el principal laboratorio de las instituciones financieras internacionales. Otros, como el partido neonazi Amanecer Dorado y el 60% de los policías que le apoyan según las últimas encuestas, que toda la culpa la tienen el sistema político actual, los banqueros y los inmigrantes.

Leer más
Un hombre recoge pan de un cubo de la basura en la ciudad portuaria de Thessaloniki en enero de 2012(AP Photo/Nikolas Giakoumidis)

“Sacrificar a Grecia es un suicidio para la UE”

03.07.2012 ·  · Traducción: Blanca G. Bertolaza · (Atenas)

“Si Grecia cae y se ve sometida a las demandas del capital global, habrá emergido en las filas de la Unión Europea un precedente que desmantela la soberanía de la unión como proyecto político”, dice Statis Gourgouris, uno de los expertos consultados en este artículo.

Leer más
Un manifestante encara a integrantes de la policía antidisturbios durante los enfrentamientos tras una protesta en el exterior del parlamento griego en Atenas, Grecia, el domingo 12 de febrero de 2012. (Foto AP:Thanassis Stavrakis)

Grecia: el fin de Europa

08.05.2012 ·  · (Atenas)

Grecia está siendo transformado en un clásico país tercermundista. El desempleo entre los jóvenes ha llegado al 50 por ciento. El salario mínimo mensual bajó de 800 a 568 euros. Uno de cada once residentes de Atenas tiene que acudir a los comedores públicos de las ONG. “Somos las primeras víctimas de la guerra mundial financiera (…) La única pregunta es quén será el siguiente”, vaticina Yannis Michalopoulos, propietario de una tienda de muebles.

Leer más
(AP Photo)

“Es un experimento brutal, cuánto puede vivir una sociedad sin salarios y sin justicia social”

20.04.2012 ·  · (Atenas) · Traducción Blanca G. Bertolaza

Recordamos nuestra entrevista con Alexis Tsipras, líder de SYRIZA, sobre lo que considera un experimento de “nueva economía” en Atenas, donde ya se puede ver y sentir cómo el Tercer Mundo entra rápida e irreversiblemente en Europa.

Leer más

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

5 comentarios

  1. SI NO ES EN GRECIA,….¿DONDE EMPIEZA EUROPA?, preguntaría un inmigrante recién llegado, tras un viaje de dios sabe cuantos días, cuantas penurias, de él y su familia (con sus hijos pequeños y tal vez incluso sus ancianos padres.); y se lo preguntaría a otro inmigrante que lleva tiempo a la espera, con una cara de desconcierto, como queriendo decir, yo también creía que Europa empezaba en Grecia, cuna de Sócrates, Platón y Aristóteles, que hicieron pensar al hombre; donde se escribió La Iliada y La Odisea, donde nació el Teatro, … donde el Hombre estableció la democracia, donde nació la dignidad humana….. No es ya no es Europa, ni estamos hablando de la humanidad.

  2. [...] Grecia: segundo infierno para inmigrantes y refugiados – periodismohumano. Share this:TwitterFacebookGoogleMe gusta:Me gusta Cargando… [...]

  3. [...] para ‘dar caza a los ilegales que entran por mar’ Según señala el diario digital Periodismo Humano ‘Un ejemplo de las prioridades del gobierno son los 28 millones de euros anuales invertidos [...]

  4. [...]  Aitor Sáez | Periodismo Humano [...]

  5. Que sentirian digo al ver como sus descendientes cometen los mismos desmanes, las mismas tropelias,asesinatos,robos,bombardeos,genocidio en guetos

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

-->