ocultar/mostrar banner

Economía

Comprar acciones para poder decirle lo que piensas al BBVA, Inditex, Repsol…

Es una estrategia para estar en las juntas de accionistas de las multinacionales y tomar la palabra

El presidente de la compañía está obligado a contestar también a las ponencias críticas

Para unas ONG, es una forma de presión pública; para otras, una manera eficaz de diálogo

Jordi Calvo se puso camisa naranja, pantalón negro y zapatos de vestir el viernes por la mañana. Salió de su habitación del hotel, donde pasó la noche tras aprovechar el viaje desde Barcelona para participar en una charla en el Casco Viejo, con tiempo suficiente para llegar con calma al Palacio Euskalduna, lugar que albergaría a partir de las 12 la Junta General de Accionistas del BBVA de este 2011. En la puerta del centro de congresos de Bilbao había un par de furgones policiales aparcados, algunos ertzainas simplemente echando un vistazo y un grupo de ecologistas que protestaba. Jordi Calvo les saludó – les había visto la noche anterior – y luego se dirigió a la puerta principal del edificio.

Cuando mostró su identificación su nombre apareció efectivamente en el listado de accionistas. Jordi Calvo acudía a la asamblea con 350.000 títulos bajo el brazo, la mayoría delegados en él por otros inversores. Con la acreditación ya en el cuello, pasó a la sala principal y se sentó donde le correspondía. Entonces identificó al que sería su acompañante durante toda la mañana, un discreto agente de seguridad privada.

A las 12 del mediodía, como estaba previsto, comenzó el acto. Desde el perfectamente iluminado escenario, obviamente dominado por el color azul, el presidente del BBVA, Francisco González, tomó la palabra en primer lugar; sacó pecho de los beneficios de su grupo, que habían crecido un 9,4% con respecto a los del año anterior, y se permitió recomendar su receta de éxito al Gobierno para sacar al país de la crisis. Fueron 30 minutos de un discurso político más que empresarial. Luego llegó el turno del consejero delegado del banco, Ángel Cano, que consumió otros 30. Le siguieron otras intervenciones más técnicas de otros directivos.

Se abre el turno para la intervención de accionistas, se dijo desde las alturas azules. Un escaso grupo de unas 10 personas se levantó de sus asientos y se acercó a la zona de los micrófonos del público, donde alguien les tomó nota de quiénes eran. Jordi Calvo, con su inseparable y discreto acompañante que no le quitaba los ojos de encima, esperó su turno cerca del micrófono.

Los 8 turnos de palabra que precedían al de Jordi Calvo se consumieron entre halagos a la buena marcha del grupo, alguna queja personal por agravios internos y la intervención de los representantes sindicales. A las 14.30, Jordi Calvo se levantó de la butaca,caminó hacia el micrófono… y habló.

Buenos días señores y señoras accionistas del BBVA, mi nombre es Jordi Calvo Rufanges y les hablo como miembro del Centro Delàs de estudios por la paz en representación de diversos accionistas y de la Campaña BBVA sin armas… (discurso completo)

Jordi Calvo lleva años practicando el “activismo accionarial”, que consiste en que las organizaciones sociales que son críticas con una empresa compren acciones de la misma para tener derecho a hablar en la junta de accionistas. “Es más sencillo de lo que parece”, nos cuenta Jordi a la salida ya de la reunión del BBVA. “Simplemente hay que comprar una acción. En cualquier sucursal u oficina puedes comprarla; es barata, cuesta unos 10 euros”. En su caso, los títulos habían sido delegados por varias organizaciones y ciudadanos que apoyan la campaña contra la financiación de empresas que fabrican armas nucleares, bombas de racimo o minas antipersonas, entre otras. “Realmente da igual tener muchas o pocas acciones, te dejan hablar el mismo tiempo; la particularidad en el BBVA es que con menos de 500 no puedes entrar en la junta”.

El Banco Santander también tiene sus caballos de troya. El 11 de junio de 2010, en su última asamblea, un tipo de camisa blanca y pantalones negros, respiraba nervioso ante el micrófono y la mirada de Emilio Botín.

Imagen de previsualización de YouTube

Jordi Calvo, de nuevo. Pero también ha estado Annie Joh, responsable de la Campaña Finanzas Éticas de Setem en España, que en 2008 y 2009 se subió al estrado para que el Santander dejara de financiar el proyecto Rio Madeira en Brasil por los perjuicios que estaba provocando en las personas de la zona y en el medio ambiente de esta región amazónica.

De hecho, Setem es una de las pioneras en esto del activismo accionarial; desde 2001 tienen acciones en Inditex, coincidiendo con la salida a bolsa de la empresa de Amancio Ortega, el hombre con más dinero de España. Setem ha usado las asambleas para denunciar por ejemplo la explotación laboral a través de subcontratas en la fabricación de ropa de Zara, Oysho, Massimo Dutti, Pull & Bear y otras marcas; o para pedir – y conseguir tras dos años insistiendo – indemnización a las familias de las 64 víctimas de un incendio en una fábrica de una subcontrata Bangladesh.

Annie Yumi Joh, de Setem España, proyectada en las pantallas de la junta de accionistas del Barnco Santander en 2009

El activismo accionarial tiene su punto de morbo – casi al estilo de Tengo una pregunta para usted – porque el presidente de la compañía está obligado a contestar a las preguntas de los accionistas. Eso sí, todas juntas y al final – más bien al estilo grupo mixto – y casi nunca de una forma muy concreta. “Normalmente, nos despachan con tres palabras. Niengan que lo que decimos sea cierto, nos acusan de ser injustos y reiteran que ellos cumplen los acuerdos internacionales”, nos comenta Jordi Calvo. Nanda Couñago, de Setem Galicia, nos cuenta que ya no le responde Amancio Ortega, que se acaba de jubilar, y que en su lugar en las juntas de Inditex está ya al mando su sucesor, Pablo Isla. Total, “siempre nos dicen que averiguarán lo que puedan y tal… Solo buenas palabras, se van por las ramas y no tenemos derecho a réplica”.

La camisa y los zapatos de Jordi Calvo no son su atuendo habitual. “Me visto así para que no se asusten”, nos dice entre bromas. El ambiente en una de estas juntas suele ser tenso. “Nunca nos han abucheado”, nos cuenta Nanda Couñago, “pero sí hay recriminaciones mientras hablas y alguna reacción airada”, y recuerda especialmente una que tuvo lugar en la junta de Adolfo Domínguez, donde también llevan ‘infiltrados’ cinco años. Couñago apunta, eso sí, que “también hay accionistas que no tienen nada que ver con nosotros que luego se acercan discretamente a animarnos”. ¿Os llaman luego para ver cómo pueden ayudar?, le preguntamos a Nanda. “No, la verdad es que no”.

Un miembro de Justicia y Paz en la asamblea del BBVA de 2010

Y todo esto, ¿para qué?

“Somos consientes de que no vamos a cambiar el sistema de deslocazicacion del textil por ir a una asambea de Inditex”, dice Couñago, “porque el fallo está en el modelo a nivel internacional; no hay una justicia a la que recurrir”. Calvo también reconoce que “nuestro objetivo con estas acciones no es cambiar a la entidad; sería muy ignorante pensar que podemos hacerlo así. Es una acción simbólica, pedagógica y de comunicación”.

Sin embargo, otras ONG sí que confían en este formato de diálogo para cambiar las cosas. “Nosotros no vamos a las juntas de accionistas a protestar ni a llamar la atención, sino a hacer peticiones concretas y propuestas”, nos dice Susana Ruíz, de Intermón Oxfam. “Usamos el voto de accionistas que están de acuerdo con nosotros“, esto es, de inversores que además de rentabilidad económica están abiertos a que las empresas donde meten su dinero sean más responsables socialmente. Su relación más importante es con Repsol YPF, para cuyas asambleas Intermón recibe casi un millón de acciones de Noruega y Estados Unidos, que ha cambiado algunas de sus políticas sobre poblaciones indígenas en las explotaciones petroleras del Amazonas, según Susana Ruíz, gracias a las presiones y reuniones con su organización; “no estamos contentos al 100%, pero sí que se han producido mejoras”.

La multinacional hispano-argentina presidida por Antonio Brufau está ahora analizando la última propuesta que la propia Susana Ruíz hizo en nombre de su organización y los accionistas a los que representaba en la junta celebrada en abril de 2010 en Madrid: que Repsol respalde un modelo de contabilidad internacional más transparente. “No puedes pedir que en ese momento Brufau te dé una respuesta concreta”, dice Ruíz, “pero la petición abre la puerta de reuniones posteriores”.

