ocultar/mostrar banner

En conflicto

Neve Shalom, el milagro de la convivencia entre israelíes y palestinos

Existe un pequeño reducto donde sus habitantes decidieron llevar la contra al mundo: se llama Neve Shalom, en hebreo, o Wahat al-Salam, en árabe, "oasis de paz", en cualquier caso.

Esta villa diminuta es el ejemplo de que, en la práctica, la convivencia es posible, de que la igualdad y el respeto no son inalcanzables. Un sueño hecho realidad.

La bandera israelí, con la llama en memoria de los muertos por su independencia, y la bandera palestina, con la llave que recuerda a los refugiados, en un trabajo de clase de los alumnos de Quinto Grado de Neve Shalom.

La bandera israelí, con la llama en memoria de los muertos por su independencia, y la bandera palestina, con la llave que recuerda a los refugiados, en un trabajo de clase de los alumnos de Quinto Grado de Neve Shalom.

La posibilidad de un único estado democrático y binacional para israelíes y palestinos ya nunca se pone sobre la mesa de negociación. Nadie se atreve. Los pocos que la defienden reciben el calificativo de cándidos, locos, idealistas. Los pensadores que un día lo defendieron en los tiempos de la partición, allá por 1948, están tan muertos y enterrados como sus propuestas, 63 años y varias guerras después. Apenas en las reediciones de Edward Said, que lo dejó escrito para la posteridad, puede aún encontrarse la encendida defensa de un país único para todos. Pero hay un pequeño reducto, en mitad de los campos de Latrún, donde sus habitantes decidieron llevar la contra al mundo: se llama Neve Shalom, en hebreo, o Wahat al-Salam, en árabe, “oasis de paz”, en cualquier caso. Esta villa diminuta es el ejemplo de que, en la práctica, la convivencia es posible, de que la igualdad y el respeto no son inalcanzables. Un sueño hecho realidad.

Neve Shalom o Wahat al-Salam, vista desde las colinas de la región de Latrún.

Neve Shalom o Wahat al-Salam, vista desde las colinas de la región de Latrún.

Neve Shalom se enclava en el centro de Israel, a mitad de camino entre Jerusalén y Tel Aviv, en una pequeña colona rodeada de olivares, tomateras y arroyos. El padre Bruno Hussar, un monje dominico de origen egipcio, tenía el empeño de crear un espacio en el que la distinción religiosa y política no existiera, así que no se lo pensó cuando, a principios de la década de los 70 del pasado siglo, recibió un puñado de tierras del cercano monasterio de Latrún. La villa se hizo realidad. Sólo un puñado de comerciantes beduinos vivían entonces en los alrededores. Hoy el pueblo tiene 140 casas -rodeadas de flores, parterres, columpios-, en las que viven permanentemente 50 familias, la mitad judías, la mitad árabes. Abdessalam Najjar, responsable de la oficina de comunicación de la villa, explica que todos aceptan los preceptos esenciales de la convivencia: “aceptación mutua, respeto y cooperación”. No hay adscripciones políticas, no hay partidismo, no hay roces. La gente que vive aquí quiere vivir aquí, quiere vivir así. Él mismo llegó hace 32 años “sin un motivo claro, pero con una fuerte certeza”: “Mi interior me decía que era mi lugar en el mundo”, resume.

Un grupo de alumnos expone su trabajo en un aula del colegio.

Un grupo de alumnos expone su trabajo en un aula del colegio.

En Neve Shalom cada cual trabaja en lo que puede, como en cualquier otra ciudad: hay agricultores, herreros, maestros… Algunos trabajan en la villa, otros salen a los pueblos cercanos. El mayor foco de empleo -a excepción del hotel levantado en la entrada, una especie de rincón rural sumergido entre árboles- es el buque insignia de la villa: el colegio. Es el símbolo de su filosofía acogedora, el lugar en el que los niños, desde la base, comienzan a aprender que la diversidad es riqueza, que el conocimiento del otro es esencial para la vida en paz. El colegio abrió en 1984, cuando surgió la necesidad de formar a los hijos de los primeros pobladores. El primer año apenas tuvo una docena de alumnos en aquel parque de juegos, pero hoy hay más de 250, repartidos por cada uno de los 12 niveles de la educación obligatoria israelí. Con los años, aquella sala donde se cuidaban niños se convirtió en jardín de infancia homologado y en escuela primaria oficial, “porque la educación es la base de la convivencia”, explica el portavoz. Casi el 90% de estos estudiantes, confirma Najjar, vienen cada día desde comunidades cercanas a Neve Shalom. Como en el caso de los pobladores, el censo de alumnos se reparte casi en un 50%-50% entre judíos y árabes. Cada familia paga entre 500 y 600 NIS al año (unos 120 euros) por la matrícula del chaval.

Una niña judía y dos amigas árabes juegan en el patio del centro escolar.

Una niña judía y dos amigas árabes juegan en el patio del centro escolar.

Hay otros centros en Israel en los que, por vecindad, algunos niños árabes comparten aulas con niños judíos, pero son casos excepcionales, dado el grado de concentración y aislamiento de las poblaciones palestinas. “Las escuelas en otros lugares son como güetos”, reconoce Anwar Dawod, el director de la escuela, en la que lleva trabajando 22 años. Aquí ese roce -roce bueno- es constante, y además viene acompañado por el gran valor añadido de este centro, único en el país: la obligatoriedad de estudiar en los dos idiomas reconocidos como oficiales en Israel, el hebreo y el árabe, desde el primer curso. En los demás centros educativos israelíes, el árabe está relegado a unas cuantas horas en cursos superiores, al nivel del inglés. Aquí no: “comenzamos a aplicar el programa bilingüe desde la guardería, con lo que los niños aprenden de forma natural, tengan luego el refuerzo que tengan por el origen de sus familias”, explica Dawod. Los profesores árabes hablan exclusivamente en árabe para todos los alumbos y los judíos, exclusivamente en hebreo. En todas las aulas debe haber maestros de ambas comunidades para garantizar un aprendizaje equilibrado. Si no pueden estar dos personas todas las horas, al menos sí debe haber esta doble presencia durante la mitad de las horas lectivas, abunda Reem Nashef, una profesora palestina de Quinto grado; su compañera de aula, la docente judía Hadas Harel, acaba de salir precisamente para hacer un refuerzo en la clase de al lado. Nashef reconoce que, pese a los intentos de avanzar con la misma intensidad en ambos idiomas, el árabe siempre queda “algo relegado”. “Todos los profesores y alumnos árabes saben hebreo, porque es el idioma total de Israel, en el que se escriben los textos oficiales, el que se usa en la televisión y en los periódicos, en la calle… Así que los palestinos somos bilingües completamente. Sin embargo, no ocurre a la inversa. El árabe se ha mantenido en los hogares de los árabes pero no en la sociedad en general. En nuestro colegio, el 80% de los maestros judíos entienden a los alumnos si les preguntan algo en árabe, pero sólo el 1% lo habla con fluidez”, lamenta.

Su colega, por ejemplo, está dando clases para avanzar con el árabe, pero reconoce que el problema está en la base, en el programa educativo que marca Israel. “Yo tengo un interés especial, porque imparto clase aquí y creo en el proyecto -dice Hadas Harel-, pero realmente los estudiantes no ven una palabra de árabe en el currículum hasta Séptimo, y de forma muy superficial. Salen hablando pocas frases, muy cotidianas, pero no más. Es casi algo anecdótico”, critica. Para ella y para Nashef debería ser algo “básico” en los centros de todo el país, “porque desde el idioma comienza el entendimiento”. “Si hay discriminación desde la escuela, la habrá en las instituciones”, sostienen. Estas mujeres tenaces no se dan por satisfechas sabiendo que su modelo se ha exportado ya a colegios de Jerusalén, Haifa, Galilea y Beer Sheva. “Hay que implantarlo por ley”, insiste la maestra árabe. “El paso del intercambio de experiencias, de comportamientos, de tradiciones… ese vendrá cuando nos propongamos de verdad mezclar a la población y evitar los barrios y las ciudades uninacionales”, añade Abdessalam Najjar.
Padres y alumnos judíos participan en una ceremonia del Día de la Independencia de Israel.

Padres y alumnos judíos participan en una ceremonia del Día de la Independencia de Israel.

¿No hay incidentes o polémicas en el día a día? A veces sí. En los días de la celebración doble de la Independencia israelí y de la Nakba palestina, un alumno judío reprochó a su maestra árabe que, en 1948, la Liga Árabe se hubiese opuesto a la partición. “¿Por qué no queríais un estado de Israel?”, le dijo. “No es eso, nosotros simpatizamos con vuestra causa, lo que no queríamos es que os quedárais con todo. Queríamos defender la tierra donde siempre habíamos estado, con vosotros dentro”, le vino a replicar la profesora Reem. No quiere profundizar en el incidente. Sólo confiesa que pasó “un rato muy triste”. Ante citas como estas, Independencia y Nakba, tan antitéticas, el colegio y la villa optan por el respeto: los niños judíos se van al gimnasio a guardar silencio en honor a los muertos, a encender sus velas, a cantar himnos, a hacer coreografías en recuerdo de aquellos días. Los niños árabes siguen con sus clases habituales. Para la Nakba, se tornan los papeles. Los niños se encuentran luego en el patio del colegio y, aunque parezca mentira, no hay alusiones a lo que acaban de pasar, ni reproches, ni malas miradas. No lo dicen los maestros. Es lo que se ve. Pura normalidad junto al tobogán, la pista de fútbol y el arco iris que da entrada al terral de juegos.

Claudia, una madre judía de orige argentino, es en sí misma un ejemplo de las contradicciones que se dan de cuando en cuanto en Neve Shalom. Tiene tres hijos, todos han pasado por este colegio binacional, y el mayor de ellos está ahora mismo en el Ejército israelí. Desde que se incorporó a filas, ha discutido con varios padres que no entiende por qué ha permitido que sirva en unas “Fuerzas Armadas opresoras”. “Yo respondo con claridad: ha ido al Ejército primero porque es la ley y está obligado a ello, negarse tiene unas consecuencias horribles para su empleo o su formación; después, porque Israel está en guerra, no hablo sólo de los terroristas que, nos guste o no reconocerlo, atacan desde Gaza y bombardean a civiles israelíes, sino que también tenemos la amenaza de Irán, o de Líbano y Siria, y necesitamos un ejército; y la última razón es la más importante: si sólo permitimos que vayan al ejército los muchachos que odian a los palestinos, ¿cómo vamos a cambiar la institución y su manera de pensar?”, resume expresivamente. “Yo quiero que mi hijo contagie a otros como él de su pensamiento integrador, por eso no veo contradictorio estudiar aquí y acudir al ejército, sino que así aprenderá más cosas del mundo y podrá enseñar lo que sabe y siente a los demás”, insiste.

Lia y Ranin, judía y árabe, en los pasillos del centro educativo.

Lia y Ranin, judía y árabe, en los pasillos del centro educativo.

Cerca de allí, en en aula de Quinto curso, Ranin (árabe) y Lía (judía) no se plantean aún la posiblidad de ponerse un uniforme. La primera no está obligada a prestar servicio; la segunda sí. Hoy juegan en los pasillos del colegio, un espacio donde un arma es inimaginable. Las dos se roban la palabra al intentar explicar su felicidad por estudiar juntas, de estar “en esta escuela diferente donde aprendemos de la gente lo que otros no aprenden”. Hablan de que se sienten “cómodas”, de que sus días son “pacíficos”, de que no encuentran “diferencias” entre unos y otros, ni siquiera entre los millones de tonos de piel que tiñen el centro, ni entre las niñas con velo y las que visten minifaldas fluorescentes. “Este colegio es muy bonito”, repiten antes de ir a la “clase de pensar”, ese rato obligatorio, diario, en el que repasan lo que ha ocurrido en el día y debaten sus puntos de vista. Hoy toca exponer, además, los trabajos que han  hecho en la última semana: explica cómo sería tu país ideal. Todos pintan un estado sin guerra, en el que las banderas de Israel y Palestina se entremezclan, con el hebreo y el árabe como idiomas oficiales en igualdad de condiciones. Luego están las variantes, claro, como el grupo del pelirrojo y pícaro Tomer, que quiere institucionalizar por ley vacaciones para todo el año y juguetes gratis. “Son niños, que nadie piense que están aquí encerrados, recibiendo doctrina política”, puntualiza su profesora Reem.

Anwar Dawod, director del centro, posa con un mosaico hecho por los alumnos.

Anwar Dawod, director del centro, posa con un mosaico hecho por los alumnos.

La escuela ordinaria es sólo la institución más vistosa de la villa, pero no la única. En 1979 se creó la Escuela de Paz, un lugar en el que se imparten talleres de convivencia, encuentros intensivos de dos o tres días con dinámicas de grupo en las que se intenta reforzar el conocimiento del otro en el plano personal y profesional; de ahí que se hagan múltiples reuniones sectoriales, para que médicos, abogados o periodistas judíos y árabes expongan sus diferentes maneras de entender la vida y el oficio. Esta escuela permite además el encuentro entre ONG y civiles, se ha exportado a varias universidades israelíes y a instituciones de mujeres árabes y judías e incluso se ha reproducido fuera del país, en Turquía y Jordania. Más de 45.000 jóvenes y casi 400 adultos han participado ya en estos cursos que buscan “potenciar el poder de las relaciones humanas como arma de paz”, explica Abdessalam Najjar. Quien asista a la escuela de paz podrá usar, como los vecinos de Neve Shalom, el centro espiritual pluralista en memoria del Padre Bruno, una especie de gruta aislada, puro remanso de paz, donde cada cual se retira a meditar o a rezar en su idioma y con su fe. Todas las instalaciones se mantienen con financiación particular a través de varias asociaciones de amigos, de las que hay 11 repartidas por todo el mundo. No necesitan hacer publicidad para darse a conocer. “Cuando la gente conoce a nuestros vecinos y alumnos, automáticamente ve la luz… El problema es que esta sociedad no da opción a estos encuentros: la proporción por ejemplo en la universidad es de siete judíos por tres árabes… ¿qué otra oportunidad tienen nuestros jóvenes, nuestros futuros gobernantes, de conocerse y comprenderse si todo está segregado? Nosotros tratamos de ser ejemplo vivo de que la paz es posible”, concluye el director del colegio, el profesor Dawod. A su espalda, un azulejo colocado por manos judías, musulmanas, cristianas. Un estallido de color y alegría. Es lo que irradia cada rincón de Neve Shalom.

Más info sobre

,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

23 comentarios

  1. Borja García

    Reportajes como este le hacen a un estudiante de periodismo seguir siendo optimista.

    Es increíble cómo cuando uno recibe un constante bombardeo mediático de noticias negativas sobre un conflicto, llega una positiva y hasta cuesta romper con esa imagen esteriotipada de violencia diaria que percibimos entre Israel y Palestina.

    Enhorabuena.

  2. Pep

    Hermosa historia. Un ejemplo de que si queremos podemos convivir en paz.

    Gracias

  3. Más historias como estas son las que se necesitan para que la gente entienda que el compromiso y el respeto entre las personas son la base para construir las sociedades del futuro.
    Para todas las personas que ahora mismo estamos apoyando las acampadas en Barcelona y Madrid y que deseamos que este movimiento cale en las políticas de nuestros gobiernos, esta historia nos sirve de inspiración y nos dan esperanza. Más allá de los políticos están las personas!

  4. Leire Terrón

    Fantástica historia! Es emocionante constatar una vez más que el problema es político, no de base. Que la gente quiere convivir en paz. Nunca he pensado en ir a Israel, pero ahora lo deseo para visitar esta villa.

  5. [...] Neve Shalom, el milagro de la convivencia entre israelíes y palestinos periodismohumano.com/destacado/neve-shalom-el-milagro-de-…  por anareverte80 hace 2 segundos [...]

  6. Anuska

    Muy bonito, pero demasiado idílico. Creo que la gente que vive allí hace un esfuerzo porque todos son muy progres y están dispuestos a ello. Posiblemente entre los residentes no habrá gente con muchos muertos en la guerra en su familia o con muchas casas arrasadas en el 48. De lo contrario no se entendería esa Arcadia. Trasladar eso al resto de Israel es imposible, porque los judíos tienen el odio programado en los genes. A los árabes no los dejarían vivir. Es lo que hacen ya con el millón y pico que hay. Estos experimentos no pasan de ser eso. Ya lamento no ser tan yupiyupi como los demás comentaristas. Y esa madre, que no pretenda contar milongas: tiene su idea clara de que la sociedad de estar militarizada. Hay otros jóvenes (vosotros lo habéis contado) que afrontan las sanciones por no ir a la mili. Es buena mujer sólo de boquilla.

    • Carolina

      Opino que no conoces a los protagonistas de la historia como para decir a la ligera que no tienen muertos a sus espaldas, que no han sufrido y que por eso viven juntos. ¿Crees que aunque no hayan tenido sangre en sus casas (que no lo sabemos, pero yo no lo dudaría) no saben lo que es la guerra, la separación, el exilio o el expolio? Y me pareces muy injusta al tratar así a esta madre. ¿Por qué todo lo relacionado con este conflicto se mira en términos de blanco y negro, con lo ultracomplejo que es? Por no poner matices estamos como estamos. No caigamos en el error de la clase política, de ese “conmigo o contra mí”. Del debate salen soluciones. Escuchemos a todas las partes. Saludos

    • enteka

      Tu comentario me parece un poco racista, ¿no crees? Afirmas “Trasladar eso al resto de Israel es imposible, porque los judíos tienen el odio programado en los genes”.¿Programado en sus genes? ¿Pero de dónde sacas estas tonterías?

  7. [...] SHALOM: EL MILAGRO DE LA CONVIVENCIA ENTRE ISRAELIES Y PALESTINOS Neve Shalom, el milagro de la convivencia entre israelíes y palestinos – periodismohumano Hay un pequeño reducto, en mitad de los campos de Latrún, donde sus habitantes decidieron [...]

  8. miki

    solo la reconciliacion ,la no violencia y la aceptacion del otro los llevara a la paz….
    siempre pense que deberia haber dos estados y mas despues de plomo fundido y las agresones desmdidas d israel,pero cosas como estas te hacen reflexonar sino seran las cosas mucho mas faciles.
    ESTOY ENGANCHADO A VUESTRA WEB.GRACIAS POR EXISTIR!!!!!!!!!!

  9. Apátrida

    Me siento indignada de leer esto. Antes del 48, antes de que las grandes fuerzas del mundo, a través de las Naciones Unidas intentaran solucionar el problema de los judíos creado en Europa, dividiendo Palestina en dos estados, una división injusta para los palestinos,antes de echar por la fuerza de las armas a las gentes de allí,que se han repartido por el mundo, muchos de ellos en campos de refugiados y apátridas sin nacionalidad, vivíamos así en toda Palestina, vivíamos en paz, éramos en primer lugar palestinos, y en segundo árabes, tanto musulmanes como cristianos, judíos y demás creencias religiosas, no se identificaba a las personas por su religión.
    ¿Y qué es eso de decir judíos y árabes? Que yo sepa, el Judaísmo es una religión, no una nacionalidad, el arabe es idioma, y los de Palestina somos palestinos.
    ¿Y lo de “el dia de la Independencia”? ¿qué independencia?, ¿de quién?, ¿es que los judíos estaban ocupados por otro país? si ni siquiera existía Israel,¿por qué no podemos vivir como en cualquier parte de la Tierra, varias culturas, varias religiones, por qué tienen que tener un Estado solo para judíos?

    • Apátrida

      Y esa madre argentina que manda a su hijo al ejército a combatir a los terroristas de Gaza ¿no se ha preguntado nunca cómo viven estos degraciados? No tienen nada de lo que le dan a ella sólo por ser judía, por no tener, no tienen ni salida al exterior; encerrados en una gran cárcel.
      Con respecto a las dos niñas, menos mal que la palestina no tiene la obligacion de servir en el ejército, pues ¿qué pasaría si esa joven se viese obligada a disparar a alguien que podría ser de su familia, de los muchos palestinos que tuvieron que refugiarse en Gaza en el ’48?
      No digo que no podamos vivir juntos y en paz, pero, tiene que haber justicia e igualdad. ¿es mucho pedir que, al igual que todos los judíos del mundo que tienen el derecho al retorno a Israel (aunque nunca hayan sido de allí), los palestinos puedan disponer del mismo derecho?
      Me alegro de que se hable positivamente de la convivencia de palestinos y judíos, pero no debemos olvidar que esa convivencia ha existido desde tiempos inmemorables hasta que la ONU decidió una partición y se permitió la formación de un Estado de Israel de forma unilateral, sin la aceptación de los palestinos (indistintamente judíos, musulmanes y cristianos).
      Hagamos memoria histórica y no olvidemos las injusticias que se cometieron y se siguen cometiendo hoy en Palestina.

    • Baraka

      Apátrida, tus comentarios son los más acertados, tiene que ser necesariamente porque has sufrido tú o tu familia las consecuencias de esa “independencia” de Israel. Es verdad, ¿independencia de quién? ¿alguien los ocupaba? Está claro que en la Palestina histórica vivían sin problemas ARABES de las tres religiones, ahora los sionistas quieren sólo para ellos un Estado judío, lleno de judíos de todo el mundo, para quienes el derecho al retorno a un lugar de donde nunca han sido está reconocido, y para los palestinos con raíces de miles de años en su tierra eso está negado.Nunca habrá paz sin justicia.

  10. Emili Estevez

    Yo entiendo que se habla de “judíos” para diferenciar a los árabes israelíes del resto de israelíes, digo yo, vamos. No veo por ningún lado que se apoye la declaración de Israel como un estado “judío”, lo cual sería absolutamente racista, lo que sería opuesto al mensaje del reportaje. Dicho lo cual, me quedo con el mensaje de que hubo gente que trató de lograr un estado binacional en paz. Mi pregunta es: ¿qué intereses había para que eso no se llevara a cabo? ¿Por qué se dio más tierra a los judíos que a los árabes en el 48? ¿No era eso una provocación? No lo justifico, pero por aquello vino la guerra declarada por la Liga Árabe… Pena que desgraciaran un sueño tan hermoso. Y ENHORABUENA PERIODISMO HUMANO POR ESTE REPORTAJE EXCELENTE Y VUESTRA CERCANÍA A LA GENTE, SOIS EL MEDIO IDEAL DEL ESPÍRITU 15 DE MAYO

  11. Carolina

    Es muy difícil extrapolar este caso a todo Israel y a toda Palestina. Lo que no se hizo hace 70 años ahora es imposible. No lo veamos como un sueño realizable, porque no lo es. Sin embargo, en su humildad, este caso demuestra que todo es cuestión de pasar los días junto al vecino de la mejor manera posible. Sin importar cómo reza o cómo viste. Ése es el mensaje, más allá, creo, del propio conflicto palestino-israelí. Aprovecho para denunciar públicamente las limitaciones de la propuesta del señor Netanyahu y para apoyar el empeño de la ANP en declarar el estado palestino cuanto antes. Y pido a la UE y a EEUU que no dejen solos a los palestinos y los ayuden a caminar por sí mismos y a ser un estado árabe más, como debió serlo antes de las guerras. Gracias.

  12. Asturiano

    Por muy excéptico que sea sobre el asunto, confieso que este reportaje me ha emocionado. Gracias por descubrirme esta historia tan insólita como reconfortante. Y gracias por el relato de estos días de #acampadasol

  13. Samia Abusalama

    Gracias por la atención que prestan a mi pueblo palestino siempre en este web site.

  14. Disa

    Un día sin leeros y me pierdo esta gran historia!!!! Excelente. Gracias

  15. Adriana

    Hola a todos. Me encantó la pagina y ojalá Ds quiera algun dia pueda llegar la paz entre Israel y Palestina. Me preocupan los comentarios en esta pagina que somos personas interesadas en la paz, en la mediacion, y si partimos de preconceptos, de odios, de dolores, nunca vamos a llenar a nada, cualquiera sea el tema que tratemos mediar. Si es algo que sabemos nos toca las raices, deberiamos aprender que en esa oportunidad no estamos preparados…. Tengo mi opinion personal pero en esta area y oportunidad realmente me hubiera gustado que el debate hubiera tenido otra orientacion y no el herir y ofender. Los dolores de las madres valen lo mismo…. lo que si existe es madres sufriendo…. niños muriendo…. cual es la solucion…. agregando odio…. asi nunca se va a salir……

  16. La idea de un Estado binacional es, en estos momentos, imposible.

    Quienes suelen proponer la idea de un único Estado en el que convivan pacíficamente judíos y árabes se olvidan de que ya existió en la historia un país con esas características: la Palestina del Mandato Británico. En esa época los árabes y los judíos vivieron juntos bajo la misma administración y, si mal no recuerdo, esa convivencia desembocó en una guerra civil (en 1947) que más tarde se convirtió en la primera guerra árabe-israelí (en 1948).

    No me parece que en la actualidad, tras más de 6 de décadas de guerras, sufrimiento y mucho odio acumulado la creación de un Estado binacional pudiese solucionar el conflicto. Más bien lo empeoraría.

    La solución pasa por la creación de 2 Estados para 2 pueblos. O lo que es lo mismo, un Estado judío y un Estado palestino.

    Y tal vez con el paso de los años, con dos o tres generaciones de paz, armonía y cooperación mutua entre israelíes y palestinos, los dos pueblos decidan libremente querer formar un único Estado basado en la ciudadanía. Pero pienso sinceramente que creer eso sería ser muy utopista.

    Muy buen reportaje.

  17. Patty

    También existen referencias históricas sobre la convivencia entre judíos, musulmanes y cristianos en el An-dalus (Andalucía), lo que sucede en Neve Shalom es la luz de esperanza para que algún día haya paz entre Israel y Palestina.

  18. Itziar Zubillaga

    La vida es así de sencilla = cuando asumimos que con todo ser humano tenemos puntos de encuentro, de coincidencia, entonces comprendemos y convivimos por el simple hecho de ser humanos.
    Saludos

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

Enfoques

Leila Nachawati

Algo se mueve en Arabia Saudí Leila Nachawati

Las movilizaciones que sacuden la región de Oriente Medio y Norte de África desde finales de 2010 parecen haberse asentado también en Arabia Saudí. [...]
Carlos Sardiña

Escuela de ciudadanía en Birmania Carlos Sardiña

Rangún (Birmania). “Bayda” es el nombre birmano del jacinto de agua, una flor que se puede hallar flotando en los ríos de todo el país. Se dice [...]

Sociedad civil

image

1-O: Las autoridades estatales y catalanas deben garantizar los derechos a la libertad de expresión, reunión y manifestación Aminstía Internacional

Manifestación de apoyo al 1-O en Barcelona, septiembre 2017. Copy: AP Photo/Emilio Morenatti A una semana de la convocatoria del 1-O, Amnistía Internacional [...]

De referencia

DISCURSO DESPUÉS DE RECIBIR EL PREMIO GERNIKA POR LA PAZ Y LA RECONCILIACIÓN Gervasio Sánchez / Heraldo de Aragón

DISCURSO REALIZADO EL 26 DE ABRIL DE 2017, COINCIDIENDO CON EL 80 ANIVERSARIO DEL BOMBARDEO DE GUERNICA, DESPUÉS DE RECIBIR EL PREMIO GERNIKA POR LA [...]

Esto pinta bien Costanza Vieira / Colombia

X Conferencia Nacional Guerrillera Tercer día Noche Intervinieron 51 delegados a la Conferencia. Todos fueron elegidos democráticamente en asambleas [...]
-->