ocultar/mostrar banner

Memoria para confrontar la amnesia del Líbano

Los libaneses recuerdan el 37 aniversario del inicio de su guerra civil con el temor de que el enfrentamiento se repita

Las iniciativas artísticas, sociales y culturales que promueven el conocimiento de la Historia reciente se topan con el discurso religioso y político, que anima a la confrontación

Las divisiones sociales, más exacerbadas que nunca por la revolución siria, las tensiones regionales y la guerra fría entre suníes y chiíes

Beit Barakat, símbolo de la guerra civil, en la Avenida de Damasco, en Beirut. (Mónica G. Prieto)

El autobús marca Fargo, tan típico del Líbano como el Cedro o el manushe, es hoy una carcasa destartalada. Los restos de pintura roja y azul se adivinan aún en la carrocería agujereada, como los recuerdos de la tragedia se perciben en su interior. En la memoria colectiva libanesa ocupa un lugar privilegiado y doloroso: entre sus asientos se cometió la masacre que simboliza el inicio de la guerra cuando, el 13 de abril de 1973, pasajeros palestinos fueron ametrallados en el barrio cristiano de Ain al Rummaneh en respuesta a un tiroteo previo protagonizado por el Frente Popular para la Liberación de Palestina que pudo haber costado la vida al líder maronita Pierre Gemayel, líder de las Falanges.

La matanza del autobús, cuyo esqueleto es hoy expuesto por la organización para la recuperación de la memoria histórica UMAM, dio lugar a un baño de sangre que duró tres lustros. En los siguientes tres días murieron 300 personas; en los 15 años posteriores se sumaron 150.000 cadáveres, 400.000 heridos, 17.000 desaparecidos cuyos familiares aún hoy exigen de los líderes políticos –los mismos señores de la guerra que entonces masacraban hoy ocupan el Parlamento, orgullosos y satisfechos, en un caso de impunidad sólo comparable con Afganistán- que desvelen la localización de las fosas comunes o la suerte de los suyos.

Un hombre pasa ante un cartel del autobús. (M.G.P.)

El Líbano es un país con las heridas abiertas que ha optado por el silencio avergonzado como terapia, pese a que la estrategia interioriza odios y perpetúa rencores en una población sin conciencia nacional, cautiva del sectarismo religioso y político, siempre al borde de repetir la Historia. Para agitar conciencias y promover el diálogo y el conocimiento de la guerra civil, tabú incluso en los libros de texto, UMAM ha creado una réplica de al busta, el autobús maldito, que ya recorre las carreteras del país del Cedro.

La idea, explica Layal Assaad, la coordinadora de este proyecto de UMAM, probablemente la ONG más activa e innovadora del Líbano, es “recorrer todo el país de aquí a finales de diciembre” para recoger e intercambiar recuerdos sobre la guerra, reconciliar a los libaneses con su memoria histórica, promover el diálogo y favorecer así el conocimiento y la aceptación del periodo más oscuro de la Historia reciente del Líbano.

Interior del autobús fletado por UMAM. (M.G.P.)

“Dentro del autobús hay acceso a los archivos de UMAM, CD’s, libros, ordenadores… todo para atraer la atención de los ciudadanos, tengan la edad que tengan. Tenemos previstas representaciones teatrales, charlas y actividades recreativas para potenciar la educación de la paz”, continúa Assaad. “La elección del autobús no es aleatoria, queremos atraer la atención mediante el símbolo y utilizarlo como herramienta para que la sociedad civil libanesa no se limite a Beirut ni tampoco a la retórica”, explica Lokman Slim, presidente de UMAM Documentación e Investigación, la más activa e innovadora del Líbano. “El discurso moralista de la guerra resulta odioso. No es que sea malo, es que falta análisis. Falta concienciación, y eso implica que cada uno asumamos nuestras propias responsabilidades”.

“Al Busta es el principal icono de la guerra civil. Todo el mundo está deacuerdo en que la guerra empezó a bordo”, prosigue Slim, un hombre que ha dedicado toda su vida a recopilar las memorias recientes del Líbano con la paciencia de un artesano. “Con nuestro nuevo autobús intentamos crear un anti-autobús, cuyo mensaje sea decir no a la guerra”.

El autobús, frente a la Casa Amarilla. (M.G.P.)

El autobús partió de otro símbolo de una guerra cuyo rastro se puede seguir hoy en día en Beirut mediante sus destrozados iconos arquitectónicos. Se trata de Beit Barakat, la Casa Amarilla, el edificio situado en plena Avenida de Damasco –durante años, la línea de frente que separaba a musulmanes de cristianos- y entonces ocupado por francotiradores cuyos incomensurables destrozos mantienen presente la huella del conflicto.

De cuando en cuando, la Casa Amarilla asiste a su reactivación. En la plaza de Sodeco, donde se encuentra, se desplegó el Ejército en la primavera de 2008 cuando suníes y chiíes se enfrentaron con las armas en las calles de Beirut: frente a Beit Barakat, en los barrios mixtos de Basta y Ras al Nabaa, ambas facciones combatieron con crudeza. El país estuvo entonces al borde de la guerra sectaria, y lejos de haber reconciliación, las diferencias son hoy en día más profundas que nunca.

Exhibición de retretes en recuerdo de la guerra, celebrada en 2008 en Beirut. (M.G.P.)

Para nadie es un secreto que las divisiones internas y el sectarismo regional abocan al Líbano a un nuevo conflicto civil. De ahí la necesidad de iniciativas como las de UMAM, “más importante que nunca porque la habitual inestabilidad del Líbano se ha visto agravada por la tensión regional”, argumenta Layal Assaad. O como Badna Naaref, Queremos Saber, una página online donde se llama al diálogo mediante el intercambio de testimonios sobre aquellos aciagos días. No son casos aislados: cada año, las ONG recuerdan a su manera la guerra civil en un intento de que la sociedad recapacite sobre su pasado reciente: un año se encendieron velas por toda la avenida de Damasco; otro se realizó una peculiar exhibición en pleno centro de la capital con centenares de retretes en una explanada. Se titulaba: ¿No ha sido suficiente con escondernos en el baño durante 15 años?, era el título de la exposición.

Los libros, documentales y películas sobre la guerra civil son legión, pero eso no parece servir para que la población conozca mejor su guerra, reflexione sobre las responsabilidades compartidas “y entone un mea culpa de forma individual, porque mientras no nos sintamos responsables de lo que ocurrió no podremos enterrar el pasado”, explica Slim.

Simon el Habre trabaja en su último documental. (M.G.P.)

“Hay muchas iniciativas, películas, muchos libros… pero el problema es que nadie lee, sólo libros que van en su línea de pensamiento”, razona Simon al Habre, director de La ciudad de un solo hombre, un documental sobre las memorias de la sociedad libanesa, incluidas las proscritas sobre la guerra civil. La censura –atribuida a la Seguridad General libanesa- cortó seis minutos de cinta con la excusa de que ‘amenazaban la paz civil’: relataban el momento en que los israelíes se retiraron de las montañas del Chouf permitiendo la ocupación de los drusos, “algo de lo que nadie habla”.

El cineasta recuerda que la práctica totalidad de las producciones que tratan sobre la guerra que desangró el país entre 1975 y 1990 –de forma algo más que superficial- se topan con la censura oficial. Fue el caso de Shou Sar? -¿Qué ocurrió?-, de De Gaulle Eid, una documental en el que el director investiga la matanza que costó la vida a sus padres, una de sus hermanas y otros 11 miembros de su familia el 9 de diciembre de 1980. Sus propios vecinos les masacraron. Termina con el encuentro, cara a cara, con el asesino de su madre.

Una vivienda de la línea verde, que demarcaba el frente, tras el final de la guerra, en 1900. (AP)

“La película fue censurada porque relata cosas que hasta ahora no hemos resuelto. Una parte de nuestra memoria sigue vinculada a la sangre derramada durante años, y hoy en día, las comunidades religiosas y los clanes políticos libaneses no permiten superarlo porque se abriría un dossier indeseable para todos ellos. No quieren que volvamos a hablar de la guerra”, explica Eid desde Paris vía Skype.

“La guerra es un tema tabú”, coincide El Habre. “Hay un tipo de negación, de desconexión entre nosotros y nuestra propia memoria. Desde el final de la guerra, fuimos educados para no hablar. Pero al mismo tiempo que lo tratamos de enterrar, tenemos que vivir con sus consecuencias: la destrucción física, las pobres infraestructuras, la debilidad política y económica…No intentamos analizar por qué nuestro país es así, y cada pequeña comunidad se refugia en sí misma a modo de defensa. No existe un terreno común para la sociedad, y eso nos sigue dividiendo”.

En el Beirut de hoy conviven destrucción y reconstrucción. (M.G.P.)

La sociedad sigue tan o más divivida como en los años 80, cuando el conflicto que terminó enfrentando a todos contra todos convirtió a Beirut en un símbolo de la guerra; tanto, que hoy en día se sigue utilizando el nombre de la capital libanesa como sinónimo de caos y destrucción, para indignación de muchos. El sistema confesional, la lealtad a los clanes políticos y el abrumador peso de la religión –la batalla por el laicismo, para una generación la solución al problema, parece condenada al fracaso- condena al país a la división, y según temen muchos, a repetir la Historia.

La amnistía decretada en 1993 hacia todos aquellos que combatieron en la guerra civil perdonó oficialmente los delitos pero no disolvió los rencores. La censura sobre las obras que tratan el conflicto civil se justifican con la necesidad de preservar la paz civil, pero dicha paz es un espejismo: la actual división entre los dos bandos políticos y la influencia de la revolución siria –el 8 de Marzo, la coalición en la que participa Hizbulá, está aliada con el dictador Bashar Assad mientras que el 14 de Marzo, apoyada por Occidente, apoya un cambio de régimen- hacen el conflicto más inminente que nunca.

Los combates de 2008 dejaron más de 60 muertos en Líbano. (M.G.P.)

De Gaulle Eid, que vive entre Francia y el Líbano, prefirió no exhibir su documental antes que someterse a los cortes impuestos por la Seguridad General. “Es necesario confrontar la guerra, por eso no acepté la censura sobre mi trabajo en el tema de la memoria colectiva. Y por eso fue prohibida mi película. Me negué a suprimir un sólo minuto de la película porque los políticos no pueden controlar la vida cultural del Libano, y porque no podemos dejar que los políticos juzguen nuestra memoria. Es el pueblo quien debe hacerlo. Mi película no verá la luz en el Líbano hasta que los políticos no trabajen en la memoria colectiva”.

Más allá de discursos pueriles y vacíos de autocrítica, si en algo trabaja la clase política, dirigida por aquellos señores de la guerra que sumieron al país en el caos y la barbarie en los años 70 y 80, es en la confrontación. Un buen ejemplo es Tripoli, capital del sunismo libanés, donde dos barrios representan el meollo de la tensión confesional del mundo árabe. Se trata de Jabal al Mohsen, poblado por suníes, y Bab al Tabbaneh, poblado por alauíes, una escisión del chiísmo profesada por el dictador sirio Bashar Assad y su entorno. El Ejército libanés está desplegado de forma permanente entre los dos barrios, uno frente al otro, sólo divididos por la Calle Siria por lo habituales que son los enfrentamientos, en los que suelen usarse fusiles, lanzagranadas y granadas de mano.

El Ejército libanés, desplegado entre Bab al Tabbaneh y Jabal al Mohsen, en Trípoli. (M.G.P.)

La tensión data del inicio de la guerra civil, cuando Siria envió a sus tropas y los alauíes de Bab al Tabbaneh combatieron del lado de Damasco, mientras que los suníes de alinearon con los fedayin palestinos que confrontaron la invasión con escaso éxito. Centenares de personas fueron asesinadas, otras tantas detenidas. “La guerra terminó pero nunca se acabó aquí”, afirma Walid, un vecino de Bab al Tabbaneh. “Al menos 86 personas siguen desaparecidas desde los años 80. Desaparecieron a manos del régimen sirio, y no sabemos si están muertos o en prisión. Ahora, las heridas se reabren”, afirma en referencia a los acontecimientos en el país vecino, donde los suníes soportan de forma mayoritaria el peso de la represión del régimen alauí.

En las manifestaciones semanales contra el régimen de Damasco que se celebran en Trípoli, Arabi al Akawi se ha convertido en un símbolo. Este joven de 34 años es el hijo de Jalil al Akawi, respetado líder una milicia suní asesinado en 1986 por las tropas sirias, y su presencia es una constatación de cómo aquellas heridas nunca sanaron. “Aquí nos identificamos con los sirios porque sufrimos lo mismo por parte de los shabiha [milicias alauíes pro Assad]. No hay una sola familia en el barrio donde no haya muerto un miembro de la misma por esa causa. Así que nos encantaría enviar armas y voluntarios a Siria”, dice Akawi hijo sentado en el negocio de un amigo suyo, situado en Bab al Tabbaneh.

Las huellas de la guerra civil en Beirut. (M.G.P.)

“Es inevitable que el conflicto se extienda a Trípoli”, se lamenta un clérigo sirio refugiado en la ciudad suní, sheikh Soheir. Muchos sirios y libaneses comparten ese temor, dado que los rencores de la guerra siguen tan presentes como entonces.

“El conocimiento de la Historia contribuye a evitar la historia, pero no es suficiente”, considera De Gaulle Eid. “Es necesario que el trabajo sobre la memoria sea acompañando de una labor política: hace falta que los actuales líderes del Líbano, que son los mismos que condujeron la guerra, admitan públicamente los errores cometidos y estudien cómo repararlos entre todos”.

Slim coincide en que la estabilidad del país árabe vive un momento extremadamente sensible. “Estamos en un momento muy delicado porque la tensión sectaria, entre suníes y chiíes, está cruzando fronteras. La línea de fuego es tan global que lo que ocurre en Manama [capital de Bahréin] puede tener influencia en el Líbano”, explica. “Los políticos no se toman en serio la guerra civil cuando no se toman en serio la tensión y la desconfianza, pero veo más tensión que una guerra en sí. Es una decisión política la que lleva de la disuasión a la confrontación”.

La destrucción se sigue apreciando en Beirut. (M.G.P.)

El Habre coincide en que los políticos y religiosos se sirven de los fantasmas del pasado para consolidar su poder. “Alimentan el odio de la gente metiéndoles miedo al otro, y cada uno se refugia en su comunidad en busca de protección. Los pocos que nos salimos del modelo comunitario no tenemos poder porque no hay una sociedad civil unificada: somos pequeños nómadas”.

El sectarismo es, para el cineasta, un factor inherente a la historia reciente del Líbano y también su gran lastre. “En 1920, el Gran Líbano fue creado sobre bases sectarias. En 1943, con la Independencia, el poder se distribuyó de forma sectaria, y es un hecho que estamos muy cerca de otra guerra sectaria. Desde 2005, con el magnicidio de Hariri, el odio crece y se intensifica. No hay marcha atrás y está claro que explotará en un mommento dado, porque la historia es cíclica, y lo es aún más si no profundizamos en ella. Puede que necesitemos una explosión de violencia para reflexionar sobre ello”, dice el cineasta.

Una pintada realizada en Beirut, durante el aniversario de la guerra. (M.G.P.)

“El sectarismo no ha hay disminuido. Los medios de comunicación, especialmente la televisión, siguen alimentando el odio con discursos muy peligrosos, mucho más que mi película”, critica el autor de Shou Sar?Para arreglar el problema, el país debe avanzar hacia el laicismo, un laicismo profundo (…) pero será muy difícil instaurarlo con los líderes político-religiosos que nos gobiernan. No nos podremos desembarazar de ese sectarismo religioso sin haber trabajado antes en la memoria de la guerra, sin abrir una nueva página y sin separar completamente la religión de la política”.

.

El cámara Omar Mukhtar filma un combatiente palestino durante una recreación de un combate entre la zonas cristiana y musulmana de Beirut, Mayo de 1976 (AP Photo/DD)

Varias personas recogen el cuerpo de una mujer muerta en un bombardeo sobre Beirut Oeste en Septiembre de 1976 (AP Photo/Saade)

Un combatiente palestino de Al-Fatah dispara contra fuerzas del ejército sirio en Beirut. Octubre de 1976. (AP Photo/Saade)

Varios adolescentes saludan a fuerzas sirias entrando en Beirut para pacificar la guerra. Noviembre. 10, 1976. (AP Photo/Rihan)

Una mujer trastornada se lamenta frente los cuerpos de su marido y dos hijos encontrados entre los centenares de cadáveres de civiles palestinos masacrados en los campos de refugiados de Sabra y Shatila por fuerzas falangistas cristianas en zona controlada por el ejército israelí. Septiembre. 19, 1982 .(AP Photo/Rafaii)

Funeral por las víctimas palestinas del Sabra y Shatila. Sepiembre 1976 (AP Photo/Jamal)

Una mujer herida en la explosión de una bomba que causó ocho muertos y cincuenta heridos en Beirut. Febrero de 1983 (AP Photo/Staff/Saade)

Varios civiles regresan a su barrio comprobar el estado de sus casas tras los tres meses de combates entre las fuerzas del General Michel Aoun y la milicia libanesa de Samir Geagea que ha costado la vida a 920 personas según la policía. (AP Photo)

Humo negro sobre Beirut el 24 de Mayo de 1988 tras los fuertes bombardeos de artillería intercambiados entre la guerrila pro-siria, Amal y la milicia pro-iraní, Hezbollah. (AP Photo/Mohammed Azakir)

Niños libaneses pasean por Beirut, Octobre 1990. (AP Photo/Ali Mohammed/Ahmed Azakir)

Tropas libanesas remueven las barreras de tierra y cascotes erigidos en una calle del viejo Beirut tras varios años de guerra civil. Diciembre de 1990. (AP Photo/Ahmed Azakir)

Marines de EEUU en la línea de defensa del aeropuerto internacional de Beirut. (AP Photo/Don Mell)

Atasco de tráfico durante la huída de centenares de personas de los combates entre las las falanges cristianas libanesas y fuerzas palestinas. 28 de Junio de 1982 (AP Photo/Merliac)

Tanques israelíes disparan contra posiciones palestinas en el aeropuerto de Beirut. 5 de Julio de 1982 (AP Photo/Langevin/Nash)

8 comentarios

  1. [...] Sigue leyendo esta noticia de Periodismo Humano en Memoria para confrontar la amnesia del Líbano [...]

  2. [...] En este gran reportaje publicado por Mónica G. Prieto en http://www.periodismohumano.com, con motivo del 37 aniversario de la guerra de Líbano, aquella suma de guerras a alguna de las [...]

  3. Manuel

    Triste, muy triste esta amnesia colectiva. Lástima que sigan el mismo camino que España en este tema.

  4. [...] e imagenes http://periodismohumano.com/en-conflicto/memoria-para-confrontar-la-amnesia-del-libano.html Share this:Me gusta:Me gustaSé el primero en decir que te gusta esta [...]

  5. [...] que suele esgrimir la temida oficina libanesa suele ser una frase, común para todos los proyectos: que la creación artística en cuestión “amenaza la paz civil”. “Censuran cualquier guión que hable de masacres, de religión… Actúan con [...]

  6. ALEXANDER RODRIGUEZ

    Nobel PARA EL YasunI DESDE QUITO

    En un mundo donde todo es posible, pero la paz mundial resulta una tarea complicada, siempre es una tarea noble que alguien (o algo) intente lograrlo, incluso con herramientas que faciliten el camino a hacia la paz. Es por eso que la gente detrás de la iniciativa “Internet for peace” pensaron que Internet debia recibir el Premio Nobel de la Paz en el año 2010 en nombre de todos los colaboradores desconocidos.

    Pero en este presente año 2013 sigo pensando que se puede seguir luchado por conseguir para el próximo premio Nobel de la Paz bien se puede continuar insistiendo que no solo sea internet , mas bien sea la pareja Yasuní IT, como candidata al aludido Nobel mediante una iniciativa apoyada por nuestro Gobierno o por los paises conocidos ya por sus contribuciones .
    Para lograr la nominacion a la iniciativa y sumarse a la propuesta es conveniente para lograr tal nominacion con un manifiesto en conjunto de internet por la paz y por el Yasuni ,traducido a muchos idiomas.

    Como todos conocemos el Premio Nobel se considera la distinción más prestigiosa del mundo. Entre los descubrimientos que han merecido el galardón se cuentan entre otros los rayos X, la radiactividad y la penicilina. Pienso que ahora cuando en el mundo comienza ya a venderse el aire como lo estamos viendo en la china , es el momento de ver en la ecología y al mayor parque en biodiversidad en el mundo, como lo es el YASUNI ITT ,para ser considerado al premio Nobel.
    Para lo que me permití desarrollar una propuesta, no tomada en cuenta por el Gobierno de mi País por la Dra Baki , a pesar de mis constantes insistencias, seguramente por no contar con poder político

    CARTA ABIERTA AL MUNDO, que escribí, ya hace dos años,y dada se conozca por diferentes medios escritos y paginas webs de Ecuador y del mundo desarrollada con el propósito de salvar al YASUNI, y al medio ambiente, quedando sin repuesta oficial, y que Creo que apoyado conjuntamente, con el internet, que se ha pensado en otorgarle el premio Nobel a Internet, que si bien es cierto es Abstracta ´-como copio y pego, parte de un articulo al respecto -, pero tiene bases físicas. Es un objeto inanimado, pero la hacemos todos nosotros día a día, y eso la mantiene más viva que nunca.

    Internet sin dudas ha cambiado nuestras vidas, me parece sumamente interesante que se haya concretado la nominación. Más allá de los usos recreativos, y de ciertos sectores y actitudes que más que promover el diálogo incentivan el odio (tan cómodos desde el anonimato), Internet nos ayudó a saltar barreras de distancia, de diferencias étnicas, logró que un mundo inmenso se convierta, en gran parte, en un pañuelo digital en el que podemos comunicarnos y solidarizarnos con causas ajenas a nuestra realidad cotidiana.que es muy preocupante lo que ocurre en la zona adyacente al ITT, las actividades en la zona , van a condicionar la propuesta no sólo por los impactos que ya se vislumbran, dado que se trata de áreas protegidas -y por lo tanto son ilegitimas-, sino porque esta sería la puerta de entrada al ITT. Al respecto, digo qué seria de la protección que, indispensablemente requieren, eco lógicamente, las maravillas del universo, como es el Yasuní, si no contáramos con la difusión que nos permite el internet, hacia el Orbe completo. Entonces, bien se justifica que el Yasuní ITT,como candidato al aludido Nobel. Con los logros que pueden extenderse en un futuro cercano a otros países que conforman la cuenca del Amazonas ,a los que también invitare a sus gobiernos a que se nos unan , con los cuales limitamos , entre ellos Perú Colombia, Brasil. Razón por lo que , sugiero y recalco , una vez más que el YASUNI ITT se tome en cuenta para que personas en el mundo entero se solidaricen con la propuesta que estoy adjuntando,siendo una herramienta muy útil a la ecología y como tal, que la usemos para la paz y ahora para el medio ambiente protegido, que esto equivale a lograr la paz de la Humanidad. El mundo tomará consciencia para lograr que el proyectos despegue con la participación y la concurrencia masiva -como para dar la oportunidad de emplear a miles de ciudadanos jóvenes que aportarán conclusiones globales y paulatinamente apostarán por las àreas de la ecología, a la superación con las nuevas iniciativas del equipo de trabajo diseñado con esta finalidad , sin duda el balance del año 2013 será muy positivo, para generar trabajo en todo Ecuador , elevando el espíritu nacionalista -que solamente lo vemos cuando juega la selección de fútbol, manteniendo la calidez y calidad del trabajo apostando día a día a la superación personal y nacional trabajando en equipo ,cosas que tan buenos resultados nos darà en la nueva era digital que estamos viviendo

    Miles de ciudadanos y y con la participación de todo un pueblo como lo es el ecuatoriano sumado con la participación y del liderazgo principalmente de los jóvenes. Como es un tema con nuevas tendencias, solicito comedidamente señores de la prensa nacional.Pues, La esperanza es lo último que se pierde, sea apoyado, por ustedes , y me ayuden por favor, a difundir la presente idea , muy ecuatoriana, con entrevistas ,o boletines de prensa como el que les estoy dando a conocer, ya que la persona encargada de estas negociaciones no me toma en cuenta , a pesar de haber solicitado personalmente y en muchísimos correos electrónicos en ser recibido p para explicar de mejor forma mi propuesta que actualmente multiplican el quehacer científico y apoyar de esta manera nuestro desarrollo .incluso , ,para lo que me permitì adjuntar una carta de la Presidencia de la Repulica con tal finalidad , seguramente se encuentra muy ocupada la Dra Baki , volando alrrededor del mundo ,solicitando mas apoyos económicos, lo que está muy bien, pero ,dejando en tierra la mejor oportunidad de lograr la mayor parte de la financiación al YASUNI ,buscando vías alternativas para conseguir el capital necesario y lograr de esta manera generar y dar empleo a miles de ciudadanos ecuatorianos ,explicando la misma y pueda llegar a que sea conocida y reconocida por el Ejecutivo y vea en esta propuesta una salida a tanta falta de trabajo,incorporando a miles de jóvenes por nuevos senderos y tengan estos jovenos un norte a seguir, y se pare en algo la alta delincuencia que estamos viviendo ,apuntando hacia soluciones innovadoras, en las cuales los jóvenes sean parte central para romper el ciclo de oportunidades y de reproducción económica sin igual en un mundo que ya comienza por respirar aire en envases, lo que no hará más que continuar atentando al medio ambiente. sólo así que con cada dólar ,con un reconocimiento nacional , y sumado de millones de personas ,se pueda hacer realidad que Yasuni no sea explotado y dejar el petróleo en el subsuelo y podamos hacer realidad la propuesta que desde hace más de dos años,como insisto una vez mas no logro hacer despegar por falta de recursos economicos y de poder politico ni a una organización predominantemente ecológica, en la que pueda presionar como forma de actuar, y con la valentía de hablar en alto por encima de la sumisión y de la subordinación. Pueden revisar mi propuesta en GOOGLE con nuestra trayectoria de más de 2 años posteando mensajes como pueden comprobarlo

    ¿Qué les parece a ustedes?
    Adjunto la CARTA ABIERTA AL MUNDO,
    Alexander Rodríguez Muñoz
    Responder

  7. Estimadosamigos , del M MEDIO AMBIENTE EC., por solicitarles conozcan por favor , el tema ambiental que con buena predispociciòn y altura de apoyar el medio ambiente Y, queserìa imporantisimo tener un LINK con el ministerio, para mejor promociòn como ecuatorianos concientes al apoyo de la mejor iniciativa el YASUNI y que la revista que les estoy dando ha conocer apoya con EL NOBEL AL YASUNI
    SALUDOSCORDIALES
    El premio Nobel para el Yasuní ITT – Revista LA GENTE de Manabí
    http://www.revistalagente.com/el-premio-nobel-para-el-yasuní-itt/
    Apoyo las ideas de ALEX, para que todos, si todos los ecuatorianos y los de Manabi … El Ecuador, con el Ejecutivo a la cabeza puede pedir a la población colaborar para …. Ante tan grande idea y programa, estimo necesario que Rodríguez Muñoz, …. Necesitamos conocer la carta CARTA ABIERTA AL MUNDO se pueda …

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa