En conflicto

Mensaje del padre de Manu Brabo

Concentración en Madrid frente al Ministerio de Exteriores. (APM)

Mensaje de Manuel Varela, padre de Manu Brabo, fotoperiodista preso en Libia desde hace un mes.

Buenos días. Primero, quiero expresaros el agradecimiento de esta familia, nuestro agradecimiento en el que incluyo a manu, por esta invitación que nos habeis hecho, y también pediros disculpas por no habernos desplazado hasta allí con vosotros, estamos… un poco cansados tanto física como psíquicamente. No somos personas que sepamos manejar las palabras y difícilmente sabemos utilizarlas para definir con ellas los sentimientos.

El daros las gracias muchas veces no llega tan siquiera a poder expresar la grandeza en el comportamiento y el cariño que nos habéis demostrado. Sois personas a las que conocíamos por sus crónicas, por sus imágenes, pero que ahora conocemos en otras facetas, porque que nos habéis arropado y vuestro trato nos ha hecho sentir mejores personas.

Por eso, aunque sea con un escueto gracias, desde lo más sincero, no podremos olvidarnos nunca de algunos de vosotros, como Alfonso, Luis, Mayte, Rosa y Alberto, y no diremos sus apellidos por pudor seguramente nuestro, pero queremos citarlos porque su ayuda ha sido determinante en muchas noches de angustia frente al ordenador, dándonos noticias y datos de nuestro hijo y aguantándonos en nuestras horas de impaciencia y nerviosismo.

Hemos tenido la suerte y la fortuna de haberlos encontrado, de habernos tropezado con ellos y tenemos la suerte y la fortuna de que nuestro hijo Manu los tenga por compañeros, por colegas.

Manu Brabo es mi hijo, nuestro hijo, tiene 30 años y desde siempre en su vida le ha guiado una obsesión, hacer ver a los demás su mirada de las cosas, porque el no las ve, las mira. Manu, nuestro hijo, ha ido por esos mundos de Dios tratando de dar su perspectiva, su enfoque a temas sociales, a conflictos diversos con la frescura y el descaro de sus años.

Manu, nuestro hijo, ha buscado y rebuscado sus oportunidades, como hemos hecho todos, pero ha tenido el arrojo, el coraje de lanzarse, aún sabiendo que eran proyectos poco comerciales y, por consiguiente, mal remunerados. Ha ido a por ellos con una mano delante y otra detrás, pidiendo ayuda a los más cercanos, con la convicción absoluta y el deseo de devolverla. Es un freelance y no creo que tenga que explicaros nada en ese sentido porque de sobra conocéis lo que es.

Manu Brabo, nuestro hijo, es tenaz, impulsivo en sus argumentos, vehemente en defenderlos, es apasionado en su trabajo, perfeccionista, rebelde en sus enfoques… Pero sobre todo es libre. ¡y ahora no lo está!

Eso es lo que quería deciros y explicaros, y una vez más os doy las gracias por todo.

Os mando un abrazo.

Manuel Varela

______________

Más información y fot0grafías de las concentraciones de ayer en Gijón, Madrid y Barcelona

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie