En conflicto

MSF denuncia la “implacable” represión siria a médicos y heridos

"En Siria se está persiguiendo a los pacientes heridos y a los médicos, que corren el riesgo de ser torturados y arrestados” según MSf, que suministra material médico a hospitales de campaña en Siria.

La organización Avaaz pide ayuda económica para seguir introduciendo clandestinamente "material médico" y "apoyar a los periodistas ciudadanos".

Durante el ataque al hospital clandestino de Homs un hombre trata de salvar a un enfermero herido por las bombas del ejército de Assad (AP Photo/ Video)

Según testimonios recogidos por Médicos Sin Fronteras (MSF), en Siria se está llevando a cabo una implacable campaña de represión contra los heridos en las manifestaciones y el personal médico que intenta atenderles. La organización pide que se restablezca la neutralidad de las estructuras de salud.

Imagen de previsualización de YouTube

Tanques disparan contra edificios de viviendas en Homs

Aunque MSF no ha conseguido trabajar directamente en Siria, la organización ha recogido numerosos testimonios de heridos sirios atendidos fuera del país y de médicos sirios, que señalan la existencia de una campaña sistemática para impedir la prestación de asistencia médica a las personas heridas durante los disturbios que asolan el país.

Imagen de previsualización de YouTube

Tanques avanzan disparando por calles de Homs

“En Siria se está persiguiendo a los pacientes heridos y a los médicos, que corren el riesgo de ser torturados y arrestados por las Fuerzas de Seguridad”, explica Marie-Pierre Allié, presidenta de MSF en Francia. “La asistencia médica se está utilizando como medio de represión”.

Muchos heridos no acuden a los hospitales públicos por miedo a las consecuencias. En ocasiones hay que utilizar identidades falsas para ingresar a personas en dichos centros y los médicos tienen que emitir falsos diagnósticos para ayudarles a eludir a las Fuerzas de Seguridad, que buscan a los pacientes con heridas.

Imagen de previsualización de YouTube

Un padre corre con su bebe herido de muerte después de un bombardeo.

“Es urgente que se restablezca la neutralidad de las estructuras de salud”, declara Marie-Pierre Allié. “Los hospitales tienen que ser áreas protegidas, donde los heridos sean tratados sin discriminación y estén a salvo de abusos y torturas, y donde el personal médico no ponga en peligro su vida por el simple hecho de cumplir con el código deontológico de su profesión”.

En la clandestinidad

Los heridos muchas veces no tienen otra opción que recurrir a centros de salud clandestinos, donde son atendidos por médicos que intentan cumplir con su compromiso y obligación de dispensar asistencia a las personas que la necesitan. Se han abierto clínicas improvisadas en apartamentos, granjas y otros lugares.

Imagen de previsualización de YouTube

El médico de Homs grita viendo como se mueren sus pacientes por falta de material para curarlos.

Para las intervenciones quirúrgicas, se utilizan los llamados “hospitales móviles”, unas simples habitaciones habilitadas como quirófanos improvisados. Las condiciones de higiene y esterilización son rudimentarias, y escasean los suministros de anestesia. Además, según informan los médicos, la mera posesión de medicamentos y material médico básico, como gasas, se considera un delito.

“Los servicios de seguridad atacan y destruyen los hospitales móviles”, manifiesta un médico sirio que pide mantener el anonimato. “Entran en las casas buscando medicamentos y suministros médicos”.

Imagen de previsualización de YouTube

Ataque al hospital de Homs.

La seguridad es la principal preocupación de los médicos que trabajan en las redes clandestinas. En el clima de terror actual, se tiene que dispensar el tratamiento de forma rápida, puesto que el personal médico y los pacientes se ven obligados a cambiar constantemente de ubicación para evitar ser detectados.

“Las Fuerzas de Seguridad nos persiguen sin respiro”, admite otro médico sirio. “Muchos profesionales que han atendido a heridos en centros privados han sido arrestados y torturados”.

Imagen de previsualización de YouTube

El médico de Homs, desesperado, pide ayuda médica y medicinas para curar a los heridos por los bombardeos.

En estas condiciones, resulta muy difícil tratar traumatismos graves y proporcionar cuidados postoperatorios. Además, los profesionales sanitarios que trabajan en la clandestinidad aseguran que no se atreven a pedir sangre al banco de sangre central, porque está controlado por el Ministerio de Defensa sirio, el único proveedor del país.

El doctor de Homs cura a una niña herida y  habla sobre otra en casi muerte clínica por falta de material médico.

Fuera del país

Solo algunos heridos han conseguido encontrar refugio en países vecinos, donde pueden recibir atención médica adecuada, aunque tardía. “Resulté herido en el muslo y los soldados me cogieron”, cuenta un paciente atendido por MSF. “Me golpearon en la cabeza y en la herida, pero conseguí escapar con la ayuda de los vecinos. Al final encontré a alguien que pudo atenderme, un enfermero, no un médico. Ni siquiera tenía anestesia”.

Bajo las circunstancias actuales, la asistencia de MSF a la población siria que requiere atención médica es limitada. MSF lleva meses intentando desplegar operaciones en Siria para ayudar a los heridos, sin éxito hasta la fecha. Actualmente MSF está dando asistencia a pacientes fuera del país y apoya a redes de médicos dentro del mismo, mediante el suministro de medicamentos, material médico y kits de transfusión.

Imagen de previsualización de YouTube

Decenas de tanques se dirigen a Homs.

.

La organización AVAAZ pide ayuda económica para los médicos y reporteros ciudadanos en Siria.

Imagen de previsualización de YouTube

Bombardeo continuado sobre la ciudad de Homs

Avaaz, la red de activismo por Internet con más de 10 millones de miembros, ha lanzado una campaña de recogida de dinero para seguir introduciendo clandestinamente a las ciudades sirias más sitiadas “material médico, periodistas” y “apoyar a los periodistas ciudadanos” que están permitiéndonos conocer lo que está ocurriendo en las ciudades más sitiadas, especialmente en Homs.

Imagen de previsualización de YouTube

A partir del vídeo de un miembro sirio de Avaaz, Danny “un valiente periodista ciudadano”, la plataforma pide que se hagan donaciones económicas para ayudar a la Primavera siria porque “ahora mismo, el régimen sirio está asesinando hombres, mujeres y niños y arrasando con ciudades enteras. China y Rusia han impedido la acción internacional en la ONU y dado rienda suelta a la maquinaria de asesinar para acabar con la Primavera siria de una vez por todas. Pero el movimiento democrático está más decidido que nunca y están pidiendo urgentemente nuestro apoyo y solidaridad internacional”.

Imagen de previsualización de YouTube

Desde Homs el reportero ciudadano Danny agradece la ayuda a Avaaz

Y añade en el llamamiento que en un día ha recaudado 5.000 dólares: “Vamos a ser claros: con las embajadas cerradas, las organizaciones médicas retiradas y la prohibición del régimen a dejar entrar a los periodistas”

Imagen de previsualización de YouTube

Niños en un refugio improvisado contra bombardeos en Homs. 9 de Feb. 2012.

“Avaaz es la casi la única red que está colando clandestinamente equipamiento médico y periodistas y ayudando a sacar al exterior información. Las Naciones Unidas han fallado, pero nosotros podemos ayudar pacíficamente a héroes de la democracia como Danny a acabar con la asfixia del dictator Assad sobre su país”.

Imagen de previsualización de YouTube

Herido por metralla el reportero ciudadano Abu Salah pide ayuda para salvar a civiles de Homs. (Su historia)

_________________________________________________

El doctor Abu atiende en el suelo a dos heridos por la metralla de un proyectil disparado por el ejército de Assad en Homs, Siria. (Mónica G.Prieto / Periodismo Humano)

3. El hospital de los milagros

30.12.2011 · Mónica G. Prieto · (Homs, Siria)

Tercer capítulo de “Crónicas de Siria”, realizadas clandestinamente durante estas Navidades en la sitiada ciudad de Homs, Siria. Abu Berri introduce un catéter con suero para limpiar la lesión mientras los alaridos resuenan en la precaria habitación que hace de sala de operaciones, célula de estabilización e incluso morgue del hospital clandestino del barrio de Baba Amr sitiado por soldados y francotiradores.

Leer más

Más info sobre

, , ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie