En conflicto

HRW denuncia detenciones, abusos y desapariciones en Siria

Desde marzo de 2011, las autoridades de Siria sometieron a decenas de miles de personas a torturas, violaciones y otros abusos sexuales y detenciones ilegales, castigos que en algunos casos llevaron a la muerte, asegura un documento publicado por Human Rights Watch.

“Creo que solo rascamos la superficie”, dijo a IPS el subdirector de HRW para Medio Oriente y África del norte, Nadim Houry, quien calcula que los detenidos son varios miles“.  El estudio “Archipiélagos de tortura: Arrestos arbitrarios y desapariciones forzadas en las prisiones clandestinas de Siria desde marzo de 2011” se realizó en base a entrevistas a más de 200 personas, tanto expresos como desertores del ejército sirio y de las agencias de inteligencia, y presenta informes sobre 27 centros de detención. Entre las víctimas hay hombres, mujeres, ancianos y menores.

El documento identifica a las cuatro principales agencias de inteligencia, llamadas “mukhabarat”, como responsables y a cargo de los centros de detención.

Rupert Colville, portavoz de la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, explica: “Hay muchas otras situaciones en las que funcionarios, incluido personal del Ejército y de inteligencia, fueron acusados y condenados por graves violaciones de derechos humanos, como torturas, cuando las circunstancias en el país cambiaron”.

Las personas entrevistadas denuncian varios métodos de tortura, como la aplicación de picana eléctrica, golpizas, simulacro de ejecuciones, exposición al frío y al calor, colgar cabeza abajo a los detenidos u obligarlos a mantenerse despierto por días, y el uso de ácido.

Uno de los soldados detenidos en el centro de Latakia describió los tormentos a los que fue sometido: “El guardia trajo dos picanas eléctricas. Puso una en mi boca y otra en mi pie. Luego comenzó a prender y a apagarlas rápidamente. Lo hizo unas siete y ocho veces. Sentí que era el fin, que no iba a salir de ese lugar”.

Un hombre detenido en el centro de Kafr Souseh relató: “La falta de sueño y los plantones hicieron que la gente comenzara a enloquecerse y a alucinar. Hubo unas cinco o seis personas en mi celda que perdieron la razón”. Respecto del trato para las víctimas de tortura, Houry señaló: “Varía según las necesidades, y también según el país”.

Houry señaló que la mayoría de las víctimas entrevistadas recibieron atención en los países vecinos. “Es necesario realizarles un mayor seguimiento psicológico. Hay organizaciones no gubernamentales que ofrecen ese servicio”, apuntó.

HRW también entrevistó a varias personas que fueron testigos de la muerte de compañeros y cinco desertores de las fuerzas de seguridad que presenciaron la ejecución de detenidos y golpizas que derivaron en la muerte de la víctima.

Desde marzo de 2011, el Centro de Documentación de Violaciones, de Siria, registró los nombres de 575 personas que murieron en esos centros de detención.

“En muchos casos, las familias de las personas muertas bajo custodia debieron firmar documentos que afirmaban que grupos armados mataron a sus familiares, y tuvieron que prometer no hacer un funeral público como condición para recibir el cuerpo”, señala el documento de HRW.

También recomienda que el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reclame acceso a todos los centros de detención de Siria, y despliegue observadores especialmente capacitados para identificar violaciones de género y entrenadas para trabajar con niños y niñas.

Además exhorta al Consejo de Seguridad a derivar la situación de Siria a la Corte Penal Internacional y a reclamar acceso a esos centros para misiones humanitarias, periodistas extranjeros y organizaciones de derechos humanos.

HRW también urge a Rusia y a China a apoyar las acciones del Consejo de Seguridad en Siria, a suspender la asistencia y la venta de armamento militar a Damasco, y a “condenar con dureza la sistemática violación de derechos humanos de las autoridades sirias”.

Todos los países son urgidos a adoptar sanciones puntuales contra funcionarios sirios implicados en violaciones a las leyes internacionales de derechos humanos. “Se puede hacer más, pero creo que la prioridad es que observadores de la ONU, entre otros, puedan acceder a estas personas detenidas”, indicó Houry. “Organizaciones no gubernamentales internacionales, proveedores de asistencia humanitaria, la ONU y otras organizaciones locales deben crear, ampliar y mejorar el acceso médico, psicológico, social y legal contemplando a hombres y mujeres víctimas de abusos sexuales dentro y fuera del país”, remarcó.

Siria suscribió tratados para prohibir la tortura en todas las circunstancias, como el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos y Degradantes.

“Podrá llevar años, incluso décadas, pero cada vez son más las formas para que los culpables sean llevados ante la justicia”, indicó Colville.

Leer también

Los vídeos de las torturas y matanzas en Siria

12.12.2011 · Javier Bauluz · Edición

A pesar de no poder garantizar su veracidad total, creemos que debemos mostrar a nuestros lectores esta selección de imágenes anónimas, pero creíbles, que circulan en Internet y que coinciden  con las graves violaciones de derechos humanos denunciadas por ciudadanos sirios, organizaciones de derechos humanos e instituciones internacionales.

Leer más

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie