Culturas

Ya no queremos ser “el público”

Hablamos, en esta hora de radio, con Bruno Galindo, periodista y escritor que en su primera aventura de ficción se ha dedicado a analizar a “El público”

[audio:http://www.ivoox.com/109-desnudando-al-publico-bruno-galindo_md_1190234_1.mp3]
¿Quieres hacer el favor de leer esto, por favor? Desnudando al público. Escucha el programa aquí, descárgalo o suscríbete [Ivoox | RSS | iTunes]

Bruno Galindo, a veces, también necesita público

Están sucediendo grandes transformaciones a nuestro alrededor: probablemente, de algunas de ellas te estés dando cuenta, de otras eres un/a agente directo. Sin temor a exagerar, afirmamos que podemos estar asistiendo a un cambio de paradigma completo, una refundación de la que vamos a ser responsables.

Pero no me quiero ir por las ramas. Sí, hablamos de 15M y de mucho más. Del lujo de entender, cada día más personas, que la democracia no es consumo. Que somos mucho más que el dinero que llevamos en la cartera. Que somos mucho más que público.

Esta noción no está, pero de algún modo sí está, en la novela que ocupó este programa. Hablamos, en esta hora de radio, con Bruno Galindo, periodista y escritor que en su primera aventura de ficción se ha dedicado a analizar a “El público”.

¿Qué es “el público”? Una abstracción muy útil para empresas y estudios de mercado, para reducirnos y controlarnos: somos gente en tanto tomamos (nos hacen tomar) determinadas decisiones de compra. Determinados comportamientos y actitudes. Pero Galindo sabe que somos gente de otros modos, y hace colisionar algunos otros conceptos en el argumento de este libro.

Por ejemplo, arremete con la industria de la comunicación/entretenimiento: un gran medio de comunicación sirve de excusa para hacer arrancar la trama y mostrar algunas de las perversiones que hemos vivido en la última década. Esos, también hoy, están cayendo. ¿Porque ya no queremos ser “el público”?

En la novela, también, conflictos personales, personajes sin nombre como arquetipos de una era. Evolucionan en una historia que confronta la (ausencia de) realización personal y la (falta de) resistencia política.

De alguna manera, se trata de un relato generacional: cualquiera que haya pasado los noventas y primeros dosmiles como adulto se siente reconocido; y también se trata de una novela útil para situarnos en el estado de ánimo que tuvimos en otro tiempo: ése que nos mantenía suavemente ausentes y blandamente apolíticos, mientras por dentro sabíamos que nada de lo que (no) hacíamos estaba bien.

Ahora, atrévete a desnudar al público. Click en el audio y ¡alehop!

Si no lo mueves, no lo sabrá nadie