En estos casos no hay pancartas ni acciones espectaculares – “porque con el personal que nos ponen encima sería imposible hacer nada; en 2 segundos estaríamos fuera de la sala”, nos dice Jordi Calvo – pero en ocasiones sí que los activistas aprovechan que se han infiltrado para realizar una acción más impactante. Lo ha hecho, por ejemplo, Greenpeace con Nestlé para rematar su campaña contra el uso de aceite de palma para la fabricación de chocolate que provenga de la deforestación de Indonesia. Una vez dentro, los activistas desplegaron varias pancartas desde el techo.

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie

21 comentarios

  1. [...] Comprar acciones para poder decirle lo que piensas al BBVA … – Periodismohumano [...]

  2. Marian

    Recuerdo que eso también pasaba con Mutua Madrileña, aunque era distinto porque ahí no son accionistas sino mutualistas. Era muy divertido porque había un mínimo de diez señores, de unos 65 años de edad, con su discursito preparado en un papel, que le decían a Pomatta todo lo que se les pasaba por la cabeza. Siempre me daba para escribir un despiece muy colorido ;) .

  3. [...] Comprar acciones para poder decirle lo que piensas al BBVA, Inditex, Repsol… periodismohumano.com/economia/comprar-acciones-para-poder…  por opcional hace 2 segundos [...]

  4. luigi

    juegan con tu dinero no les dejes.
    consumo responsble y selectivo,
    nuestro gran poder.

  5. Ana

    Hay que creer en el poder de los consumidores y en que se pueden cambiar cosas desde adentro.
    Gracias por difundir esta práctica! Buen artículo.

  6. [...] [...]

  7. Qué iniciativa más aguda e inteligente. Me encanta!

  8. Pipa

    Pinchando sobre el enlace “indemnización a las familias de las 64 víctimas”, me sale un mensaje de error que dice “No se pudo regresar a ecodes.org”. Vamos que no hay manera de abrir la página. Con una búsqueda en Google tampoco. Sólo a través del caché de Google he podido leerlo. ¿Sabéis qué es lo que ocurre? No quiero pensar mal…

  9. Enrique Riaño Gómez

    ¿Cuál fue la contestación de los responsables del banco?

    Por otra parte, no está nada mal que oigan en público que su dinero está manchado de sangre.

  10. Eugenio Pintado

    Cualquier acción es positiva, con tal de hacer algo por contribuir a que no se produzca otra “crisis sistémica” (o gran estafa) como la actual.

    Estas grandes corporaciones (de la rama que sean) son las protagonistas a la hora de influir en uno u otro sentido, en relación con la riqueza o pobreza de los trabajadores…

    http://actuable.es/peticiones/apoyo-querella-contra-agencias-calificacion-moody-s

    http://joseluisenhuelga.drupalgardens.com/

  11. Nacho

    “Nunca terminaremos con el Estado haciéndolo más grande”.
    Bakunim dixit.

  12. [...] dan a los ahorros de los ciudadanos. Hace unas semanas, varios ciudadanos expresaron su malestar en las juntas de accionistas de sus bancos. Para participar en ese foro sólo tuvieron que comprar [...]

  13. [...] idea la trajeron de Estados Unidos y, como contamos en periodismohumano, en España son pioneros en el activismo accionarial: gritar desde dentro. Es decir, denunciar ante [...]

  14. Me has dado un motivo para No vender las acciones que la abuela compró a mis hijas ¡Gracias!

  15. [...] idea la trajeron de Estados Unidos y, como contamos en periodismohumano, en España son pioneros en el activismo accionarial: gritar desde dentro. Es decir, denunciar ante [...]

  16. La banca ética puede ser una alternativa a la banca actual. Al igual que una cooperativa de consumo es una alternativa a ir al Carrefur. Ese es el voto más eficaz hoy en día. Busquemos acciones eficaces y viables mientras trabajamos por otras alternativas a largo plazo políticas o estructurales. Acciones hoy y reformas para el día de mañana.
    Un abrazo.

  17. Gran Post, lo pondré en mi blog en cuanto pueda.

  18. Gran aporte, lo pondré en mi Blog

.
Twitter de Periodismo Humano

Lo último

Enfoques

Miriam Márquez

Cuidado con los concursos televisivos mediante sms, podrían ser un timo Miriam Márquez

Un día, sin haberlo solicitado, ni haber participado en ningún concurso similar, Samuel Parra recibió en su móvil el siguiente mensaje: “RICO infoma: [...]

De referencia

Franco no ha muerto Viçens Navarro

Artículo publicado por Vicenç Navarro en la columna “Pensamiento Crítico” en el diario PÚBLICO, y en catalán en la columna “Pensament Crític” [...]
-->