ocultar/mostrar banner

El derecho a protestar está en peligro en España, alerta Amnistía Internacional

El inicio de la crisis en España en 2008 trajo consigo la imposición de medidas de austeridad que desembocaron en una oleada de protestas. La respuesta del Gobierno a las protestas ha sido, en gran parte, represiva: abuso de las sanciones administrativas impuestas a los manifestantes y uso excesivo de la fuerza que la policía ha empleado contra ellos.

De ese modo, el Estado español en vez de cumplir con las obligaciones contraídas en tratados internacionales y salvaguardar el derecho a la libertad de reunión, expresión y asociación, ha optado por presentar propuestas legislativas que ampliarían el ámbito para sancionar a quienes organizan manifestaciones y participan en ellas.

(Javier Bauluz)

Actualización 13 de Octubre 2014

La Reforma Ley de seguridad ciudadana que llevaba semanas parada en el Congreso ha dado un paso más tras cerrarse  las enmiendas a la totalidad, con todos los grupos de la oposición en contra y de una amplia mayoría de la ciudadanía. El próximo jueves 16 de octubre pasará a ser debatida en el Pleno.

“Desde  la Plataforma No Somos Delito, formada por más 70 organizaciones de ciudadanos, activistas y juristas, queremos hacer llegar nuestra preocupación y alerta ante el avance de una ley que atenta gravemente contra el ejercicio de los derechos y libertades civiles de los ciudadanos reconocidos tanto en la Constitución Española como en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. A partir de hoy, este colectivo se mantiene en estado de alerta y hace un llamamiento a la ciudadanía para oponerse a la aprobación de esta Reforma y pedir al gobierno que la retire“. 

Mordaza a las protestas sociales

La aplicación de un paquete de sanciones intimidatorias  parece hecho a medida de las acciones de protesta social que se vienen desarrollando a raíz de los recortes en derechos sociales que estamos sufriendo con la crisis. La nueva ley de Seguridad Ciudadana califica, como infracciones muy graves, sancionadas con multas de 30.001 a 600.000 euros “Las reuniones o manifestaciones no comunicadas o prohibidas en instalaciones en las que se presten servicios básicos para la comunidad”, como son las estaciones de tren o los aeropuertos graves. Sanciona como infracciones graves, con multas de 601 euros a 30.000 euros, “la perturbación grave de la seguridad ciudadana en las reuniones no comunicadas frente al congreso, senado o asambleas legislativas de las comunidades autónomas”. El texto establece también, sanciones graves por “el uso no autorizado de imágenes, datos personales o profesionales de las autoridades o miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad que puedan poner en peligro la seguridad personal o familiar, de las instalaciones protegidas o en riesgo el éxito de una operación, sin menoscabo del derecho fundamental a la información”, un matiz, este último que podrá generar cierta arbitrariedad en la aplicación de la norma. A su vez, incluye como infracciones leves sancionables con multas de 100 a 600 euros, “la celebración de reuniones o manifestaciones no comunicadas en lugares de tránsito público” de las que serán responsables “los que se consideren como promotores u organizadores”, “las injurias o faltas de respeto y consideración dirigidas contras las fuerzas de seguridad en una concentración o reunión en el ejercicio de sus funciones” o “el escalamiento a edificios o monumentos sin autorización”.  Más información 

Actualización 29 de Abril 2014  

Cecilia Denis, Presidenta de AIM, tratando de entregar en mano la documentación a la Delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes.

Activistas de Amnistía de Internacional muestran ante la Delegación del Gobierno de Madrid su rechazo a los recortes al derecho de libertad de expresión y reunión.

Se han colocado mordazas y exhibido carteles para denunciar que las autoridades están asfixiando las protestas pacíficas. También se han recogido firmas, que serán enviadas al Ministerio del Interior, como muestra de rechazo ante esta situación y de oposición a las reformas legislativas represivas previstas por el Gobierno, como la reforma del Código Penal o e Ley de Seguridad Ciudadana .

Se ha leído un manifiesto en el que se recogen las peticiones de Amnistía Internacional sobre este tema, que más tarde, se ha registrado en el interior de la Delegación del Gobierno de Madrid, al no podérselo entregar en mano a la Delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, como pretendían, junto con la una copia del informe “España el derecho a protestar, amenazado”.

Peticiones de Amnistía Internacional al Gobierno y al Parlamento

Que revisen la legislación, las políticas y las prácticas relativas a las reuniones públicas y las manifestaciones, con el fin de garantizar que el derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica se proteja, de conformidad con las obligaciones internacionales contraídas por España en materia de derechos humanos. De aprobarse la reforma del Código Penal y la Ley de Seguridad Ciudadana proporcionarían a las autoridades policiales herramientas adicionales para restringir injustamente los derechos de los manifestantes. Por tanto, Amnistía Internacional pide que las propuestas actuales se retiren o se modifiquen sustancialmente.

Que no se sancione a manifestantes única y exclusivamente por la falta de notificación para celebrar una manifestación y que las sanciones no se utilicen como elemento disuasorio para impedir a la gente que ejerza su derecho a la protesta.

Que los cuerpos y fuerzas de seguridad protegen el derecho a la reunión pacífica, absteniéndose del uso de la fuerza o de material antidisturbios contra manifestantes pacíficos. Cualquier decisión de dispersar una manifestación debe ser realizada bajo los principios de necesidad y proporcionalidad, cuando pueda haber algún riesgo para el resto de las personas y debe ser claramente comunicada y explicada.

Toda reforma de la legislación actual debe servir al propósito contrario de incrementar la protección de los derechos de los manifestantes, empezando con la introducción en la ley española de la posibilidad de celebrar manifestaciones espontáneas, conforme prevén las normas internacionales.

Activistas de Amnistía Internacional Madrid frente a la Delegación del Gobierno de Madrid.

Manuel Bustamante, de 20 años, recibió un fuerte golpe en la cabeza durante las cargas policiales del 25 de septiembre de 2012 en Madrid. “Cuando caí varios agentes me patearon por todo el cuerpo. Me cubrí la cabeza y les pedí que parasen”. En la comisaria de Moratalaz comenzó a sentirse mareado y con náuseas. Lejos de ofrecerle asistencia médica, los agentes le increparon por sus quejas, no permitiéndole ni tan siquiera ir al baño. No recuerda el momento en el que perdió el conocimiento, solo que al despertar se encontraba en el hospital Gregorio Marañón. El médico le diagnosticó traumatismo craneoencefálico. Manuel está acusado de cargos penales por agresión a un agente y alteración del orden. Su causa aún sigue pendiente.

María (nombre ficticio), estudiante de 21 años, iba con unos amigos a coger su coche para volver a casa tras su participación en la “Marcha Ciudadana” del 23 de febrero de 2013 en Madrid, cuando se encontraron con gente que corría huyendo de las cargas policiales. Se asustaron y echaron a correr. “Un antidisturbio me acorraló contra la puerta del restaurante y me presionó el cuello contra su brazo mientras me gritaba: asquerosa, que te he visto tirar piedras, a pocos centímetros de mi cara”. En Moratalaz permaneció un largo rato de pie frente a una pared. “Ya no podía ver, hice un esfuerzo, me di la vuelta, apoyé la cabeza en la pared, miré al policía y le dije: me voy a caer, a lo que me contestó: ¿qué quieres? ¿agua o sexo?”.

El uso abusivo de la fuerza que ejerce la policía al practicar las detenciones y el trato violento y humillante recibido por parte de algunos manifestantes bajo custodia policial es muy preocupante, al igual que la falta de investigación exhaustiva e imparcial sobre los hechos.

En 2013, el Gobierno inició un procedimiento para reformar el Código Penal e introducir un anteproyecto de Ley Orgánica para la Protección de la Seguridad Ciudadana. Ambos textos afectan directamente al derecho de reunión pacífica en España.

Aunque el Gobierno justifica la reforma del Código Penal por “la necesidad de fortalecer la confianza en la administración de justicia”, este proyecto de ley no ha analizado adecuadamente el impacto sobre el sistema penal o penitenciario que pueden tener algunas de sus disposiciones, ni se justifica desde un punto de vista de necesitad pública. En una encuesta realizada en octubre de 2013 por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), órgano vinculado al Ministerio de la Presidencia, solo el 0,2 % de la población española expresó preocupación por el mantenimiento del orden público en España. Sin embargo, varias de las modificaciones propuestas tendrán como efecto ampliar el abanico de conductas punibles en el contexto de manifestaciones, incrementando la severidad de las penas que pueden imponerse y reduciendo las garantías procesales a disposición de los acusados.

(Javier Bauluz)

La modificación de los artículos relativos a los delitos de atentado a la autoridad y desorden público en la reforma del Código Penal tipifican como una forma de desorden público ocupar instalaciones o establecimientos alterando su actividad normal, aunque no se produzcan actos de violencia. La nueva reforma considera además, que la resistencia pasiva a la autoridad pueda ser castigada de igual manera que una agresión y los desórdenes públicos tendrán penas más graves, de entre 1 y 6 años de prisión, si se producen en el contexto de manifestaciones y reuniones numerosas sin justificación alguna.

Asimismo, con esta reforma se crean nuevos delitos como el de difusión de mensajes o consignas, que pueden resultar de tal ambigüedad que se corre el riesgo de que la difusión de cualquier opinión o crítica se pueda convertir en un comportamiento punible, tal y como ya alertó el Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa.

Actualmente si en un acto público se produce una alteración leve del orden es considerado como falta, al igual que la falta de respeto a la autoridad o la desobediencia civil. El proyecto de ley elimina estas faltas del Código Penal y pretende transferirlas al anteproyecto de Ley sobre Protección de la Seguridad Ciudadana. Este traspaso significa que estarían sujetas a sanciones más severas. Además, en los procedimientos de la Ley de Seguridad Ciudadana se presume la veracidad de la declaración policial y corresponde a la persona que se enfrenta a la multa rebatirla.

Las reuniones o manifestaciones que no se hayan notificado y se celebren en “infraestructuras críticas” o sus cercanías (el anteproyecto de Ley de Protección de Seguridad Ciudadana no incluye una lista definida de cuáles son esos lugares) también se sancionarían como infracción grave, incluso aunque no alteren el orden público. Cuando las autoridades consideren que esas manifestaciones interfieren con el funcionamiento normal de esas infraestructuras críticas, la infracción se tratará como muy grave, y se sancionará con una multa que podría ascender a entre 30.000 y 600.000 euros.

El uso de imágenes de miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que atenten contra su honor, será castigado con 1.000 euros de sanción. Aunque el director general de la Policía ha manifestado que esta disposición propuesta va dirigida a los ciudadanos particulares más que a los medios de comunicación, el derecho a la libertad de expresión, que incluye el derecho a recibir y difundir información, no corresponde únicamente a los periodistas profesionales, sino a todas las personas y a veces se convierten en pruebas esenciales de cara a las investigaciones.

Imagen de previsualización de YouTube

Un ejemplo de ello fueron las imágenes grabadas por TVE, determinantes para mostrar como Jorge, auxiliar de enfermería de un centro de salud de Madrid y miembro activo de la Marea Blanca, no intentó agredir al consejero de Sanidad durante un acto de protesta de apoyo de la sanidad pública el 25 de marzo de 2013, de lo que se había sido acusado. Debido a estas imágenes, la jueza de instrucción desestimó la acusación contra él. En este caso fue un medio de comunicación, pero una reciente sentencia del Juzgado de Instrucción número 11 de Madrid ha avalado que los ciudadanos puedan filmar a los policías durante sus actuaciones públicas y que éstos pierden sus garantías como agente de la autoridad cuando se extralimitan en sus funciones.

En lugar de presentar a los movimientos sociales que promueven muchas de las protestas actuales como una amenaza contra la sociedad y llevar a cabo propuestas legislativas que ampliarían el ámbito para sancionarlos, el Gobierno español debe garantizar que se respete su derecho a la libertad de reunión, expresión y asociación, derechos consagrados en tratados de derechos humanos de los que España es parte, y por lo tanto, tiene la obligación de respetar, proteger y garantizar.

14 comentarios

  1. [...] El derecho a protestar está en peligro en España, alerta Amnistía Internacional por ElenaDomínguez a periodismohumano.com enviado: ____ El uso abusivo de la fuerza que ejerce la policía al practicar las detenciones y el trato violento y humillante recibido por parte de algunos manifestantes bajo custodia policial es muy preocupante, al igual que la falta de investigación exhaustiva e imparcial sobre los hechos. En 2013, el Gobierno inició un procedimiento para reformar el Código Penal e introducir un anteproyecto de Ley Orgánica para la Protección de la Seguridad Ciudadana. Ambos textos afectan gravemente al derecho de reunión pacífica en España. etiquetas: represión, abusos policiales, libertad de expresión usuarios: 1   anónimos: 0   negativos: 0   compartir: sin comentarios actualidad karma: 6 (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); [...]

  2. [...] leer artículo completo en periodismohumano.com [...]

  3. [...] leer artículo completo en periodismohumano.com [...]

  4. Es increíble hasta que punto vamos a llegar.

  5. [...] Más información sobre la “Ley Mordaza” en Periodismo Humano: [...]

  6. [...] El derecho a protestar está en peligro en España, alerta Amnistía Internacional [...]

  7. [...] derecho a protestar está en peligro en España, alerta Amnistía Internacional (Periodismo Humano) http://periodismohumano.com/en-conflicto/el-derecho-a-protestar-esta-en-peligro-en-espana-alerta-amn… Compártelo:FacebookTwitterGoogleRedditLinkedInCorreo [...]

  8. [...] deplorables sí sirven para recortar derechos y libertades individuales. Para justificar la represión de las manifestaciones de descontento con un modelo que criminaliza al diferente y disuade de expresar opiniones distintas. O para pedir, [...]

  9. Paco Gómez de Lora

    Estamos ante una regresión de un calibre desconocido en muchos años; gracias a Amnistía por estar con los derechos de l@s españoles/as.

  10. Kijote

    Llamemos a esta vergonzosa situación provocada por el neoliberalismo, como neofranquismo o neodictadura. Espero que cuando algún sinvergüenza de la casta hable de libertades y derechos o se refiera a la Constitución, la gente les silbe por citar una mentira tan grande. Han convertido a la carta magna en un libro de malos chistes y de burlas al ciudadano. Neodictadura disfrazada de falsa democracia y gobernada por serpientes venenosas…

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa