ocultar/mostrar banner

Economía

“Hay que transformar el carro de la compra en un carro de combate”

Conversamos sobre biodiversidad genética, soberanía alimentaria y responsabilidad política y moral con José Esquinas, funcionario internacional de la FAO durante 30 años.

“En la FAO está “prohibido”, prácticamente en todas las reuniones de Naciones Unidas, hablar de soberanía alimentaria (...) porque va contra el libre comercio".

Niños hacen cola para recibir comida gratis en un barrio de Mumbai, en abril de 2010. En India, las protestas por la subida de los precios de los alimentos se han repetido a lo largo de los últimos años. (Rajanish Kakada / AP)

“Mueren de hambre 17 millones de personas al año como consecuencia del hambre y la malnutrición, 40 mil cada día. Ese mismo día gastamos en armamento 4 mil millones de dólares. Es decir, por cada muerto de hambre cada día, usamos en armamento 100 mil dólares. Con lo que gastamos por 100 mil euros podríamos alimentar más de 200 años a esa persona. ¿Estamos locos?, ¿somos idiotas? Somos malos simplemente”.

Quien así de tajante habla es José Esquinas (Ciudad Real, 1945).Y lo hace con conocimiento de causa:  Doctor Ingeniero Agrónomo por la Universidad de Madrid y Doctor en Genética y Máster en Horticultura por la Universidad de California en EEUU. Ha trabajado en la FAO durante 30 años en recursos genéticos, biodiversidad agraria, cooperación internacional y ética para la agricultura y la alimentación. En la actualidad es Profesor Titular en la Universidad de Madrid y Director de la Cátedra de Estudios sobre Hambre y Pobreza (CEHAP) en la Universidad de Córdoba.

“Por otra parte se dan una serie de paradojas: el número de obesos es desde 2005 superior al de hambrientos y además, contrariamente a lo que muchos piensan, el hambre no es consecuencia de la falta de alimentos. Existen en el mundo alimentos, según la propia FAO, para alimentar al doble de la humanidad, el problema es de acceso a estos alimentos. Los alimentos están en el mercado pero no llegan a la boca ni a la mesa de los que tienen hambre. La solución tiene que ser la producción local. Hay que incrementar la soberanía alimentaria”, prosigue Esquinas.

Activistas del Partido de Telugu Desam gritan eslóganes contra el partido presidencial durante una protesta contra el aumento de los alimentos básciso en Hyderabad, en enero de 2011 (Mahesh Kumar / AP)

A pesar de sus años de vinculación con la FAO, o quizá por ello, no muestra reparos en afirmar que “el terminar con el hambre es un problema de voluntad política. Cuando se presentan pandemias mucho menos fuertes que el hambre como la fiebre aviar, la gripe A o la fiebre porcina se han invertido cantidades ingentes. El número de muertos por gripe A durante cuatro años ha sido de 17 mil personas, menos de la mitad de los que mueren en un solo día por hambre y se han hecho los esfuerzos que no se han hecho en el caso del hambre. Muchas veces uno se plantea si el problema del hambre no es debido a que el hambre no es contagiosa. Pero yo considero una miopía política el no darse cuenta de que el hambre, si no es contagiosa, es tremendamente peligrosa. Ya no hablo de generosidad, hablo de egoísmo inteligente.”


“Sin soberanía alimentaria no habrá nunca seguridad mundial ni paz”

Un egoísmo inteligente que ejemplifica con las revueltas producidas en los últimos años. “En 2008, con la subida de precios, hay revueltas callejeras en 60 o 70 países del mundo, la caída del muchos regímenes. En 2011, con un repunte en los precios de los alimentos, los analistas dicen que la causa inmediata de la Primavera Árabe (que por otra parte yo estoy muy contento de que ocurra por otras razones) es la subida del precio de los alimentos. En la base de la violencia internacional está el hambre y la pobreza. E igual en la inmigración ilegal. Nadie arriesga su vida en una patera dejando su casa si no es porque en muchos casos quedándose en su casa arriesgan mucho más su vida y la de su familia. Sin soberanía alimentaria no habrá nunca seguridad mundial ni paz. Debería ser una estrategia global el asimilar el concepto de soberanía alimentaria.”

Pero hablar de soberanía alimentaria no es fácil, sobre todo en organismos internacionales: “En la FAO está “prohibido”, prácticamente en todas las reuniones de Naciones Unidas, hablar de soberanía alimentaria. No es un término aceptado, sólo se habla de seguridad alimentaria porque el primero va en contra del concepto de libre comercio. Pero hay que producirlos a nivel local para que los que pasan hambre tengan alimentos y eso es soberanía alimentaria. Sin soberanía alimentaria no hay soberanía.”

Para Esquinas, uno de los más claros ejemplos de la importancia de la soberanía alimentaria es Benín: “Allí hasta hace 20, 30 años no había problemas de alimentación. Pero diferentes misiones internacionales, incluido el Banco Mundial, el FMI, sugirieron al gobierno que produjeran algodón porque había gran demanda por parte de EEUU y Europa y la productividad allí era alta. Siguieron el consejo y empezaron a producir mucho más. Los pequeños agricultores vendieron sus fincas y trabajaron como jornaleros en las grandes plantaciones de algodón porque ganaban más. Todos estaban contentos hasta el 2008 que se multiplican los precios de los alimentos básicos en el mercado internacional. Entonces, con su salario como jornaleros ya no podían comer. Querían volver a sus fincas pero ya no había marcha atrás. Hoy en Benín hay un alto porcentaje de la población que pasa hambre. Es clave tener soberanía para no estar a merced de nadie”.

Jóvenes se enfrentan a la policía por la subida de los precios de la comida en Annaba, en el este de Argelia, en enero de 2011 (AP)

“Se selecciona en la diversidad, en la uniformidad no hay selección posible”.

Recuerda cuando de niño en el mercado encontraba hasta 40 variedades de manzanas y como su padre le decía que cuando salía una buena cosecha, se conservaba la semilla. “Ellos no sabían que estaban haciendo mejora genética, yo tampoco. No lo sabían pero es lo que han estado haciendo los agricultores a lo largo de 10.000 años de agricultura. Y fruto de esa mejora es la variedad que cada uno tenía”, comenta Esquinas.

Hijo y nieto de agricultores, José Esquinas afirma que es un error limitarse a hablar de diversidad biológica marginando la agrícola: “La mayor parte de los que hablan de biodiversidad están hablando de el oso panda, la ballena o el rinoceronte. Está muy bien, hay que mantenerlos, tenemos la obligación moral y jurídica de hacerlo pero no son lo que nos alimenta. Es más sexy que la biodiversidad biológica del arroz, el trigo o el maíz pero no nos alimenta, hay que hablar de la biodiversidad biológica agrícola”.

Para este ingeniero agrónomo de reconocimiento internacional, uno de los problemas es que gran parte de las especies alimenticias se están infrautilizando porque se encuentran en zonas rurales de los países en vías de desarrollo, en los llamados cultivos de los pobres. “Nadie quiere invertir en dar de comer a los los que no tienen con que pagar pero el potencial que tienen esos cultivos es inmenso. Muchos miles de cultivos los desconocemos y eso es una causa de la pérdida de biodiversidad”, sentencia este ciudadrealeño.

Expone cifras que evidencian la pérdida de uno de los recursos naturales, la biodiversidad: “ El ser humano a lo largo de la historia ha utilizado entre 8 y 10 millones distintas de especies. Hoy cultivamos 150 y solo 12 contribuyen en un 70 por ciento a la alimentación calórica humana y solo cuatro especies vegetales (el trigo,el arroz, el maíz y la patata) contribuyen al 60 por ciento a la alimentación calórica humana. Hemos reducido drásticamente la base biológica de nuestra alimentación. Todo como consecuencia del choque de civilizaciones en los que se han ido marginando cultivos como la quinoa, la cañigua, el amaranto, porque pertenecen a culturas o civilizaciones que han sido relegadas”.

Y prosigue: “Perdiendo biodiversidad agrícola hemos perdido nuestra capacidad de selecionar y por tanto de adaptarnos a los cambios impredecibles del medio ambiente. Se selecciona en la diversidad, en la uniformidad no hay selección posible y el mundo es mucho más vulnerable. La pérdida de biodiversidad genética pone en peligro el futuro  de  la humanidad.

Eso no quiere decir que vamos a parar el progreso, el producir nuevas variedades comerciales y uniformes pero hoy es imprescindible conservar la poca biodiversidad que nos queda en bancos de geoplasma, en campos de agricultores o en parques naturales. La diversidad es un valor en si mismo, no solo la biológica. Hemos de ser conscientes de que nuestros recursos genéticos son producto del trabajo de los agricultores durante milenios, que son parte de la identidad cultural de los pueblos, igual que lo es una lengua o una catedral”.

Mujeres protestan por el aumento del precio de los alimentos y del combustible en Kampala en mayo de 2011 (AP)

“No existe ningún país del mundo que sea autosuficiente”

La defensa de los más pobres, la conciencia del hambre en el mundo y la seguridad alimentaria son sus ejes vitales. Por eso, José Esquinas ha dedicado casi toda su carrera profesional a impulsar el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (TIRFAA): “La mayor parte de las variedades se recolectaban de los países en vías de desarrollo, pero los bancos de germoplasma estaban en los países desarrollados, ¿a quién pertenecía entonces esa material?. Si no se establecía un acuerdo que dijera lo contrario, esos recursos pertenecían al país que los conservaba, lo cual era una barbaridad”.

Un Tratado que se consiguió aprobar en 2001, tras 28 años de negociaciones, fruto de la necesidad de cooperación internacional para compensar la interdependencia entre recursos genéticos. “No existe ningún país del mundo que sea autosuficiente, la media de interdependencia es de más del 70 por ciento. España depende en un 83-84 por ciento de recursos genéticos procedentes del exterior cada vez que hay un problema en nuestra propia agricultura. Además, se da una característica muy  interesante y es que en materia de agrodiversidad y recursos genéticos, los llamados países ricos son los más pobres con respecto a los recursos genéticos y al revés. La interdependencia no es lineal, el norte depende del sur mucho más que el sur del norte”.

Los objetivos del tratado son tres: la conservación de los recursos genéticos para las generaciones futuras es una obligación jurídica para todos los países; la utilización sostenible de los mismos, incluyendo una variedad más amplia de las variedades poco utilizadas; y la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados del uso de esos recursos.

Dentro del Tratado Esquinas destaca dos elementos. El primero, el Art. 9 que reconoce los derechos del agricultor sobre el material genético. El segundo, los artículos del 10 al 13 en los que establece un sistema multilateral de acceso al recurso y de distribución equitativa de los beneficios derivados del mismo.

“Este sistema se aplica a  los 64 cultivos más importantes para la seguridad alimentaria mundial. Los usuarios pueden acceder libremente a ellos, pero esto les obliga a no patentarlos. Si hay material derivado y su comercialización produce beneficios monetarios, un pequeño porcentaje, (entre 0’5-1’1 por ciento) será para financiar proyectos y actividades en los países en desarrollo y sus comunidades agrícolas. Una especie de Tasa Tobin que se aplica sobre transacciones de geoplasma”, explica este hombre comprometido con la Tierra y con todos sus habitantes.

Pero a pesar de que este Tratado está ratificado por más de 130 países, incluido España, se lleva a cabo solo en parte. De ahí que Esquinas insista en la necesidad de que la sociedad civil presione a los gobiernos para que lo cumplan y “que el Tratado no quede en papel mojado”.

Un hombre sostiene una barra de pan durante una manifestación por la subida de los precios de los alimentos en Ammam en enero de 2011 (AP)

“El futuro es demasiado importante para dejarlo en manos de políticos o científicos”

José Esquinas está convencido del de que la actual crisis es una crisis de ética, de valores, de confundir el concepto de desarrollo con el de crecimiento económico. “En 1999, Bután hizo una propuesta en Nueva York: que en lugar de medir el desarrollo por el PIB se sustituyera por el FIB (felicidad interior bruta). Años después, se aplicaron unos indicadores siguiéndolo y se vio que Bután era uno de los países más desarrollados. Esto produjo alarma en sectores económicos y financieros y se metió bajo la mesa”.

Esquinas sostiene que es un gran error pensar que el ciudadano no puede hacer nada. Mantiene que “el futuro es demasiado importante para dejarlo en manos de políticos o científicos. Recordemos el lema de Río: “Piensa globalmente, actúa localmente”, hagámoslo a través de internet, a través de nuestra profesión, a través de nuestro voto, de nuestro consumo. Eligiendo lo que queremos consumir, cómo, que sea limpio, justo, ético… Forcemos al mercado en esa dirección. Transformar el carro de la compra en un carro de combate.”

Su contundente discurso lo transmite con firmeza pero con tranquilidad. Muestra interés por saber si sus interlocutores le entienden. En esta ocasión, se dirige a los asistentes de la Jornada “Biodiversidad y Soberanía Alimentaria. La importancia de nuestras semillas para asegurar la Soberanía Alimentaria”, organizada por la Escuela de Agreoecología para la Paz, la Cooperación y el Desarrollo Rural Adolfo Pérez Esquivel de CERAI y la Plataforma per la Soberanía Alimentaria del Pais Valencià, en colaboración con SEAE. A ellos les alenta a que actúen, a que marquen objetivos utópicos, a que sueñen: “Es preciso soñar, salgamos de la realidad que nos ata para ver que tipo de mundo podemos tener y luchemos por eso. La crisis nos está diciendo que si seguimos así, esto se acaba. Mercado, democracia… son instrumentos para una sociedad mejor y los estamos convirtiendo en dioses infalibles y es un gran error. Si no queremos que esta generación sea la últimos tenemos que asumir la responsabilidad”.

Confiesa que en ocasiones teme ser repetitivo en sus afirmaciones, con sus ejemplos, pero que su ahínco es para que su discurso haga reaccionar cada vez a más personas: “Desde el momento en que conocemos las cifras tremendas del hambre ya no podemos eludir la responsabilidad. Lo peor que podemos hacer es no hacer nada pensando que no podemos tener impacto. El que piensa que es tan pequeño en la sociedad que no puede tener impacto es que nunca ha dormido con un mosquito en una habitación. No seamos mosquitos, sino moscas cojoneras.”

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

38 comentarios

  1. María

    Gracias. Comparto todo. Hay un estudio de Greenpeace sobre energía en donde se expone que el consumo de carne es insostenible. Para 7.000 millones de personas se impone la dieta vegetariana. Ha de ser por imposición, lo mismo que el alcohol y el tabaco. La carne es mala para la salud y es alimento de países ricos esquilmando a los pobres.

    • Gonzalo

      Ten cuidado con lo que dices y antes de soltar la perla que has soltado “la carne es mala para la salud” deberías informarte un poco.
      Que haya un exceso de consumo de carne no significa que sea mala para la salud y mucho menos que haya que IMPONER (ojo con la palabrita) una dieta vegetariana. Consumir carne en cantidades adecuadas previene de diversas enfermedades y desnutrición, ya que aporta diversos nutrientes ESENCIALES para el cuerpo humano.
      No puedes hacer dictámenes alimentarios basándote en política, la relación entre dieta y salud es demasiado estrecha como para obviarla.

      • Miguel

        Completamente de acuerdo con Gonzalo. El artículo es super interesante, pero no entiendo por qué los fervientes vegetarianos tienen que meter siempre baza. Comentarios como éste no ayudan para nada, más bien perjudican, porque ayudan a relacionar ser ecologista con vegetariano, y no tiene nada que ver.

    • Samuel

      Al leer este comentario me ha hecho dudar di he entendido algo. Cuando habla de comer o no carne!!?? Estoy con Gonzalo.
      Hecho de menos en este articulo algunas ideas de como podemos hacer este “consumo responsable”. Hoy en día donde todo está inundado productos que van en contra de esta practica. Al mismo tiempo imagino que no pueden decir, no compres tal y tal marca. Yo lo intento. Nestle NUNCA MAS!!!
      Adeu

    • Manuel

      Por imposición, lo mismo que alcohol y tabaco. Así se habla. Tenemos que ser sanos por imposición. Es lo que dice la nueva religión. La libertad individual es un asco.

      • ochio

        Que la libertad individual es una mierda??? Mira podemos cuestioinar el alchool y el tabaco, si pero peinso que seria al igual que los alimentos. El tabaco el alchool e incluso ciertas drogas se encuentran en su estado natural, la ddecisioin de tomarlas o no es individual, el problema es que como todo, incluso los alimentos, de ello se hace una industria basada en el dinero, degradando la calidad y salubriddad del producto con tal de beneficiarse y de engancharnos a traves de quimicos. Pero por favor no me digas que la libertad individual es una mierda, tu libertad empieza donde acaba la del otro” seremos respetuosos! pero tambien libres!

  2. Compartido queda. Muy buena entrevista.
    Me sorprende que entre la maraña de intereses en torno a las patentes de las semillas no mencione a multinacionales como Monsanto, una empresa que detrás del discurso de la distribución de alimentos para todo el mundo, privatiza las semillas y despoja a los campesinos de su fuente de sustento.

  3. Eva

    Pues para los que tanto defendéis la carne. Os recomiendo ver forks over knives (a parte de informarse algo más)
    Y en cuanto a esos nutrientes esenciales de la carne, que la hacen imprescindible… quizá en otros tiempos. Hoy ni hace falta ni es aconsejable y con la variedad tan inmensa de productos vegetales (verduras, hortalizas, legumbres, frutas, frutos secos, cereales…) comes perfectamente bien (al menos en los países desarrollados). Los conocimientos sobre nutrición, como todo campo, se van actualizando, aunque algunos se quedaron en mente con lo que les enseñaron tiempo atrás y lo han tomado como ley de vida. Y no culpo a nadie de esto, todo el mundo tiene su momento para aprender y darse cuenta de las cosas (yo también fuí defensora de la carne y criticaba a los vegetarianos)

    • Diego

      Eva, ese documental del que hablas es una muestra clara de “mala ciencia”, donde se parte de una idea preconcebida y se escogen los datos que interesan para probar la hipótesis inicial. Te recomiendo que a ser posible le eches un vistazo a esto (en inglés) http://rawfoodsos.com/2011/09/22/forks-over-knives-is-the-science-legit-a-review-and-critique/ , en él se hace una crítica del documental y se revisan los articulos científicos a los que hacen referencia en la película.

      Como tú dices la nutrición es un campo en continuo cambio, y afirmar simplemente que la carne es mala y que una dieta vegana es más recomendable es una visión sesgada y partidista de dicha ciencia. La mayoría de cereales pueden ser perjudiciales para la salud (¿cuanta gente no tolera el gluten?), los aceites vegetales procesados pueden ser muy dañinos, y los productos derivados de la soja tan de moda causan una subida en los niveles de estrógenos muy por encima de lo normal, con las consecuencias daññinas para el organismo que esto conlleva.

      El pescado sin embargo muestra numerosos beneficios para la salud debido a su relacion entre acido grasos omega 3 y 6, al igual que la casquería (higado, riñones etc) por su alto valor nutricional. Por no hablar de las carencias en proteína y nutrientes que causan las dietas exclusivamente vegetales.

      El veganismo, nutricionalmente hablando, no se sostiene… Otra cosa es que se haga por principios morales, que eso es otro tema.

      Hay muchísimo que leer y que investigar sobre nutrición, por eso los extremismos ideológicos alimenticios no tienen sentido.

      • Aida

        Todo alimento en su justa medida es “bueno”.

        Lo que estamos haciendo al comer carne es popiciar el cultivo indiscriminado de cereales y piensos, que el pobre no tiene ni para llevarse a la boca; y se los echamos a los cerdos, pollos y demás.

        Reducir el consumo de carne sería más que recomendable, más que nada por el impacto ambiental que conlleva.

    • Gonzalo

      Te aseguro que hablo con conocimiento de causa y no en base a un documental, creo que en la universidad me enseñaron a algo más y a ser crítico con todo. Claro que la nutrición evoluciona, como toda ciencia, por eso no escucharás nunca a un buen nutricionista abogar por una alimentación restrictiva. Hay hasta estudios que relacionan el comienzo del consumo de carne por parte de nuestros ancestros, con el desarrollo cerebral de nuestra especie.
      Todo en exceso es malo, hay mil ejemplos de tóxicos en los vegetales, hay que consumir variedad.

      • Nabla

        muy buen articulo

        Respecto a la carne.. cualquier analisis de ciclo de vida muestra que la carne requiere muchos mas recursos por kg, que cualquier vegetal.. (y evidentemente eso aumenta a traves de la cadena trofica) eso es la que hace que sea insostenibles consumos de carne elevados para toda la poblacion.

        Pero lo mismo es extensible a muchos otros productos/recursos (petroleo/madera/…) nuestros niveles de consumo son sencillamente insostenibles.

        un claro ejemplo de los efectos es la conversion de la amazonia en campos de soja, para alimentar al ganado europeo y asiatico. (aparte de generar una cantidad muy significativa de gases de efecto invernadero por la conversion de selva en cultivos, alrededor del 10-15% mundidal)

        y no estoy diciendo que no se deba comer carne, en muchos ecosistemas no tienen mas remedio que alimentarse a base de carne, pero en el 1er mundo habria que moderar su consumo.

        en la http://www.fcrn.org hay mucha documentacion para el que le interese el tema

  4. [...] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos “Hay que transformar el carro de la compra en un carro de combate" periodismohumano.com/economia/hay-que-transformar-el-carr…  por Paumal hace [...]

    • Maria

      Artículo muy interesante que plasma claramente lo que la mayoría pensamos . Esquinas:”Hay que incrementar la soberanía alimentaria”.La importancia de nuestras semillas para asegurar la Soberanía Alimentaria”: “Es preciso soñar, y LUCHEMOS por eso. He buscado semillas de frutos de cuando erá pequeña y ya no han. Les erá más rentable plantar otras cosas que ahora ya nadie comprá. Y estamos en España: para reflexionar……!!!! Demasiados intereses creados y todo muy pensado!!!

  5. Eneko Unda

    Muchisimas Gracias otra vez a periodismohumano por este trabajo excelente! A pensar globalmente y a actuar localmente!

    • roismendabilceimo. Desde Alain Tanner hasta la Coixet, en el cine.En el arte, la literatura y demás.un pedaso de personaje.

  6. Me parecen muy poco serios los comentarios que se hacen a favor de la carne. Nutricionalmente hablando, el vegetarianismo es sumamente sustentable. Eso sí, concuerdo en que la carne no es un mal alimento y en eso muchos veg[etari]anos son sesgados al argumentar. Pero el artículo que comentamos habla de hacer sacrificios para que otros puedan alimentarse: la carne es un alimento insustentable. Producir un kilo de carne requiere aproximadamente (aprox. porque depende de la localidad) 20.000 litros de agua y 16 kilos de trigo. Producir un kilo de cereal sólo precisa 200 litros de agua.

    Claramente el vegetarianismo es una opción viable para terminar con el hambre mundial. Lo que no considero una alternativa es el veganismo, porque para complementar los nutrientes se requiere de productos importados que implican un gasto excesivo y fomentan la mala distribución. El lacto-vegetarianismo tampoco es sustentable, porque las vacas lecheras necesitan aún más agua y trigo que las destinadas para carne. Pero en el ovo-vegetarianismo veo una opción viable: no sólo se obtienen los nutrientes necesarios, sino que además se pueden criar gallinas (sin tortularlas) en pequeñas comunidades y usar los huevos no fertilizados (producto de su ovulación) para consumo.

    No dejen que sus gustos se impongan por sobre su razón. Si citan tanto los estudios científicos, al menos tomen en cuenta esta opción que ayudaría a muchas personas y al medio ambiente (la producción de carne es una de las empresas más contaminantes)… No sirve de nada alimentar a todo el mundo con carne y contaminar el ambiente de paso.

    Saludos.

  7. Para que veamos el daño que estamos haciendo no haciendo nada: sobre la Política Agraria Común.
    http://www.megavideo.com/?v=RM29B4WB

  8. Manuel

    Una conversación sobre biodiversidad genética agrícola y soberanía alimentaria que termina por sugerir comentarios sobre vegetarianismo y propuestas dictatoriales contra el consumo de carne, alcohol y tabaco. No sé qué les pasa a muchos vegetarianos, pero a menudo son tan aguafiestas como los beatos de cualquier religión. Qué tendrá que ver la soberanía alimentaria con que yo pueda meterme un par de lingotazos de vez en cuando y fumar un delicioso puro cubano si alcanza el presupuesto. Esa mojigatería de algunos me produce tanto rechazo que me apetece ir ahora mismo a comer un solomillo gigante. Aunque donde esté una remolachita…

    • ¿Entonces cuál es el sacrificio que harías por cambiar algo, por mejorar las cosas? ¿De qué te sirve leer artículos como este si no vas a poner de tu parte para que el problema se resuelva?

      Me gustaría, además, saber dónde están los comentarios “dictatoriales” ya que dentro de lo que leí sólo se llama a no consumir carne, no se promueve su prohibición (cosa que no tendría sentido: los grandes cambios no se dan prohibiendo sino educando).

    • Lo siento, acabo de leer el comentario y me parece una ridiculez. Con razón piensan así de los veganos, ellos mismos se lo buscan. En fin, lee mi comentario, más enfocado en una alternativa equilibrada y relacionada con el artículo.

      No te cierres tanto, que no todas las propuestas vegetarianas son igual de fanáticas.

      Saludos :)

  9. Isa

    El artículo me parece muy bueno. Comparto totalmente, la idea de piensa globalmente y actúa localmente. DEJAR DE CONSUMIR PRODUCTOS DE MULTINACIONALES Y CONSUMIR PRODUCTOS LOCALES, ES LA SOLUCIÓN Y ESTA EN NUESTRAS MANOS.
    P.D. Me parece increíble que los comentarios que surjan de un artículo así, sea una discusión sobre vegetarianos o no vegetarianos.

    • Más increíble me parece que personas con semejantes comentarios sean incapaces de ver que la producción de carne la hacen las grandes multinacionales y que incluso la producción local gasta muchísimo más de lo que se gastaría en cereales, produciendo hambre en algunos grupos humanos.

  10. Luis Mateluna

    Herman@s, de verdad es importante lo que señala Victoria. Es verdad que nuestra acción como consumidores y especialmente como no-consumidores es clave en este sistema, y que va más allá del vegetarianismo, pero negar la importancia del consumo de carne y de lácteos, o menospreciar su real importancia es, a mi modo de ver, simple miedo a ver la realidad tal cual es. Esto no se trata de imposiciones, que realmente ciertos veganos/vegetarianos arrojan sin asco sobre cualquiera, sino que se trata de importancia real, pura y dura, evidente para cualquiera que no tenga temor de crearse un problema de conciencia por querer conocer una realidad particular. Al igual que muchos de ustedes, tampoco yo conozco la realidad de todo, pero quiero hacerlo, y si debo cambiar mis hábitos de vida por actuar de forma un poco más consecuente conmigo mismo, entonces lo haré. Creo que eso es lo que llaman madurez, y es mi meta por alcanzar día tras día. Un abrazo fraterno.

  11. Juanita Calamidad

    Creo que la clave está en soberanía, es decir, en local y en pequeño. Lo que no se pueda producir, si no por uno mismo, por tu comunidad relativamente cercana y por pequeñas empresas, no ha de comerse, salvo como excepción. Un pequeño capricho de vez en cuando no crea que sea un crimen, que no es lo mismo que comer filetes de ternera y pollo hormonado cada día dos veces. Eso incluye toda la cadena, es decir, aunque el filete sea de tu pueblo, hay que ver si sólo ha pastado allí, o ha comido piensos procedentes de cereales plantados en Etiopía, por poner un ejemplo. Pero yo me he criado en una granja, y los animales formaban (y forman, en el mundo campesino de todo el mundo) parte del ciclo: pollos, gallinas, corderos, vacas y cerdos pueden alimentarse con los restos de lo que plantamos y algún día han de morirse, por lo que no tiene sentido desaprovecharlos. El problema está en querer comer pollos y corderos tiernísimos, ternera joven y el acaparamiento en pocas manos: de piensos, de tierras, de aguas, de soja, de fuentes energéticas…Hay que tomarse la compra, efectivamente (y no sólo de comida) como un acto de alta política. Más importante que el voto, visto lo visto. Y quien piensa que no es su responsabilidad, que piense si podría seguir comiéndose tranquilamente un solomillo si tuviera a un niño muriéndose de hambre mirándole a los ojos.
    Perdón por la extensión, pero es que sigo sin entender que haya tanta gente pensando que el mundo es muy injusto, y no haciendo nada por cambiarlo.

  12. luigi

    desarollad el sentido comun y la imaginacion para comprar productos locales,consumir lo menos posible de multinacionales y de usar y tirar nada.
    conducir menos, andar mas,usa menos bolsas,pasa de las modas,recicla lo que puedas,ahorra agua y productos quimicos de limpieza seguro que te sabes muchos mas.
    nosotros somos los mas poderosos para cambiarlo todo y ser mas felices.
    empieza a practicar comoun.

  13. Pilar

    Un derecho tan esencial como el de alimentarse no está cubierto para las personas ni creo que lo estará nunca porque depende de los que por ahora podemos disfrutarlo siempre. Los de este mundo echamos de menos alimentos como los de antes, y los que sufren el hambre echan de menos simplemente comer para sobrevivir. Artículo muy interesante que me ha permitido descubrir opiniones y puntos de vista que te hacen pensar sobre lo esencial.

  14. slnk

    Conetstación para Gonzalo y Miguel…
    si creéis que tanto sabéis sobre la carne que actualmente consumimos los países del primer mundo, primero informaros de como se consigue esa carne y que “nutrientes esenciales” comeis… antes de criticar a Maria miraros un poco a ese espejo egoista consumidor carnivoro que normalmente se piensa no tiene consecuencias con el medio ambiente y sobretodo con VUESTRA SALUD.

  15. Cammila

    El problema no es, ser o no vegetariano. Lo que se debe hacer es reducir el consumo de carne, ya que los animales son alimentados con transgenicos, hormonas del crecimiento, reales venenos que le damos a nuestros hijos. La ganadería es culpable del hambre mundial, del calentamiento global y de un sin numero de enfermedades, para que hablar del maltrato que reciben los animales para terminar en una cruel muerte, comenzando con un cruel nacimiento, reciben castraciones a penas nacen a sangre fría, las hembras viven sólo para procrear y los machos mueren rápidamente. Es opción de cada uno comer o no comer carne. Las multinacionales son lo peor para la salud y en todo ámbito. Lo mejor sería el autocultivo, todo lo que nos venden es tóxico.

  16. Ricardo.

    Los tratados internacionales se han de cumplir, de lo contrario son responsables todos y cada uno de los países que lo firmaron.

  17. Este artículo y el trabajo de estas personas, como José Esquinas, me han parecido muy interesantes y útiles. Y me recuerda varias experiencias que comento aquí:

    Sobre el carro de la compra: Yo suelo encontrar los precios de productos procedentes de comercio justo bastante mayores que los de comercio especulativo. Seguramente la calidad y la salud que nos aportan los productos de comercio justo valen su precio más alto. Pero todos sabemos que muchas familias nos tenemos que enfrentar a una gran incertidumbre e inseguridad económica por las crisis que sufrimos, y frecuentemente nos vamos a lo barato. Crisis que provocan los especuladores y el sistema que nosotros seguimos alimentando, aunque nos pese y no nos guste. Esto sigue siendo el “pescado que se muerde la cola”. Y el inventor que invente la manera de acabar con este círculo vicioso, buen inventor será. Yo, por el momento, propongo intentar pequeños “actos revolucionarios”, como: “buscar lo sano”; creer en el amor aunque sera mentira; no pagar en la cola del supermercado, hasta que te tomes tu tiempo de meter la compra en la mochila, aunque metan prisa las cajeras, (a las cuales seguramente meterán prisa sus capataces), etcétera.

    Mucha gente compramos las cosas sin pararnos a pensar en cómo han sido producidas. Creo que sería bueno promocionar una educación para niños de todas las edades en asignaturas como: Comercio Justo, Biodiversidad, Banca ética, Artesanía, Cocina, Agricultura, Ganadería, Procesos industriales y mercantiles, Guiñoles:

    http://aldeafantastica.galeon.com/AldeaYin.html

    Y me quedo una de las muchas frases que me han gustado de José Esquinas: “Desde el momento en que conocemos las cifras tremendas del hambre ya no podemos eludir la responsabilidad. Lo peor que podemos hacer es no hacer nada pensando que no podemos tener impacto. El que piensa que es tan pequeño en la sociedad que no puede tener impacto es que nunca ha dormido con un mosquito en una habitación. No seamos mosquitos, sino moscas cojoneras.”

  18. [...] Lectura de la entrevista completa en Periodismo Humano [...]

  19. [...] Fuente: Periodismo humano Comparte: Agregar a DELICIOUS Agregar a DIGG Comparte en FACEBOOK Comparte en FRIENDFEED Comparte en GOOGLE+ Comparte en LINKEDIN Comparte en REDDIT Comparte en STUMBLE Comparte en TWITTER Enviar por EMAIL Enero 16th, 2012 | Etiquetas: Alimentos, Banco Mundial, Bancos, CERAI, Crisis financiera, Derechos humanos, Economía, FAO, FMI, Periodismo humano, SEAE, Solidaridad Categorías: Africa, America, Asia, Bancos, Crisis financiera, Derechos humanos, Economía, Solidaridad [...]

  20. Jose

    La educación y la divulgación, obviamentee, no deben faltar. Sin embargo, ¿qué decir de tantas personas que, aún cuando ven lo obvio, te replican que seguirán disfrutando del placer del buen bistec? Todos nuestros excesos, aquí en el mundo rico, empujan la deriva de las muchas miserias del sur.
    Y a todos los que creéis tener conocimientos sobre nutrición y habláis de los beneficios que aporta la carne, no olvidéis mencionar que en la ingesta de vuestros filetes, también tragáis hormonas, antibióticos, pesticidas y varios otros “nutrientes”.
    Como consumidores, cada gesto que hacemos comprando y comiendo, determina que las cosas se aproximen o se alejen de un mundo más justo.

  21. [...] entrevista realizada por Gloria Martínez para Periodismo Humano, que se puede leer completa en “Hay que transformar el carro de la compra en un carro de combate”. Pudes encontrar más artículos de Gloria Martínez en el blog: Periodismo Sostenible. This [...]

  22. [...] entrevista realizada por Gloria Martínez para Periodismo Humano, que se puede leer completa en “Hay que transformar el carro de la compra en un carro de combate”. Pudes encontrar más artículos de Gloria Martínez en el blog: Periodismo Sostenible. [...]

  23. [...] “Mueren de hambre 17 millones de personas al año como consecuencia del hambre y la malnutrición,… [...]

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

Enfoques

Miriam Márquez

Cuidado con los concursos televisivos mediante sms, podrían ser un timo Miriam Márquez

Un día, sin haberlo solicitado, ni haber participado en ningún concurso similar, Samuel Parra recibió en su móvil el siguiente mensaje: “RICO infoma: [...]

De referencia

Por qué las derechas y muchas izquierdas españolas no entienden o no quieren entender lo que pasa en Catalunya Viçens Navarro

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, y en catalán en la columna “Pensament Crític” [...]
-->