Economía

Ocupación de tierras en desuso para asegurar la subsistencia… en España

Ciudadanos de dos localidades malagueñas han ocupado tierras de la Junta de Andalucía en desuso para autogestionarlas.

Hablamos con portavoces del caso de Campillos, donde el Ayuntamiento está organizando huertos, y de Er banco güeno que han creado el Parador Libertario en Pizarra

Ocupación de tierras en (CNT Málaga)

Desde hace algún tiempo, organizaciones como el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) está ocupando fincas abandonadas para darles uso a esas tierras y buscar así la subsistencia de trabajadores y trabajadoras del campo. Hoy nos vamos a la provincia de Málaga porque allí hay dos experiencias recientes que nacen con la filosofía de dar vida a la tierra abandonada y garantizar el alimento a familias que lo necesiten. Es el caso de Campillos, donde se están creando huertos,  y de Pizarra donde Er Banco Güeno , con el apoyo de CGT, CNT y SAT han creado el Parador Libertario. Hablamos de estas dos experiencias con Francisco Guerrero, concejal del Ayuntamiento de Campillos, y con Miguel Pacheco, integrante de CGT y de Er banco güeno.

[audio:http://www.ivoox.com/ocupaciones-tierra_md_1975783_1.mp3]

“Se han ocupado inicialmente unas tierras que están a once kilómetros del municipio y la extensión de la tierra son 800 hectáreas, propiedad de la Junta de Andalucía” F. Guerrero

“Hemos hecho una ocupación simbólica de esa tierra para exigir la derogación del decreto de subasta de tierras pública que se aprobó en 2010 y que ponía a disposición de la Junta 22.000 hectáreas  para venderlas al mejor postor y que la tierra volviera a caer en manos de los terratenientes que poseen el 80% de la tierra en Andalucía” F. Guerrero

“Vamos a reunirnos para que la gente decida en asamblea qué quiere hacer con la tierra” F. Guerrero

“Si en estas tierras no se puede, la Junta se ha comprometido a darnos otra” M. Pacheco

“En este caso está claro que el interés general es lo público y lo público pertenece al pueblo” F. Guerrero

 

 

 

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie