Economía

100 personas para parar un desahucio

En la mañana del viernes 11 de octubre de 2013, más de cien personas se congregaron en la calle Hernan Cortés, bloqueando el paso de la policía y la comisión judicial e impidiendo así por segunda vez la ejecución del desahucio de Marisa Gómez, una conocida activista de la lucha por la vivienda digna en Madrid.

Imagen de previsualización de YouTube

Se cerraba así el círculo del “hoy por tí, mañana por mí”, una de las consignas más coreadas cuando la lucha colectiva consigue paralizar un desahucio. Marisa, perteneciente a los colectivos Oficina de Vivienda de Madrid, Grupo de Vivienda de la Asamblea Centro de Madrid y Patio Maravillas, consiguió aplazar la fecha de su desahucio por segunda vez, hasta el 14 de noviembre, gracias al apoyo de compañeros activistas y vecinos, caras conocidas en su gran mayoría de otras convocatorias Stop Desahucios en las que ha participado anteriormente

Marisa, de 62 años, es parada de larga duración. Según cuenta, después de trabajar durante 20 años en Estados Unidos, no le ha quedado subsidio alguno. Al volver a España gastó todos sus ahorros hasta quedarse sin recursos, ahora mismo tiene una deuda de 10.000€ con el propietario de su vivienda y el IVIMA y la EMVS, encargados de la vivienda de protección en Madrid, no le han ofrecido solución alguna.

Marisa celebra la paralización de su desahucio entre abrazos y aplausos de los activistas en la puerta de su casa. (Imagen. Jaime Alekos/ Periodismo Humano)

 

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie