ocultar/mostrar banner

En conflicto

Nuevo régimen, vieja brutalidad policial en Egipto

Las imágenes de vídeo de un hombre desnudo, arrastrado por la calle y apaleado por policías antidisturbios durante una manifestación en El Cairo despertó la indignación en Egipto y reavivó uno de los reclamos clave de la revolución que en 2011 derrocó a Hosni Mubarak: la reforma policial.

Un graffiti en El Cairo denuncia la brutalidad policial (Cam McGrath/IPS)

La filmación muestra al pintor Hamada Saber, de 48 años, tirado en el piso y con los pantalones bajos hasta los tobillos, mientras la policía lo golpea con bastones. Cuando Saber deja de moverse, los agentes lo arrastran boca abajo por el asfalto e intentan meterlo en un vehículo blindado.

El incidente enfureció a grupos opositores y de derechos humanos, que acusan al presidente Mohammad Morsi de apelar a los mismos procedimientos brutales que sus antecesores para aplastar el disenso.

“Es chocante, pero no sorprendente”, dijo el activista Mohammad Fathy. “Tenemos la misma fuerza policial que teníamos con Mubarak. No hubo ningún intento de reformarla”.

Saber fue atacado el viernes 1, cuando los choques entre manifestantes contrarios a Morsi y policías cerca del palacio presidencial se desplazaron a la calle donde él y su familia estaban de compras. El incidente violento se produjo luego de una semana de protestas que dejaron casi 60 muertos y cientos de heridos en todo el país.

Muchos acusaron al Ministerio del Interior de coaccionar a Saber, quien, en una entrevista televisada desde su cama en el hospital policial, insistió en que las fuerzas de seguridad lo rescataron de los manifestantes que lo habían desnudado y golpeado.

Su testimonio contradecía las pruebas expuestas en el video, así como las declaraciones de varios testigos, entre ellos miembros de su propia familia.

“Arrastrar a un ciudadano en un espacio público es un crimen contra la humanidad. Obligarlo a corregir su testimonio ante la fiscalía es tiranía”, escribió en su cuenta de Twitter el abogado especializado en derechos humanos, Nasser Amin.

Imagen de previsualización de YouTube

Más tarde, Saber cambió su declaración y sostuvo que fue la policía la que lo golpeó. Su hijo Ahmed dijo al diario independiente Al Shorouk que su padre lo llamó llorando y le dio que la policía lo había “aterrorizado” para que falseara su testimonio.

El escándalo público se encendió aún más cuando los medios informaron de la muerte de un activista de 28 años que había sido arrestado por la policía el 27 de enero en una manifestación en la plaza Tahrir. El cuerpo de Mohammad El-Guindy tenía marcas de picana eléctrica y estrangulamiento, tres costillas rotas, fractura de cráneo y hemorragia cerebral, según el reporte médico.

El gobierno prometió investigar las denuncias de tortura y abuso policial. El presidente anunció en un mensaje en Facebook que “no habrá regreso a las violaciones de los derechos y libertades de los ciudadanos” de la era Mubarak (1981-2011).

Pero las fotografías del golpeado rostro de El-Guindy y el video de la policía apaleando a Saber ponen en duda tal promesa.

Imagen de previsualización de YouTube

“La policía sigue aplicando violencia y tortura sistemáticas, y a veces también asesina”, sostuvo la Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales en un reporte publicado al cumplirse el segundo aniversario del derrocamiento de Mubarak.

“No hubo cambios, ni siquiera mejoras cosméticas, en el aparato policial, tanto en lo relativo a su estructura administrativa, como en la toma de decisiones y la supervisión de su labor; tampoco hubo reformas o remoción de jerarcas y de personal responsable de torturas y asesinatos”, señaló el informe.

La Iniciativa documentó 12 personas muertas por policías y 11 torturas en comisarías en los siete meses de Presidencia de Morsi. Las fuerzas de seguridad raramente son llevadas ante la justicia, agregó en su reporte.

Por las muertes de más de 800 manifestantes durante el alzamiento de 2011 solamente fueron encarcelados dos agentes policiales, mientras más de un centenar resultaron absueltos.

La Hermandad Musulmana, la organización islamista a la que pertenece Morsi, ha intentado distanciar al presidente de los últimos incidentes policiales de abusos y torturas.

Un portavoz de la entidad alegó esta semana que el mandatario necesitaba tiempo para purgar la fuerza policial de una cultura que condona el tormento y la humillación de los detenidos, el uso excesivo de la fuerza y la frecuente práctica de sobornos.

Yasser Hamza, miembro del comité legal de la Hermandad, apuntó directamente al ministro del Interior, Mohammad Ibrahim. La nueva Constitución –improvisada a toda prisa y aprobada en un polémico referéndum en diciembre– absuelve al presidente de responsabilidad en casos de abusos policiales, dijo.

Imagen de previsualización de YouTube

“Morsi no es responsable de torturas y asesinatos de manifestantes, de acuerdo con la Constitución”, dijo Hamza, según la cita recogida por el periódico independiente Al-Masry Al-Youm.

La carta magna estipula que el gabinete es responsable de los asuntos internos, mientras sobre el presidente descansa solamente la responsabilidad de la política exterior, aseveró Hamza.

Pero los activistas no están de acuerdo. Varios han acusado a Morsi de abandonar sus planes de reformar la policía porque necesita una herramienta brutal para sostenerse en el poder.

“Los policías son buenos solamente para una cosa: golpear y humillar a los egipcios”, dijo Mohammad Fathy, integrante del movimiento juvenil 6 de Abril.

En un discurso televisado la semana pasada, Morsi felicitó a los cuerpos de seguridad por la represión de las protestas en la zona del canal de Suez, que dejó decenas de muertos, incluso de transeúntes presuntamente eliminados por policías francotiradores.

El mandatario calificó a los manifestantes de mafiosos y leales a Mubarak que intentaban derrocar a su gobierno democrático.

Morsi también impuso el estado de emergencia por 30 días en las ciudades del canal, otorgando a las fuerzas de seguridad poderes extraordinarios para detener civiles y restaurando, en los hechos, las amplias facultades que gozaban durante el régimen de Mubarak.

El presidente “la dio a los policías licencia para usar la fuerza indiscriminada contra los manifestantes”, dijo Fathy. “Ahora no debería sorprenderse de que la usen”.

Más info sobre

, , ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

1 comentario

  1. [...] Sigue leyendo esta noticia de Periodismo Humano en Nuevo régimen, vieja brutalidad policial en Egipto [...]

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa