Economía

“Es muy triste que se trate como delincuentes a los que luchamos contra la injusticia”

Mientras Jorge Ordoñez, desahuciado junto a su familia hace una semana, cumplía 15 días en huelga de hambre, ciudadanos del 15M protestaban con una cacerolada ante la sede de Cajastur durante el Consejo de Administración

Entre los participantes, algunos de los detenidos durante el desahucio, acusados de desobediencia y resistencia a a la autoridad

Carpa en la fachada de la sede de Cajastur en la que Jorge lleva 15 días en huelga de hambre (P.S.)

Unas 50 personas han vuelto a dedicar su tiempo a protestar contra el desahucio de Jorge, Patricia y su bebé de 5 meses Amanda. A las dos de la tarde se convocaron por las redes sociales, lo cual podría ser considerado “delito de integración en organización criminal”, según la reforma del Código Penal prevista por el gobierno. La intención, gritar “Qué bonito ye desahuciar un bebé” entre otros lemas, a los integrantes del Consejo de Administración de la entidad, que se reunían en ese momento, y que niega a esta familia la condonación de la deuda con la entrega de la vivienda, y el alquiler social.

Bajo una carpa decorada con signos de ‘Stop Desahucios’, con el rostro cansado, la voz apagada y una actitud de incomodidad por ser el centro de atención, Jorge Ordóñez cumple su 15º día en huelga de hambre ante la sede de Cajastur, una semana después de que fuera desahuciado de su piso por no poder afrontar la hipoteca después de que su empresa de transporte de paquetería se hundiera por los impagos de las que la subcontrataban. Una de ellas denuncian que propiedad de José Arias-Cachero, conocido como “Felechosa”, entonces concejal de cultura de Oviedo, por el Partido Popular, y en la actualidad uno de los consejeros generales de Cajastur por Foro, el partido fundado por Francisco Álvarez Cascos.

Jorge no quería en un principio que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca impidiera por segunda vez el desahucio por temor a que los voluntarios “resulten heridos, porque no entiendo a dónde nos lleva esta espiral de violencia y por no molestar a los vecinos de nuevo”, nos contaba hace unas semanas. Finalmente, ante la negativa de la entidad a negociar ningún acuerdo. Su posicion sigue siendo la de quedarse con el piso en un barrio trabajador en cuya reforma la pareja invirtió 30.000 euros, y mantenerles la deuda por la hipoteca más costas judiciales de unos 100.000 euros. Unos 60 antidisturbios y cuatro horas, sufragadas por el erario público, fueron empleados en desalojar a esta familia mientras varios centenares de personas gritaban su indignación, a la que se fueron sumando algunos vecinos haciendo sonar sus cacerolas, como contamos en Periodismo Humano.

Pero ahora Jorge empieza a resentir los efectos de la huelga de hambre y de la exposición pública, él que nunca había participado en asociaciones “porque nomás trabajar hicimos, nada más desde que llegamos hace 12 años” nos decía su mujer Patricia hace unos días.

Imagen de previsualización de YouTube

Mientras, a su alrededor un grupo de personas de todas las edades, hacen sonar cacerolas, silbatos y bocinas mientras esperan que salga algún político integrante del Consejo de Administración.

Imagen de previsualización de YouTube

Entre los participantes, algunos de los ciudadanos que decidieron pernoctar en el piso con Jorge la noche del desahucio y evitar así lo que ya es habitual en estos casos, como ocurrió también en este, que la Policía se persone antes de la hora anunciada para evitar que la gente pueda bloquear el acceso a la vivienda ocupando las escaleras. Una de ellas fue Rocío Romay, una técnica de laboratorio que lleva participando en el 15M desde el 16 de marzo de 2011.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

A su lado, un hombre con maletín de piel desgastado comparte su enfado por la actuación de la Caja asturiana con otro hombre. Es Francisco Erice, doctor en Historia y profesor de Historia Moderna en la Universidad de Oviedo.

Imagen de previsualización de YouTube

Mientras, Jorge sigue atendiendo a la gente que se acerca a comunicarle su apoyo. A su lado una mujer se apunta al cuadrante de voluntariado para acompañar al desahuciado en su huelga de hambre día y noche y para recoger firmas por la dación en pago y por la condonación de la deuda y el alquiler social de Jorge. Sentada en una mesa con decenas de folios, Itziar, una joven universitaria que explica a quien se interesa qué está pasando en esta plaza ovetense.

Una mujer se apunta en un cuadrante como voluntaria para acompañar a Jorge durante su huelga de hambre y para recoger firmas por la dación en pago y la condonación de la deuda y el alquiler social para la familia de Jorge (P.S.)

Itziar en el puesto de Stop Desahucios. A la izquierda en segundo plano Jorge Ordóñez (P.S.)

“Yo participo en las asambleas de la Universidad desde hace años, cuando el movimiento Antibolonia. En el 15M participo cuando puedo y vengo aquí para apoyar la causa de Jorge. El 15M me parece interesante pero igual que empieza acaba. Y ha conseguido su cometido que es el de salir a la calle y demostrar que había mucha gente teniendo los mismo problemas y para cosas como las de Jorge y que participara gente que antes no lo hacía”.

Una opinión muy diferente de la de Rocío Romay, una de las detenidas acusadas por estar en el piso desahuciado: “cuando entras en algo así es imposible dejarlo de lado. Unos días estás cansada, pero pese a todo merece la pena porque alguien tiene que salir antes, para cuando salga el resto de la gente, que esperamos que así sea”.

Imagen de previsualización de YouTube

Cuando la protesta ya llevaba casi dos horas y apenas habían salido unos pocos trabajadores y algún responsable, como Manuel Menéndez, presidente de la Caja y de Hidrocantábrico, un par de furgones de la Policía Nacional llegaron con una decena de agentes. Un par de ellos se dedicaron a custodiar la entrada al parking de la entidad, mientras el resto observaban a los pocos manifestantes que quedaban a estas alturas.

Manuel Menéndez, presidente de Cajastur e Hidrocantábrico, a su llegada al Consejo de Administración, siendo abucheado por los manifestantes (Daniel Jarto / Diagonal)


Policías nacionales custodiando el aparcamiento de la sede de Cajastur llegados al final de la protesta (P. S.)

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca ha logrado paralizar 250 desahucios en toda España. Sólo en 2011 se tramitaron 58.241 expedientes de desahucios.

Leer también

“Qué guapo ye desahuciar a un bebé”

Editar

28.06.2012 · Patricia Simón · I Texto y vídeos · Fotografías: Javier Bauluz(Oviedo)

Cuatro horas de operación policial y unos 60 policías antidisturbios fueron necesarios para ejecutar el desahucio de Jorge, Patricia y su bebé Amanda en Oviedo. Hubo varias cargas policiales y veinte personas fueron detenidas.  A las más de 300 personas que protestaban en la calle, se fueron sumando vecinos desde los balcones en una improvisada cacerolada. Jorge cumple dos semanas en huelga de hambre.

Leer más
Carmina Bascarán gritando "Los güeliflautas también estamos aquí" durante el desahucio de Jorge, Patricia y Amanda (Javier Bauluz)

De rescatar esclavos en Brasil a ‘güeliflauta’ en Asturias

Editar

03.07.2012 · Patricia Simón

Entre los participantes en la concentración para impedir el desahucio ejecutado por Cajastur en Oviedo de Jorge, Patricia y su bebé de 5 meses Amanda, se encontraba la defensora de derechos humanos Carmina Bascarán. Tras pasar 15 años luchando contra el trabajo esclavo en Brasil, conversamos con ella sobre la crisis en España.

Leer más
Patricia Cordero con su hija amanda (P.S.)

Desahuciados porque no les pagan

Editar

15.06.2012 · Patricia Simón

Trabajadores, emprendedores y, como tantos cientos de familias, a punto de ser desahuciados. Los impagos acumulados por la empresa de transporte de Jorge Ordoñez y Patricia Cordero les puede llevar a la calle en una semana con su bebé de cinco meses. Jorge se ha puesto en huelga de hambre para que Cajastur le conceda la condonación de la deuda hipotecaria al entregar la casa y el alquiler social.

Leer más

Más info sobre

, , , ,

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie