ocultar/mostrar banner

Pesca de cadáveres en Alepo

Tras la toma de posiciones en barrios disputados con las fuerzas del régimen de Bashar Assad, los rebeldes recuperan los restos de las personas abatidas por los francotiradores

 

(Mónica G. Prieto)

El cadáver yace, tendido de espaldas, en medio de la calle cubierta de vidrio y escombros. Una mata de pelo gris, recogido en un moño, revela que la víctima del francotirador fue una anciana. Un improvisado gancho se enreda en el cuello, y el tirón amenaza con fracturarle el cráneo.

“¡Cuidado, Ahmed, el cable se ha enganchado en la cabeza!”. El joven combatiente, que suda copiosamente pese a la tibia temperatura de la caída de la tarde, resopla mientras mira con reticencia a la derecha, en busca de un reflejo que le permita adivinar la presencia del tirador. Su cuerpo está expuesto al mismo fuego que acabó con la mujer cuyo cadáver trata ahora de recuperar, pero su determinación vence al miedo. Se arquea, sacude el largo cable -unos cinco metros de grueso metal- que emplea a modo de percha y vuelve a intentar alcanzar el cuerpo. “¡No, Ahmed, cuidado, ahora se lo has enganchado al pelo!”. Y el joven vuelve su cabeza de nuevo, libera el metal y suspira antes de sumirse de nuevo en la macabra pesca.

(Mónica G. Prieto)

Parte del grupo de Abu Obeida, autodenominado Brigada Amar bin Yassed pese a estar compuesta por sólo 30 hombres, se ha congregado en la esquina de la calle Bustan al Pasha, donde combaten desde el Instituto Deportivo situado frente a la avenida que separa el lugar de los barrios vecinos. En su interior hay una docena de hombres que se turnan en varios orificios horadados en las paredes de la planta alta: algunos en los pasillos, otros en aulas e incluso en los retretes, donde tienen a tiro a un francotirador que les hostiga desde que tomaron la posición. Innumerables impactos de bala en paredes y cristales revelan que la caza es mutua.

A la derecha de Instituto Deportivo se sitúa el barrio de Midan, en manos de las fuerzas de Bashar Assad, y enfrente Sheikh Mansour, barriada kurda donde las fuerzas del PYD, la facción siria del PKK, se defiende de la facción desertora para evitar que ésta tomen el enclave. “Ellos no quieren que los miembros del Ejército Libre de Siria entremos porque pretenden hacerse autónomos cuando acabe esta guerra, y eso no lo podemos permitir”, se defiende Abu Obeida. “Siria estará unida cuando caiga el régimen”, apunta este soldado desertor, teniente del Ejército de Assad que sólo abandonó filas hace seis meses, mintiendo a sus oficiales con la falsa noticia de la muerte de su padre.En el Ejército regular, la misión de Abu Obeida era entrenar a los reclutas en el manejo de armas: de ahí que ahora lidere una unidad de francotiradores. El mismo ejerce como tal cuando le llega su turno. En la posición son visibles fusiles de asalto kalashknikov y un reluciente M-16 norteamericano que, aseguran, les llegó hace dos días: afirman haber pagado 4.000 dólares a cambio del mismo.

De los dos núcleos urbanos salen los disparos de francotirador que el grupo trata de evitar, y esos proyectiles son los que dificultan enormemente la operación de rescate del cadáver. Mientras Ahmed aventura medio cuerpo en la calle recubierta de escombros, el resto espera amparándose tras muros ametrallados y negocios desventrados, indicándole a gritos y retirando obstáculos para permitir que el cuerpo pueda deslizarse sin atascos. “Cada vez que veo un civil abatido se me rompe el corazón”, musita Abu Obeida, con la mirada fija en sus hombres. “Pero ni siquiera nos habíamos dado cuenta de que estaba ahí. Hace pocos días que ocupamos estas calles, y los tiradores hacen el tránsito impracticable”.

Cada bocacalle que conduce a Sheikh Mansur ha sido parcialmente bloqueada para evitar los proyectiles de francotirador. En casi todas se ha empleado un autobús de línea, algunos calcinados, otros con los vidrios reventados; en las más alejadas, un toldo pretende ocultar la actividad para confundir a los tiradores. Intentan así proteger a los rebeldes pero también a los civiles que, como Mariam o Abu Aaref, han decidido permanecer en el barrio pese a los bombardeos que han partido postes por la mitad y han aplastado como sandwiches edificios de varias plantas.

(Mónica G. Prieto)

¿A dónde voy a ir? He pasado la mayor parte de mi vida pagando mi casa, ahí están mis recuerdos. Mi familia está a salvo y, en cuanto a mi, la casa es todo lo que tengo”, explica el vecino de 63 años, que se empeña en permanecer en el impracticable barrio pese a sus problemas de asma. Ni siquiera he pensado en marcharme”, rebate enérgica Mariam, de 62, otra de las residentes, cuando se le cuestiona sobre cómo es vivir en plena línea de frente. “Me paso el día en casa, cuidando de mi hermano incapacitado. En su estado no se puede mover, así que me concentro en cuidarle, cocinar y no pensar”.

Ellos son la excepción. La mayoría de residentes abandonó hace tiempo el barrio. De una casa sale un orondo joven con una niña de 17 meses en brazos. “Hemos venido a recoger cosas y a ver a mi padre, pero no nos podemos quedar aquí, esta zona está demasiado expuesta”, explica. De otra vivienda, situada en plena línea de frente, salen dos jóvenes mujeres veladas y un hombre corpulento con varios sacos a la espalda. Dos combatientes con fusiles cruzados en la espalda acarrean bolsas y una alfombra. “Hemos venido a recoger ropa para pasar el invierno”, explica una de las chicas, con las manos ennegrecidas tras haber rebuscado entre los escombros. Su padre sólo se atreve a intervenir cuando ve la cámara. “No nos haga fotos, por favor: nos hemos refugiado en un barrio controlado por el régimen y nos podrían matar si descubren que venimos de Bustan al Pasha”, interviene, demudado.

(Mónica G. Prieto)

Uno de los rebeldes que les ayudan en la atípica mudanza es Ahmed. Es quien atisba, en una calle perpendicular más expuesta, algo que puede ser un cadáver. Es un bulto negro del que sobresale lo que parece ser un brazo. Avisa a gritos a Abu Obaida, que pega su cuerpo contra los muros para deslizarse hasta el autobús que dificulta la visión de los francotiradores, una de las novedades del barrio desde que el Ejército Libre tomó posiciones. Envía a uno de los jóvenes a la calle paralela para confirmarlo, y una vez que recibe la información dispone a sus hombres.

No les lleva más de cinco minutos decidirse a rescatarlo, pero la tarea les ocupará casi una hora por la exposición al fuego. Dos de los hombres doblan, con la ayuda de una silla giratoria, el grueso cable de construcción que Ahmed empleará a modo de percha. El enjuto cuerpo se revela como el de una mujer ataviada con pesadas ropas negras. Desde la esquina lanzan bultos a la calle a la espera de disparos. Ante la ausencia de éstos, el combatiente se aventura tímidamente con el cable.

(Mónica G. Prieto)

El menudo cuerpo de la anciana tropieza con escombros. La operación de rescate parece imposible y Abu Obeida envía a uno de sus hombres a una bocacalle vecina donde se esconde un vehículo aún por estrenar. Se trata de una versión casera del más rústico vehículo blindado que cabe imaginar, una vieja furgoneta recubierta con una doble chapa de hierro. Dos chapistas han trabajado durante 20 días en alguna localidad de la provincia para hacerlo realidad y sólo se lo entregaron ayer a la brigada. “Lo pensábamos usar para el rescate de heridos. Con él nos podemos aventurar en zonas de combate sin temor a los disparos”.

Finalmente, el uso del vehículo no es necesario. Tras varios intentos, Ahmed logra atrapar las ropas de la mujer y arrastrar el cadáver hasta una calle segura, donde los rebeldes se protegen del olor estirando sus camisetas hasta la nariz y entonan la shahada, profesión de fe islámica, antes de cubrir el cuerpo con una manta. Por el estado del cadáver, calculan que ha pasado unas dos semanas a la intemperie. “Los gatos han cambiado su dieta con la guerra, y algunos se atreven con la carne humana”, dice Abu Obeida intentando explicar el obvio deterioro de los restos mortales. “Fijese en su mano derecha. Murió intentando levantar el dedo índice, como señala nuestra religión”. Antes de que el blindado casero vuelva a su escondite, Abu Obeida acaricia la chapa roja. “Si lo hubiésemos tenido antes, quizás la habríamos podido rescatar con vida”, dice. 

(Mónica G. Prieto)

Abu Obeida confía que no es la primera vez que rescata un cadáver. Se ha convertido en parte de la labor de las brigadas rebeldes cuanto terminan de tomar un barrio, para dar sepultura y tambien para prevenir enfermedades. Y siempre resulta igualmente complicado. En otro frente de Aleppo, en la Ciudad Vieja, patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, Abu Abdo muestra un video: en el puede verse un cadáver parcialmente sepultado por los escombros. “Era un anciano, al que disparó un francotirador cuando intentaba cruzar la calle. No le mató en el acto, así que intentamos sacarlo, pero cada vez que nuestros hombres se acercaban los disparos les obligaban a retirarse.

(Mónica G. Prieto)

Al día siguiente, el hombre seguía vivo: el francotirador volvió a dispararle, esta vez dos tiros, pero en en lugares no vitales. El anciano permaneció ahí tumbado pero con vida, y cada intento de rescatarle fue en vano. Al tercer día, el francotirador le disparó tres veces más y finalmente murió. Su cadáver sigue en esa calle, porque el tirador nos está esperando”.

 

Más info sobre

, , , ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

20 comentarios

  1. [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos   Pesca de cadáveres en Alepo periodismohumano.com/en-conflicto/pesca-de-cadaveres-en-a…  por PrimeraEtapa hace [...]

  2. Tremendo reportaje. Enhorabuena.

  3. peter

    De nuevo la típica desinformación de Mónica g Prieto que como siempre se encuentra perfectamente alineada con la política de la OTAN y en general del Imperio. Qué pena.

  4. Aunque nos podamos imaginar o tratar de poner en vuestro pellejo,,nuestra pobre imaginación nunca podrá igualar lo vivido por ustedes. Les envío en espíritu todo mi apoyo emocional y fuerza amigos que sufren en Alespo

  5. pasturo

    peter, tus ideas son tan pocas y tan pequeñas que si tuvieses que alimentarte de ellas, morirías de hambre en pocos dias….

    • Jata Miau

      En el capítulo VII “QUÉ HACER” (páginas 562 y 563) de su libro “DESINFORMACIÓN. Cómo los medios ocultan el mundo.”, Pascual Serrano afirma:

      “-si la información que están ofreciendo es un hecho constatado o es la versión de una parte. Y en qué medida la presentan como versión de esa parte o como suceso confirmado. Si informan de que el ejército estadounidense ha matado cuarenta talibanes en Afganistán, debemos saber si alguna otra fuente diferente confirma que, efectivamente, eran guerrilleros islamistas.

      -Si se han recogido todas las diferentes posiciones al respecto o si -casualmente- todas las reacciones tienen la misma interpretación sobre lo sucedido. Puede suceder que encontremos, por ejemplo, dos o tres reacciones a favor de una huelga en Venezuela pero no aparecer la posición del gobierno. Si creemos que no se recogen todas las posiciones, busquemos en internet el sector que entendamos que su posición o interpretación ha sido ignorada.”

