ocultar/mostrar banner

Economía

Telefonía comunitaria: del pueblo para el pueblo

Las telecomunicaciones ya no son materia exclusiva de las grandes multinacionales. Ahora también pueden ser un asunto indígena y comunitario. Lo demuestra Rhizomatica, un proyecto que utiliza los móviles como herramienta de cambio social y que pretende llegar donde las grandes multinacionales consideran que no es ventajoso hacerlo. Los suburbios del delta del Níger (Nigeria) fueron su primer experimento. Una comunidad zapoteca de Oaxaca (México) su primer éxito.

Antena comunitaria de Talea de Castro (Foto: Rhizomatica)

“Bienvenido a la red de telefonía comunitaria de Talea de Castro. Favor de marcar el número con el que desea comunicarse”. El mensaje puede parecer poca cosa en cualquier otro sitio pero en esta comunidad de la sierra zapoteca de Oaxaca (sur de México), donde hasta hace seis meses tener un teléfono fijo era un lujo y disponer de un móvil era inútil, pues no había señal,  el mensaje es revolucionario, casi un milagro que muchos todavía no se creen.

“Antes no podíamos comunicarnos, había caseta pero había que esperar mucho y era caro, te cobraban hasta por recibir llamadas ¡5pesos!”, cuenta el  alcalde de Talea, Gabino Martínez. “Y aunque pedimos muchas veces a Telmex que viniera, pues nada….”.

Como recuerdan algunos de los vecinos, la respuesta era siempre la misma: que los mazatecos de Talea, igual que los habitantes de las otras 50.000 comunidades indígenas mexicanas donde no llega la telefonía móvil, “no son mercados potenciales”. Telmex y Telcel, ambas del hombre más rico del mundo Carlos Slim, controlan respectivamente el 80% de la telefonía fija y el 70% de la móvil de todo México. Movistar, de la española Telefónica,  poco más del 20% de la móvil. A ninguna de estas empresas le interesa Talea de Castro: No hay negocio, no hay servicio.

Pero ahora las cosas han cambiado. Este pueblo oxaqueño se ha convertido en el primer lugar de México –y hasta donde saben sus promotores, del mundo- en tener una red de telefonía autónoma, libre y gestionada íntegramente por la comunidad a precios muy bajos  y totalmente al margen de las grandes ‘telecos’ que operan en el país.

¿Cómo fue posible? Con un transmisor que opera en una banda libre, un cable, una antena hecha por el herrero de la localidad, un software libre y de código abierto, y tecnología VoIP ( la que convierte una conexión estándar a internet en una plataforma para hacer llamadas telefónicas). Así, las llamadas locales se hacen gracias a la señal que genera el transmisor y las de larga distancia, a otros lugares de México o a EEUU (donde gran parte de la población tiene familia emigrada) a través de internet.

La idea fue de  Rhizomatica, un proyecto ambicioso puesto en marcha por solo cuatro personas que, sin necesidad de tener una ingeniera en telecomunicaciones a sus espaldas, se han propuesto llevar poco a poco la telefonía móvil a los 2.700 millones de habitantes del planeta que no pueden acceder a ella porque no pueden permitírselo o porque nadie les da el servicio.

“En el delta del Níger (Nigeria) hicimos el primer acercamiento”, explica el estadounidense Peter Bloom, uno de los creadores del proyecto.  Allí, en una zona de infraviviendas de Port Harcourt y con el apoyo de Amnistía Internacional, el Media for Justice Proyect Media for Justice Proyect, el Centro para el Desarrollo, los Derechos Humanos y el Medioambiente (CEHRD) y con una tecnología llamada ‘serval’ intentaron crear redes de comunicación para activistas con la idea de que los teléfonos celulares fueran herramientas para el cambio y el desarrollo social.

“Nuestra intención era utilizar el móvil para denunciar violaciones a los derechos humanos y para ello era clave intercambiar información pero enviar un vídeo, por ejemplo, era carísimo”. Para hacer este servicio accesible a todos, instalaron una aplicación a los teléfonos que les permitía conectarse entre sí a través del wifi pero la red no llegó a cuajar. “El sistema no fue exitoso pero la experiencia fue el camino para llegar a lo que logramos en Oaxaca”.

El éxito de Talea

Asamblea Comunitaria de Talea de Castro (Foto: Rhizomatica.org)

Por cuestiones personales y casualidades de la vida Bloom, Erick Huerta (México) y  Ciaby y Tele (apodos informáticos de los dos miembros italianos del grupo) llegaron a México y contactaron con autoridades indígenas de varios lugares de Oaxaca, un estado muy montañoso, con malas comunicaciones y donde prolifera una forma de gobierno ajena a la de los partidos políticos y denominada “de usos y costumbres”. Y la asamblea comunal  de Talea de Castro les dio el sí.

“Me parecía un gran proyecto y la gente lo apoyó así que pedimos un crédito para comprar el equipo de prueba, lo pusimos en marcha y ya hay ¡800 usuarios!”, cuenta orgulloso el alcalde. “Solo se pagan 15 pesos al mes (menos de un euro) de cuota de recuperación y 20 céntimos el minuto si se llama a EEUU (35 veces menos que antes). Y cuando acabemos de pagar el crédito los beneficios serán para el pueblo porque nadie puede tener el servicio en propiedad”.

Al principio solo se podían hacer 12 llamadas a la vez y se estableció que el tiempo máximo de cada una fueran 5 minutos para las locales y media hora para las de larga distancia. Ahora van a instalar un transmisor mayor para poder llegar a 35 llamadas simultáneas, señala Martínez. Y todo son ventajas: los negocios han mejorado, desde los comedores a los mototaxis; las familias están más cerca de los seres queridos que cruzaron la frontera; los campesinos que se pasan el día trabajando en el campo están localizados ante una emergencia “y me dijeron que ya se salvó la primera vida al poder avisar a tiempo a la clínica”, se congratula Bloom.

La hazaña, que comenzó como un proyecto piloto en febrero de este año, ha impactado en todo México, un país que, según la OCDE, tiene un pobre desarrollo de las telecomunicaciones, en parte, por la concentración del mercado.

“Está viniendo mucha gente a vernos y le sorprende ver que con un transmisor tan chiquito (del tamaño de una maleta de mano) hayamos conseguido tanto, pero sí, aunque muchos dudaban al principio de que se pudiera hacer”, comenta Keyla, una de las integrantes de la radio comunitaria, el medio que servía para avisar de cualquier imprevisto antes de la llegada de los móviles.

Pero Talea, esto es solo el inicio del proyecto que intenta recaudar recaudar fondos para ir expandiéndose. Rhizomatica quiere conseguir proveedores que proporcionen equipos más baratos para que la inversión que tenga que hacer la comunidad baje de los 400.000 pesos actuales (unos 24.000 euros) a 120.000 (unos 7.000) y el equipo ya trabaja con otros pueblos de Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Puebla y Tlaxcala que se han puesto en contacto con ellos interesados en la idea de disponer de redes similares de telefonía comunitaria autónoma y sostenible.

A las autoridades mexicanas, por su parte, no parece molestarles la idea y parece factible que les concedan una concesión (actualmente en trámite) para operar en una frecuencia que permita un servicio de mayor calidad.

Órdago a las “telecos”

La iniciativa es un órdago claro a las grandes compañías del sector de las telecomunicaciones (uno de los más pujantes del mundo) pero Bloom insiste en que el objetivo no es ir contra ellas sino ofrecer un derecho humano a aquellos a quienes las multinacionales se lo niegan y hacerlo dentro del marco legal de cada país.

De hecho, a finales de 2012 Rhizomatica se puso en contacto con la española Movistar con la idea de hacerse socios y que Telefónica permitiera al colectivo usar sus frecuencias en zonas rurales. “Fueron muy indiferentes a nuestra idea pero parece que les ha ido gustando el proyecto porque, por lo poco que sabemos, lo están copiando”, decía Rhizomática en marzo en un comunicado colgado en su web.

La prueba es que un mes antes, el director de proyectos deTelefónica México, David Cabrera, anunció que Movistar pondrá a disposición de los inversionistas un modelo de negocio que permite participar como ‘socio’ en la instalación de antenas en comunidades apartadas.

“Lo hagan ellos o lo hagamos nosotros –añade Rhizomatica- es lo de menos. Lo importante es conectar a todas esas comunidades”. Y hay quien sueña ya con una red de redes comunitarias y autónomas, interconectadas entre sí, que permitan que la comunicación en los sitios más aislados del mundo y con menos recursos no sea un privilegio sino un derecho.

Rhizomatica campaign video from Rhizomatica Communications on Vimeo.

Vídeo: Francesca Svampa

10 comentarios

  1. En el mundo tecnológico es muy fácil cooperar, pues se ve claramente la abundancia, los recursos infinitos.

    En la economía real es más difícil, los recursos son finitos, pero sí que son suficientes para todos, el problema es que una elite se apodera de ellos y nos vende el cuento de que compitiendo sobreviviremos.

    Espero que la cooperación en el campo de la tecnología nos abra los ojos a la cooperación en la vida real(y hago referencia a entre todas las personas ricas o pobres).

    En relación a Telefónica… para al menos ser ética, tendrían que haceros una buena donación. Es muy fácil dar la espalda a un mercado “no rentable”, y luego apropiarse de la solución que ha inventado otro.

  2. [...] Si quieres ver el articulo completo visita: periodismohumano.com [...]

  3. [...] Telefonía comunitaria: del pueblo para el pueblo por mainaberd a periodismohumano.com enviado: ____ Las telecomunicaciones ya no son materia exclusiva de las grandes multinacionales. Ahora también pueden ser un asunto indígena y comunitario. Lo demuestra Rhizomatica, un proyecto que utiliza los móviles como herramienta de cambio social y que pretende llegar donde las grandes multinacionales consideran que no es ventajoso hacerlo. Los suburbios del delta del Níger (Nigeria) fueron su primer experimento. Una comunidad mazateca de Oaxaca (México) su primer éxito. etiquetas: telefonía, rhizomatica, telecomunicaciones, méxico usuarios: 1   anónimos: 0   negativos: 0   compartir: sin comentarios actualidad, internacional karma: 20 GA_googleFillSlotWithSize("ca-pub-8059464308672801", "link-468×60", 468, 60); [...]

  4. [...] leyendo…..click Compártelo:CompartirCorreo electrónicoGoogleTwitterLinkedInFacebook Tags: autoconsumo, bien [...]

  5. [...] es una de las notas más leídas del Portal de Noticias Periodismo Humano. Pulso Ciudadano la retoma de la fuente original y la comparte con sus [...]

  6. [...] Telefonía comunitaria: del pueblo para el pueblo Las telecomunicaciones ya no son materia exclusiva de las grandes multinacionales. Ahora también pueden ser un asunto indígena y comunitario. Lo demuestra Rhizomatica, un proyecto que utiliza los móviles como herramienta de cambio social y que pretende llegar donde las grandes multinacionales consideran que no es ventajoso hacerlo. Los suburbios del delta del Níger (Nigeria) fueron su primer experimento. Una comunidad mazateca de Oaxaca (México) su primer éxito. Me gusta:Me gusta Cargando… [...]

  7. [...] Enlace con el artículo Share this:CompartirTwitterGoogleFacebookCorreo electrónicoLinkedInImprimirMe gusta:Me gusta Cargando… [...]

  8. [...] periodismohumano.com Tu voto:Comparte con tus amig@sFacebookTwitterGoogleCorreo electrónicoImprimirTumblrLinkedInMe [...]

  9. ricardo bautista

    que precio tiene la antena??

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

Enfoques

Miriam Márquez

Cuidado con los concursos televisivos mediante sms, podrían ser un timo Miriam Márquez

Un día, sin haberlo solicitado, ni haber participado en ningún concurso similar, Samuel Parra recibió en su móvil el siguiente mensaje: “RICO infoma: [...]

De referencia

El intento exitoso de reavivar la Guerra Fría en EEUU Viçens Navarro

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna "Pensamiento Crítico" en el diario PÚBLICO, 10 de agosto de 2017. Este artículo critica el intento [...]
-->