En conflicto

Siria: Tres años de crisis humanitaria sin precedentes

Más de 130.000 personas han muerto y más de 9 millones necesitan ayuda humanitaria.

Para visibilizar esta situación, grupos y organizaciones sirias, ONG internacionales, ex líderes mundiales y personalidades de distintos ámbitos llevan a cabo vigilias en más de 30 países, entre los que se encuentra España.

Vigilia en la plaza Reina Sofía de Madrid

Se cumplen 3 años del inicio de las protestas en Siria. Unas protestas que han derivado en un conflicto armado y una crisis humanitaria sin precedentes. Según datos de Naciones Unidas, a finales de 2013 más de 130.000 personas habían perdido la vida, mientras que las personas refugiadas eran más 2,3 millones y más de 6,5 millones los desplazados internos.

Amnistía Internacional, junto a varias organizaciones españolas, como Alianza por la Solidaridad, Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) o la Federación internacional de los derechos humanos (FIDH), entre otras, se han adherido a la campaña mundial #withSyria que pide a los líderes mundiales redoblar los esfuerzos para que la población siria no viva un año más en medio del sufrimiento y el derramamiento de sangre.

Para visibilizar esta situación grupos y organizaciones sirias, ONG internacionales, ex líderes mundiales y personalidades de distintos ámbitos han llevado a cabo vigilias en más de 30 países transformando lugares emblemáticos en símbolos de esperanza; desde la Torre Eiffel (París) hasta el campamento de refugiados de Za’atari (Jordania), desde Trafalgar Square (Londres) hasta el campamento de Dadaab (Kenia). Incluso el artista callejero Banksy ha donado el uso de su icónica imagen de la niña con globos para la campaña.

En Madrid la vigilia ha tenido lugar en la Plaza Museo Reina Sofía, y en ella, ciudadanos y miembros de distintas organizaciones de ayuda humanitaria y de defensa de los derechos humanos han mostrado su rechazo a lo que está sucediendo en Siria.“Exigimos a los gobiernos de todo el mundo que se aplique la resolución de la ONU en cuanto a que la población siria pueda tener acceso a la ayuda humanitaria. Esto es lo más urgente. Otras reivindicaciones son: que cesen los bombardeos a las poblaciones civiles, que cesen los crímenes de guerra y de lesa humanidad y que la situación de Siria se remita al Tribunal Penal Internacional”, ha comentado Reinhard Lamnsfuss, portavoz de Amnistía Internacional en asuntos relacionados con Oriente Medio y norte de África.

Para Amnistía Internacional una de las medidas más urgentes es conseguir un control efectivo de armas y asegurarse de que éstas, no se utilizan para cometer violaciones graves de derechos humanos. Amnistía Internacional cree que es necesario que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) remita la situación de Siria al fiscal del Tribunal Penal Internacional, para que todas las partes rindan cuentas de sus actos y ordene la congelación de activos del presidente Bashar Al-Asad y sus colaboradores cercanos al Gobierno, y que tanto las fuerzas de seguridad, como los grupos armados de oposición, detengan todos los ataques sobre objetivos no militares, incluyendo colegios y hospitales, respetando las leyes del derecho internacional humanitario, facilitar el acceso a ayuda humanitaria, poner fin a las ejecuciones sumarias y la tortura, revelar la suerte y el paradero de las personas desaparecidas y de las secuestradas, liberar a todos los activistas pacíficos y rehenes civiles detenidos y facilitar acceso a la Comisión de Investigación de NNUU y otros órganos de derechos humanos.

No queremos un cuarto año más de violaciones de derechos humanos como estamos viendo en Siria”, apuntaba Reinhard Lamnsfuss, portavoz de Amnistía Internacional en asuntos relacionados con Oriente Medio y norte de África.

Lubaba, refugiada siria en España, cree que el mundo entero observa y permite la masacre en Siria. “Hay demasiados muertos, miles de civiles entre los que se encuentran niños; mujeres que se quedan solas, sin amparo. La comunidad internacional está en silencio mientras que Bashar-Al-Asad sigue con la masacre”. Lubaba salió de Damasco en el 2011. Es una de los tan solo 30 refugiados sirios que hay en toda España. De los 2 millones de refugiados sirios que existen, la Unión Europea apenas ha acogido a unos 12.000.

La situación es muy difícil porque no es solo el pueblo sirio contra el régimen, sino que el régimen tiene apoyo de Rusia, China, Irán… esta situación es peor que la época de Hitler, la violación de los derechos humanos está siendo mucho más grave”, considera Lubaba.

La coalición #WithSyria está compuesta por 150 organizaciones de todo el mundo que de forma conjunta piden a las partes implicadas en el conflicto:

  1. Que cesen los ataques contra la población civil , incluyendo colegios y hospitales, respetando las leyes del derecho internacional humanitario y los derechos de las personas afectadas por el conflicto.
  2. Asegurar el acceso a asistencia humanitaria a todas aquellas personas que lo necesiten.
  3. El compromiso de llevar a cabo un diálogo de paz inclusivo, lo que supone asegurar que las voces de las y los afectados, especialmente las de las mujeres, sean escuchadas y tenidas en cuenta.