      No conozco personalmente a Pascual Serrano. Tras ver imágenes recientes de su persona, no dudo en afirmar que tener tales ideas no le provocará una muerte por inanición. También debo reconocer que ignoro si se alimenta exclusivamente de sus ideas.

      Mónica G. Prieto no se ha destacado precisamente por recoger en sus crónicas la versión de los hechos del gobierno sirio. Sumándose a la política (des)informativa de los grandes medios de comunicación occidentales. En los cuales tiene mucha más presencia lo que manifiesta el fraudulento Observatorio Sirio de Derechos Humanos que las declaraciones de los representantes oficiales de Siria, casi inexistentes.

      También ha manipulado al menos un pie de foto en una de sus crónicas cuando he descubierto que había utilizado esa misma foto con un pie totalmente distinto en otra de sus crónicas anteriormente publicadas en periodismohumano.com.

      periodismohumano.com ha publicado información sin contrastar y sobre la que llega a reconocer “no poder garantizar su veracidad total” sobre torturas y maranzas en Siria (http://periodismohumano.com/en-conflicto/los-videos-de-las-torturas-y-matanzas-en-siria.html) por parte de fuerzas gubernamentales.

      En cuanto a ideas y periodismohumano.com se refiere, pasturo, nada nuevo bajo el sol.

      • pasturo

        uff! qué aburrimiento intelectual! intentas que la realidad se ajuste a tus prejuicios. Abre tu mente: vente a siria (no te costará más de 500 euros)y cuando veas los aviones del gobierno sirio bombardear civiles como yo lo he visto, me lo cuentas. Por cierto, acusar al mensajero es de cobardes (la tal mónica por lo menos se juega el pellejo, no como tú, el unico riesgo que corres es que se te derrame el cafe en el teclado!). Y bravo por periodismohumano!.

      • Zaratustra

        Amigo, pasturo.

        ¿Son estos los cíviles que está bombardeando el gobierno sirio?

        http://periodismohumano.com/en-conflicto/duelo-de-francotiradores.html

        Lo digo porque no es lo mismo bombardear civiles que bombardear a milicias armadas. En ese sentido el artículo que enlazo de Mónica Prieto es muy claro.

        Ahora bien, si usted se refiere a los civiles que han muerto por los enfrentamientos entre los dos bandos, le puedo asegurar que ambos bandos tienen las manos manchadas de sangre.

        Me gustaría que me aclarase a qué se refiere cuando habla de civiles, porque ahora mismo cualquiera podría pensar que usted no está entendiendo lo que sucede en Siria.

  6. Jata Miau

    Absolutamente comprensible que te aburra, pastureo. Resulta evidente que eres una persona de acción no de ideas. Tal vez a eso se deba tu indisimulable sobrepeso.

    Por cierto, en tus recientes andanzas por Siria ¿también has sido testigo de los estragos producidos por los atentados indiscriminados perpetrados por el ESL? O por quienes los cometen en su nombre.

    Las campañas de sensibilización selectiva (vía manipulación informativa) son propias de individuos como tú, incalificables.

    A Mónica G. Prieto, por el contrario, se la puede calificar como una de las peores actrices de todos los tiempos. Sobre todo tras su sobreactuación en algun que otro vídeo (http://periodismohumano.com/en-conflicto/4-los-ojos-de-la-revolucion.html).

    ¿Serías tan amable de facilitarnos pruebas de lo que afirmas? A poder ser que no incluyan la coletilla ““no puedo garantizar su veracidad total”. Seguro que a una palomita mensajera de acción como tú, pastureo, no le costará demasiado.

  7. pasturo

    probar? tú crees que yo necesito probarte nada a ti? no soy peridista ni del TPI, no necesito probarle nada a nadie. La legitimidad para hablar te la da el estar aquí al lado de la gente. Lo demás es cháchara de ociosos pajilleros. Sal al mundo tío, no te van a comer.

    • Zaratustra

      No es por nada, pasturo, pero usted no tiene ninguna legitimidad.

      Que usted esté en Siria no significa que su punto de vista sea imparcial. Al contrario, por sus comentarios puedo deducir que su punto de vista es de lo más sesgado.

      Si quiere tener alguna legitimidad hable también de los crímenes que está cometiendo la facción de la oposición armada y financiada desde el exterior.

      Y no vale como excusa que usted no haya visto esos crímenes, pasturo. Del mismo modo que muchos periodistas han tenido acceso a la otra realidad -la que usted no quiere ver-, usted podía haber hecho lo mismo.

      Amigom pasturo, por mucho que usted viaje a Siria, usted únicamente ha visto una parte de la realidad. Precisamente en el momento que usted intenta desacreditar la otra versión del conflicto, pierde usted toda credibilidad, pasturo.

      Por cierto, le voy a recomendar una lectura, quizás así se de cuenta de lo falaces y sesgados que son sus argumentos:

      http://dedona.wordpress.com/2012/01/13/nuevas-notas-sobre-el-periodismo-justificador-en-la-intervencion-en-libia-angeles-diaz/

  8. Jata Miau

    ¡Ni imaginarte puedes lo que lamento contradecirte, palomita mensajera de acción!

    Tú, pastureo, necesitas como agua de mayo probar determinadas cosas. Algunas experiencias presumiblemente te resultarían muy dolorosas.

    Te recomiendo un lugar donde podrás experimentar en tus propias carnes todo aquello que tú, el que está al lado de la gente, afirmas no necesitar probar: Libia.

  9. pasturo

    pero que a mi no necesitas convencerme de nada, tío plasta, no sobre libia ni sobre nada. Ni yo pretendo convencerte a ti (cosa harto dificil, por otro lado).Me importan un pito tus opiniones, lo que te digo es que vayas tú a verlo CON TUS PROPIOS OJOS y luego opina lo que te salga! que es que eres muy aburrido, ahí parapetado detrás de tu ordenata!! tus ideas siguen siendo muy pequeñaaaaaaaas

    • Zaratustra

      pasturo, insultando no va a conseguir usted tener más razón que los demás.

      Del mismo modo que usted aconseja a Jata Miau que viaje a Siria, yo le aconsejo a usted que hable con las víctimas del Ejército Sirio Libre.

      Quizás el que tiene las ideas muy pequeñas no es Jata Miau.

  10. Jata Miau

    Palomita mensajera de acción, ¿ya has vuelto de Libia? ¡¡¡Qué rápida que eres!!!

    ¿O es que ni has ido?

    No debes temer nada, pastureo, que allí no te van a comer. Y es que han ganado los rebeldes.

    ¡Que ha triunfado la revolución, palomita mensajera de acción!

    ¡¡¡Y están instaurando la democracia!!!

    ¿Qué pasa, palomita? ¿Acaso no te has leído las crónicas de Mónica G. Prieto sobre lo sucedido en Libia?

    Sobre lo que sucede ahora no parece interesarle decir gran cosa, palomita mensajera.

  11. pasturo

    ZZZZZzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

  12. Jata Miau

    Gran idea, pastureo. Felices sueños.

  13. Jose B. Goode

    ¿Estáis a favor de la invasión por parte de la OTAN con sus patéticos mercenarios?

    Dais pena.

    ¿Qué ocurrió en Libia? (es una pregunta retorica)

    • Zaratustra

      No espere que nadie en este medio le conteste a esa pregunta, pero si observa la línea editorial de Periodismohumano se podrá hacer una idea.

  14. Hiya, I am really glad I’ve found this information. Today bloggers publish only about gossips and net and this is really annoying. A good blog with interesting content, that is what I need. Thanks for keeping this web site, I will be visiting it. Do you do newsletters? Can’t find it.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa