En conflicto

Tambores que curan mujeres en Ruanda

Antes del genocidio ruandés, sólo un grupo seleccionado de hombres podía tocar los tambores.

Pero un grupo de mujeres los utilizan ahora como terapia colectiva a través de la creación y del arte y han realizado giras por África, Europa y Estados Unidos.

El genocidio también alteró el orden y las jerarquías sociales en Ruanda. Ingoma Nshya, el primer grupo de mujeres tamborileras del país es un ejemplo de ello. Antes de las masacres, los tambores sólo podían ser tocados por algunos hombres, cuidadosamente seleccionados. Hoy en días las mujeres tamborileras de Ingoma están reconocidas internacionalmente, han realizado giras por todo África, Europa y Estados Unidos.

Sin embargo, a la vez que un modo de dar recursos a las mujeres participantes, esta idea de Odile Katese que se ha desarrollado en el marco de la Universidad de Butare, es y ha sido sobretodo una forma de terapia colectiva que, a través de la creación y del arte, ha ayudado a la sanación de este grupo de mujeres.

 

Ver Especial multimedia.

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie