ocultar/mostrar banner

En conflicto

Los desaparecidos ocultos de México (II)

Más de 500 personas han sido y continúan secuestradas por las fuerzas de seguridad desde hace 40 años

Bajo el gobierno de Calderón ha habido almenos 4 casos

Ninguno ha obtenido justicia

Desaparecidos bajo lo presidentes:

Gustavo Díaz Ordaz (1964 – 1970): 1
Luis Echeverría(1970 – 1976): 337
José López Portillo (1976 – 1982): 179
Miguel de la Madrid (1982 – 1988): 20
Carlos Salinas de Gortari (1988 – 1994): 12
Ernesto Zedillo (1994 – 2000): 11
Vicente Fox (2000 – 2006): 1
Felipe Calderón (desde el 2006) al menos 4

*Cifras basadas en el registro del Comité Eureka y en la prensa

Movilización cada primer sábado de mes delante de la Corte Suprema para denunciar la existencia de 565 desaparecidos y que sigan aumentando. M.S.

Esto no es ninguna quiniela, ni la puntuación de un juego. Son el número de personas desaparecidas por cuestiones políticas en cada sexenio en México desde que tuvo lugar la primera, la de Epifanio Rojas, profesor, en 1969. Desde entonces bajo todos los presidentes mexicanos sin excepción se han aplicado como estrategia antiinsurgente.

Sin embargo la desaparición forzada es un crimen de lesa humanidad y este país ha ratificado los acuerdos internacionales para erradicarla. El propio gobierno de Felipe Calderón firmó hace dos años la Convención para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas de Naciones Unidas. Sin embargo la continuidad de esta práctica y sobretodo la denegación de justicia en México ha causado que la desaparición forzada en México llegase hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Aunque el mayor número de desaparecidos se dieron durante los años de la llamada guerra sucia, el registro del Comité Eureka sigue sumando y ya han llegado a los 565 desaparecidos políticos –son las cifras modestas pues hay quiénes hablan de miles de casos- sin que a la fecha alguno de los responsables haya sido juzgado. La impunidad perpetua que este crimen de lesa humanidad se siga cometiendo. El gobierno de Calderón ya tiene un lastre de 4 desaparecidos políticos como tales pero junto a estos, ya sea a manos de la policía o a través de paramilitares, desde la frontera sur en Chiapas hasta en el norte en Chihuahua, aumentan los asesinatos de activistas y políticos y los ataques a periodistas, encubiertos por el cajón de sastre de la narcoviolencia.

“Ahora en lugar de desapariciones, se les dice levantones del crimen organizado. Aunque hay cosas que recuerdan escuadrones de la muerte. En Chihuahua por ejemplo, llegan un grupo armado y matan a un grupo de estudiantes que estan festejando, ¿pero qué es eso? Ya no se puede diferenciar a un sicario de un marino”, explica Rosario Ibarra, quién asegura que detrás de la guerra contra el narcotráfico hay mucha represión a la protesta social.

¿Qué es un desaparecido político? H.I.J.O.S. México

Los desaparecidos nos faltan a todos H.I.J.O.S. México

De arriba a abajo: Edmundo Reyes, Gabriel Cruz y Francisco Paredes, tres desaparecidos durante el mandato de Calderón

Sea como sea, de los cuatro desaparecidos que se le atribuyen a Calderón, hay dos casos paradigmáticos, los de Edmundo Reyes y Gabriel Alberto Cruz. Ambos fueron detenidos por policías estatales de Oaxaca el 25 de mayo de 2007 por militar en el Ejército Popular Revolucionario, una organización armada. Después de la detención fueron torturados y, según las averiguaciones, trasladados a un campo militar. Pero nunca fueron presentados a una autoridad competente o a la opinión pública. Simplemente desaparecieron. Al más puro estilo años 70.

Sin embargo, el gobierno de Calderón ha tenido la oportunidad de repararlo y romper así la cadena de impunidad. A los 11 meses de su desaparición, el EPR propuso a algunos intelectuales de izquierda mexicanos a establecer una Comisión de Mediación (Comed) que negociara entre ellos y el gobierno.

La mesa se estableció a condición de qué la guerrilla hiciese una tregua, que aceptaron. Pero fue el estado quién no cumplió su parte. Pues aunque la mesa ha arrojado luz sobre lo que sucedió inmediatamente después de la detención de Reyes y Cruz  y ha conseguido que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reconozca el delito de desaparición forzada, las instituciones no han facilitado el esclarecimiento de los hechos y han alargado el proceso de manera estéril. El mismo informe de la CNDH reconoce que la Secretaría de Defensa les impidió la inspección del campo militar con carácter de urgencia o no les permitió que entrevistasen a algunos agentes relacionados con los hechos.

Así las cosas la Comed decidió interrumpir el diálogo. Sin embargo se mantienen abiertos a retomarlo, cuando el gobierno muestre una voluntad real de negociación. “Este caso es estratégico, si conseguimos sacarlo, abriremos una rendija en la búsqueda de justicia y efectividad en materia de derechos humanos en México”, aseguró el ex rector de la Universidad de Guerrero, José Enrique González en unas jornadas recientes contra las desapariciones forzadas.

En la mesa de negociación se consiguió que se arraigara a 9 policías relacionados con la detención de ambos eperristas durante 40 días. Después se desestimó el testimonio que los acusaba, y varios de los agentes implicados aparecieron asesinados, aunque de esto se acusó mediáticamente al narcotráfico.

La Comisión de Mediación reunida en la Secretario de Gobernación. Foto SEGOB

“El estado mexicano va borrando las huellas del delito. No basta solo con leyes en este país se necesita fundamentalmente voluntad política”, denuncia el también abogado e integrante de la Comed, Juan de Dios Hernández.  Y es que las desapariciones forzadas son un crímen político que comete el estado y ajusticiarlas significa que el estado debe investigarse a sí mismo.

Cruz, Reyes y los más de medio millar más de desaparecidos registrados podrían haber cometido el delito de rebelión, pero todos los ciudadanos tienen derecho a un juicio justo. Sin embargo cuando el estado comete una desaparición forzada anula todos los derechos del individuo, y extiende el abuso hasta sus famílias pues, tal y como contempla el derecho internacional, la figura de la víctima se desplaza hasta los familiares que no pueden descansar pensando en qué le estará ocurriendo a su ser querido.

Es la experiencia de Nadín Reyes, la hija de Edmundo. Le cuesta mucho reír, no se ha acostumbrado a que su padre no esté. Cuando se acerca el día del padre o la fecha de su cumpleaños se descubre entrando en la tienda a comprarle su regalo, hasta que se da cuenta que cuando regrese seguramente no estará. “Cuesta mucho hacer la vida sin ellos (los desaparecidos): comer, reír,…” sin embargo con sólo 27 años, Nadín lleva tres encabezando la lucha por que le devuelvan a su progenitor. ”Ha sido muy difícil, al principio tardé en asimilar porqué se lo habían llevado, dónde estaba, que le estarían haciendo, no era consciente de la magnitud de que era estar desaparecido, es decir no saber nada, entonces me entraba el temor y la desesperación, pues no puedes ni tener una imagen de donde está” confiesa Nadín Reyes quién asegura que conforme ha pasado el tiempo no ha aminorado el dolor ni la angustia pues cada vez se pregunta más que puede haber pasado.

Nadin Reyes lleva tres años peleando por saber cuál es el paradero de su padre. M.S.

Eso sí, no va a tirar la toalla.”No podemos cansarnos mientras el estado no se canse de seguir desapareciendo a gente”, agrega. Además, a diferencia de las doñas que llevan 35 años peleando y de las que hablamos la semana pasada, Nadín choca con un país que no es consciente que siguen habiendo desapariciones, pues para el conjunto de la sociedad, es una cosa del pasado. ”Son temas que no se hablan, y hay que hacerle ver a la gente que es una situación infame que sigue sucediendo”.

Por suerte no está sola, es una de los centenares de familiares que dedican su vida a buscar a sus desaparecidos, superando los hostigamientos policiales y el estigma social y apoyandose entre sí. Mientras esas madres, hijas, esposas y amigos estén ahí, los desaparecidos seguirán presentes.

___________________________________________________

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa