ocultar/mostrar banner

En conflicto

“Cuantos más muertos haya hoy, más desearemos ser mártires mañana”

Cinco muertos, 250 heridos y 60 desaparecidos en la brutal represión de la acampada pacífica que pedía reformas en Bahrein

Los tanques toman los accesos a la Plaza de la Perla, foco de las protestas, mientras la revuelta se extiende a todo el pequeño estado del Golfo

"La gente está enfadada, la palabra ira se queda corta para sufrir lo que sentimos", explica un activista a periodismohumano

Imagen de la protesta pacífica, horas antes de la represión. (AP)

Al principio, el régimen de Bahrein, apoyado en la familia Al Khalifa -más de dos siglos en el poder, de una u otra forma- trató de comprar a los manifestantes. Anunció ayudas de 2.000 euros por familia, pero el chantaje económico ya no servía una vez que la población conocía el precedente tunecino y egipcio y estaba perdiendo el miedo a exigir democracia y libertad en las calles. Después intentó congraciarse con su descontento pueblo lanzando el viejo mensaje de “os comprendemos”, tras la muerte de dos personas durante la represión policial de las primeras protestas, entre el lunes y el martes. El monarca, Hamad bin Issa al Khalifa, anunció una investigación policial e hizo la vista gorda cuando miles de personas tomaron pacíficamente la Plaza de la Perla, en el distrito financiero de la capital, Manama. Pero el miedo del régimen es patente: sólo eso explica que la pasada noche enviara a las fuerzas antidisturbios para asaltar la plaza en una brutal represión que ha dejado cinco muertos, entre ellos una niña de ocho años, 250 heridos, muchos de ellos graves, y 60 desaparecidos, que se sospecha arrestados. Botes de humo, bolas de goma y cañones de agua además de los consabidos bastonazos. Los hospitales están colapsados, y los servicios médicos advierten que muchos presentan heridas en la cabeza. Algunos están en estado crítico, lo que podría elevar el número de víctimas mortales en las próximas horas. Entre los heridos, varios niños.

El único Estado del Golfo contagiado por la primavera árabe vive horas dramáticas. “Nos cuentan que los tanques están tomando las calles de la capital”, explica por teléfono Mohamed al Maskati, responsable del Consejo Juvenil para los Derechos Humanos de Bahrain en tono cansado y profundamente triste. Mohamed estaba en el campamento cuando la carga comenzó. “Eran las tres de la mañana, esperaron a que los acampados estuviésemos durmiendo. Habíamos estado charlando, discutiendo de política, hasta que el cansancio nos venció. Entonces una fuerza policial salió detrás del puente que da a la Plaza y comenzó a disparar. Cuando tratamos de huir en la dirección contraria, nos encontramos con otro grupo de agentes que también nos atacaba. Utilizaron munición real, gas lacrimógeno, balas de caucho… Ahora nos dicen que la policía ha empezado a golpar a todo el que ven en la Plaza, y han comenzado a quemar las tiendas de campaña instaladas”.

Las imágenes que llegan de la Plaza así lo corroboran: columnas de humo blanco y una nutrida fuerza policial que persigue a los escasos manifestantes que no habían huido o habían sido evacuados. Periodistas de Al Jazeera han informado de que durante el asalto participaron helicópteros. Según la citada ONG, las fuerzas de Seguridad -que han instalado checkpoints en toda la capital- impiden a las ambulancias llegar a la Plaza, y los paramédicos rechazan acudir al lugar por miedo a ser atacados, después de que al menos cuatro de ellos fueran asaltados por las fuerzas mal llamadas de Seguridad. El centro pide a los ciudadanos que acudan a la Plaza para servir de escudos humanos y poder evacuar los heridos.

Dos niños pequeños están ingresados tras haber sido atacados con botes de humo. Otros críos están desaparecidos, estamos habilitando un número de teléfono para que los padres puedan denunciar desapariciones”, explica Mohamed. El activista asegura que en el campamento participaban jóvenes y adultos, ancianos y niños, y que había unas mil personas en el momento de la carga policial. “Por el día éramos más, por las noches muchos se iban a dormir a sus casas para regresar por la mañana”.

El responsable del partido chií Wifaq, en la oposición, que el pasado martes suspendió su participación en el Parlamento en respuesta a las primeras muertes y hoy se ha retirado definitivamente de la cámara legislativa, calificó lo acontecido en declaraciones a Reuters de “terrorismo real. El que haya tomado la decisión de atacar a los protestantes iba a matar”.

En Twitter, los activistas de Bahrein piden a los ciudadanos que acudan al hospital de Salmaniya, el principal de Manama, para donar sangre. “La policía ha cerrado la zona y la gente no puede entrar o salir [del Hospital]”, explicaba un bahreiní a la BBC, algo confirmado por el Centro Juvenil para los Derechos Humanos de Bahrein.

El cuerpo de Alí Abdul Hadi Mushaima, de 20 años, es preparado para su entierro, en Bahrein. (AP Photo/James Lawler Duggan)

Otros activistas contactados por el canal Al Jazeera elevaban a más de un centenar el número de hospitalizados. Otras fuentes hablan de 600 heridos. Finalmente, el Ministerio de Salud elevaba la cifra a casi 250. “Ha sido una represión brutal”, denunciaba una participante identificada como Safa. “Ha sido una masacre”, denunciaba un médico en el mismo canal. “Cuantos más muertos hoy, más desearemos ser mártires mañana”, decía otro manifestante mediante su cuenta twitter.

La violencia con la que el régimen ha sofocado la protesta pacífica promete complicar las cosas a la dinastía al Khalifa. Resulta incomprensible que el régimen suní, secta musulmana que sólo representa al 10% de la población del pequeño emirato, pretenda mantenerse en el poder atacando a su propia población, especialmente cuando se ha caracterizado por discriminar a la mayoría chií del país -casi el 70%- y eso le reporta el rencor de buena parte de sus ciudadanos.

Hasta ahora, los manifestantes pedían reformas democráticas -las prometidas en 2002, cuando el monarca aprobó la Constitución que debía pavimentar la vía a la democracia, olvidadas en los pasados nueve años- y el fin de las torturas policiales, así como mayores libertades, el final de la discriminación hacia los chiíes y respeto por los Derechos Humanos. Tras la muerte de dos bahreinies, el primero el lunes y el segundo durante el funeral del anterior, los ánimos se caldearon, más gente acudió a las calles y las exigencias también aumentaron: los manifestantes pedían la cabeza del primer ministro, el tío del monarca, en el poder desde hace 40 años. Ahora, los activistas anuncian un viernes de la ira  con una marcha en honor de los mártires. Lo próximo será exigir el final de la dinastía. “Cuando murieron los dos primeros activistas el rey pidió perdón. ¿Qué va a hacer ahora que su fuerza ha vuelto a matar, volver a disculparse?”, se interroga indignado Al Maskati. “La gente está enfadada, la palabra ira se queda corta para sufrir lo que sentimos. Ahora sí pienso que éste es el principio de la revolución”.

Imagen de previsualización de YouTube

Gracias a la torpeza del régimen, que como describe Ramón Lobo en su blog Aguas Internacionales ha cometido los mismos cuatro errores que sus colegas tunecino y egipcio -“bloquear la Red (miedo a acabar como los otros; es decir, se ve fuera del trono); intervención en televisión (la visibilidad en caso de crisis recuerda al pueblo quién es el responsable último); promesa de reformas (suena poco creíble tras años de evitarlas), y ordenar una investigación policial por la muerte de dos manifestantes (proyecta debilidad)- la rabia de los bahreinies aumenta sus posibilidades de éxito.

Los Al Khalifa sí han aprendido una lección: la prensa puede ayudar a acabar con su monarquía. Se rumorea que el aeropuerto de Manama está impidiendo la entrada a periodistas, y es un hecho que los corresponsales de Al Jazeera intervienen en el canal sin identificarse para evitar ser detenidos. Se rumorea que Internet, cuya velocidad ha sido considerablemente ralentizada para evitar que se distribuyan vídeos, y la conexión telefónica sufrirán un apagón en las próximas horas.

El ejército ha sacado los tanques a la calle en Manam, Bahrein. (AP Photo/Hasan Jamali)

Las imágenes que circulan por YouTube muestran muchas protestas y mucha represión policial, no solo en Manama sino en todo el diminuto reino, base de la V Flota norteamericana y reserva de hidrocarburos, lo cual hace improbable que Occidente muestre su rechazo hacia las tácticas de los Al Khalifa. Pero eso no va a disuadir a los manifestantes, como no ocurrió en Egipto o Túnez. “Hemos visto demasiado sobre lo que puede hacer este Gobierno”, advierte Mohamed al Maskati. “Ahora es el momento de seguir protestando. Lo haremos pacíficamente, pero seguiremos en las calles”. Si los tanques desplegados hoy por el régimen trata de impedirlo, el mundo será cómplice de la matanza. “Ya no se trata de pedir reformas, sino de acabar con un régimen que mata a sus ciudadanos”, explicaba un bahreiní mediante la red social.

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

9 comentarios

  1. [...] cargo de Móica G. Prieto, en periodismohumano.com [...]

  2. “Por el camino viene la Libertad, un soldado delante y otro detrás.
    Por el camino viene, viene la muerte; dále tu brazo hermano que viene a verte”
    Y no quisieramos que en el Camino se fueran quedando las vidas como fuentes de violencia sin respuesta.

  3. [...] de Bahrein, el minúsculo emirato que alberga la V Flota de la Armada norteamericana, que ya ha optado por la represión más brutal de las protestas pensando que así aminorará la disidencia …. La delicada salud del rey de Arabia Saudí, el wahabi Abdallah al Saud, cuya muerte es desmentida [...]

  4. [...] sí que va a ser el principio de una revolución”, prometía por su parte Mohamed al Maskati, responsable de la SJDHB, en conversación telefónica. “Protestaremos pacíficamente, pero no cesaremos hasta que haya [...]

  5. [...] chiita. La familia real actuó rápidamente para reprimir las protestas. Las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los manifestantes el 16 de febrero, matando a por lo menos tres personas e hiriendo a decenas más. El cuerpo de Alí Abdul Hadi [...]

  6. [...] el reino del Golfo de mayoría chií pero gobernado por una dinastía suní desde hace 200 años que reprime ante la indiferencia internacional cualquier disidencia interna para acabar con unas manifestaciones que exigían reformas democráticas e igualdad social. [...]

  7. [...] exagerar ante las cámaras las heridas de los manifestantes golpeados por las fuerzas de Seguridad durante el violento desalojo de la Plaza de la Perla. Para ONG como el Centro Bahreiní para los Derechos Humanos, los profesionales son juzgados sólo [...]

  8. [...] to exaggerate in front of the cameras the wounds of the protesters beaten by the security forces during the violent clearing of Pearl Square. For NGO’s like the Bahraini Center for Human Rights, the professionals are tried just for [...]

  9. [...] que la población, indistintamente de su secta religiosa, exigió mayores derechos y libertades en los primeros meses de 2011 fueron respondida con disparos. En estos dos años, unas 80 personas han muerto en las [...]

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

Enfoques

Leila Nachawati

Algo se mueve en Arabia Saudí Leila Nachawati

Las movilizaciones que sacuden la región de Oriente Medio y Norte de África desde finales de 2010 parecen haberse asentado también en Arabia Saudí. [...]
Carlos Sardiña

Escuela de ciudadanía en Birmania Carlos Sardiña

Rangún (Birmania). “Bayda” es el nombre birmano del jacinto de agua, una flor que se puede hallar flotando en los ríos de todo el país. Se dice [...]

Sociedad civil

image

Colombia: Gobierno no protege a población civil ni da respuesta a nuevas amenazas Aminstía Internacional

Personas de la comunidad de Chocó afectadas por el conflicto / Amnesty International Un año después de la firma del Acuerdo de Paz con las Fuerzas Armadas [...]

De referencia

DISCURSO DESPUÉS DE RECIBIR EL PREMIO GERNIKA POR LA PAZ Y LA RECONCILIACIÓN Gervasio Sánchez / Heraldo de Aragón

DISCURSO REALIZADO EL 26 DE ABRIL DE 2017, COINCIDIENDO CON EL 80 ANIVERSARIO DEL BOMBARDEO DE GUERNICA, DESPUÉS DE RECIBIR EL PREMIO GERNIKA POR LA [...]

Esto pinta bien Costanza Vieira / Colombia

X Conferencia Nacional Guerrillera Tercer día Noche Intervinieron 51 delegados a la Conferencia. Todos fueron elegidos democráticamente en asambleas [...]
-->