lafoto

Quince años después, Europa sigue bajo la sombrilla

Hoy hace 15 años que Javier Bauluz tomó esta fotografía en Tarifa, Cádiz, España, año 2000.

 

(c)Javier Bauluz

.

Entrevista con Javier Bauluz: “Esta fotografía está tomada en Tarifa, en la playa de los Alemanes, a primeros de septiembre del año 2000. Me pasé 40 días y 40 noches cubriendo aquella historia porque las únicas imágenes que se estaban dando eran las del barco de salvamento recogiendo algunas pateras en el estrecho y luego cuando los llevaban [a los inmigrantes] al puerto de Tarifa.

Pero esa no era la realidad. La realidad era que llegaban a la costa de noche o al amanecer y en pésimas condiciones. No había ninguna clase de ayuda humanitaria para esos náufragos, solo la Guardia Civil, que los detenía y los tenía unas horas sin atención médica.

Es parecido a lo que está pasando ahora con miles de inmigrantes y refugiados que intentan llegar a de Europa. En ese momento la puerta [de entrada a Europa] era el estrecho de Gibraltar, que son 14 kilómetros. Cruzaban desde Marruecos en pateras y en zódiacs; venían 24 personas o más, hacinadas como sardinas” …..

Sigue leyendo la entrevista a Javier Bauluz en Que Sabes De

_____________________

Llamado por la muerte. Por José Saramago

Click para ver imagen ampliada.

 

Más información sobre la fotografía y su contexto en la hemeroteca del Magazine de La Vanguardia

Una madre con su hijo asustado pide a un policía macedonio que deje pasar a su marido del cuál le han separado al intentar cruzar la frontera. (c) Javier Bauluz

Hace unos días Javier Bauluz tomó esta otra fotografía en la frontera de Grecia con Macedonia. Actualmente está recorriendo el camino acompañando a los refugiados en su éxodo actual, desde la llegada de pateras a la isla de Kos en Grecia y través de Macedonia, Serbia y Hungría.

 ________________________________________

¿Cómo es posible? Por Bostjan Videmsek

¿Qué hacer con la indignación por la violencia ejercida contra los refugiados? Por Patricia Simón 

 

 

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie